Jump to content
  • Registrar

marigo

Members
  • Contenido

    230
  • Ingreso

  • Última visita

Todo lo publicado por marigo

  1. Paisano!!!! Acabo de descubrir tu nuevo diario, y promete. Ale ya tienes una seguidora, y no nos hagas esperar mucho a los capitulos eh? un saludo enorme
  2. Hombre, yo a esta si que le veo utilidad, hay personas mayores que precisan de oxigeno constante por problemas pulmonares, y claro, pues querran llevar su bombona no? Y el resto, pues si, un enigma.
  3. Ya lo termine. Título: Inter 2008: los interrailes son para el verano Autor: marigo Viaje: Interrail Lugares:Austria, Rep Checa, y Hungria Fechas: junio 2008 Dirección: click aqui
  4. Me encanta vuestro diario, es muy divertido, y transmitis muy bien el sentimiento interrrailero, espero contagieis a muchos lectores. Yo tambien pase por ese albergue de Interlaken, pero no me toco una habitacion con vistas como las vuiestras y la excursion a Grindwald, si la recomiendo, que fotos habeis colgado, que buenos recuerdos de mi primer inter. Sobre Bratislava, yo la planee este año, pero al finaol decidi quedarme un poco mas en Viena, por lo que contais, no me he perdido mucho, de todas formas, si algun dia me vuelve a pillar de paso, iré, que yo, por querer ir, a todas partes!! jeje Me parece un recorrido algo apretado el que habeis hecho, pero vaya para gustos los colores. Ale una que os sigue. Besos
  5. happybirthday¡¡¡¡¡¡¡ Que lo paseis genial
  6. juas juas juas Pos no habia visto el post este!!!!!!!! Oye, que pasa que nadie se ha dado cuenta de que hay otra forera en ese articulo o que??? Que yo tambien salgo jejeje Soy Gloria, la de la ultima pagina! Aunque la tia haya puesto mal mi apellido Pos si, se puso en contacto conmigo (y supongo tb con K-Lero) a traves de la pag del inter-rail, porque habia ojeado los diarios, me hizo una entrevista por telefono (de la que ha publicado lo que le ha dado la gana) y me pidio fotos por el mail, de las que escogio las que quiso. Aunque me da pena que no hiciese un reportaje mas extenso, (porque el tema da para mucho y de prueba esta este foro) si que contaba cosas sobre el origen del inter que yo no conocia. Espero que alguien por ahi lo pueda colgar en el hilo, para que todos lo lean. un besote
  7. Bueno, pues por fin, me ha costado poner el ultimo capitulillo, pero aqui esta mi segundo diario de interrail. Es para mi un placer que lo leais, y espero haber entretenido a unos y ayudado a otros con sus viajes. Es siempre divertido revivir lo viajes, contandolos a otros foreros. Como siempre que termina un inter, estoy ya con el siguiente en mente, no se si Italia, o Alemania y Polonia. Pero me parece que todavia es pronto, ya tendre tiempo para pensar, y bucear por el foro a ver quien me convence. jejeje Mucho animo a todos con los respectivos viajes espero que nos los vayais contando en los diarios, y gracias mil y una vez por este magnifico foro, que me ha descubierto esta forma diferente de viajar, y gracias al cual he vivido xperiencias que jamas imaginaria. GRACIAS
  8. Capitulo 8. Viena Cuando por fin, terminamos de recoger nuestras cosas y prepararnos, nos despedimos de nuestros compañeros de habitación, que también recogían, se había terminado su fin de semana de juerga, y salimos hacia la estación de keleti pu. Comienza el viaje de vuelta, será largo y… entretenido? Cogemos el primer tren, y habíamos comentado el hecho de que hasta ahora, en todo el viaje, no nos hubiesen pedido el pasaporte, y dicho y hecho. Se abre la puerta del vagón, entran dos policías y gritan: “Passport please” así que nada, a identificarse tocaba. Y llegamos a Viena al mediodía, y nos compramos unas minipizzas en una panadería de la estación que no olvidare nunca, que buenas estaban. Aprovechando que el metro es gratis en Viena, y que aún faltaban unas horas, hasta el tren nocturno, decidimos volver al centro, tras dejar las mochilas en las taquillas. Ya en el metro comenzamos a ver el ambientazo de Eurocopa que hay, gorros música trompetas… parecen sanfermines! Incluso las botellas tiradas por el suelo, donde se te quedan pagadas las zapatillas es igual. Seguimos la marea de gente cantando y gritando desde la plaza de la catedral hasta el palacio imperial, donde les piden entrada para entrar al recinto donde van a ver el partido. Cuando estamos a la altura de la opera, en medio de toda la fiesta, nos encontramos unas señoras de la asociación de amas de casa de Vigo. Nos reímos mucho con ellas, hablando de los croatas que han venido al partido de esta tarde. Al despedirnos les digo, “suerte y animar al equipo” y me dicen: “no, si nosotras al futbol no venimos, solo al ambientillo de la calle” jaja lo que me pude reír con ellas, que majas. Vimos espectáculos en la calle, de magia, de acrobacias, pintores de caras (todo el mundo quería los colores de su equipo) La ciudad era completamente diferente a como la habíamos conocido días antes, una transformación increíble, y la verdad me gusto mucho. Pasamos un par de horas en la plaza de la catedral, entretenidas con el gentío, hacia una tarde super calurosa, comimos unos helados, y nos sorprendimos bastante con el ruido de unos aviones que no podíamos ver, y que hicieron silenciar a toda la plaza unos instantes. Y es que sería después, al llegar a casa cuando mi hermano me comentase que un helicóptero se había desviado de ruta, y como estaba todo supercontrolado, dos cazabombarderos habían salido en su busca. Y son lo que nosotras oímos esa tarde. Pero tocaba volver a casa, así que ya en la estación compramos provisiones para el largo viaje, recogimos los muertos de las taquillas y nos montamos en el nocturno. Esta vez viajábamos en cabina de seis, con una china y una francesa, así que nos sentamos, a ver si cogíamos postura. Cenamos, en el tren, y tras las diferentes visitas de los revisores (que mira que son pesados, hay que enseñarles los billetes cuando les da la gana, las veces que ellos quieran, aunque este toda la cabina en silencio y a oscuras. Eso sí, luego, se despidió con un “hasta luego nenas” que… subrealista) finalmente parecía que podríamos dormir. Así como a las 2 de la mañana, tras una visita del revisor, Laura y yo no podíamos dormir. En un viaje al baño, veo que los de la cabina e al lado se han ido, y esta vacía. No está reservada, con lo cual… blanco y en botella. Se lo digo a estas, Tere prefiere no moverse, pero Laura y yo nos tiramos a lo largo, teníamos 3 plazas para cada una. Y así es como finalmente pude dormir. Y como el revisor pensaba que esa cabina estaba vacía… el plan perfecto. Desayunamos en Strasbourg, que por cierto, que estación tan chula tienen. De ahí, cogeríamos el [acronym=Train à grande vitesse. Tren de alta velocidad francés]TGV[/acronym] a Bordeaux, uno de los trenes más duros del viaje. Se nos hizo muy largo, son muchas horas, comemos dormimos, y sobretodo reímos con unos tipos que se han colado en el tren, los ha pillado el revisor, ha llamado a la pólice, uno de los que se ha logrado escapar al revisor se esconde en el baño, luego se hace el tonto en el pasillo, y a todo esto Laura montando sus películas. Yo me parto de risa con ella, Tere se avergüenza… En un momento dado, Laura me hace un “sch sch” tan sonado, que el revisor se me queda mirando pensando que le he llamado yo. Y en medio del ataque de risa a mi solo se me ocurre saludarle con la mano. Que show, ya nos mira todo el vagón, encima, si aun esta hablase bajo… pero no se corta un pelo, yo ya lloraba de risa. Y encima el negrito, se nos queda mirando a las dos, cuando pasa a nuestro lado, que a mí me da hasta miedo bajar del tren, porque como nos pille… nos asustamos. Ya al salir, nuestros amigos se han ido por otro lado, así que bajamos más tranquilas, y comemos en la estación. Y solo nos quedaba un tren, el que nos llevaría a Hendaya, donde ya vinieron a buscarnos. Pero aun nos quedaba algún personajillo por conocer. Y es que en el último tren, un Francés, con destino Canarias, se sienta junto a Laura, y se pasa el viaje enseñándole las fotos de su pueblo, poniéndole toda la música cutre que tenía en el móvil, hablándole de la juerga que buscaba en Canarias, y es que ha ido ya en varias ocasiones. Yo intento dormir, pero en venganza por dejarla sola, Laura me despierta cuando el chaval va al baño. Y yo ya le aviso, después de 30 horas de tren, que me despierte es algo que no le recomiendo repetir por su bien. El chaval parece no volver, quizá se haya enfadado porque no le damos conversación, pero finalmente vuelve, pero ya el trayecto llega a su fin. Pobre, quizá en otras circunstancias nos habría caído bien, pero es que estábamos muy muy cansadas.
