Jump to content
  • Registrar

Kaperucita Morada

Members
  • Contenido

    39
  • Ingreso

  • Última visita

Reputación comunidad

0 Neutral

Acerca de Kaperucita Morada

  • Rango
    Empiezo a enterarme

Contact Methods

  • Website URL
    http://www.fotolog.com/kaperucitamorada

Previous Fields

  • Nombre
    Aloma Valverde
  • Sexo
    Mujer
  1. Hola xicos/as! He vuelto por aquí, las vacaciones este año han sido larguiiiisimas... Bustin! Q fotos más bonitas, x favor!! Te sigo, y próximamente (algún día...) empiezo yo. Un besi, ciauu!
  2. Yeee! Ya he vuelto de las polonias! :-P En unos dias, si las ganas acompañan y las fotos me llegan, comienzo el diario! Chauuus!
  3. He decidido añadir Olsztyn a la ruta, pq he leido en algún diario que es una ciudad más que visitable... Sin embargo me hará ir un poco más apretada de tiempo. Alguien que haya estado puede decirme si vale la pena?
  4. Krakow el día 8, da por hecho que una birra de medio litro no nos la quita nadie ¿Cuándo y donde?
  5. Si no sabéis que isla ver, os recomiendo Samotracia. No tiene mucha fiesta y seguramente os tocara alquilarle una habitación a alguna viejecita griega (bien de precio) o hacer camping... Pero vale la pena, es muy muy muy bonita.
  6. En una semana me marcho para tierras polacas!! Q ganas! Q ganas! Q ganas!!! A los q estaréis por allí, si me véis no dudéis en pegarme un grito, a los demás, deciros que he colgado la ruta en la sección de itinerarios y que espero vuestros comentarios (eso lo espero de todos, jeje) y que en cuanto vuelva me pongo manos a la obra con el diario. Hay que evitar estudiar a toda costa! Un besitoo, chaoo!
  7. Buenas, gente! He estado muy perdida entre el FIB y otras cosas... En una semanita me marcho a Polonia! Estos últimos días he terminado de confeccionar la ruta. Me he basado en recomendaciones del foro y externas... Finalmente hemos añadido Praga al viaje, estaba demasiado cerca y se habla demasiado bien como para resistirnos, jeje. Así me ha quedado, cualquier sugerencia de cambio será bien recibida, aunque me va a resultar difícil llevar a cabo modificaciones pq lo tengo todo muy calculado...jeje, demasiado tal vez. 7/agosto: Vuelo Valencia - Frankfurt (noche en el aeropuerto) 8/agosto: Vuelo Frankfurt - Wroclaw. Tren a Krakow 9/agosto: Krakow 10/agosto: Krakow: Excursiones (Auschwitz, etc) 11/agosto: Krakow - Zakopane - Lublin 12/agosto: Lublin (pasaré el día con una conocida del país) 13/agosto: Lublin - Lodz - Varsovia 14/agosto: Varsovia 15/agosto: Varsovia: Excursiones (Kampinos, etc) 16/agosto: Varsovia - Malbork - Gdansk 17/agosto: Gdansk 18/agosto: Gdansk - Torun 19/agosto: Torun - Poznan 20/agosto: Poznan - (Miedzylesie) - Praga (pagaremos a parte el tren desde la frontera) 21/agosto: Praga 22/agosto: Praga - (Miedzylesie) - Wroclaw 23/agoso: Wroclaw 24/agosto: Vuelo Wroclaw - Frankfurt - Valencia Como lo véis, chicos/as??
