Jump to content
  • Registrar

Grigori

Members
  • Contenido

    24
  • Ingreso

  • Última visita

Reputación comunidad

0 Neutral

Acerca de Grigori

  • Rango
    Novato

Profile Information

  • Sexo
    Male

Previous Fields

  • Sexo
    Hombre
  1. Hola a todos, tengo pensado hacer un Inter este verano con mi hermano, mi primo, mi novia y su primo. El itinerario es el siguiente: Transportes Días 1 Burgos - Bilbao - München (noche) 2 München 1 tren 3 München - Füssen (2h) - München (noche) 2 tren 4 München - Salzburg (2h) (noche) Bus 5 Salzburg - Berchtesgarden (0:45) - Salzburg (0:45) (noche) 3 tren 6 Salzburg - Ljubljana (4:30) (noche) Bus 7 Ljubljana - Bohinj Jezero (2h) - Bled (0:40) - Ljubljana (1:18) (noche) 4 tren + bus 8 Ljubljana - Piran (2:30) - Koper (0:50) - Trieste (8h) (noche en tren, 3 trasbordos) 5 tren 9 Trieste - Venezia (2h) (noche) 10 Venezia - Bilbao - Burgos Lo que no tengo muy claro es el día 8. Pasar la noche en el tren de Koper a Trieste con tres trasbordos... creeis que es mejor opción dormir en Piran o Koper y salir al día siguiente?? pero al ser 8 horas de viaje (en su defecto 5) no estoy muy seguro. Creéis que me dejo algo en el tintero con respecto a los lugares a visitar? Se agradece cualquier sugerencia. Gracias
  2. Personalmente eliminaría Ámsterdam y esos tres días que os sobran los utilizaría en visitar Postdam desde Berlín, Auschwitz desde Cracovia, y de Praga a Nürnberg. De ahí a París tienes unas 7 horas de tren, que puedes aprovechar en nocturno. Es mi opinión, pero si tenéis muchas ganas de Holanda pues adelante... Yo siempre procuro que cuando llego a una ciudad reservo tren, si necesito reserva. Y en cuanto al alojamiento lo suelo tener buscado y reservado desde casa, o bien, reservo el siguiente albergue desde la ciudad a la que acabo de llegar, eso ya como quieras, aunque llevándolo desde casa te ahorras posibles sorpresas.
  3. Pues entonces lo mejor es que sacrifiques algunos lugares y los dejes para otra ocasión, te lo digo porque no te va a dar tiempo
  4. Al llegar a Bratislava no podía quitarme de la cabeza la escena de Eurotip cuando el camionero alemán dice lo de: Berlin? Nein, Brratislavva! y todo es decadente, pffff
  5. ok, sí mejor aquí. Por lo de Trieste, casi prefiero bajar hasta Pula pensándolo bien, o detenerme algún día más en ningún sitio determinado, según me de.
  6. 29/03/2012 Esa mañana cogimos el tren de Viena a Bratislava, apenas dos horas de tren que aprovechamos para descansar, aunque la noche anterior no fue gran cosa, tantos días zurrando el hígado y las piernas hacen que veas el incómodo asiento del tren en cuestión como una lujosa cama. No tenemos mucho tiempo en Bratislava, ya que por la tarde tenemos que pillar otro tren hasta Budapest, así que tenemos que ver la ciudad en apenas cinco horas, y que coño, la vimos. Es una ciudad pequeña, muy manejable, y bonita, de esas que te da una buena impresión a primera vista. Está todo bastante cerca, y lo primero que vimos fue el castillo, ya que se encuentra en el camino de la estación de tren al centro. Subimos las escaleras de la muralla, dimos un rodeo a toda la colina, con un viento de mil demonios hasta que decidimos que ya habíamos visto todo y bajamos al meollo del centro. Digo meollo por las callejuelas llenas de gente que nos encontramos, a reventar de restaurantes, bares y tiendas de recuerdos. Decidimos comer algo típico pero estaba todo a reventar y al final unos cuantos, cansado de buscar un sitio donde llenar el buche nos fuimos a un italiano. La única camarera parecía bastante asqueada de su trabajo, atendía fatal y muy borde. Nada más pedir ya empezamos los problemas. Soy alérgico a la cebolla y menudo