  9. Muy buena la cronica, me ha gustado, pero ya nos pondras unas foteles no? jejeje Un saludo
  10. Es verdad que a veces no les conecta el ordenador con la red francesa de ferrocarril, pasa en horas en que la red se satura. Segun me explicaron. Probaria a intentarlo en una hora no muy punta, (a primera hora de la amñana segun me explico el de renfe) o ir a la agencia que nunca pone problemas. Ir a la aventura.... Es un poco tercermundista, pero si, es cuasi imposible conseguir billetes en los trenes de nuestros vecinos. Animos
  11. Hola a todos! Ya lo siento, pa un birrioso capitulo que me falta aun no le he escrito, pero es que entre los San Fermines y tal... jejeje Pèro os prometo que esta semnana intentare colgarlo. El Blue Corridor si, que antro Dios mio, si os teneis un pcoo en estima no vayais alli. Si que es de lo mas barato, pero en nuestro caso ya ves, lo barato sale caro, al final la pension fue lo mejor del viaje en tema de alojamientos, pero vaya, tambien supuso pasar unas cuantas horas muy valiosas, buscando alojamiento en Viena, en plena pre-eurocopa, un odisea, y encima hacia un calor... Ir a cualquier otrio sitio de verdad. Lastima no saque fotos. Ya os intentare colgar la lista de los albergues, yo intentaba que fuesen de la Hostelling, pero alguno no lo fue. El caso es que no se si puedo escribir aqui las referencias, por el tema del buscador propio del foro, y que no se pueden hacer alusiones a otros sitios. Puedo? Un beso a todos, espero que os este gustando el diario.
  12. Hola maja: Ya siento no haber visto el post antes. te comento. Yo vivo en pamplona, y los dos interrailes que he hecho, los he cogido desde Hendaia. El primer año, decidimos ir en litera, (podiamos haber ido en asiento) y nos costo 20 euros, y la reserva de la silla hubiera sido 3 euros. El caso es que el tren iba a tope, nosotras cogimos el billtee 1 semna antes, y tuvimos mucha dificultad para ir las 5 juntas, nos vendieron billetes separados, y luego tuvimos que hacer cambios. Pero te aseguro que si llego a coger el billete media hora antes de salir, me quedo sin inter. Para volver, Paris-Hendaia, el tren volvia a estar lleno, y nosotras menos mala que cogimos el billete 4-5 dias antes. Y el segundo año, el mismo tren, no iba lleno, pero nosotras por si acasso, cogimos 2 semnaas antes (silla) Yo te recomiendo cogerlo antes, yo lo hice desde una oficina de renfe en pamplona, presentando el billete inter, y me salio a los precios que te he comentado. Y si decides coger algun [acronym=Train à grande vitesse. Tren de alta velocidad francés]TGV[/acronym] en Francia, ya puedes moverte, porque vuelan literalmente. Ademas existe una situacion muy extraña. Si quieres cogerlos a traves de renfe, ellos tienen un limite de plazas que puedan vender, y si lo cubren, ya no te venden billete, y son de reserva obligatoria. Entonces para reservarlo o te vas a la frontera, o lo consigues con una agencia de viajes, que curiosamente no tienen ningun problema en hacerlo, lo hacen desde una central europea. Yo una vez queria coger un [acronym=Train à grande vitesse. Tren de alta velocidad francés]TGV[/acronym] y al ir a la agencia me dijeron que la gente suele reservar trenes para Francia hasta con 3 meses de antelacion!!!! Yo flipaba. Asi que si no lo vas a reservar antes, (te recomiendo que pruebes en una oficina de renfe) preparate rutas alternativas porque los trenes nocturnos Hendaia Paris se suelen llenar un saludote, espero te haya ayudado
  13. En Viena, todo el mundo se colaba tanto en el metro como en el tranvia por lo cual yo te recomendaria que no te la pillases. Ahora bien, si vas a ver muchos museos pos si, no se si te gustara mucho la musica, en ese caso, en Viena tendras pa aburrirte jejej Te va a gustar Viena. Saludos
  14. Bueno, que pedazo de narracion, los pelos de punta tengo yo tambien. De verdad que has vivido un momento historico, a ver si repiten algo asi los nuestros jejejeje A la espera de fotos nos quedamos. un besote
  15. Wapaaaa ya te echaba yo de menos jejeje Imagino que te lo habras pasado bomba no? pues nada, espero que te guste, ya me iras diciendo conforme lo leas. La verdad que ya solo me queda un capitulo, pero es mu especial jeje este año he hecho las tareas rapidillo, que sino, luego esto se eterniza y... bueno que te oy a contar. un besote enorme, y ya nos contaras que tal tus vacaciones
  16. Buah, que pasada¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ sigue contandonos sigue. que envidia... mueroooooo PD. no puedo decir que entiendo el ambiente que viviste, pero me hago una idea, porque yo andaba por viena el dia del Austria-Croacia, y aquello era una pasada
  17. Capitulo 7. Budapest Otro día de inter por delante, nos levantamos superpronto, teníamos que coger el tren a las 8, así que dejamos las llaves bajo el felpudo, como habíamos acordado con la señora, y cuando nos quisimos dar cuanta estábamos de nuevo sobre raíles, durmiendo, oyendo música, y yo sin estudiar, y eso que me había metido unos esquemas, porque tenía un examen justo a la vuelta. Al llegar, conforme bajamos del tren, tenemos a 4-5 señoras ofreciéndonos sus casas como alojamiento, pero esperamos que esta vez no haya sorpresas. Salimos y el día es caluroso, vemos muchos gitanos y tiendas de textil en el camino al albergue. Como aun nos son las 14h no nos dejan hacer el check inn, pero nos ofrecen un cuarto donde dejar los muertos, lo cual nuestras espaldas agradecen enormemente. Aquí tampoco nos dejan pagar con tarjeta, pero nos dejan pagar en euros, pese a que la moneda del país es el florín húngaro. Así que de nuevo nos despluman. Y es que a nosotras nos encanta usar la tarjeta, parece que te duele un poco menos pagar, como que no te enteras jejeje Paseando, vemos primero la mezquita y el museo judío, pero decidimos no entrar. Lo rodeamos y vemos una especie de cementerio en la parte posterior. Continuamos el paseo hacia la iglesia franciscana, y salimos luego hacia el mercado central, donde compramos pan, a una panadera que al ver nuestras caras de “no te entiendo ni papa de lo que me hablas” comenta algo a otra clienta y empiezan a reírse. Y es lo que tiene no saber húngaro, se te pueden reír a la cara que tu… oídos sordos, nunca mejor dicho. Cruzamos el rio, y llegamos al parque de Buda, donde nos sentamos a comer frente al estanque. Esta todo muy animadillo, hay gente y pega el sol (tanto que acabe quemándome) Llega lo mejor del día, tras comer, nos tumbamos en los bancos, y nos quedamos dormidas, pero fritas, vamos una siesta de 1hora. Y es que son cosas que en casa no haces, dormir en un banco de la calle... Cuando conseguimos despertarnos, comenzaos a pasear, pero me pierdo un poco, mi orientación a estas alturas del viaje ya… así que Tere nos reconduce, y llegamos a unas cuevas donde hay unas vírgenes. Al llegar a Pamplona fue cuando volviendo a ojear la guía descubrí, que la atmosfera de esa cueva debía de tener algo especial, por lo cual era tan visitada, (pero ahora no recuerdo que) Subimos el monte, por unas escaleras, hasta desesperarnos, hicimos alguna parada, para ver las vistas, pero la panorámica ideal solo la descubrimos al llegar a la cima, a la citadella. Allí vemos como todo el mundo subía en autobús, razón por la cual no veíamos a nadie en las desiertas escaleras. Hay unos cuantos puestos y tal, pero lo guay ahí es ver los