Jump to content

Sergio Luis

Members
  • Contenido

    7
  • Ingreso

  • Última visita

Reputación comunidad

0 Neutral

Acerca de Sergio Luis

  • Rango
    Bebe
  1. Si bien todos los judios no son asesinos, todos los ciudadanos de Israel si lo son. Porque en un estado democratico los ciudadanos son totalmente responsables de las acciones de sus dirigentes. Sobre todo cuando estos mismos ciudadanos votan a sus gobiernos una y otra vez. Israel es el peor estado terrorista del mundo, muchisimo peor que cualquiera de sus vecinos arabes. Si los israelies viven con miedo por los ataques terroristas, se lo tienen merecido todos. Debido a que muere un israeli por cada 100 palestinos. Tambien hay que acordarnos de la invasion del libano hace un par de años, sin declaracion de guerra, ni repercusion internacional. Para quienes hablais de la ONU enteraros de una vez, que la ONU nunca sirve para nada. Es un organismo decorativo e inutil, porque al carecer de ejercito propio no tiene nada que hacer en la politica internacional. Para lo unico que vale es para castigar a los paises debiles, y para eso ya estan los paises fuertes. En fin lo malo de este tema es que va para muy largo... Eso si el dia que USA pierda la supremacia mundial ( y no esta tan lejos ese dia) El estado de Israel sera borrado del mapa y los judios israelies exterminados sin piedad, y nadie movera un dedo por ellos. Y lo mejor de todo es que se lo tendran merecido por los 60 años de injusticias reiteradas
  2. Bueno pues aqui va el quinto dia de interrail. La verdad es que me esta costando mas acabar el diario de lo que pensaba y desgraciadamente me voy a ir al siguiente inter (dentro de 3 dias) sin haberlo acabado pero bueno en cuanto que vuelva lo retomare con la intencion de finiquitarlo del todo. Pero bueno aun calculo que me dara tiempo a escribir al menos un par de dias mas. DIA 5 Aun a pesar de la noche tan movidita que tuvimos el día anterior, la verdad es que nos levantamos bastante frescos esa mañana. Desayunamos unas ricas galletas repletas de fibra, para lidiar con los problemas derivados por el viaje… Ese día teníamos planeado visitar Pisa por la mañana, y luego terminar nuestra visita a Florencia por la tarde, viendo las cosas que no nos había dado tiempo a ver el día anterior. Cogimos el autobús desde el camping hacia la estación de Florencia, y de allí el tren que nos llevo hasta Pisa. Tras llegar a la estación de Pisa, nos dimos cuenta que para llegar al Duomo y a la Torre teníamos que atravesar la ciudad entera, (menos mal que no era demasiado grande), pero la verdad es que la ciudad era mucho mas bonita de lo que pensábamos, ya que nosotros íbamos a ver a torre y poco mas. Tras media horita de paseo llegamos a unos jardines donde se encontraban. La verdad es que tanto el Duomo como la torre, nos sorprendieron gratamente a los 2, ya que no esperábamos que fueran tan bonitos, y casi lo íbamos a ver como una curiosidad más que otra cosa. Eso si lo que no era nada bonito era el precio para subir a la torre, o incluso para entrar en el Duomo. Por lo que decidimos conservar nuestros órganos internos, y tras hacer unas cuantas fotos al conjunto, volvimos para el centro de la ciudad a buscar un sitio para comer. Al final encontramos uno de lo sitios mejores y mas baratos de todo el viaje para comer, y por pocos euros nos metimos un gran kebab entre pecho y espalda en pleno centro de Pisa. Después del kebab y un rico helado italiano, (quizás el mas grande y barato que probé en toda Italia), de postre, nos encaminamos de vuelta a las estación de Pisa, desde la cual tomamos el tren de vuelta a Florencia, la cual visitaríamos esa tarde. La tarde en Florencia la verdad es que estuvo muy bien, esta vez si conseguimos entrar en la catedral, aunque no subimos a la torre porque el precio era desmesuradamente alto, creo que unos 10€ o así. Después de la visita a la catedral, estuvimos en la plaza de las estatuas que hay cerca de la galería de los Uficci. Allí nos sentamos un rato a descansar y pudimos ser testigos de una de las cosas más curiosas del interrail. Pues mientras estábamos tranquilamente sentados, apareció un desfile de gente que debían ser “Hare Crisnas” o algo parecido, y comenzaron a repartir galletitas a todo el mundo. Depuse de dudar mucho por si las susodichas tenían algún tipo de psicotrópico raro que te volviese como ellos, decidimos probar una, y la verdad es que estaban bastante ricas. Depuse de esto nos decidimos por volver al albergue, y la verdad es que ya no hicimos mucho mas en lo que quedaba de día. Cenamos y nos fuimos a la tienda, a la espera del siguiente día en Siena.