show la tía para que lo entendiese... discutiendo con ella a unos chicos de la mesa de al lado se les cae la coca cola al suelo y a montar bronca la camarera, a voces llamándole guarro, todo un encanto la chica. Bueno, nos pedimos unas pizzas y una sopa para abrir boca y nos da mesa en el piso de arriba, justo encima del mostrador donde trabajaba la simpática. Es esto que me giro para no se qué y de un codazo tiro toda la sopa de mi amigo al suelo, y veo que cae un reguero a la vitrina del mostrador, , subió como una exhalación la camarera, vi la muerte en todas sus dimensiones ese momento. Después de comer fuimos a tomar un digestivo a un bar típico. Nos sirvieron una especie de orujo blanco bastante fuerte, pero sin apenas sabor, es mi deber decir que en Burgos los tenemos mejores, que hay que hacer patria. Acabamos de recorrer el centro y alrededores y como nos queda una hora para coger el tren la gastamos en otro bar con pintas de cerveza tiradas de precio. En éste bar ocurrió que una compañera que estaba toda la tarde jugando con un anillo que no era suyo, le le quedó enganchado y el condenado no salía, y ella histérica por la calle porque la dijimos que la tenían que cortar el dedo en Eslovaquia se metió a un bar a pedir jabón, la cara del camarero fue para grabar, y nosotros ya aprovechamos y dimos zumito al cuerpo. Después de la tranquila noche anterior y del descanso nos entraron las ganas de juerga. En el tren teníamos el vagón casi para nosotros, a excepción de una paisana a la que espantamos con nuestro peculiar tono de voz, nada comparable con el de los eslovacos. Disponíamos de una gran reserva del líquido y espumoso elemento y unos calimochos y cuando nos quedamos realmente solos en el vagón desatamos la bestia que todos llevamos dentro y dimos rienda suelta a la juerga. No paramos ni cuando dos policías se sentaron en los asientos del final, de la guerra que estábamos dando, bailando un pasodoble en el pasillo entre los asientos, o jugando a la pirámide también entre los asientos. Para cuando llegamos a Budapest unos cuantos íbamos bastante perjudicados. Lo que toca es buscar el albergue, y joder, vueltas y más vueltas, preguntamos en un bar y que nada, que no lo conocen, mirando en el mapa tendría que estar allí pero no lo vemos por ninguna parte, hasta que desandando en camino vemos un pequeño cartel adosado a la puerta... pared con pared del bar donde habíamos preguntado Dejamos las cosas y como teníamos la fiesta encima, la mayoría nos fuimos al bar de al lado, sí al del observador, y no nos fuimos hasta que cerró la barra. Eso me llamó mucho la atención, tú estás bebiendo, te tocan una campana y todo el bar como loco a la barra, se compra unas cuantas cervezas y se sienta otra vez. La barra cierra, tú compras lo que piensas que vas a beber, pero el bar en sí no cierra, siempre hay un camarero. Si compras suficiente bebida como para aguantar hasta que abran por la mañana ahí te quedas... Pero nosotros no retiramos a las 5, que al día siguiente, mejor, en unas horas nos espera la bella Budapest. Unas fotos del día: en anuncios de cerveza nos sacan años luz nuestro vagón
  7. Buenas tardes interraileros. Aunque sea pronto para hacer nada estoy planeando el 4º inter para junio o julio, con mi primo y mi hermano. El problema es que mi hermano para entonces tendrá 15 años, y no he visto nada en la página de interrail que diga que no puede viajar, de hecho, niños es hasta 11 años, con lo que supongo que pagará la misma cantidad que nosotros (19 y 23). la ruta es la siguiente: 1. München 2. München 3. München - Fussen - München 4. München - Berchtesgarden - Salzburg 5. Salzburg 6. Salzburg - Hallstatt - Salzburg 7. Salzburg - Jesenice - Bled 8. Bled - Bohinj - Ljubjlana 9. Ljubjlana 10. Ljubljana - Piran 11.Piran - Trieste 12. Trieste - Venecia 13. vuelta a casa sin embargo lo de Trieste no me convence, y como quiero aprovechar las dos semanas, es decir, los 14 días justo quizá me acerque a la península de Pula. ¿Qué me recomendáis? ¿Se os ocurre algún otro sitio que merezca la pena y haya pasado por alto, como Postrojna, Ptuj, etc? y una última duda. He leído que hay quien recomienda moverse en bus por Eslovenia con lo que cogeríamos el billete de 5 días en 10 días, pero ¿es realmente factible dado que deberíamos coger al menos 4 o más buses? Gracias de antemano
  8. Yo te recomiendo que quites un día de Bratislava y lo aproveches para ir a Postdam, Fussen o Wieliczka, las minas de sal al lado de Cracovia
  9. Pues que entre distancias, horarios y tiempo de viaje, si vas a pasar un día en cada ciudad te vas a quedar muuuy corto. Yo estuve en Budapest tres días enteros y nos dejamos cosas. En Praga, 3 días, en Viena estuve 2, y otros 3 en Berlín. En Munich no he estado pero desde Berlín es una distancia larga, y recomiendan unos 4 días, para ver la ciudad y alrededores, como Fussen o si te quieres acercar a Berchtesgarden. París, pues la media, 3 días y corriendo. Vamos que en un día no vas a ver nada
  10. A ver, que tengo unos cuantos... mi intención era viajar a Brujas donde me reuniría con mi grupo que salió un día antes: 1. Burgos - Hendaya - Bordeaux - Libourne - París - Lille - Tourcoing - Burselas - Brujas (en cada ciudad un trasbordo). 13 horas de trenes. 2. Brujas 3. Gante 4. París (3días) otro: 1. Burgos - Hendaya - París - Estrasburgo - Offenburg y nocturno a Berlín 2. Berlín (3 días) 5. Berlín - Poznan (2 días) 7. Poznan - Gdansk 8. Gdansk 9. Gdansk - Malbork - Torun - Gdansk 10. Gdansk - Poznan - Barcelona - Burgos y pongo uno más y vale ya 1. Burgos - Valladolid - Londres - Exeter (visita a un amigo de erasmus) 2. Exeter (3 días) 5. Exeter - Bristol - Dublín (San Patrick!!) 6. Dublín - Bristol - Exeter 7. Exeter (2 días) 9. Exeter - Salisbury (Stonehenge)- Londres - Madrid - Burgos 10. Burgos 11. Burgos - Madrid - Praga 12. Praga (3 días) 15. Viena (2 días) 16. Viena - Bratislava - Budapest 17. Budapest (2 días) 19. Budapest - nocturno Sighisoara - Brasov - Bran - Sighisoara 20. Sighisoara 21. Sighisoara - Cluj Napoca 22. Cluj Napoca 23. Cluj Napoca - Madrid - Burgos
  11. Bueno, continúo que tengo ésto muy parado. 28/03/2012 Nos levantamos aún con la desilusión de las cervezas sin alcohol y con las voces de nuestras compañeras de la habitación de al lado. Al poco llaman a nuestra puerta, y como no, tengo que levantarme yo a abrir y me encuentro a una de ellas en pijama diciendo que tienen una invasión de hormigas en su cuarto y que meten las cosas de comida en la nuestra. Y joder, una invasión es poco, tenían ejércitos enteros de hormigas, suelo, paredes, mochilas, ventanas, miraras donde miraras había hormigas, incluso en las literas. El chico de recepción dice que van a echar un producto y que si no mueren las cambian de habitación, así que al final meten todas sus cosas en nuestro cuarto. Tras las duchas de rigor salimos a desayunar. El desayuno está en otro edificio, a unos 100 metros y nos vamos encontrando allí con los demás, ya que nosotros tres chicos tardamos considerablemente menos que nuestras compañeras en prepararnos. Con las pilas cargadas vamos saliendo otra vez a nuestro cuarto a recoger las mochilas de asalto, y al parecer toooodos mis amigos pisaron uno por uno una línea de silicona que estaba poniendo un obrero polaco para arreglar el escalón, por su puesto sin querer. Pues yo que salgo el último, tampoco la vi, la pisé y el simpático