  8. Hola, hola! Creo q debo poner los datos de mi diario aquí, ¿no? Titulo: Interrail Zona G '06, De Ljubljana a Istanbul Autora: Kaperucita Morada Viaje: Interrail Lugar: Antigua zona G Fecha: Julio - Agosto 06 Dirección: http://forums.inter-rail.org/index.php?sho...=15294&st=0 TERMINADO
  9. Última y extralaaarga entrega... disfrutadla! (o sufridla, jeje ) 8-8-06 Istanbul Gloria consigue levantarme a las 8 con el reclamo de un nuevo inquilino “tío bueno en calzoncillos” . Este es especialmente guapo. Desayunamos, yo mi pan con cosas de siempre y Gloria prueba las tostadas francesas (ñam!) y, una vez más, me toca acabármelo a mi. El camarero majo me recibe en el comedor con comentarios que no termino de entender sobre la noche anterior y llamándome (y como me seguirá llamando hasta que nos vayamos) “my little friend and big dancer”... qué majo!! Pillamos mochila y camino y nos vamos una vez más al Grand Bazaar, pero esta vez con ánimo de comprar. Compramos varias cosas mediante el gran arte del regateo y nos dirigimos a la zona que Gloria exploró el día anterior. Está un poco lejos pero valen la pena las tiendas escondidas con ropa tirada de precio. Como suele ocurrirme con la ropa, me vuelvo loquita. Paseando se nos pone a llover de repente y en torrente, así que como es hora de comer y sólo divisamos un Burguer King, allí que nos vamos. Encontramos más o menos la misma variedad que en España, con alguna cosa rara y tirado de precio. Los chicos que trabajan allí son muy amables con nosotras y nos explican todo muy bien. Después de hincharnos a grasas y glutamato, ya ha salido el sol abrasador y podemos seguir nuestro camino. Tras unas tiendas más, noto mono de postre y me pillo un helado de una heladeria muy peculiar... Un tío medio heladero / medio malabarista juega con con unos helados muy pastosos mientras los pone de manera muy divertida en el cono. El helado es extraño, no es tan frio como los normales y tiene una textura tipo chicle, aunque está muy bueno. Volviendo hacia el hostal pasamos por una tienda de ropa de segunda mano y muy divertida. Aunque me hace mucha ilusión, no encuentro nada que fuera capaz de llevar por la calle. Tras perdernos un rato, llegamos al hostal y me doy una ducha y una mini-siesta reparadoras. Tenemos sospechas de que una de las catalanas del cuarto ha ligado y se pasa el día por ahí con el chico y la otra está cabreada porque la ha dejado plantada. Ya más descansada y estrenando ropa (¡qué ilu!) volvemos al Gran Bazaar a terminar de hacer las compras reglamentarias. La gente del bazar de las especias es especialmente simpática y muchos hablan castellano, por lo que resulta especialmente fácil hacer buenos tratos. A estas alturas ya me considero experta en el arte del regateo, jeje. Interrailera en el Grand Bazaar Volviendo al hostal nos perdemos un rato más y, cuando nos encontramos, pasamos por el “Día” para conseguir provisiones para los dias de vuelta a casa que nos esperan. Para cenar Gloria se termina su bocadillo y yo me pido la cazuela de verduras que tanto me gustó y una birra de gorra, ya que uno de los camareros me debe 3 liras. Interrailera escribiendo postales Interrailera comiendo súper-cazuela-vegetariana Nimo, el camarero más majo y al que entiendo cuando habla, se muestra afectado por nuestra marcha y me hace prometerle que volveremos al año siguiente. ¡Qué majísimo! Como despedida, pongo unos céntimos en el bote de las propinas, y Nimo se pone tan contento que me regala un billete iraní de su colección de dinero extranjero y me lo firma y todo. El chef sigue sin saber decir ni papa en inglés, pero no por ello deja de ofrecerme mogollón de comida que ya no sé cómo rechazar. ¡Estos turcos son la leche! Restaurante del Orient Hostel A pesar de lo súper pronto que es, estamos las dos que nos caemos de sueño. Esperando para internet conocemos a un chico de Miami al que le hago ilusiones con que le dejaré internet, pero termino poniéndome yo en el ordenador, así que se va. La cosa ya no da más de si, así que sólo podemos irnos a dormir. El chinorris sustituto de Luigio ha encontrado una amiga, una chinorris sustituta de una rubia que no llegamos a conocer. Como venganza por las veces que lo debimos despertar la noche anterior, se pasa un rato hablando con ella con luz y todo, pero no sabe que no evita que nos quedemos fritas. 