  3. Pues nada lo primero pedir perdon por haber estado tanto tiempo sin actualizar esto. Espero que nos perdoneis y sigais leyendo y comentando el diario. Aqui va el dia cuarto que se desarrolla integramente en Florencia. DIA 4 Después llegar a Santa Maria Novella y coger el autobús que nos llevo hasta el camping, llegamos a la recepción del mismo. Lo primero que hacemos es ir a recepción para hacer “check – in”, y de paso preguntamos que si nos podríamos quedar un día mas de lo previsto. Esto es debido a que solo pensábamos quedarnos dos días, y dormir los dos días siguientes, (hasta que llegásemos a Roma), al raso. Pero con la experiencia de la última noche, decidimos que al menos nos quedaríamos un día más en el camping. Tras comprobar que no había ningún problema en reservar una noche adicional, cogimos las llaves y nos fuimos a nuestra tienda. La tienda era una especie de bungalow con 3 camas, (1 litera y 1 cama normal). Bastante mas amplia que las tiendas de Venecia y Roma. Después de dejar las cosas en la tienda, salimos en busca de la piscina que supuestamente tenia el camping, (con el objetivo principal de matar el calor y quitarnos la roña de encima), pero no hubo suerte, la piscina no existía y nos tuvimos que conformar con una ducha rápida. Después de la ducha comimos a base de latas que teníamos x ahí todavía. Tras la comida decidimos bajar por fin a ver Florencia, por ser el primer día bajamos andando desde la colina en la que estaba el camping. Las vistas desde el camping son la rehostia, y Florencia desde lejos es una ciudad casi tan maravillosa como de cerca. Atravesando por un puente del río llegamos al centro histórico de Florencia. Lo primero que vimos fue la Santa Croce, cuando pudimos sentir lo mismo que Stendhal. La iglesia es genial, por fuera es una maravilla arquitectónica, pero por dentro es aun mejor con el techo con el entramado de vigas de madera. Además dentro de la Santa Croce, pudimos encontrar diversas tumbas de personajes famosos como Guillermo Marconi o Maquiavelo, (con el cual me hice una foto demostrándole mi admiración). Después de ver la Santa Croce nos dirigimos hacia la plaza de la Catedral, la cual aparece así de repente y te deja con una cara gilipollas… La catedral es magnifica toda entera de mármol por fuera y por dentro. Nada que ver con lo que tenemos aquí en España, (sin querer desprestigiar nada, que a mi me encanta el gótico español), el caso es que debido a la manía que tienen los italianos de cerrar todo pronto. Pero bueno en la misma plaza de la catedral se encontraba también el baptisterio de Ghilberti, que a mí al menos me dejo con la boca abierta por los relieves dorados que le decoraban. Después de estar un rato sentados decidimos volver al camping, comprando en un supermercado algo para cenar, y una botella de cerveza Splungen. Y ahí comenzó nuestra odisea. Subimos corriendo la colina dirección al camping tratando por todos los medios de que la cerveza no se calentase, (subíamos de espaldas, la tapábamos con el cuerpo etc…) debido al tremendo calor que hacia en Florencia a las 8 de la tarde. Al final solo lo logramos a medias, y acabamos cenando con cerveza tibia. Al volver desde el comedor del camping hacia nuestra tienda nos encontramos con los españoles a los que habíamos recomendado un camping en Venecia, nos saludamos y se quedaron flipando cuando les dijimos que ya habíamos cenado, se rieron un rato de nosotros diciéndonos que si nos habíamos vuelto muy guiris etc… Nos despedimos de ellos y fue al llegar a nuestra tienda fue cuando nos dimos cuenta de que no se como habíamos mirado mal la hora, y nos habíamos creído cuando compramos la cena que eran las 8 y no las 7. Por lo que al final habíamos acabado de cenar a las 7 y media aaarhg . Después de dar un par de paseos por el camping ahora que hacia menos calor, nos fuimos a la cama prontito, que estábamos reventados de la noche anterior. Y mientras estábamos apunto de dormirnos ocurrió una de las cosas mas surrealistas de todo el viaje. Estábamos tranquilamente tirados en las camas, cuando de repente empezamos a oír unos altavoces a gran potencia que retumbaban como