Jump to content

bertovision

Members
  • Contenido

    69
  • Ingreso

  • Última visita

Reputación comunidad

0 Neutral

3 Seguidores

Acerca de bertovision

  • Rango
    Empiezo a enterarme
  1. bueno tras esta "pequeña" espera les suelto otro capítulo las fotos las subiré más adelante DIA 13: “fiesta!!” Berlin 08/07/2009 Dormimos hasta tarde, ya que no teníamos nada que hacer, y decidimos darnos el día para que cada uno hiciera lo que le diera la gana, y por la noche salir de fiesta todos juntos a alguna discoteca. El día estaba nublado, así que tampoco había demasiadas ganas de ir demasiado lejos. Hicimos la compra, y volvimos al hostal a hacernos el almuerzo ayudándonos, además de lo comprado, de lo que encontramos en la nevera comunitaria. Después de comernos unos espaguetis, jugamos un buen rato al futbolín, y David, mostrando una vez más su arte para convencer al prójimo para solucionar problemas propios, me embaucó para que lo acompañara a algún cajero a sacar dinero, ya que no le quedaba y necesitaba para salir de fiesta. Claro en un principio parece fácil, pero por alguna extraña razón, no había cajeros en 2 kilómetros a la redonda, por lo que había que caminar lo más grande. Así que salimos del hostal y comenzamos a andar sin rumbo en busca del dichoso cajero automático. No se si los alemanes acostumbran a tener mucho dinero en metálico encima, pero por mucho que preguntábamos nadie sabía decirnos con exactitud donde coño había uno! Claro que David también ponía de su parte cuando preguntaba, ya que estaba empeñado en que si a un alemán le hablas español medio gritando algo entenderá, pero no, no entienden… A todo esto algunos se limitaban a señalar hacia una dirección, más bien parecía que lo hacían para que nos fuéramos y los dejáramos en paz, pero decidimos ir hacia donde nos indicaban. Llevábamos un buen rato caminando sin conseguir nada, hasta que le preguntamos a un tipo que vendía salchichas al curry, y nos miró con la expresión de quien no entiende como dos chicos pueden ser tan gilipollas, y, mientras soltaba una retahíla en incomprensible alemán, que sonaban más bien a que se mofaba de nosotros, señaló enfrente nuestro en donde había un banco inmenso en el cual, se encontraban una hilera de unos 8 cajeros automáticos. Por fin!!! Entramos y ya que estaba saqué 50 euros para los días venideros. Después le tocó el turno a David. Claro como buenos interraileros la suerte no nos acompaña siempre, y como no podía ser de otra manera, no le aceptaban la tarjeta, así que toda la caminata para nada, pero bueno, de todas formas vimos algo más de berlin (esto marca el principio de una infinidad de intentos infructuosos de David para sacar dinero de algún cajero, ya sea en Alemania República checa, Eslovenia o Italia). En el trayecto de vuelta cogimos el tranvía justo en la puerta del banco, y que, según nuestras conclusiones al descifrar el mapa con las lineas y paradas de tranvias, debería haber parado enfrente del hostal, pero no, de repente giró en una calle que no debía, y se metió en la calle de las prostitutas de lujo. A esas alturas ya nos rendimos y decidimos volver caminando. Cuando llegamos al hostal, nos relajamos un rato y a eso de las 8 comenzamos a preparar la cena. Cabe destacar que esa, en principio, simple tarea de prepararla, se convirtió en algo bastante dificultoso. Lo primero es que la cocina era de 3 metros de ancho por 4 de largo, hasta ahí todo bien, pero la cosa se complica cuando nos metemos los 5 a preparar la comida, y aun es más difícil cuando entran los 3 argentinos a cocinar también, a esto se sumó un finlandés que se había hecho colega nuestro, y 3 italianos recién llegados. Vamos que era un caos absoluto, y encima no es que los españoles argentinos e italianos por naturaleza sean unas personas que hablen bajito… pero en general fue divertido, sobre todo cuando el agua para hacer la pasta empezó a hervir y a rebosar por fuera de la olla cayendo en la sartén de la salsa de los argentinos, y todos corriendo de un lado para otro secando y quitando la sartén y gritando y riéndose… A pesar de todo al final conseguimos cenar, otra vez pasta, y después de fregar los platos, fuimos al futbolín a jugar un rato haciendo tiempo para luego salir de fiesta. En Ámsterdam, justo antes de irnos, nos habíamos encontrado por