puentes, el rio, Pest… Volvemos a bajar, pero para volver a subir esta vez al castillo de Buda. Intentamos entrar por la parte de atrás, pero una señora no nos deja, asi que damos toda la vuelta para poder verlo. Estamos un rato sentadas contemplándolo y continuamos nuestro paseo por Buda, viendo la iglesia de Matias, que por desgracia está en obras, y el bastión de los pescadores, que me gusto especialmente, donde vemos a unos tipos algo turbios jugando con muchos billetes al “donde está la bolita” para engañar a los turistas que por allí andábamos. Pero resultaban muy graciosos, así que estuvimos un rato viéndoles. Y de ahí, bajamos y cruzamos por el puente de las cadenas, muy conocido, pero sin ningún interés especial de día, (me gustó mucho de noche, iluminado) y llegamos a Pest. Vemos la iglesia de St Stephent¨s, sentadas en un banco de su plaza correspondiente, comiendo pipas, que aun acarreábamos desde Pamplona. Y es que llevamos comida como para un regimiento! Después paseamos un poco por las avenidas más comerciales, y la calle típica cuyo nombre no recuerdo, cerca del mercado central, donde había tiendas de souvenirs por un tubo, con cosas bastante baratillas, y terrazas donde la gente cenaba. Decidimos, ya que comienza a hacer fresco, volver a casa, y así es como tras instalarnos en la habitación que era enorme y donde parecía que estábamos solas, nos pusimos tranquilamente a cenar en la mesa, además hay que ir acabando la comida. Alguien abre la puerta, me mira con cara extraña, y vuelve a mirar el número de la habitación, al final decide pasar. Pero no solo él, sino un grupo de 8 tíos vestidos de negro comienzan a pasar junto a nosotras en fila india. Cuando dejan las cosas, un chico se acerca y nos dice que viene a celebrar la despedida de soltero de uno de ellos, así que lo primero que hace es disculparse por el ruido. Son suizos, pero hay un chileno, y habla castellano, aunque el resto también saben algo, porque se ponen a cantar canciones en castellano todo animados. Nos presentan al que se casa, el pobre en dos semanas no va a saber lo que es la juerga según nos comentan. Tras arreglarse se van, ya nos han recomendado incluso un par de bares, por lo visto habían estudiado la situación. Como estábamos un poco perezosas, nos quedamos en el albergue durmiendo, ya tendríamos tiempo mañana de ver Budapest de noche. Ay, cada día más abuelas. Estos llegaron en dos tandas, a las 3 y a las 5 (no nos pareció mucha juerga para ser una despedida, pero hacia mala noche, llovía creo) y en la segunda sí que había algún graciosillo que nos despertó con un Hello!! Iba contentillo. Pero el resto, continuamente le pedía silencia, y hablaban en voz baja. Pero ya se encargaría de la vendetta al día siguiente Teresa, cuyas bolsas de plástico y armarios estaban muy ruidosas esa mañana. Tras desayunar en el albergue, salimos y andamos hacia el centro. En un momento dado, Laura que para estas cosas tiene un radar, se da cuenta de un señor nos está siguiendo, tratando de convencerla de que es una paranoica, giramos por calles, pero la realidad es que nos sigue, y se para cuando paramos. ¿y que querría este pesado? Entramos en una tienda, y tras esperarnos un rato fuera, decidió irse. Sabía decisión. Y la confirmación de que Laura no es tan histérica como parece. Continuamos paseando hasta llegar al parlamento, uno de los edificios más emblemáticos de Budapest, y es que es particularmente bonito, pero se ve mejor desde la otra orilla, y es más bonito de noche. Luego nos dedicamos a volver al mercado, y verlo bien por dentro, que merecía la pena. Estas además compraron unos garrotes, creemos que de amapola, que eran un dulce típico de la zona, pero que estaba durísimo. Al salir, hace mal tiempo, y comemos en un porche, pero luego mejora y salimos. Entonces se nos acercan unas chicas a preguntar algo. Y es que nos verán cara de húngaras? Pero si lo único que hemos aprendido en toda nuestra estancia aquí es. Utca-calle. Nos hace mucha gracia. Decidimos ir andando hacia una zona de parques, donde está la plaza de los héroes. Vemos el castillo de la parte de atrás, unos puestos tipo mercadillo y demás. Se celebra una fiesta en la que hay un montón de casetas donde hay vino, y la gente, cada uno lleva sus copas y van catando. Todo el mundo va superanimado, y hay música. Pero de repente una gran tromba de agua cae, y todo se inunda. Nosotras pasamos 2horas, en el mejor sitio para estar cuando hay tormenta, debajo de un árbol, entre los tejadillos de dos casetas. Pero nos mojamos hasta las trancas, y de hecho, damos tanta pena, que unos chicos nos regalan unos cacahuetes, de su puesto, que se les habían mojado. A nosotras nos supieron muy bien. Y luego ya, nos dieron una especie de croquetas de carne, nos dijeron que era comida turca. Y es que las dos horas se hicieron muy largas, pero no paraba de llover. Cuando parece que para un poco, total mas mojadas no vamos a estar, nos despedimos de nuestros cuidadores y reiniciamos la vuelta a casa, que encima estaba a un rato. Ya en el albergue nos cambiamos, y evaluamos daños. Y es que el agua ha mojado el diario, mis zapatillas están tan deterioradas que directamente las tiro a la basura, y la cámara digital de Laura… bueno, mejor no comentarlo que se deprime. La mejor parada ha sido Tere, que ha tenido la genial idea de meterlo todo dentro de una bolsa hermética donde guardaba el chorizo. No se le ha estropeado nada, y a partir de este momento del viaje, se pasaría el día abriendo y cerrando sus bolsas herméticas que ahora tanto apreciaba. De hecho quizá en el próximo inter lleve una bolsa hermética gigante como mochila y punto. Tras organizar un poco todo de nuevo, volvemos a salir a la calle, ya no llueve, y nos sentamos a cenar en un banco. Como empieza a llover, pasamos otro ratazo viendo pasar gente desde un porche, al final del viaje Laura nos estaba pegando ya su patología sociópata. Luego, llego uno de los mejores momentos del inter, y fue descubrir Budapest de noche. Era precioso, el castillo, el bastión, el puente, el rio… todo iluminado tenía ahora un aspecto increíble, hay que verlo, porque una vez más, las fotos no hacen justicia a la verdadera imagen. Es por eso que hay que viajar, porque aunque te cueste llegar a los sitios, horas, o incluso días, 5 minutos viéndolos, te compensan, te hacen darte cuenta de lo poco que conocemos y de lo mucho que hay por ver. Son momentos que se graban en las retinas y que indiscutiblemente hay que vivirlos, y es por esos momentos, entre otras cosas que pienso que existe el interrail. Y vuelta al albergue, y esta noche, idem de lo mismo, pero esta vez son dos los suizos contentillos que nos despiertan por la noche. Y es que somos así de afortunadas. Bueno, nosotras y la coreana que conocimos esa noche, que dormía en nuestra habitación, a la que no le hizo mucha gracia compartir habitación con chicos, ella había pedido una femenina. Fue esta chica la que nos comentó que con todo lo que había viajado por Europa, aun no había conocido un sitio tan agradable como Granada. Si es que a veces tenemos las cosas a dos pasos y…
  18. Yo te recomendaria Salzburgo, y que pases de Bratislava, dicen que no es para tanto, y si no tienes muchos dias... ah, y Hallstat es imprescindible, si pasas, hay que ir. besos
