Jump to content
  • Registrar

quine

Members
  • Contenido

    112
  • Ingreso

  • Última visita

Reputación comunidad

0 Neutral

Acerca de quine

  • Rango
    Interrailer@

Contact Methods

  • Website URL
    http://el-mundo-a-tus-pies.blogspot.com/
  • ICQ
    0

Profile Information

  • Sexo
    Male
  • Ubicación
    Algete

Previous Fields

  • Nombre
    isma
  • Sexo
    Hombre
  1. Casi un año despues, por fin pude terminar el diario!!! jejeje
  2. Día 3 de Septiembre de 2008 MACHUPICCHU Hoy no hemos madrugado, directamente, esto no tiene nombre, nos hemos levantado casi antes de acostarnos. Aun eran ¡las 4:20 de la mañana! Íbamos a subir bien prontito al recinto de Machupicchu para varias cosas, coger turno para subir a Waynapicchu, poder estar en Machupicchu antes de que llegara todo el mundo que llegaria desde Cuzco y ver el amanecer allí. IMPRESIONANTE!!! Se lo recomendaria hasta mi peor enemigo. La sorpresa es ver a tanta gente esperando y a algunos que iba a subir andando a las 4:45, ¡muy fuerte, eh!. En bus se sube en 30 minutos, esperamos otra cola para el control y al entrar, vamos a toda prisa hacia el otro control del Waynapicchu y coger turno para subir a su cima. Amanecer en Machupicchu Hay 2 turnos, 200 personas suben a las 7:00 y otras 200 a las 10:00, cada turno tiene sus pros y sus contras. Nosotros elegimos las 10:00, aunque hace más calor y para subir no nos venga demasiado bien, pero asi visitaríamos Machupicchu durante 3 horas y antes de que llegara todo el mundo, y sobre todo menos cansados. Damos una vuelta con Luisa por los sitios más importantes durante casi 2 horas. Ella vuelve a Cuzco por la mañana asique nos despedimos, no le damos propina (algo usual) pero la regalamos el forro polar que lleva Mónica, la ropa técnica de montaña en Perú está más cara que en Madrid, creemos que se va muy agradecida. A partir de aquí el día es nuestro para hacer lo que queramos hasta las 16:30 que hay que estar en la estación ya que nuestro tren, esperemos, sale a las 17h. Damos una buena vuelta por el recinto viendo e interpretando lo que veíamos, aplicando los muchos conocimientos que habíamos adquirido sobre el imperio incaico. Parece hasta que entendemos del tema, jeje. Llegan las 10:00, pero despues del madrugón parece que son las 16:00, pues hala, vamos a subir Waynapicchu, la montaña que se ve al fondo en tooooodas las postales, es un desnivel brutal, en muy poco espacio se suben unos 400 metros en una hora aproximadamente, camino lleno de escalones, y pasamanos, en ocasiones hasta peligrosos. Tardamos justo una hora, la lástima es que en la cima hay tanta gente que apenas podemos movernos, pero las vistas son gratificantes, vemos Machupicchu desde otro ángulo. Sí, merece la pena, pasamos unos 15 minutos haciendo fotos y descansando, existe la posiblidad de ir al templo de la Luna desde aquí, pero se tardan 2 horas en ir y volver a Machupicchu, pero ya no queremos seguir viendo nuevas “piedras” asique bajamos de nuevo con mucho cuidado, hay partes complicadas y algo peligrosas. Machupicchu desde Waynapicchu Lo que decía, un acierto ver Machupicchu temprano y luego subir al Waynapicchu, porque bajamos realmente cansados, y aunque damos alguna vuelta más, las pocas fuerzas (por el día anterior, el madrugón, el calor,…) ya no tenemos tanto entusiasmo, aunque ya se sabe, jejeje, aguantamos un buen rato subiendo y bajando. A eso de la 13:30, ya cogemos el bus y bajamos a Aguas Calientes. 7 horas en Machupicchu, suficiente, nos vamos muy satisfechos, pero con pena, porque llegar aquí era el objetivo principal del viaje y cumplir este objetivo suponía llegar al punto de retorno , de emprender el regreso hacia casa, dejar la mochila, la aventura y empezar de nuevo la lucha contra la monotonía. Se nos hacen muy largas las 3 horas de espera del tren, vagabundeamos por Aguas Calientes como zombis después de comer y hasta la salida del tren, que por suerte sale puntual y sin contratiempos de ningún tipo. Aunque más largo se nos hace el viaje en el tren, es horrible, 4 horas y pico para poco mas de 100 km, por mas que quiera no me entra en la cabeza. En Cuzco, el tren baja haciendo zig-zags y llegamos a la estación mas alla de las 21:00. Un dato curioso, en Piura, un pueblo a unos 10-20 km de Cuzco, te ofrecen un autobús que te deja en la plaza de Armas de Cuzco por 1,5€, y seguro que es mucho más rápido y cómodo, desde aquí el tren debe tardar como una hora en llegar a la estación de Cuzco, asique es para pensarlo. Yo ya no confío en estas cosas porque nos lo han hecho dos veces en este viaje, pero supuestamente nos iban a recoger alguien de la agencia y nos han dejado tirados. Esperamos un rato y al final cogemos un taxi que compartimos con 2 chicas con el mismo problema que nosotros y que también iban a San Blas. Tampoco entiendo porque el chico que tenía que ir a recogernos está en la plazoleta de San Blas, justo donde nos bajamos del taxi, ¿casualidad? nos reconoce y nos paga el taxi, se disculpa mil