9-8-06 (Último día en Estambul) Viaje de vuelta: Istanbul - Milano Nos levantamos antes de que suene el despertador porque llevamos mil horas durmiendo. La catalana ligona sigue sin dormir en su cama, va a ser verdad que se ha echado novio... Subimos a desayunar y en un ataque de originalidad pido tostadas francesas, mientas que Gloria se emociona porque por fin puede tomar su leche con cereales. A continuación nos duchamos a fondo (debemos mantenernos limpias 3 días) y recogemos la habitación. Reconstruir la mochila con el doble de trastos es chungo, pero finalmente lo consigo. A Gloria, sin embargo, le sobra sitio así que decide robar una almohada que hay de sobra en la habitación y le gusta mucho. La catalana no ligona ya nos ha explicado como llegar al aeropuerto, así que estamos tranquilas. Subimos a despedirnos de los camareros y tener aunque sólo sea un momento emotivo durante el viaje. Despedida de los camareros Con algún percance (casi olvido mis gafas “Ray-Ban”) abandonamos la habitación y luego el barrio con el tranvía. Hacemos perfectamente el cambio al metro y llegamos sin percances al aeropuerto. Sólo por asegurarnos preguntamos a unos hombres si estamos en el lugar correcto... Al ver nuestra hoja con la información del vuelo los hombres se quedan flipados y nos dicen que no estamos en el aeropuerto que toca... Pánico general. La puerta que hemos usado para entrar en la zona de control sólo es de entrada y no nos deja salir. No sabemos llegar al otro aeropuerto. No sabemos si tenemos tiempo. De repente una chica rubia muy guapa y que se nos aparece como si un ángel fuera y su novio, muy ideal también, nos pregunta en castellano chapurreado qué nos pasa y manda a su novio a por información. Unos guardias le dicen que debemos coger un taxi porque el otro aeropuerto está la hostia de lejos. Hay que joderse, y nosotras sin dinero. Nos subimos al metro y deshacemos el camino hecho. Seguimos sin ver ningún cajero, así que deshacemos parte del camino hecho con tranvía también. Cuando llegamos a una zona más habitada, sacamos dinero y enganchamos a un taxista para negocial con él. Al final quedamos más o menos contentas con el trato y nos subimos para que nos lleve. Un buen rato después y bien a las afueras de Estambul, llegamos al dichoso “Sabiha”. El aeropuerto es bastante moderno pero sólo está nuestro vuelo... insólito. Aquí sí lo hacemos todo sin percances pero sin dejar de dudar. Mucho antes de la hora ya estamos esperando el avión y comiendo pan con “crema de cacao Nestlé”. Cuando llega el avión y nos hacen pasar por el detector de metales, protagonizamos una de las situaciones más graciosas (o patéticas, no sé) que habrá pasado en ese aeropuerto... Primero a Gloria le pita y la guardia descubre que es el aro del sujetador, luego paso yo y me pita también... El detector manual pita mogollón cuando pasa por mi cartuchera, así que la guardia me mete mano en el bolsillo medio asustada por lo mucho que pita el aparato... Le entra un descojone importante cuando saca una cuchara sopera de metal medio pringada con “crema de cacao Nestlé”... Subimos al avión y, medio vacío, despega. Dos horas y media después llegamos a Milán. El mismo puto aeropuerto de llegada. Inspeccionamos la zona buscando posibles sitios para dormir y decidimos intentar llegar a un centro comercial que está enfrente del aeropuerto separado por una peazo autovía. Gracias a diós un poli nos indica un paso a nivel antes de que echemos a correr carretera a través. El centro comercial es enorme y tiene de casi todo, así que tendremos distracción para un buen rato. Comemos-merendamos-cenamos en un chino y luego nos vamos al hiper. Dejamos las mochilas en consigna gratis (yuhu!) y damos mil vueltas. Compramos productos variados y, aprovechando que nos guardan la mochila, cotilleamos muchas tiendas. Cuando la gente empieza a irse, recogemos las mochilas y nos apalancamos en una zona para novios/maridos/hijos/padres agotados, con sofás y tele, y nos liamos a comer papas y beber limoncelo. Yo pillo un pedo importante, ideal para