  19. Capitulo 6: Viena El día que salimos de Praga llovía, con lo cual nos alegramos mucho de haber podido disfrutar con buen tiempo de la ciudad, cosa que agradecíamos mucho tras el inter del verano pasado. Y llegar a Viena y ver que nos hacia mejor tiempo, nos entusiasmó. En la estación cogimos un ticket de bus de 24h, erróneamente, ya que aquí tampoco pagaba nadie, de nuevo nos sentimos timadas, pero no sabíamos aun la que nos venía encima el día de hoy. Al ir a coger el bus 13ª, e intentar entrar, todos se nos echan encima diciendo que tenemos que cogerlo en otro sentido. ¿Pero esta gente? ¿Por qué se ponen así? ¿Como saben dónde queremos ir? Un misterio cuya única explicación era que sería la última parada no? Al llegar al albergue, había un cartel provisional de que la recepción estaba al otro lado el edificio, así que dimos la vuelta. Al llegar estaba una mujer algo chunga, que en un principio no nos quería dar el ticket de pago, que nos dio una llave para que volviésemos al otro portal, a buscar la habitación, solas, que ni nos acompaño ni nada. Con la llave fuimos, y nuestra habitación era, abriendo el portal, vemos una bajera diminuta con 30 camas, a pie de calle, es decir la cama estaba al otro lado de la puerta de la calle, con un miserable ventanuco en el techo, que encima no se podía abrir, con un dos baños para todos, oscura, húmeda... uaggg un antro, que te despertabas fijo con una cicatriz y sin riñones, vamos más seguro dormir en la calle. Así que volvimos a quejarnos, (en un principio íbamos en plan bien, a pedirle que nos devolviese el dinero de la segunda noche aunque sea, diciendo que teníamos problemas familiares y nos teníamos que ir, luego que si teníamos problemas respiratorios y allí no nos podíamos quedar, aunque en vista del caso que me hacía, acabe diciéndole que el sitio era una auténtica mierda) y hablamos con un tipo joven, trajeado, muy muy turbio, jefe de ese negocio tapadera del trafico de órganos, que me dijo que a ver por ese precio que quería, el Hilton o qué? y que la conversación "is finish" y se fue con otro tío, igual de mafiosillo que el. La tipa chunga nos dijo que lo único que podía hacer era cambiarnos de habitación, a una que costaba 4 euros más, sin cobrárnoslos, (toma alarde de generosidad), y esta vez, nos dio sabanas. Total, que volvemos a dar la vuelta al edificio, entramos por otro portal y subimos unas escaleras, pero estábamos tan hasta los mismísimos que sin abrir la puerta de la habitación, (entre otras cosas porque no podíamos abrir la puerta con las llaves que nos dio, aunque nos advirtió que nos costaría abrir, sospecho que nos dio unas llaves que no eran) nos fuimos, nosotras no dormíamos allí. Volvimos donde esta tipa, y ella al vernos entrar se puso un tanto nerviosilla, y yo, que ya estaba hasta… le dije que nos íbamos, que nos daba igual que no nos devolviesen un duro, pero que el internet lo íbamos a utilizar. Y ella me dijo que era la hora de su descanso, que se tenía que ir, y yo le pregunté que a ver, y si venía alguien a recepción como se apañaba, pero ella me decía, “tenéis internet al final de la calle” Yo ya, dispuesta a tocar las narices igual que me las habían tocado ellos, (fueron 80 eurazos el timo) le dije a ver cuando terminaba su descanso, que ya le esperaríamos. Y ella, me dice que volvamos a las 16h y ya hablemos con su jefe. Entonces yo, le comento, como quien no quiere la cosa: ”pues vale, podemos entonces venir nosotras, hoy, a las 16h aquí, por ejemplo… con la policía no?” Si vierais su cara… como disfruté. El caso es que yo no soy tan agresiva, pero es que el sitio era una verdadera pocilga, y me cabreé, lástima que estas no me dejaron volver, porque hubiera sido… y aun mejor si llegamos a llamar a nuestro amigo el embajador que conocimos en Halstatt jajaja El problema vino cuando en vísperas de la Eurocopa, no encontrábamos ningún alojamiento en Viena. Buscamos, con los muertos a cuestas, una oficina de turismo, donde nos dieron una lista de 10 albergues, pero me dicen que solo me ayudarían a buscar alojamiento en hostal o hotel. Así que fuimos a un ciber, donde miramos uno por uno los albergues, y en ninguno había sitio. Caras de pánico en la cara de mis compañeras. Pero yo, tranquila, sabiendo que no habíamos tomado una mala decisión, continuo mirando, en el buscador del inter-rail.org. (Que viva esta gran pagina) y encuentro un par de sitios, donde parece hay plazas. Uno de ellos me suena que lo había valorado para ir, pero, tire a lo más barato. (Error) Tras coger el metro, andamos bastante rato, hasta llegar al “Elisabeth guest house” Subimos las escaleras y es la mujer que limpiaba el portal la que sube a atendernos. Le pedimos 3 camas y nos pasa a la recepción, que consiste en una mesa con folletos en el hall de su casa. Dice que tiene que arreglar unas cosas “con mucho cuidado”, cosa que nos suena muy mal, para acomodarnos. Nosotras mientras tanto, como no aceptaba tarjeta, comenzamos a sacar cada una el dinero que teníamos, para juntar lo suficiente para pagarla. Fue muy gracioso. “yo tengo 20” “yo 40 en este bolsillo” “yo creo que guarde 50 en el bolsillo de esta falda”… en plan peliculero, cuando conseguimos reunirlo, avisamos a la dueña, que no sabíamos bien donde se había metido, si estaba moviendo ella las camas o que. Durante estos trámites, nosotras mirábamos la casa, dispuestas a quedarnos aunque fuese un gallinero. Pero para nuestra sorpresa, la mujer nos sube al piso superior, y nos da una habitación de 4 (que al día siguiente se convertiría en 3 porque se llevó una cama) para nosotras solas, con baño y ducha, unos ventanales enormes e incluso una mesa muy mona para comer. Además todo limpísimo, no nos lo creíamos. Comimos en la habitación y descansamos un rato, ya que el buscar alojamiento nos había costado un par de horas. Así como a las 6, reanudamos la visita a Viena, que era a lo que realmente habíamos venido. Ya sabiendo la parada de metro más cercano (antes nos habíamos dado un paseo del patín por no saberlo) vamos a Stephens-platz Allí sacamos fotos a la catedral y justo antes de entrar somos asediadas por 2 individuos disfrazados de Mozart que querían vendernos unas entradas de ópera. Pobres, no sabían de nuestra economía, especialmente ese día. Andamos por calles del centro, viendo tiendas y tal, y llegamos a la opera de Viena, donde se celebra el concierto de año nuevo. Es muy elegante, pero nos gusto más aún de noche. Paseamos por el Burg-ring, viendo el Burggarten, la pza Mª Teresa, el palacio imperial y sus jardines y Volksgarten con el “Theseus tempel” donde nos sentamos un rato a descansar. Volvemos por el centro, nos sentamos en un banco junto a la famosa columna de la peste, y decidimos volver a casa, el día ha sido larguísimo, y estamos cansadas, mañana tendríamos todo el día para ver Viena. Así que volvemos a nuestra suite. Al día siguiente, nos levantamos con toda la paz del mundo, además está lloviendo un poco, con lo que poco tenemos que hacer pues, además el ritmo del inter está siendo muy alto, con lo que dormir un día no nos sienta nada mal. Tras desayunar abundantemente salimos de casa así como a las 10.30. Vamos en metro al Belvedere, vemos el palacio superior, hay un museo, pero Tere decide no entrar, asi que tras visitar la tienda de recuerdos, comprar unas cajas de música muy graciosas, salimos a pasear por los jardines. Hay bastante gente por esta zona. Bajamos hasta el