si nos estuvieran gritando dentro de la tienda. Oímos una voz que decía algo así como “Atenzione Signiore” y al poco comenzó un hombre a soltar una inmensa parrafada en Italiano ,(lógico, no), de la cual lo poco que entendíamos decía que si Berlusconi para arriba que si Berlusconi para abajo. Todo esto aderezado con un Shakespeare no vale nada, en Italia tenemos los mejores escritores, y fuera los homosexuales de Italia etc… Por lo que nos creímos que estábamos en un mitin fascista o algo así. Pero era un mitin muy raro, porque el tío hablaba todo seguido sin hacer pausas para que la gente aplaudiera. El colmo del surrealismo llego cuando llamo a la puerta un chino preguntándonos que como se encendía la luz en su tienda . Tras hacerle comprender en ingles que en su tienda no había luz al igual que en la nuestra, se marcho sin aceptar la linterna que le ofrecíamos, (torch, torch…) . Al final después de esta visita nos vestimos y salimos fuera de las tiendas para ver si nos enterábamos que coño era ese mitin, y sobre todo cuando diablos iba a acabar. El sonido venia de una plaza de conciertos al lado del camping y la gente a la que nos encontrábamos fuera estaba flipando tanto como nosotros. Al final nos acercamos a recepción, y ahí nos lo aclararon todo, lo cual acabó resultando bastante cómico. Al final resulta que se trataba de un monologo gigantesco de Roberto Begnini, (el prota de la Vida es Bella si no me equivoco), lo cual explicaba muchas cosas, y nos dijeron que ya no podía durar mucho, así que entre descojonados y cabreados con Roberto, volvimos a nuestras tiendas donde al final conseguimos dormir. PD: Vaya pezado de post me ha salido espero que no os aburrais mucho leyendolo e intentare hacer los proximos un poco mas reducidos
  4. Pues nada y sintiendolo mucho por no haber podido actualizar esto antes. Aqui va nuestro tercer dia de Interrail a partir de ahora intento prometer que actualizare esto mas a menudo. Bueno espero que lo disfruteis tanto como los anteriores y que no hayamos perdido a la gente que nos seguia. Asi que seguid posteando chicos (y chicas tb que no soy misogino ) DIA3 Todo fue bien mientras recorríamos el camino que nos separaba de Ravena. La primera parada fue Ferrara, donde bajamos a comer y a cambiar de Tren. Si creíamos que en Venecia hacia calor, no sabíamos lo que nos esperaba. Cuando salimos del tren en Ferrara, hacia más calor que alicatando el desierto, que en las cocinas del infierno, que dándose un relajante baño de lava… No se si os podéis hacer un idea del calor, pero bueno… El caso es que salimos de la estación, y nos fuimos a un parquecito que había al lado a comer algo. La gente iba tranquilamente paseando muy lentamente en bicicleta. ¿Qué cojones hace la gente paseando a las 2 de la tarde con la que esta cayendo? Pronto lo descubriríamos. Mientras tanto nos dedicábamos a comer sardinas en lata muy calientes, sentados en un banco al que apenas llegaba algo de sombra. Cuando me acerque a una fuente a rellenar las cantimploras se resolvió el misterio. Ya que vimos a los ciclistas comprando droga a unos negros, que había sentados en el mismo parque. Después de comer, cogimos el tren hacia Ravena, a la que llegamos justito justito para dejar las cosas en una consigna dentro de una tienda de alquiler de bicis, y salir corriendo cargando con las mochilas y la esterilla (hoy tocaba dormir al raso), hasta llegar al centro histórico de Rávena. Llegamos por los pelos al parquecito donde estaba San Vital, justo antes de que cerrasen a las 6 y media. San Vital es espectacular, y solo el verla justifico todo lo que estaba por venir, (esto son palabras de Silvia que lo paso muy mal esa noche como ahora veremos) Es increíble poder ver en realidad lo que has visto siempre en los libros. También vimos el mausoleo de Gala Placidia, e igual de espectacular todo. Salimos de San vital, y fuimos mirando en todos los sitios que encontramos, (que eran condenadamente pocos), un buen sitio para cenar todo esto a las 7 de la tarde. Y por intentar yo, conseguir un sitio un poco mas barato, recorrimos de punta a punta varias veces todo el centro de Rávena. Al