poder dormir plácidamente en suelos de aeropuerto. Como ya va siendo hora de cerrar, recogemos todo y nos vamos para “Bergamo”. Buscamos un rincón agradable y, simplemente, nos quedamos sobadas dentro de nuestros queridos sacos. Interrailera intentando pasar desapercebida como bolsa de basura 10-8-06 Viaje de vuelta: Milano - Castellón Hacia la 1 y pico un segurata muy majo intenta despertarnos llamándonos suavemente “signorina”, como ve que pasamos de él, sube el tono hasta que reaccionamos. Nos lleva a una “zona habilitada para acoplados a dormir en aeropuertos”, es decir, un pavellón con algunos banquitos. Buscamos un nuevo rincón agradable y, simplemente, nos quedamos fritas. Hacia las 4 nos despertamos y vemos que el pavellón está a tope de mochileros y que empiezan a despejar, pero no por ello nos vamos... Hasta que llega otro segurata no tan majo que nos echa otra vez de vuelta al edificio principal. Repetimos la jugada del principio. Aparece un tercer segurata, no muy simpático tampoco, que nos informa de que sólo podemos estar en los “banquini”... Pero los putos “banquini” tienen apoya-brazos que nos impiden acostarnos... A darse cabezazos sentaditas en los “banquini”. Cuando entro en estado de desesperación, cerca de las 5, me voy en busca de una solución... Y la encuentro: ya hay un autobús a punto de salir hacia el centro. Despierto a Gloria (YO despertando a Gloria, ¡flipa!) y la arrastro hasta el bus. Subimos y, una hora después, tras haber estado a punto de morir rondando al vacío desde los asientos, llegamos a nuestra queridísima estación de trenes de Milano, con sus marginados sociales aficionados a las botellas rotas. Buscamos un parque diferente donde comer pan con “crema de cacao Nestlé” y construirnos bocadillos para el súper viaje de 22 horas de vuelta (bus...sí, bus). Gloria habla con unos vagabundos rumanos muy aseados y bastante simpáticos que se “duchan” en la fuente donde yo quiero lavar “la cubertería”. ¬¬ Volvemos frente la estación y nos apalancamos hasta que sea hora de que abran algún sitio donde poder "defecar" sin pagar, aunque sea a costa de consumir. Y, ¿quién aparece? ¡Xavi y Carles! Hemos llegado al mismo tiempo, ellos con tren saliendo unos dias antes y nosotras en avión. Es alucinante... Ellos también buscan lugar para defecar. Cuando abren el McDonald's vamos corriendo, pero el baño, casualmente, abre una hora después... Carles parece morir, así que le meten morro y van a un sitio pijo y sin consumir. Nos separamos, ellos deben reunirse con sus nuevas compis de viaje y nosotas buscar un “tabacchi” donde vendan sellos para las postales de Gloria. Cuando lo conseguimos volvemos al McDonald's y, como aún no han abierto el wc, yo me pido un desayuno (que muchas cafeterías quisieran). Gloria no puede más y se va a la cafetería pija. Cuando abren, al fin, una manada de mochileros corremos a hacer nuestas cosas. Pillamos el metro y vamos a la estación de buses internacional. Billetes en mano, vamos a un parque cercano a hacer la siesta. Cuando ya no falta tanto, volvemos a la estación y yo pillo un metro y vuelvo a por hamburguesas para comer (hay que guardar los bocatas para el viaje). Vuelvo, comemos y esperamos entre viajes a una fuente y al baño. Poco a poco llega gente y, bastante tarde, llega el bus. A empujones pillamos un buen sitio...y a viajar. Por la tarde nos ponen una peli y bien. Por la noche otra y... bueno. Pero dormir se me hace imposible y entro en estado de locura. Si no llega a ser por las paradas nocturnas a estaciones de servicio, creo que hubiera matado a todo el autobús. Por la mañana llegamos a Barcelona, hacemos tiempo comiendo y, tarde también, llega el bus final, con un autobusero imbécil y salido que no para de hacernos insinuaciones. ¬¬ Gloria baja en Alcalá de Xivert... despedida. Casi una hora después llego a Castellón, me reuno con mi padre y mi tete... Y aquí termina mi interrail 2006. No hay presupuesto estos días pq no tengo ni idea del gasto y sería demasiado grande la invención... Y eso es todo gente! Espero q os haya gustado y, si pensábais que os desaríais de mi una temporada, nada de eso, en unos dias empiezo con el planning de Polonia '07. Un besito y ciao!