palacio inferior viendo la panorámica de Viena que nos prometía que la guía, pero que no era para tanto. De ahí, bajamos a Karlplatz, donde en dos torres está narrada la vida de San Carlos. Tras verlas, nos perdemos un poco por la zona, y vemos un mercado del tipo. “bueno, bonito, barato” Hasta que llegamos al Secesion un museo de arte moderno donde esta no se que friso de Bethoven y que Tere entra y paga por ver. Laura y yo salimos a las escaleras a comer galletas, total, no nos íbamos a enterar de nada. Cuando Tere sale, nos volvemos a perder, tanto que hace falta coger el tranvía para reconducirnos al centro, ya os avise en el primer capítulo que no era nuestro estilo llegar a la primera a los sitios. Llegamos a la plaza de Bethoven, y vamos a la Haus de la music. Antes de entrar, enviamos un par de postales, que había que cumplir con los de casa jejeje Paseamos hacia Stad-park, donde decidimos comer, (una vez más nuestros deliciosos bocatas de jamón y queso, y es que hemos demostrado que se puede sobrevivir con ellos) mientras oímos a un acordeonista, al que en un momento dado unos reporteros le hacen una entrevista. Se trata de un parque de estilo inglés donde incluso creemos llegar a ver a la reina de Inglaterra, pero algo perdida, porque paso varias veces delante nuestra. Sacamos alguna foto con Johan Straus que andaba por ahí, y buscamos el metro e camino al Prater. El Prater es un antiguo coto de caza, que ahora es un parque de atracciones, donde hay una noria, símbolo típico de la ciudad, y que hoy no estaba especialmente animado, con lo cual nos dedicamos a pasear simplemente, aunque había atracciones chulas, pero no sabíamos si muy seguras. Volvemos a la catedral, donde yo quería visitar las catacumbas, pero ahora no hay tour, bueno, ya tengo una excusa para volver a Viena. Luego intentamos buscar el monumento al holocausto, pero somos incapaces de encontrarlo, así que antes de que nos auto declarásemos incompetentes irreversibles, decidimos cambiar el rumbo hacia los jardines de Sigmun Freud, frente a la iglesia de Votiva, donde se encuentra la virgen de Guadalupe mas grande, una vez más, según la guía. Seguimos recorriendo el Ringstrasse viendo la universidad, el ayuntamiento (Rathaus) el parlamento, y poco más, porque todo estaba vallado por la Eurocopa, estaban preparando la cuidad. Volvemos al centro a cenar, esta vez pizzas y patatas que comemos sentadas en la plaza de la catedral mientras Laura nos cuenta como jugaba a profesores en los bancos de la iglesia del pueblo, desternillante. Esta mujer es una caja de sorpresas. Y mañana tocará Budapest, último destino del inter, todo estaba pasando muy rápido, pero lo que no sabíamos aun, era que Viena aun no nos había enseñado todo lo que tenía que ofrecernos, pero para esto tendréis que esperar a otros capítulos.
  20. Bueno, por fin he redactado el nuevo capitulo, jeje me ha costado, pero bueno, ya me direis que tal Capitulo 5: Praga Tras un trayecto que se nos hizo muy corto, ya que estábamos agradablemente en una cabina de esas de 6, para nosotras solas, hablando de nuestras vidas y milagros, llegamos a Praga, bueno, a la estación, que es tan grande, que nos cuesta 20 min encontrar la salida, dando vueltas, con tipos pintorescos acechándonos, diciéndonos cosas en checo, que no entendíamos. Mapa en mano, tras salir, recorremos por primera vez las calles, hasta llegar a Vaclavskenam, donde está la plaza de Venceslao, patrón de la Bohemia (allí se dio la llamada primavera de Praga, escenario de la disolución e Checoslovaquia) Vemos Mark and Spencer, Zara, puestos de salchichas, cafés con música en directo, (geniales, me encantaron), discotecas, donde nos invitaron a entrar… Andando llegamos hasta el museo nacional, y es entonces cuando me doy cuenta de que íbamos en dirección contraria a la avenida, y es que nuestro albergue estaba justo en la otra punta. Pero, habíamos llegado a tal nivel de hermandad, que simplemente dije, “me he equivocado” y nadie se enfadó, no es que otras veces riñésemos, pero es que fue especial, la convivencia nos había unido mucho. No sé cómo explicarlo. Llegamos al albergue, que parecía estar cerrado. Estábamos en una calle con un ambiente especial, de ese que encuentras en las grandes ciudades, con sus borrachillos, y tal. Pero un chico, nos llamo al timbre, y nos abrieron, y es que la albergue estaba en un primer piso. Llegamos a la recepción, donde un chico, con una cara de estar eternamente cansado, y voz de moribundo, nos dice que cojamos dentro de nuestra habitación cualquier cama que esté limpia (muy relativo el termino) Entramos y la gente estaba ya durmiendo, así que guardamos las cosas en las taquillas, intentando no meter ruido, y salimos de nuevo a la calle, a pensar que hacer. Vamos de nuevo a la avenida principal, y nos compramos unos McFlurry (que a Laura le entusiasmaban, no sé qué propiedad adictiva tendrán) en el McRata, que hacen las veces de cena. Pensamos que hacer al día siguiente, Laura comienza a asustarnos a su modo, por la vuelta al albergue (a ver, es una paranoica) porque si esos moradores de la calle te sacan una navaja… a ver qué hacíamos, y finalmente tras pasear un rato, volvemos, y esta vez no nos encontramos a nadie esperando en el portal. Como el simulacro de desayuno que ofrecen en el albergue es algo así como deplorable, hacemos la compra en el súper de abajo. Y todo es baratísimo, que precios, habría que abastecerse aquí para el resto del inter. Vemos el teatro nacional. Cabe destacar que aquí en Praga, las casas son bonitas, coloreadas… pero los edificios importantes, puentes estatuas y castillos dan verdadera pena, y es que están negros como el tizón, con lo cual no se distingue nada. Fatal. Paseamos junto al rio Vltava, hasta el puente Carlos, 10m de ancho, 16 arcos, 30 estatuas y miles y miles de puestos de caricaturas y laminas. Vemos las vistas, y llegamos hasta la iglesia de San Nicolás, donde Mozart toco el órgano, según la guía que habíamos consultado. Desayunamos en las escaleras de una de sus entradas, mientras la gente, turistas y tal, nos miraban. Pero oye, es que ellos no desayunan o qué? Cuando el estomago dice “basta” decidimos ir hacia el castillo. A mí la verdad no me sorprende mucho, pero paso un rato agradable oyendo música folklórica de un grupo frente al castillo. Tere se ha acercado, y hablando con uno de ellos, le comenta que han estado tocando también en Segovia. Finalmente les compramos un disco, que luego ya nos encargaríamos de piratear para las tres jeje. Y en ese momento, Tere, reafirma su gafe, (lleva tiempo manteniendo la afirmación de que lo es) y es que metiendo la cámara en la funda, se alinean los planetas, y una paloma se caga acertando de pleno en su funda. Que disgusto llevaba ella, y que risas nosotras jejeje. Andando llegamos al monasterio de Strahov, y bajamos por Nerudova, una calle típica, llena de tiendas, que está muy animada. Vemos a un grupo de turistas, en el que había unas monjas, (que menudas vacaciones se pega el clero también) y yo, me juego el cuello, a que van a ver al niño Jesús de Praga. Les seguimos, y efectivamente, llegamos y lo vimos. Salimos y decidimos ir a comer al barrio judío. Nos sentamos bajo la estatua de la plaza de la ciudad vieja (staromestka radnice) que es preciosa, y un imprescindible si visitas la ciudad. Y bajo un sol de justicia, comemos