casualidad con unas chicas de Gran Canaria, la isla vecina a la nuestra, que conocía Santi, y le habíamos prometido que las llamaríamos, así que quedamos con ellas en su hostal para beber antes de ir a la discoteca. Nos duchamos, nos vestimos y salimos hacia el metro. Tras un par de paradas, nos bajamos y entramos en el hostal de las amigas de Santi y fuimos a su cuarto para beber algo, a esto se nos unieron 3 chicos de Gijón que estaban en la habitación de al lado bastante simpáticos, y estuvimos bebiendo y jugando al “yo nunca” hasta que vino el encargado a echarnos, aduciendo a que estábamos armando mucho escándalo. Al salir a la calle comenzó la etapa búsqueda de taxis para ir a la discoteca Matrix, que estaba en el quinto coño, y ya no había metro. Pero se ve que el karma se puso de nuestro lado, y tras unos minutos apareció un taxi de 9 asientos!! Sin pensárnoslo nos metimos todos a saco, y para que el taxista no se diera cuenta de que éramos más, (en total sumábamos 11), dos se acostaron a los pies de los que estaban sentados. Pero no coló, como va a colar… El taxista nos dijo que saliéramos del taxi, así que nada, para fuera y a buscar más taxis. Lo chungo es que tras esperar un buen rato constatamos que no iba a pasar otro ni de coña, así que nos pusimos a caminar. La verdad es que no se porque hicimos eso, pero después de unos 20 minutos de andar, pasó un taxi y lo paramos, con la suerte de que nos dejó entrar a los 5. Poco más tarde llegamos a la discoteca, y nos pusimos a hacer la cola, que era bastante grande, esto pintaba bien, y no se muy bien por que Santi convenció a sus amigas de que nos pagaran la entrada, que costaba 4 euros me parece. Dio la casualidad que en la cola estaban las mismas chicas de Madrid que habíamos conocido la noche anterior en el Zapata y estuvimos con ellas casi todo el rato. El ambiente era buenísimo, y la música no estaba mal, así que la noche salió bastante bien. El clímax de la noche llegó cuando en una canción especialmente motivante nos encaramamos a una de las jaulas para gogos que había distribuidas por las salas y nos pusimos a hacer un striptease mientras todo el mundo mirándonos xD ahora que lo pienso chiquita vergüenza. La vuelta a casa fue en metro ya que a esas alturas, ya era de día, y menos mal, porque ya no nos quedaba dinero.
  2. el diaro se terminará, cómo no va a terminar? bueno tengo q pedir perdon por mi ausencia y el repentino corte del diario, y que sepais q pretendo terminarlo!! a ver si lo consigo en mi defensa tengo q alegar q la carrera no me deja mucho tiempo libre y si tengo q ser sincero, el poco q tengo lo gasto en salir de fiesta con los amigos. un dia d estos va a caer el proximo capitulo gracias y perdon por la espera
  3. jo... necesito ir con un tipo como tu a los viajes para evitar ciertos riesgos innecesarios! porque no quiero salir en el periódico con un titular estilo "joven estúpido muere electrocutado meando" xD
  4. jajajjajaj pa q meteis miedo!!!! xD en verdad tenia q pagar por ir al baño d la estacion y por el dl mcdonal tmbn!!! y creo q una vez vi en discovery channel en el programa d cazadores d mitos q comprobaban precisamente el mito de si podias electrocutarte meando sobre algun cable de alta tension y resulto falso!!!! porq a medida q cae la meada se va separando por lo q la corriente no puede llegar al pene...XD vamos q a seguir meando n las vias!!!!!
  5. jajjaj xD pues yo no sabia lo del voltaje... pero m imagino q en esas vias no habia gracias por seguir el diario a ver si subo otro el fin d semana
  6. DIA: 12 “das muro” Berlin 7/07/2009 A las 8 y 30, Pablo (el colega de Tenerife con el que me había quedado a dormir), me despertó y me dijo que si quería desayunar tendría que hacerlo en ese momento. Me duché y bajamos al buffet. Casi no me lo creía, podía comer todo lo que quisiera!! Y nadie me había pedido el carnet de la residencia ni nada! Asi que cogí leche con cereales, croissants tostados con mermelada, tarta de queso, café, huevos revueltos y todo lo imaginable, y fui a sentarme con pablo y los monitores, a quienes les expliqué un poco el viaje mientras desayunábamos, y estuvimos riéndonos un rato. Después de una hora de desayuno, me despedí de Pablo, al que vería por la noche para salir de fiesta, y salí de la residencia para volver al hostal… Claro suena