  10. No había visto tu diario! Dios, pero q perdida estoy aún!!! En dos dias me pongo al día, lo prometo, lo prometoo! Pero tu acábalo de escribir...ehhh?
  11. Yo creo q no os pondrán ninguna pega vayais como vayais... siempre q no parezcais recien salidos de un vertedero... "Música y alcohol".....dios!!! q envidia!!!!
  12. 7-8-06 Istanbul Nos levantamos tarde (9 am) y descubrimos la habitación a tope: Luigio (aunque no ha dormido en su cama, jojo), la catalana y su amiga, Christopher y un chico desconocido, sólo queda una cama libre. Subimos a desayunar y el comedor está a tope también. Yo me vuelvo a pedir pan con mermelada y miel, pero en lugar de café cojo chocolate. Gloria pide muesli con leche, pero se equivocan y le ponen yogur, asi que como no le gusta se queda sin desayunar. El camarero (What are you “pinking”? ) sigue sin saber hablar e igual de pesado. Nos preparamos y nos vamos. Pillamos el tranvía, cruzamos el estrecho y vamos bastante más allá. Bajamos en la última parada activa de la parte europea y nos pasamos la mañana pateando. Yo me como para almorzar un helado súper bueno. No paramos de encontrarnos gatos, es alucinante cuántos hay, qué bonitos y qué cariñosos son. Quiero llevarme uno pero temo que se asfixie en la mochila... y no por ausencia de aire, más bien por el olor a ropa sucia y restos de cosas indescifrables, jeje. Gloria quiere comprarse un libro en castellano para leer en el trayecto de vuelta a casa, pero como mucho encuentra en francés o italiano... Rodando rodando se hace la hora de comer y cogemos un tranvía y paramos al lado del puente. Terminamos comiendo un bocadillo de pescado en uno de los restaurantes del puerto. Buscamosla famosa zona de “Taksim” y acabamos en una zona muy pija y occidental que no está bien claro si es lo que buscábamos. Me entra antojo y entramos en una pastelería muy finolis. Me pido un pastelito y un té, pero resulta ser más grande de lo que parecía y, por no dejarlo, pillo un empacho del 15... Conforme vamos andando me encuentro peor y peor, así que decido volverme hacia el hostal y dejar a Gloria que investigue la ciudad sola. Increible, pero no me pierdo volviendo de la parada del tranvía al hostal. Cuando llego ya no es tan grace el asunto, así que paso un rato en internet y escribiendo. Cuando me dispongo a hacer una siesta histórica, aparece Christopher y me cuenta que ha sido el mejor día de su viaje porque ha estado todo el día con turcos en la “playa”. Intento escucharle, pero nada más termina caigo frita de inmediato... :? Me despierta Gloria al volver a las 7 y pico. Nos duchamos y ella se hace un bocata y yo me voy en busca de un kebab. Cuando, al fin, encuentro uno que me gusta, nos sentamos en un parque a comer. No han sabido informarme de que el señor kebab pica de la hostia, así que la boca me arde. :evil: Nos volvemos al hostal porque se supone que hay espectáculo de danza del vientre. Un buen rato después empieza y la chica, no es que lo haga mal, pero no debe haber dado más de 3 clases... No había luz ni distancia adecuada para que salieran fotos decentes, pero da una idea de la situación... La situación parece más una despedida de soltero que otra cosa. La chica no para de hacer salir tíos y alguna tía, les pone el pañuelo de monedas y les hace bailar para ponerlos en ridículo, supongo. Hay un hombre mayor que parece su jefe. De repente el hombre me señala y la chica se dirige hacia mi...