los ya habituales sándwiches de jamón y queso. La verdad es que llevamos embutido de sobra al viaje, al final, el jamón serrano nos aburría ya. Pero, Dios mío, que buenos nos saben en ese momento. Estuvimos un par de horas medio en trance por el calor en esa plaza, hasta que resucitamos para buscar la oficina de turismo, que a pesar de que estaba en la misma plaza, nos costó siglos encontrar. Tras informarnos, andando, vamos al museo de la música de no sé qué, que Tere quería visitar. Y nosotras, tras gorronear al agua del museo, le esperamos fuera, porque pasamos de pagar para algo que no vamos a entender. Mientras esperábamos, las necesidades orgánicas se convierten en un problema, y es que… pasar tantas horas en la calle, no te eximen de las obligaciones con uno mismo. Dimos vueltas (como no, las dábamos para cualquier cosa) hasta encontrar un bar, ya que la zona parecía algo residencial. Volvemos y Tere ya ha salido, así que andamos hacia la estación, a arreglar un tren de la vuelta, que no habíamos conseguido aun. Al ver los alrededores de la estación, nos alegramos de que ayer por la noche no nos hubiésemos dado cuanta del ambiente, porque si no, el histerismo de Laura hubiera sido mayúsculo, hasta contagiarnos jejeje. Jeringuillas por el suelo, tipos que salían y entraban en función de si la policía pasaba por allí o no… Pero vemos otra parte de la estación, que no habíamos visto el día anterior, que era muy bonita. Al hacer cola, presenciamos una pelea entre una rubia y otro tipo en la estación. Todo muy animado. También conocimos a un español que vivía allí, que nos explico cómo coger el metro para llegar a la estación que queríamos al día siguiente. Salimos, y reanudamos el paseo por la city. Vemos una mezquita, la sinagoga que sobrevivió al incendio del gueto… volvemos a la plaza de la ciudad vieja, vemos el reloj astronómico del ayuntamiento viejo unas quinientas veces, pero nunca a en punto, que es cuando salen los apóstoles a anunciar la hora, compramos souvenirs, y Laura se compra un bizcocho con forma de tubo, que tiene un sabor así como a anís, típico de la zona. Queríamos gastar las coronas, porque no queríamos llevar dinero de vuelta a casa, así que entramos a una tienda, y de nuevo la liamos. Y es que miramos unas camisetas, y el vendedor, que sabia castellano, se nos acerca. Nos enseña más de la mitad de la tienda, hasta que hartamos su paciencia. Pero ya esta roza el limite cuando va Laura y le dice: “pero el tope son 200 coronas eh? No te pases” De risa, yo creía morir. Fuimos a ver la puerta de la pólvora, y allí, Teresa quería sacarse una foto, pero su estilo de imagen no coincide con el e Laura, para la cual la primera foto que salga, tal cual salga, vale. Y Tere le pide, simplemente que centre la foto. Ya llevaban unos 5 patatas, y Laura, harta, le dice; “venga la siguiente y ya está” “Pero si está pasando una ambulancia, no puedes esperar?” “Oye, guapa, pero tú qué quieres, la foto en la ambulancia dentro o qué?” juas juas juas, no podía parar, agarrada a la farola me meaba. Que amenazante y agresiva estaba esta mujer. Para cenar, Tere se ha pillado unas pizzas (sabia decisión) y Laura y yo, hemos decidido probar las salchichas de los puestos. La tipa, un tanto amargada coge la comida como si fuese basura. Eso me desagrada. Al pagar, me lio con las monedas, y nos cuesta un poco hacer la transacción, con lo cual ella empieza como una histérica, y me dice cosas, creo que no muy agradables, en su idioma. Molesta, me acerco con estas a comer de pie en una de las mesas contiguas, como es típico. Pero la comida esta como lo que es, basura. Es puro plástico, y la cebolla esta fría, y el bollo, puaghhh. Encima, varias veces se acercaron a la mesa un chico y luego un hombre más mayor, a rebuscar en la basura bajo nuestros pies, algo de comida, o de basura, mejor dicho. Y luego se acerca un tipo negro, a hablar con nosotras, que tiene a toda su cuadrilla detrás nuestra… Salimos de allí, y tiramos la comida. No os las recomiendo, no sé porque son tan famosas, a mí se me indigestaron bastante. Decidimos pasar página, y vamos hacia el puente Carlos, para verlo de noche. Pero Tere, se pierde, y las dos intentamos reconducir el camino sin alterar a Laura. Pero las horas inapropiadas, el cansancio, hacen que se nos haga algo largo llegar hasta el puente. Pero finalmente llegamos, y vaya que si merece la pena, paseamos junto al rio, viendo las vistas al castillo, que son algo que no os podéis perder, los barcos… me encanta, intento sacar fotos, pero no sé si he sido muy afortunada, pese a la tabarra que les he dado a estas. Tras ver el ambiente un ratillo, hay muchos turistas en el puente, sacando fotos y tal, decidimos volver al albergue, estamos reventadas!!
  21. Yo me aloje en el Generator Hostel. La verdad es que no es nada del otro mundo, y el desayuno, pos sin mas, pero esta bien para dormir. Yo estuve 3 noches y te hace el servicio. Ademas, tiene cerca una estacion de metro. Esta cerca del British museum, pa que te hagas una idea de su localizacion. Disfruta mucho de Londres, yo no esperaba mucho, y me lleve una gran alegria, me lo pase genial. un saludo
  22. Capitulo 4 : Ceske Krumlov Cuando mire los horarios de los trenes y dije a mis compañeras que lo mejor sería coger el tren a las 6am, me tomaron por loca, pero soy una loca con una fuerza de convicción increíble. Os contaré como prueba que a las 5am, hora espectacular, nos levantamos para ducharnos. Y así con mucho sueño, comenzamos a coger trenes de nuevo. En uno de ellos, en un momento dado, el vagón se saturó de gente, y es que había hasta en los pasillos. Lo cual causó una gran agitación en Laura. Y es que tiene una patología especial que cursa con episodios de gran “trabajo” Y es que cuando hay aglomeraciones, Laura se entretiene mirando a la gente, imaginándose su vida, adonde van, a que se dedican, porque están justo en ese tren, que le dicen al de al lado… y claro, ese día tenía mucha ocupación, tanta que tuvo que apagar su mp3 y dejar de comer galletas. En concreto había un chico con un uniforme de la cruz roja, que agravó su crisis. Jeje En uno de los trenes, el revisor nos manda salir del tren, y coger un bus. Eso no entra en nuestros planes, y menos aun entraba el recorre esos caminos de cabras por donde nos llevaron. Pero sorprendentemente llegamos a Ceske Budejovice, y vamos a información. Allí nos dicen que hoy no tienen trenes y que tendremos que ir en bus a nuestro destino. Nosotras, creyendo estar retrocediendo en el tiempo como Michael J Fox, concluimos nuestra particular teoría de que solo hay una vía, por lo cual, si tienes suerte y tu tren a llegado primero, bien, y si no, te toca ir a uno de esos buses del año de la tos, todo mugriento y destartalado (porque teníais que haberlo visto) con sospechosos Checos que nos miraron todo el trayecto sonriéndose y diciéndonos cosas que agradecemos no entender. Pero aquella chatarra rodaba, y llegamos hasta otra estación, y cogimos otro tren, que nos llevo hasta una estación en medio de la nada, con una casa enorme de esas de madera, tipo del oeste. No vimos a nadie por los alrededores. Se supone que aquello era Ceske Krumlov, lugar del que tanto había oído hablar, y que tan precioso era. En fin. Llamamos con los nudillos a una ventanilla, y nos abre un tipo, que nos da un ticket, y dice que cuidara de