muy fácil, pero la verdad es que no tenía ni puta idea de cómo hacerlo, y, para colmo, tenía una idea muy vaga de dónde estaba y ni siquiera recordaba el nombre… así que hice lo que habría hecho cualquier español, eché a andar hacia la izquierda que estaba en bajada. El problema es que como ya no tenía móvil, no podía llamar a mis amigos, pero tampoco me importaba demasiado, ya que me gusta perderme por ahí de vez en cuando, es parte del interrail supongo… Después de 1 hora y media vagando por Berlin, se me ocurrió que desde la torre de televisión, más o menos sabía volver. Pero eso que dicen que se ve desde cualquier parte de Berlin es mentira, eso o yo estaba alarmantemente lejos del centro… la solución no era muy difícil, y comencé a preguntar a la gente. Mientras caminaba hacia donde creía que estaba la torre, le pregunté a unos italianos que me dijeron de ir justamente al lado contrario a donde verdaderamente se encontraba la torre (estaban más perdidos que yo, menos mal que no les hice caso) y después de unas 2 horas de deambular, llegue a la dichosa tv tower. Desde ahí no tuve muchos problemas para volver al hostal, y en unos 20 minutos estaba entrando en la habitación. Eran las 12 de la mañana, y el único despierto era Bernardo, el cual había dado una vueltita por los alrededores para comprar el desayuno. Con unas galletas a modo de provisiones, salimos a dar una vuelta y ver una par de cosas. Primero fuimos a la iglesia que está semidestruida, en la plaza Breitscheidplatz, y entramos en un par de tiendas a coger calcetines, que, no se sabe bien como ni por qué, cada vez teníamos menos. Dentro de la tienda, que resultó ser un H&M, decidí que no vendrían mal unos calzoncillos, y como en Alemania la ropa en las tiendas no tiene pito, pues a la mochila junto con unos vaqueros que estaban muy chulos. Al salir nos metimos en un McDonald’s, que ya era hora de comer. Cuando decidimos que estábamos saciados, seguimos nuestro camino. Caminamos siguiendo a Lucas, y nos encontramos con una tienda de BMW, al entrar comenzamos a tocarlo todo, abriendo todos los coches y metiéndonos dentro y haciendo como que conducíamos, encendiendo la radio del coche y subiendo el volumen lo suficiente como para que el encargado comenzara a mosquearse, exactamente como unos normales niños de 10 años… estuvimos en la tienda un rato largo, después de lo cual, nos dirigimos hasta el museo del porno, pasando por un casino, en el cual David estaba empeñado a entrar y gastarse el dinero de comer… Cuando llegamos al famoso museo XXX, nos dijeron que había que pagar entrada, y como de eso nosotros ya no hacemos, nos compramos unas curry wurst, y entramos en la tienda porno para curiosear un rato. Dentro de la tienda, nos echamos unas risas con los consoladores y demás juguetes eróticos, y con la cantidad de gente rara que, con mucho orgullo, se disponían a comprar un látigo y unas esposas, o un consolador de 40 cm. Lo siguiente que vimos fue el checkpoint charlie, después de lo cual, a David le entraron ganas de cagar y tuvimos que catar los servicios de una cafetería cercana. Eran las 7 de la tarde, asi que decidimos ver el muro de Berlin y volver al hostal. Cogimos el tren, y comenzamos la caminata a lo largo del muro, todo pintado de grafitis, haciendo fotos y decidiendo cual era el trozo de muro mejor decorado. Al llegar al final del muro llegamos a una estación de trenes, asi que entramos y fuimos directos al McDonald’s, compramos un par de hamburguesas, y estuvimos un rato decidiendo qué cambios haríamos en el itinerario,y qué ciudad visitaríamos después de Berlin. Más tarde, y bastante reventados, cogimos el metro hacia el hostal, pasando por una tienda para comprar alcohol. Ya en el hostal nos hicimos unas hamburguesas para cenar, y tras unos partiditos al futbolín y ducharnos, salimos a la calle para dirigirnos a Zapata, que es una casa okupa en la que, según Lucas, había muy buen ambiente. Llegamos y nos sentamos en el jardín que hay detrás de la casa y que estaba abarrotado de jóvenes, y enseguida nos pusimos a hablar con un mejicano, un colombiano, y un grupo de 8 chicas de Madrid. Estuvimos un buen rato bebiendo y riéndonos, mientras tanto, Lucas entre otras cosas, cantaba con unos americanos. Mas tarde llegaron los argentinos del hostal y subimos al último piso de la casa que estaba acondicionado a modo de “discoteca”, y estuvimos bailando un par de horas, hasta que decidimos que si queríamos salir otra vez al día siguiente deberíamos ir a descansar. La vuelta al hostal fue la típica vuelta en la cual cada uno va a su bola pero vamos todos juntos.