¡No puede ser! Quiere que salga, mierda. La muy loca consigue que salga delante de todo el mundo y me pone el dichoso pañuelo con monedas. Decido que, ya que estoy haciendo el ridículo, lo voy a hacer bien hecho, así que me pongo a enseñarle a la chica como se hace...jejeje. A todo esto, Gloria está encarada a un ordenador toda viciada en internet sin enterarse de nada de todo esto y, por consiguiente, sin hacerme fotos. Ais... Cuando la del ombligo se cansa de mí, me deja volver a mi sitio. Sigo un rato más mirando el espectáculo pero, teniendo en cuenta que la mayoría de mochileros son tios y que la tía va medio en pelotas, aquello empieza a darme muy mal rollo, siento que sobro y me bajo a la habitación a escribir un rato. Al entrar al cuarto me asusto porque en lugar de Luigio hay un chinorris regordete sobando a pierna suelta. Decido escribir sentada en el suelo del hall de los dormitorios, no sea cosa que despierte al nuevo inquilino... Al rato baja Gloria y nos vamos a dar una vuelta. Para variar acabamos en el fumadero de Emerson y Arturo Valls, con la nueva incorporación estelar de George Clooney. Me pido mi pipa de rigor y ambas un té. Fumadero habitual Minino e interrailera en el fumadero Al terminárnoslo, Emerson nos invita una vez más a otro. Hoy está especialmente atento con nosotras, hasta que llega el punto en que se lanza y nos invita a quedar con él... Quiere que al día siguiente vayamos los 3 a un baño turco, luego a comer pescado y, finalmente, a fumar y beber “bira”. Gloria le dice que sí encantada y yo, por más que pienso que ni de coña, accedo “encantada” para que se calle. Cuando me aburro de él y de la pipa (y de que se la fume toda él) nos vamos para el cuarto. Ya hay un copón de gente durmiendo. Nos toca. PRESUPUESTO x persona: 0'50€ x 2 (tranvía) + 1€ (helado) + 2€ (bocata) + 2€ (pastel y té) + 1€ (kebab) + 5€ (pipa y té) + 9€ (noche hostal) = 21€ ~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~ Vaya vaya! Cuanta gente por aquí! Me alegro que os esté gustando mi tragicómica aventura, aunque si os digo la verdad, ahora que lo estoy releyendo me da la sensación de que escribí demasiadas gilipolleces y pocos datos de interés...jejeje, pero bueno, intentaré complementar las dos cosas en el próximo. Ya queda muy muuy poco, espero poder acabar esta semana porqueee...tatatachán! El lunes comienzo a currar en el FIB! Buah, qué contenta estoy! Por cierto, si alguien tiene idea de pasarse por el festival...no es q pueda invitar a nada ni colar a nadie, pero el que esté alojado en el camping Campfib que pregunte por Aloma y nos correremos alguna juerga
  13. Ya estoy aquí! 6-8-06 Istanbul Nos despertamos a las 8 y nos emocionamos de lo bueno que está el inquilino de arriba de mi litera. El muy cabrón durmiendo a pierna suelta en calzoncillos dejando bien poco a la imaginación... En fín, subimos a desayunar y nos vamos hacia Santa Sofía. Un tipo nos asalta mientras hacemos cola y nos endosa publicidad y nos trama para hacer un mini-crucero por el Bósforo durante la tarde. Santa Sofiya Santa Sofía es muy bonita. Luego vamos a la Mezquita Azul donde nos visten de purísimas y nos quitan los zapatos... Muy chula también, pero ya más petada de gente. Mezquita Azul Finalmente vamos al palacio Topkapnosequé, el del sultán. Vemos los jardines y los edificios más básicos que entran en el precio de entrada. Nos encontramos rondando por allí, cómo no, a Joseph y amigas, quienes nos recomiendan pagar para entrar al harén. Hacemos cola un rato esperando que sea la 1, cuando empieza una visita guiada y entramos. Palacio Topkapnosequé Es un sitio espectacular, aunque a veces cuesta seguir el inglés del guía turco y nos perdemos un poco. Al salir nos encontramos un par de catalanes del pack de 6 (los más culturales) y