nuestro equipaje, que deja sin más debajo del extintor. Creyéndonos Livingston mientras exploraba el África más profunda, salimos a buscar ese pueblo, patrimonio de la humanidad por la Unesco, que esperábamos encontrar. Y finalmente si, llegamos, pero antes que nosotras lo habían descubierto unas cien mil personas, todo turistas que abarrotaban las calles, sacaban fotos y comían helados. Había incluso un grupo de unos 50 valencianos vaya. Y, cuestión que me preguntaría yo durante todo el viaje, como haríamos nosotras que siempre llegábamos a los sitios del modo más cutre, inverosímil, y rocambolesco? Es que yo no vi a ninguno de esos turistas en los trenes y buses que cogimos nosotras. Primero vimos el castillo, con paredes lisas, con dibujos, y columnas pintados sobre ellas, muy colorido. Además tiene vistas sobre el resto del pueblo. Al salir, hay unos osos muy graciosos también. Hemos paseado viendo tiendas de souvenirs, de cristal de Bohemia, restaurantes, el museo de la tortura (que a Laura peligrosamente le interesa) y hemos llegado a la plaza, sobre la que caía el maleficio del sol abrasador. Seguimos andando y cruzamos el puente sobre el rio Moldava. Y ya, decidimos darnos el capricho del viaje. Y es que hemos visto unas pizzas muy baratas (o lo eran, o aun no controlamos el cambio a coronas checas) en un italiano en la zona del castillo, que nos han llamado sugerentemente. Al preguntar sobre el tamaño, el camarero nos decía “one person, one pizza” y yo, oye, no veo que los Checos estén como caravanas, pero como se coman una de esas cada uno, pueden explotar como bombas atómicas. Y es que eran enormes, así que menos mal que el chico era un poco “justito” y se confundió trayéndonos dos en vez de las 3 que habíamos pedido. Aun así, nos pegamos tal empacho que acabamos tiradas sobre la mesa, intentando digerir tanta comida y aguantar el calor, que nos estaba haciendo entrar en un coma. Cuando nos pareció que ya era pasarnos mucho, nuestros modales, tras conseguir que el chico nos trajese la cuenta, (que le costó hacerlo pese a que éramos las únicas clientas de toda la terraza) fuimos a tirarnos junto al rio, donde llamásemos menos la atención. Dimos alguna vuelta más por el pueblo, que la verdad nos había gustado mucho, vimos un rato a los patos, y finalmente decidimos volver a la estación, para ir a Praga. Además el tipo de las mochilas nos ha dicho que solo nos las guarda hasta las 18h. Al llegar, intentamos preguntar al taquillero por unas reservas que habíamos visto en el papel (no queríamos mas multas) Pero al llamarle desde la ventanilla, el está muy agusto fumando, así que ni se levanta de la silla. Desde luego, mira que no tenía otra cosa que hacer en esa estación desierta, y para alguien que va a verle… ni moverse. Pero insistimos hasta lograr que lo haga y le preguntamos, o más que preguntar, nos hacemos entender por signos y con el papel, lo cual deriva en un nuevo ataque de risa general. Después, aun riéndonos, vamos a la ventanilla de las taquillas, que está enfrente, al otro lado de la estancia, en la que consistía la estación. Nos da las mochilas, las únicas que tenía el buen hombre, vamos se dedicó todo el día a cuidarlas, de hecho cuando nos fuimos, el salía de trabajar, ya no tenía “muertos” que cuidar. El caso, es que nos dice guasón, que no tenia cambios, y nos manda a la ventanilla de enfrente (que manda narices no pueda ir él a pedirle cambio a su colega). Yo no me creo que no tuviese cambios, pero montamos el circo, yendo a la otra ventanilla volviendo a llamar, como en un sketch cómico, total, ya estábamos desternillándonos. Y vuelta a hacerse entender con el taquillero, mientras el tipejo se reía de lo lindo con nosotras. Cuando nos da el cambio, vuelta a la otra ventanilla, para liberar nuestras secuestradas mochilas. Volvemos a coger trenes, y buses, hasta coger el tren a Praga. Ha sido una visita muy divertida, y a mí el pueblo me ha gustado, es una excursión muy recomendable. Lo estábamos pasando en grande, y aun quedaba mucho inter por delante, fueron días muy chulos, de interrail en estado puro. Ainsss que morriña jejeje
  23. Gracias a todos por seguirme , la verdad que este año me estaba dando un poco de pereza el diario, pero al final me he metido al lio, espero que los capitulos vayan fluidos, porque no me gusta que los diarios se queden parados cuando los estoy leyendo, asi que tendre que dar ejemplo jejeje A ver cuando va el proximo ya me ireis dicendo que os parecen. Sobre lo de llegar a Hallstatt, pos os te dire, Sideral, que yo, como buena pardilla que soy, me di cuenta en el viaje, que hubiera sido menos paliza si hubiese hecho la excursion desde Salzburgo, y no desde Innsbruck, para luego volver a Salzburgo esa noche. Si lo miras en el mapa, di una vuelta bastante estupida. pero es nuestro estilo¡ Sobre el albergue de Salzburgo, yo tambien estuve en el de la hosteling, esta muy bien, ademas es enorme, tiene terraza, y esta nuevisimo. Vamos yo repetiria, mira te pongo una foto. besotes
  24. CAPITULO 3. Salzburgo La llegada a Salzburgo ha sido sonada, y si no, que se lo digan a Laura. Las 22h de la noche, la oficina de turismo chapada, preguntamos y nadie sabe que bus coger para el albergue, y cuando por fin el camarero de una terraza nos dice el numero 3, cogemos el 25 porque el chofer nos promete que nos dejará cerca. Al pobre chofer se le han colado hasta las viejas, vaya, que solo hemos pagado nosotras, conclusión, el bus es gratuito aquí. Un señor nos indica donde bajar, tras mostrarle el mapa, pero algo justillo de tiempo, es decir, nos dice, “It´s here” cuando ya estábamos parados en la parada. Acordándonos de todo su árbol genealógico, cargamos los muertos a nuestras espaldas y cogemos las mochilas corriendo. Pero tanto corrimos, que ya en la acera, Tere se da cuenta de que no tienen la cartera con el dinero, las tarjetas… En medio del desconcierto, el bus para a 10 metros de nosotras. Entonces aparece, como el héroe de la película, corriendo hacia nosotras, el mismo señor, ultimo descendiente de la dinastía de la amabilidad, con la cartera de Teresa. Tras este episodio, nos centramos de nuevo, pero, ¿Dónde demonios estamos? Una calle en un barrio residencial, de noche, no hay nadie cerca…. Comenzamos a andar, algo inquietas. Tras discutirlo, decidimos entrar en algo que parece una finca privada, donde vemos luz. Vemos unos chicos jóvenes, cocineros, que terminaban de recoger todo en la trasera del restaurante. Nos acercamos a preguntar, le enseñamos el mapa, nos dice que sí, que estamos donde le señalamos, pero que no hay ningún albergue. Al decirle la calle, se ríe a carcajadas, y se lo cuenta, en alemán, a sus compañeros. Más risas, y nosotras con ojos como platos, no entendiendo “ni pichota” Entonces nos dice que conoce bien el albergue, que está junto al colegio donde estudiaba, pero que andábamos algo lejos, es decir, estábamos señalando en el mapa reducido, la calle del albergue, pero en el papel, junto a esa calle estaba señalado con una flecha la dirección de unos jardines que estaban a las afueras de la ciudad, y que la gente nos había mandado a los jardines en vez de a la calle del albergue. PREMIO. Así que desplegamos el mapa, y vemos que estamos a unos 30cm de distancia en el mapa. No preguntéis por nuestras caras en esos momentos. El chico nos ha dicho que de nuevo, hay que coger