obrero se puso a soltar KURVA KURVA MACH!! y algo más que supongo iba dirigido a mi familia y demás difuntos (supongo, porque mi polaco no llega más allá que para soltar algún taco o pedir unas birras, lo típico vaya). Me alejo de allí con cara de éste me mata para encontrarme con mis amigos despollándose de mi. Pero las risas duraron poco porque al entrar en nuestra habitación donce teníamos toda la comida y los bártulos, nos encontramos con... hormigas, las muy perras se cambian de habitación también. Se lo comentamos al de recepción y nos vamos de allí resignados, esperando que para cuando volvamos por la noche hayan matado a todas las hormigas y no nos tengan que cambiar de habitaciones. Es día de pasear, si ayer vimos un poco de todo moviéndonos en metro, hoy veremos el centro y lo que se tercie pero todo andando, que es como mejor se conoce una ciudad. Viena es una ciudad muy señorial, imperial, los edificios blancos y altos, neoclásicos muchos, esas galerías con tiendas caras y decoradas con estatuas de dioses grecolatinos, y esos jardines con el césped tan verde, que con el sol y lo bueno que hace pese a ser marzo (en manga corta todos) invitan a tirarse un rato a la bartola y que cojones, nos tiramos. uno de esos jardines Presidiendo dicho jardín hay una magnífica iglesia gótica que se encontraba en obras, de limpieza de la fachada creo recordar, y si alguien ha visto alguna vez estas cosas, se suele colocar una lona con la imagen que tapa la obra, de modo que los turistas puedan ver el edificio sin cortes digamos. Pues aquí que son más chulos que nadie habían puesto un cartelón enorme de una japonesa monísima vestida de rosa y con unos supongo que bonitos y caros zapatos, a la cual no saqué ninguna foto por miedo a que me entrase un virus. Lo que hice fue esto: intenté taparlo con el árbol, pero en la parte de abajo se aprecia la publicidad Tras andar sin rumbo fuimos al museo de historia, como no, somos historiadores, un poco de turismo cultural tenemos que hacer. Si os gustan estas cosas, es recomendable, me gustó más el de Berlín, pero éste merece la pena también. en éste césped en el cual también nos rebozamos de lo lindo, enfrente del museo de historia me encontré un anillo del cual no he vuelto a saber nada, supongo que se lo quedaría alguna de estas. Ya se nos hecha la tarde encima, y unos pocos se van al albergue a retirarse la mierda que han coleccionado durante todo el día, y otros, nos vamos mochila incluida a ver el ballet de Anna Karenina. Me lo recomendó mi madre y daba la casualidad de que ese día en la ópera lo representaban. Yo no esperaba gran cosa, a mi eso del ballet, me parecía un poco burgués, pero me sorprendió gratamente. tanto, que aguantamos estoicamente toda la obra. Cenamos en un puesto de perritos y birras y gracias a mi "fluido" alemán nos pusieron el partido del barça. Tomamos algo por ahí y al albergue. Cuando llegamos... ¡no había hormigas! bueno, unas pocas, pero nada en comparación a por la mañana, no se que les echarían pero no el limón que voy esparciendo yo por toda la casa cuando me pasa, eso fijo. Y con la habitación limpia a dormir, que mañana dejamos la ciudad imperial para adentrarnos en Eslovaquia, pero sólo de paso, ya que nuestro destino final es Budapest. Algunas fotos del día: la catedral callejeando orgullo patrio nuestro Carlos II Habsburgo en el museo de historia de Viena
  12. jaja, lo que hacemos siempre que salimos es probar la cerveza local, artesanal o comercial, y la gastronomía claro, pero principalmente cerveza XD
×

Información importante

Continuando en el sitio, aceptas nuestros Términos de Uso y Normas. Además, hay cookies. Puedes ajustar las cookies o continuar tal cual.