charlamos un rato. Nos vamos al hostal donde comemos, Gloria una magnífica lata de alubias y yo, yendo de guai, el menú del restaurante, que me deja al borde del colapso de la cantidad de comida que lleva. El chef (o el camarero, no queda muy claro) nos invita a un zumo de cerezas, muy majo él. Perreamos un rato y a las 4 nos dirigimos donde el señor tramador nos ha dicho para coger el barco. Está lleno de españoles e italianos. Nos llevan en tranvía hasta el puerto y subimos en un barquito que se mueve mogollón. El mini “crucero” está bien, nos van explicando los edificios costeros más famosos, monumentos, hoteles, discos, islas... incluso nos cuentan leyendas. Llegamos a una zona totalmente desconocida para nosotras (como todas menos la turística...) y nos sueltan media hora para dar una vuelta. No hay nada digno de verse salvo unas paraetas (probablemente de familiares de los organizadores). Luego volvemos y más de lo mismo. Vistas desde el mini-crucero Volvemos andando hacia el hostal por las calles más o menos nuevas para variar. Yo me quedo duchándome e intimidando a un chico de la habitación (Christopher, de Dinamarca) con mi ritual post-salida de la ducha. Mientras Gloria da más vueltas por la zona. Luego entro un rato en internet, pero el ordenador es un ful y me canso enseguida. Gloria ha comprado en el “Día” un proyecto de rollitos como los que comimos en Naupliay que tanto le obsesionan, pero en lata y fríos, claro. Nos los comemos para cenar. Cuando intentamos bajar de los ordenadores uno de los camareros, muy cansino él, nos dice que no nos vayamos y gilipolleces varias. Es interesante lo súper simpático que es para aprovecharnos en el futuro (JOJO). Después de cenar salimos a dar una vuelta y viendo terrazas y tiendas acabamos enfrente de un espectáculo de tios de esos que giran mogollón de rato, “girovagos” o algo así. Cuando deja de dar vueltas seguimos paseando y entramos en una pastelería-tetería atraidas por unos pastelitos alucinantes. Nos pedimos uno enorme de frutos secos, chocolate, bizcocho y miel. Yo me pido un té también y nos ponemos moradas. ¡Está que te cagas! Seguimos andando y un turco de tantos incordiosos resulta ser un chico con el que Gloria había hablando por la tarde y ya no la recuerda...pobreta, jeje. Andando, andando nos encontramos a Luigio (el compi de habitación puertorriqueño que habla de todo) en una paraeta donde trabaja y charlamos un rato con él. Me entran mogollón de ganas de fumarme una narguile, así que nos vamos al sitio de la noche anterior (porque lo conocemos, ya que por sitios no será...). Hay un montón de camareros y un par están muy muy bien y son todos súper simpáticos. Me pido un narguile de manzana y un té y Gloria otro. De repente una chica de una mesa con una camiseta de leopardo se sube a la tarima a bailar con un camarero. Hay música tradicional en directo y todo el mundo les da palmas, muy xaxi. Cuando se aburre de bailar sola con el camarero, la mujer me señala para que suba, pero me niego, escurro el bulto y señalo a Gloria, ella hace lo mismo y acaba subiendo una amiga de la de leopardo. Cuando Gloria se acaba el té y el mio se ha enfriado, un camarero nos invita a otro y uno de los más guapos (que se parece a Arturo Valls...) nos trae una rosa hecha con servilletas a cada una... ¡Vaya con los turcos! Hacia las 12 nos vamos para el hostal porque entre la pipa y el cansancio llevo un mareo del copón y Gloria no para de estornudar. Al llegar encontramos una chica nueva en el cuarto que es catalana y se pasa un rato contándole su viaje a Gloria mientras yo escribo. Toca dormir.