el bus. Lo hacemos, y es el mismo bus de antes, que ha dado ya la vuelta, y reconocemos al conductor. Cabreadas con la vida, nos colamos sin ningún miramiento. Tras sentarnos, preguntamos a la señora del asiento de atrás, donde bajar, lo hacemos en ingles, y en francés, ella nos entiende, pero solo nos contesta en alemán, ”ich friden, ich friden” así que tras un rato de exasperación, Laura decide buscar ayuda. Yo atrapada entre mochilas no me puedo mover, pero estas van a la parte delantera del bus a buscar ayuda, ya que Laura, no está dispuesta a que se nos pase la parada, se termine el horario de buses… hay que “tomar medidas” según ella. Preguntan a un chico, y este se ofrece amablemente a indicarnos la parada. Y en ese momento, un oportuno chico dice “español? Si yo hablo” y si, hablaba, así como los indios, pero hablaba español. Y comienza a indicarles, “veréis una fuente… una calle” y la Laura “pero que fuente vamos a ver si son las 23:30 y esta de noche” y el venga a explicar, total, que la experta en manejo de situaciones difíciles, le pregunta. “pero tú te bajas antes o después que nosotras” “antes” “pues entonces no nos vales, cállate” y se da la vuelta para hablar con el chico de antes. Pero claro, no sabe ingles, así que gira bruscamente a Tere, y le manda, como quien manda a su perro, que le diga en ingles que nos indique la parada. Yo contemplo la escena partiéndome de risa, tanto que los 5-6 ocupantes del bus, miran la escena, en silencio, como si fuese una cámara oculta, de hecho una chica se ha quitado hasta los cascos, y la petarda de atrás sigue diciendo, mientras se ríe “ich friden ich friden” pese a que yo le miro con cara de no entender nada. Es espectáculo, no tenía precedentes, Laura, de pie en medio del pasillo, ha estado a punto, y no exagero nada de lo que acabo de contar aquí, de decir “a ver, el que nos pueda ayudar que levante la mano” Finalmente, se alinean los planetas y las estrellas y llegamos al albergue. Al hacer el “check in” pregunto a la recepcionista en que bus hay que colarse para ir al centro, y me mira con cara de sorpresa, mientras me contesta,” ¿para que quieres el bus si estas a 7min del centro?” vamossss vamossssssss arde Troya. Subimos a la habitación y las compañeras están roncando sin consuelo, así que nos metemos la cama, que ya vale por hoy, hemos salido de Innsbruck, hemos visto Hallstatt y vamos a dormir en la ciudad de Mozart. Al día siguiente, madrugamos, y el día es el más caluroso del año, el cielo está despejado, y tiene una pinta de hacer chicharrina… Desde la puerta del albergue vemos el castillo a un palmo de nuestras narices, asi que se acabaron los buses. Ponemos rumbo a la abadía de Nonnberg, que está bien, a esas horas todavía no hay nadie, y disfrutamos desde ella de las vistas de Salzburgo. Vemos al subir, junto a los raíles del funicular que sube el castillo, (tranquis, nosotras subimos andando, que pa eso somos de pueblo) a un vagabundo, que duerme anchamente, que volveríamos a ver al bajar, y al que Laura recriminaría “Pero venga, que ya es hora de levantar!” lo que tiene que Laura piense que no le entiende nadie, resulta graciosísimo en algunas situaciones. Luego subimos al Castillo de Salzburgo, mientras esperamos a que abran, conocemos a un grupo de 10 estadounidenses, que resultan muy entretenidos de observar, están en un viaje organizado o algo así, no terminamos de entenderles bien. Entramos al castillo, alerta, es un timo, timo, esta todo en obras, no se puede entrar a las estancias, y lo único que merece la pena son las vistas pero…. Pse, no merecen 7 eurazos. Asi que decidimos bajar, y visitamos lo más representativo de Salzburgo, Residenzplatz, Mozartplatz, kapitelplatz… En la plaza de la catedral están exponiendo calzado de bebe, así que me acerco a preguntar a un chico. Me dice que es el día de los “no-borned” y que los padres, agradecidos de que sus bebes si habían nacido, cedían sus calzados, para celebrar. Vamos hasta la casa donde nació Mozart, entramos al primer piso, donde vemos una maqueta de la casa, pero al rato se nos acerca un guardia pidiendo “el boleto” hasta ahí hemos llegado, media vuelta y a la calle de nuevo. Vamos entonces andando hasta la casa de la familia de Mozart donde se exponen instrumentos y tal, pasamos un rato en el patio interior, mientras Tere se decide a entrar o no, mientras Laura y yo comemos pringels,( y es que no hicimos más que picar en el viaje, lo pasamos “ en un pienso”) Andamos hacia Mirabelgarten, donde se rodó “sonrisas y lágrimas” y nos acercamos un momento a la estación para arreglar un par de asuntos de trenes, que fácilmente se solucionan con euros. Cogemos el bus, para ir a la zona que vimos la noche anterior. Se trata de Helburn, un conjunto enorme de jardines, estanques, palacio, casitas, y demás atractivos debidamente explotados turísticamente, antigua residencia de verano de Reyes. Tras pagar, esta vez con tarifa estudiante, hemos entrado a pasear hasta encontrar unos juegos de agua muy divertidos donde nos hemos refrescado, y hemos comido nuestros bocatas caseros. Tras ello paseo subiendo el monte que hay (lo mejor para bajar el comilón) desde donde, bueno, había vistas, y visita también a la “casa del mes” que debe su original nombre a que realmente, se construyo en un mes, en un alarde de grandeza del Rey, que guarda un museo sobre la cultura y tradición de la zona. Bajamos al palacio, y lo visitamos acompañadas de unas graciosas audiologías, que nos contaban anécdotas. Detalle gracioso, me sorprendió el nombre de las estancias, “habitación de china”, la de “las cabras”, la de “los cisnes”, la que hace “esquina” vamos original a tope. Después fuimos al tour, que daba un paseo por las fuentes, acompañadas de un no tan gracioso guía, que se divertía a su manera. Es decir, el tour consistía en ver una serie de lugares, muy bonitos, donde el rey invitaba a sus amigos para pasear, o comer. Pero para entretenerse, colocaba un sistema de riego escondido en taburetes de piedra, donde se sentaban sus invitados, y los mojaba accionándolos desde un panel o palancas escondidas. También los regaba con chorros que salían de las paredes o del suelo. Así el guía acabo mojándonos de lo lindo a todos. Os aseguro que al rato, ya no te sorprendía tanto, y el tour se convirtió en un suplicio lento y tedioso. Después, intentamos coger el bus e ir a un palacio que había, no muy lejos, pero tras coger 5 buses, perdernos otra vez, y esperar en paradas perdidas bajo el Lorenzo, decidimos desistir, y volvemos a pasear por el centro. (Esto contado rápidamente, parece corto, pero pasamos unas 2h dando vueltas, sin saber donde bajarnos, cogiendo buses sin mirar siquiera el número… puede resultar estúpido, pero es que realmente fue estúpido) Sentadas de nuevo frente a la catedral, Laura hace otra de las suyas, y es que decir, “que perro más feo” sin disimulo, y después “Gloria, creo que el dueño me ha entendido” y ver como el chaval afirmaba con la cabeza riéndose, es una cosa que solo podía pasar en ese momento. Cenamos junto al rio, fue muy agradable, una noche estupenda. Y al albergue, que mañana seria otro día muy largo, que empezaríamos a unas horas algo intempestivas.
×

Información importante

Continuando en el sitio, aceptas nuestros Términos de Uso y Normas. Además, hay cookies. Puedes ajustar las cookies o continuar tal cual.