  7. vaninka tienes toda la razon! y perdon por corroborar la reputacion creo q poco a poco fuimos mejorando nuestra conducta a medida q avanzaba el inter mientras tanto yo sigo subiendo capitulos
  8. jajajaj vale vale perdonadnos por no ser turistas modelos en serio xD pero la verdad es q nuestra reputacion (la d ser españoles) nos precedia
  9. DIA 11: Berlin 6/07/2009 Despertamos a eso de las 10 de la mañana, y tras una ducha, bajamos a desayunar a la cocina, y otra vez más decidimos jugarnos nuestra integridad estomacal comiendo lo que hubiera en la nevera comunitaria. Luego pasamos a la sala de estar para vaguear y jugar al futbolin una horita antes de salir a hacer turismo por Berlin. Cogimos el metro, y como nadie vigilaba, no pagamos, la verdad es que no entendiamos por que no habia nadie vigilando que la gente pagara, mas tarde lo asociamos a lo del Mc Donald la “barra libre” de refrescos, y llegamos a la conclusión que los alemanes no estan bien de la cabeza. Nos bajamos del metro y comenzamos a andar hacia la puerta de Brandemburgo, en la que nos encontramos con unos españoles que nos ayudaron con la correspondiente “tipica foto turista”, para luego encaminarnos hacia el impresionante monumento a los judíos muertos. . Llegamos y flipamos con lo grande que era, y tras unos segundos de tantear el terreno, comenzamos lo que supongo que es el tradicional juego de los turistas cuando visitan dicho monumento, la “cogida”. Estuvimos como media hora corriendo y gritando como niños pequeños, para después comenzar a saltar de bloque en bloque haciendo una carrera a ver quien llegaba primero al bloque mas alto, esto último fue un poco peligroso, pero no nos dimos cuenta hasta que llegamos a algo así como 3,5 metros de altura, tras lo cual llego una segurita que nos alentó para que bajáramos, gritándonos en alemán, claro que dada la claridad de la lengua, cualquiera sabe si te lo está pidiendo por favor, o te lo dice haciendo referencia a tu madre… Volvimos al suelo, nos hicimos un par de fotos y, como ya era hora de comer, cogimos el metro a Alexanderplatz, y ale! A comer hamburguesas y CocaCola por un tubo!! Tras la “comida”, y rechazar un numero desproporcionado de gitanas pidiendo dinero, nos metimos otra vez en el metro y fuimos al “dem deutschen volkem” o parlamento alemán. Se notaba de lejos que la entrada era gratis ya que la cola era kilométrica. Comenzamos la cola, y tras un par de peleas con David y Santi, debido a su predilección por ponerse a hacer el mono mientras los demás hacen la cola por ellos (golpe de remo), entramos en el Bundestag. . Las medidas de seguridad eran bastante fuertes al entrar, y en cuanto me vieron grabar vino un guardia, porra en mano, a decirme, según la traducción de Lucas, que borrara las fotos ya!!. Después del incidente, Santi se enrolló un folleto turístico especialmente grande alrededor del cuello a modo de collarín, e hizo como que estaba semiinválido al pasar por el control, fue bastante gracioso ver como el guardia ahí apostado dudaba muchísimo entre quitarle el collarín o dejarlo pasar, por si resultaba cierto que estuviera lesionado. Subimos y disfrutamos de las vistas desde la cúpula, aprovechando que hubiera una especie de bancos en el medio para tumbarnos a descansar un rato. Al salir del Parlamento, caminamos hasta llegar a la catedral de Berlin. Es impresionante, y decidimos quedarnos un rato en los jardines que hay en frente. Poco después llegó un grupo de unas 20 personas con tambores, y se pusieron a tocar con un ritmo carnavalero, así que no pudimos hacer a menos de ponernos a bailar y hacer el mongolo en el césped ante la atónita mirada de los Berlineses que pasaban por allí. Estuvimos unos 40 minutos hasta que se fueron los percusionistas, tras lo cual decidimos volver al hostal, dando un rodeo para pasar por el parque Tiergarten. Entramos en el parque y estuvimos paseando un rato y cantando a voz de grito, algo que ya se habia convertido en una costumbre en Berlin, y que hacíamos cada vez que teníamos que caminar (la