final y viendo que nos lo cerraban todo, (en Rávena todo cierra a las 7 y media), cenamos en un kebab en el que tomamos una pizza, cuando el tío, ya estaba casi echando los cierres. Después de cenar, y estando a las 8 todavía con 35º C a la sombra, nos sentamos a hacer tiempo, en los calientes bancos de una plaza de Rávena. Así como a cosa de las 9 y pico, nos levantamos de vuelta a la estación a pasar la larga noche. Noche que Silvia bautizo como la noche de los horrores. Todo comenzó intentando dormir en la estación de Rávena, ya que después de estar acomodados en la sala de estar de la estación, nos echaron al cerrar esta. Así que nos fuimos a los andenes buscando un sitio para dormir. Silvia no quería dormir en ningún lugar, porque veía nuestra muerte detrás de cada esquina. Yo estuve media noche intentando calmarla, y diciéndola que no nos iba a pasar nada etc… De paso fui a buscar una botella de agua y me tropecé y cai a las vias, jeje. Al final nos fuimos a un andén apartado a dormir. Yo me quede sobado en seguida, y no me desperté hasta que comenzó a darnos el sol en la cara. Pero Silvia que si despertó mas veces, vio cosas muuuuy raras, pero que muuuuy raras. Como el misterioso tren de mercancías que se mueve adelante y atrás por toda la estacion. Que ademas se marchaba y volvia luego solo con la maquina, chan chan. Ademas dice, (sacado de su minidiario) que no dejaban de pasar extraños hombres en bicicleta, (lo cual visto ahora no es tan raro puesto que en Rávena tó dios iba en bicicletas. Así que nada nos levantamos cuando el sol ya estaba en alto, y la gente se bajaba de los trenes amenazando con pisar nuestras cabezas. Y es que la gente debia poner unas caras, cuando veia a dos tios metidos en sacos en mitad del anden. Pero bueno es lo que tiene ir de Interrail. Al final nos levantamos y partimos dirección hacia Bolonia donde debiamos hacer trasbordo en direccion hacia Florencia. Y nada cargando con nuestras mochilas, y una capa de roña nos hubiera salvado de un tiro a quemarropa, llegamos a la estacion de Santa Maria Novella, desde donde cogimos un autobús hacia el camping, pero esto se lo contaremos en otra ocasion.
  5. El camping se encuentra en Mestre, que es una ciudad que se encuentra a 20Km mas o menos de Venecia (como podria ser Móstoles de Madrid) o (Badalona de Barcelona etc...) el unico problema es llegar, pero vamos que la propia pagina del camping te lo ponen bastante claro. Y luego desde el camping a Venecia y para volver a camping hay un autobus del camping que sale a la hora y media ( es decir a las 8:30, 9:30, 10:30 etc... ) y que te lleva a la estacion central de Venecia a la ultima plaza donde se puede circular con coches y a unos 20 min andando de San Marcos. A mi el camping me gusto mucho solo vale 10€ la noche, pero tiene el problema de los mosquitos (yo me eche repelente y fue entonces cuando se cebaron, o a lo mejor fueron arañas quien sabe )
  6. Bueno pues viendo el diario parece que os va gustando a todos voy a seguir con el segundo dia, que hablara de nuestras peripecias por la maravillosa ciudad de Venecia. A ver si Silvia sigue colgando mas fotos y alegra un poco mi prosa jeje. Por cierto una cosa que se me olvido comentar antes. El camping en el que estuvimos en Venecia es el Alba d'oro Plus Camping para si alguien le interesa. Tenia sus pros y sus contras ambos muy grandes. Pero bueno no me enrrollo mas y os dejo con el segundo dia de diario. DIA 2 Despertamos sin más complicaciones a las 8 y media, al menos hasta que descubrimos que habíamos sido atacados por la mitad de los mosquitos de Venecia. Silvia tenía algunas picaduras pero yo parecía casi un mapa. Salimos en el autobús del camping que nos cerquita de la estación de Santa Maria Novella. Venecia, que decir de Venecia, como ciudad quizá la más bonita que haya visto nunca. Cada calle, cada recodo todo era sorprendentemente bello. Si no hubiera sido por el calor de mil demonios que hacia, que unido a la humedad hacia que sudasemos como verdaderos pollos. Después de dar unas cuantas vueltas llegamos por fin a la plaza de San Marcos. Increíble (aunque demasiado llena de ratas con