  14. Pues la verdad es q ya van quedando pocos días, sí...jejeje. Allá va otro! 5-8-06 (Fin billete interrail) Istanbul Nos levantamos a las 10 porque en media hora debemos abandonar el hotel si no renovamos. En principio pensábamos cambiarnos los 4 de hotel, porque el que estamos es feo y nos tramaron un poco, pero los chicos se echan atrás y nos vamos solo nosotras. Mientras pagamos la noche, ¿quén baja por las escaleras? ¡Joseph, Ann y Amelie! Estas casualidades empiezan a dar yuyu... Preguntamos en algún hostal y acabamos en el Orient, uno que sale en la guía por el ambiente mochilero que tiene. Evidentemente, todos son mochileros. Nos ponen en una habitación de 8 personas y el precio (9 euros) incluye desayuno e internet gratis todo el día... PUTAMARE! Nos vamos a desayunar y luego subimos a la habitación. Son 4 literas numeradas y a mi me toca arriba y a Gloria abajo, pero para no perder la tradición nos intercambiamos el sitio. Hay 2 wc fuera del cuarto y una habitación con 2 duchas (todo esto por planta), 4 habitaciones, por planta también, un bar-restaurante en la buhardilla, con una mini sala de estar con 2 ordenadores con internet y sofás y, en la terraza de la azotea, mesas para comer. Además hay un pub en el sótano que no está casi nunca abierto, pero bueno. Nos vamos a pasear y nos vamos encontrando con los dos catalanes primero y los italianos después. Por más que buscamos el Grand Bazaar y preguntamos, no damos con él. Se hace la hora de comer y vamos a uno de los múltiples baretos-kebab que hay por todas partes. Volviendo al hostal pasamos por un súper a comprar agua, ya que beber agua del grifo de aquí no es algo recomendable. En el hostal ya, entramos a internet y hacemos el vago un rato (no lo suficiente para mí, claro) y nos volvemos a ir en busca del Grand Bazaar. Nos volvemos a encontrar con los italianos, quienes flipan con la casualidad ya (si supiran el rollo de los franceses...). Esta vez sí encontramos el sitio. El lugar es alucinante: 4000 tiendas de escasas temáticas. Cientos de tiendas semi idénticas con toda la variedad de joyas, telas, alfombras, especias... que se pueda imaginar. Los “llamadores de atención” acosan sin control a todo el mundo, hasta llegar al punto de olvidarte de ellos. Nos clavan enseguida que somos españolas (putos expertos en nacionalidades...), pero como nos hacemos las locas prueban suerte con italianas y algunos incluso australianas (¿cómo coño vamos a ser australianas?). Gloria se enamora de un reloj por el que le piden 200 euros... probablemente regateando terminarian siendo 40, pero no tiene ganas de intentarlo. Sí lo hace con una camiseta, consiguiéndola por 6 de 15 que pedían. Yo, por el momento, me limito a mirar y encapricharme de cosas. Cuando nos cansamos de tanto dar vueltas, salimos a merendar. Gloria por fin encuentra algo vegetariano en este país que le guste: una patata rellena de muchas verduras, cous-cous y queso. Interrailera comiendo patata rellena Cuando ya estamos satisfechas de patata, volvemos hacia el bazar, pero por el camino vemos una pareja en un bareto bebiendo algo que parece entre leche y horchata, la curiosidad nos puede y pedimos uno. Resulta ser un yogur líquido que ni azucar tiene y se asemeja al quefir. Pasamos un rato más dando vueltas por el bazar pero el agobio gana y salimos. Volvemos al hostal y subimos un rato a beber birra al bar del hostal y nos hacemos amigas de los camareros y el chef. Al rato entra hambre y nos ponemos a cenar también. Yo me pido un bocata de pollo y Gloria un mix de verduras con queso y salsa picante que se lo sirven en una cacerola de barro hirviendo y esta que te cagas. Para el postre salimos a peinar la zona y encontramos una pasteleria con cosas que nos llaman la atención. Nos pedimos una cosa de chocolate rara para las dos y descubrimos que son natillas de chocolate con pistacho rallado... no está mal. Luego volvemos a bebernos una birra más y salimos a ver mundo. Nos sentamos en la terraza de un bar de enfrente que está recomendado en la guía y donde resulta que trabaja un catalán que se parece mogollón a Hugo Silva y que nos cuenta que hace 3 meses que vive en Estambul trabajando allí y aprendiendo turco. Nos tomamos un cubatilla y a dormir. PD: Una vez más no tengo tiempo de poner presupuesto... poco, poco gasto hoy, jeje!
×

Información importante

Continuando en el sitio, aceptas nuestros Términos de Uso y Normas. Además, hay cookies. Puedes ajustar las cookies o continuar tal cual.