gente nos miraba bastante mal pero la verdad es que nos daba igual). Decidimos volver, pero cuando estabamos ya casi saliendo del parque, nos cruzamos con una cancha de futbol sala, en la cual habia 6 chicos jugando a futbol… por muy cansados que nos sintiéramos, y a pesar de estar en chanclas, no podíamos dejar pasar la oportunidad de jugar un partidito de futbol, ya que las ganas de hacer deporte eran ya insoportables. Asi que entramos en la cancha y le preguntamos si se podía jugar, y tras hacer los equipos, que terminaron siendo España, contra una mezcla de 3 ingleses y 3 alemanes, comenzó el partido. Por supuesto dimos clases se futbol, a pesar de ser uno menos y jugar descalzos. Después de mas de una hora de juego, terminamos el partido, creo que quedamos 15-13 a favor nuestro. Mas tarde Santi sufrió las consecuencias de haber jugado descalzo sobre asfalto, y comenzó a quejarse de las ampollas. Hubo un momento bastate gracioso mientras volvíamos al hostal, en el que cruzamos una calle, y pasamos al lado de un coche en el que solamente había 2 perros dentro. Los perros eran de esos pequeñitos que no paran de ladrar, y cuando nos vieron, comenzaron a ladrar como si estuviéramos rociando el coche con gasolina para quemarlos vivos. Fue muy bueno cuando Santi se paró delante de la ventana y se puso a provocarles. Hay que ver el video, no tiene desperdicio. Fuimos al Lidl y volvimos al hostal a preparar la cena y ducharnos. Durante el partido de futbol, nos habíamos quitado las camisetas porque hacía bastante calor, y volviendo al hostal todavía íbamos descamisados, y fuimos comprobando que Berlin no es como Tenerife, y eso no es muy normal. Todo el mundo se daba la vuelta como si estuviéramos desnudos, y al pasar por una calle con muchos bares en las que habia terrazas con gente cenando, Lucas se puso a enseñar musculo, y a hacer posturas de culturista parándose en frente de las mesas, y haciendo ruidos de esfuerzo. Casi todo el mundo se partía el culo al vernos, pero hubo un tipo, que apestaba a alcohol a 2 metros de distancia, que tenía ganas de bronca, y se levantó y nos siguió hasta que nos paramos a ver que quería. No se que le dijo a Lucas, porque hablaba en alemán, pero no nos gustó su actitud de chulito, y menos mal que llegó un amigo suyo y se lo llevó como pudo, porque una pelea en Berlin no creo que fuera lo mejor que podíamos hacer. Mas tarde Berna, mostró su lado más violento al describirnos lo que le habría hecho al borracho si nos hubiera tocado…xD no se los demás, pero yo me lo creí, ya que Bernardo no suele reaccionar de esa manera. Ya en el hostal preparamos la comida, y jugamos un rato al futbolin con unos españoles. Daba la casualidad que 2 amigos nuestros de Tenerife estaban en Berlin de viaje de estudios, de esos que organiza el cabildo, por lo que, a eso de las 10 y media salimos del hostal, y cogimos el metro hasta Alexanderplatz, donde ocurrio el reencuentro. Nos quedamos con ellos y con su grupo, y dimos una vuelta por un par de bares hasta que su monitor decidio volver, y los acompañamos hasta su residencia. Nosotros intentamos entrar clandestinamente pero la cosa estaba jodida, ya que habia un guardia apostado en la entrada con pintas de pocos amigos que se dedicaba a pedirle el carnet de la residencia a todo aquel que quisiera entrar, y tras varios tentativos de colarnos por detrás escalando un muro y pasando por jardines de casas, decidimos desistir y volver. Pero aún cabía un último intento, el más sencillo de todos, a la española, echarle cara y entrar por la puerta y saludar al guardia como si de Pedro por su casa se tratara, y en caso de que dijera algo, comerle el tarro para que nos dejara seguir. Conseguí entrar yo, pero los demás casi se llevan un porrazo. Asi que se volvieron al hostal, mientras yo subía con el grupo de Tenerife a echarme unas risas. Se me hizo bastante tarde asi que decidi quedarme a dormir en la residencia.
  10. no t podemos acr un itinerario tio pero si qieres salir d fiesta Berlin sta q t cagas, en Praga hay una discoteca inmensa q es increible y en Amsterdam si puedes ir al sensation white azlo porq es sin duda la mayor fiesta del mundo
×

Información importante

Continuando en el sitio, aceptas nuestros Términos de Uso y Normas. Además, hay cookies. Puedes ajustar las cookies o continuar tal cual.