alas) y la catedral espectacular, como Santa Sofía pero en “pequeñito”. A mi me fue persiguiendo un vigilante durante media visita por hacer fotos con flash. Posteriormente intentamos entrar en el palacio ducal y nos dimos cuenta que en Italia hasta el aire hay que pagarlo. Así que tras que nos intentaran sablar 15 euros nos fuimos a intentar comer algo. Dimos muchas vueltas para encontrar la oferta mas barata (y agua que nos empezábamos a deshidratar en serio). Y tras tomarnos unas ricas porciones tuvimos uno de los sustos del viaje. Cuando nos dimos cuenta de que no sabíamos lo que había sido de nuestros carnets de identidad. Nos llevamos un sofoco hasta que no recapacitamos que podíamos haberlos dejado como señal en el camping. Aun así Silvia no se convenció y estuvo muy preocupada hasta que volvimos al camping y comprobamos que nuestros DNIs seguían ahí. Luego en el camping otra larga sesión de yacuzzi, cena y a la camita que mañana abandonábamos Venecia camino a Ravena. Aun así la noche estaba lejos de acabar y ocurriría uno de los peores sucesos del viaje, que me condicionaría enormemente a partir de entonces. Sobre las dos de la mañana desperté sintiendo como algo me estaba picando constantemente. Me levante asustado y desperté también a Silvia, me notaba toda un lado de la cara muy hinchado y por lo que veía Silvia con la linterna parecía que era así. Al final después de buscar la araña por media tienda nos acostamos y volví a dormirme. A la mañana siguiente al menos ya no tenía la cara hinchada, pero tenia unas 20 picaduras por todo el cuerpo de tamaño descomunal. La más grande tenia 1cm de alto y de radio era como mi gemelo (que parecía que tenía 2). Además las picaduras ni picaban solo dolían. Después de desayunar y coger el bus hasta la estación de Venecia proseguimos nuestro camino dirección Rávena. PD:Gracias a todos por vuestros comentarios y espero que os siga gustando y que sigais animando esto con vuestros comentarios PD2: Estos dos dias del diario los he puesto muy rapido xq ya los tenia hechos Pero vamos el resto tardaran algo mas. Espero que no mucho x lo que me voy a poner las pilas
  7. Pues si la verdad esq Milan tiene muy poco que ver. Para mi lo unico interesante fue la Catedral, aunque el castillo de los Sforza estaba bien tambien. Pero vamos que es una ciudad para ver en una mañana, y que para mi no tiene el encanto que tienen otras ciudades de Italia
  8. Pues nada saludos a todos los usuarios de este foro. Os llevo leyendo desde hace un año y pico, pero acabo de registrarme y este es el primer post que hago. Voy a comenzar a relataros el interrail que hicimos mi novia y yo el año pasado(despues de que no consiguiesemos a nadie mas para que nos acompañase ) Se que he tardado mucho en ponerlo (pero esq soy un vago) este diaro esta hecho con las notas que tomo mi novia y que yo he transcrito y aumentado con lo que me acordaba. Espero que os guste y os ayude como otros diarios de viaje lo han hecho con nostros. Y postead todo lo que querias jeje PARTICIPANTES Sergio 23 años Madrid estudiante de Historia Silvia 23 años Madrid estudiante de Historia DIA 1 Todo comenzó a las 4 de la mañana en mi habitación, mi padre me despierta, tomamos un café y salimos en coche hacia el aeropuerto. De paso recogemos a Silvia en la puerta de su casa y llegamos a la T4. Allí recogimos los billetes que habíamos encargado por Internet, (teníamos miedo por si fallaba algo). Pero todo salio bien facturamos nuestras mochilas (la mía pesaba 17 Kg., la de Silvia 4 menos). Y cuando fuimos a embarcar tuvimos la primera de muchas anécdotas del viaje. Intento entrar tan feliz en la zona de los controles del aeropuerto, y me resulta que se me olvida vaciar la cantimplora. Y como resulta que no se puede subir con la cantimplora llena (no sea que en realidad te de por darte un traguito de nitroglicerina) tuve que ir corriendo a vaciar la cantimplora y hacer la cola de nuevo. Menos mal que habíamos llegado con tiempo al aeropuerto, ya que casi llegamos justos a coger el avión. Avión que por cierto se llamaba “NO VUELING, NO PARTY”. El nombre del avión hacia juego con la actitud de la tripulación, que primero nos hicieron felicitar a un azafato principiante y posteriormente nos deseó a todos feliz vueling. El viaje transcurrió sin mas complicaciones (yo fui sobando para ir acostumbrando al cuerpo jeje). Los alpes muy pero que muy bonitos y sin más que contar aterrizamos en Malpensa (Milán). En cuanto que salimos del avión pasamos unos minutos muy tensos hasta que nuestras mochilas salieron por la cinta. Recogimos las mochilas y comenzamos a buscar una forma de llegar a Milán. Nos unimos a un grupo de interraileras españolas que llevaban billete europeo completo, y salimos camino a la “biglietteria” a intentar tomar el tren hacia Milán. El caso es que no sabemos si la tía que nos atendió estaba hasta la polla de que todos le preguntásemos lo mismo (yo mismo creo que se le pregunte como unas 3 veces jeje) o quizás es que se llevaba comisión. El caso es que nos dijo que de trenes nada y que nos fuésemos en autobús. Que estaban en la parte de arriba, y tan arriba nos fuimos, como que unos 3 pisos porque cogimos una escalera mecánica que los subió de seguido. Por lo que empezamos a dar vueltas como gilipollas con las mochilas a cuestas hasta que conseguimos bajar por un ascensor, y llegar al autobús donde nos volvimos a reunir con las interraileras españolas. El viaje hasta Milán largo por un atasco. Cuando llegamos a Milán (que se parece mucho a Barcelona por sus amplias avenidas) lo primero que hicimos fue meternos en la Estación Central (con una preciosa estructura decimonónica al estilo la Vuelta al Mundo en 80 días) y buscar desesperadamente la consigna para quitarnos los muertos de mochilas de encima. Luego salimos para ver la ciudad, y tras fiarnos de la guía de un viejo decidimos tomar el metro hacia la Piaza del Duomo. La catedral magnifica, espectacular tanto por dentro como por fuera. Unas naves altísimas y un crucero muy marcado (al menos esto es lo que dice Silvia). Además la plaza era preciosa con la estatua de Garibaldi en el centro. Por el contra la decepción de la visita se lo llevo la Scala de Milán (al menos por fuera), era fea y simple a mas no poder. Decepción aumentada por el hecho de que tuvimos que dar muchas vueltas para encontrarla. El castillo de los Sforza si estuvo a la altura de las expectativas, un sitio bastante interesante sobre todo los patios interiores. Después de esta breve visita a Milán volvimos a la estación para continuar viaje hacia Venecia Cogimos un tren eurocity gracias a la ayuda de un grupo de interraileros españoles. La ayuda fue mutua porque nosotros les indicamos donde podían alojarse en Venecia y al final nos los fuimos encontrando por todos los sitios del viaje. Comimos dentro del tren, y compartimos compartimento con una familia californiana a la que se le salía la pasta por las orejas. Y con la que fuimos charlando tranquilamente y practicando nuestro ingles. Sin más contratiempos (salvo que creíamos que íbamos a la última parada e íbamos a la penúltima) llegamos a la estación de Mestre en las afueras de Venecia. Lo primero que nos encontramos fue un calor sofocante como el solo, que tuvimos que soportar durante casi una hora hasta que llego nuestro primer autobús gratis de Italia. El caso es que aun así tardamos casi hora y media en recorrer los 20 Km. que quedaban hasta el camping. Ya que por no se que accidente el autobús tardo casi 50 min. En recorrer medio kilómetro. El caso es que a pesar de bajarnos una parada antes y andar 250 metros con todo a cuestas conseguimos llegar el camping. Y tras registrarnos lo primero que hicimos fue comprobar que había yacuzzi, dejamos las cosas y de cabeza al mismo. No os lo podéis imaginar, que gusto, que placer, todas mis ideas progresistas se borraron de un golpe y solo desee ser rico para poder tener uno de estos en mi casa. Salimos del yacuzzi cuando ya era casi de noche, cenamos ricas latas de conserva y descubrimos la maravillosa cerveza Splungen. Y con esto termina nuestro laaaaargo primer día de Interrail.
×

Información importante

Continuando en el sitio, aceptas nuestros Términos de Uso y Normas. Además, hay cookies. Puedes ajustar las cookies o continuar tal cual.