veces, no me creo ninguna de las escusas que da, pero bueno…. PERU CHASQUITUR: lo único bueno que ha tenido es el propio servicio en Camino Inca, y la comunicación con ellos desde España, a veces incluso agobiante, todos los días tenía algún correo suyo, lo demás ha sido un poco chapucilla, aunque soportable, no sé si volvería con ellos, lo que me ha parecido un poco mal, es que nos recogieran antes de la hora en el hostal y la espera en la estación del tren, los problemas para poder bajar en el km 104 de la linea ferrea, y que a la vuelta no nos recogieran en la estación (servicio contratado), son estos problemillas, que ves que otras personas no los tienen, cuando ves la diferencia, tambien he de decir que mire las agencias que ofrecian el servicio por menos precio. Mención aparte merece nuestra guia, que se porto de 10 con nosotros. Bajamos a cenar con la mugre incrustada en la piel, traida directamente de Machupicchu a “la bodeguita”. Yo ceno de lujo y además nos dejan imprimir la tarjeta de embarque para el vuelo de la mañana siguiente en un ordenador con internet que allí tienen, son muy majetes ¡¡¡1000% RECOMENDABLE!!!. Ya por fin, a la 1:00 AM, nos metemos en la cama, desde las 4:20 de la mañana ya habíamos hecho suficiente, y cumplido nuestros objetivos e ilusiones. ¡¡¡que gran día!!! Día 4 de Septiembre de 2008 CUZCO-LIMA Mónica tose sin parar durante casi toda la noche, creo que he dormido una mierda, pusimos el despertador a las 5:00 pero desde las 4:00 no duermo nada, asique finalmente nos levantamos, recogemos todo y nos vamos al aeropuerto. Un taxi nos pide 2,4€, otro 1,6€, que cara más dura el tío. No me apetece absolutamente nada pasar por Lima, esta ciudad no me seduce absolutamente nada, y lo peor es que vamos a estar allí 2 días, buff, creo que será insoportable. El viaje desde Cuzco se hace corto, lo que se hace largo es la espera en Lima hasta que Jaime viene a por nosotros para llevarnos a su casa y poder descansar algo, que falta nos hacía. Nos echamos una siesta antes de comer y por la tarde nos vamos al parque de la reserva en el centro de Lima, al llamado paseo del agua, no es más que un parque en el que han montado un montón de fuentes muy originales y espectaculares la verdad es que me sorprende mucho, a pesar de haber oído hablar de ello antes de ir. Después de solucionar el problema del coche de Jaime, pues la alarma se queda encendida continuamente, nos invitan a cenar pollo a la brasa con patatas, es tradición, y ya tarde llegamos a la cama. La verdad es que Jaime, Laura, y su familia, nos han hecho esto mucho mas agradable de pasar, pues la verdad que si hubieramos tenido que pasar el día por Lima hoy, no sabemos muy bien que hubieramos hecho. Posiblemente nada, aunque nunca se sabe. Día 5 de septiembre de 2008 LIMA Este sería nuestro último día en Perú, tratamos de aprovechar, de no perder mucho el tiempo, pero es que realmente Lima, no tiene demasiado que ofrecer, realmente es una ciudad poco amable, hablo de la ciudad no de sus habitantes, con los que ciertamente, no tuve posibilidad de intercambiar demasiadas palabras, la mañana la pasamos por la plaza de Armas y paseando por los alrededores, vemos un rato el cambio de guardia, pero es que al final nos acabamos aburriendo un montón y nos largamos… Vamos al encuentro de Laura, pues habíamos quedado con ella para el almuerzo, y ¿qué iba a ser si no? ceviche, no podíamos irnos sin probarlo, es pescado adobado con limón, asi de sencillo, pero chico, esta riquísimo. Después de comer otra cosa que no podíamos dejar de hacer, montar en combi, aquello de lo que hablaba al principio del diario, un autobús pero que realmente es una furgoneta, en la que vas apiñado, y que para donde le viene en gana dentro de su ruta a petición del usuario. Nosotros íbamos hasta Miraflores, un barrio pijo, bastante pijillo, pero que tampoco es que sea algo imprescindible la verdad, yo, ya que estábamos aquí, quise bajar a ver el Océano Pacifico, quien sabe si volveré a tener la oportunidad de volver a verlo algún día. Por aquí paseamos un rato subimos al parque del amor, que huele tanto a pis que casi muero, si esto es amor…. jeje. Y ya muertos de aburrimiento nos volvemos al centro comercial Larcomar… OZU, QUE PRECIOS! Aquí solo deben venir los peruanos de bien, y algún que otro turista, digo yo, de hecho vemos a 3 chavalines con el perfil típico pijo de España (jersey sobre los hombros incluido), que desperdician el dinero en los prismáticos que hay para observar el Pacifico, utilizandolo solo 2 segundos ¡¡QUE ASCO!!. Nos sentamos frente al mar alla en lo alto, y me vienen a la cabeza como fotografías, imágenes de todo lo que hemos visto en este país, ya siento el final de este viaje, lo cierto es que es inminente pues en muy pocas horas sale nuestro avión de regreso a casa. Antes de recoger y despedirnos, una fugaz visita al barrio de Barranco, que tampoco es que aporte nada diferente, es un barrio lleno de discotecas y bares ¿algo más?. Y llego la hora que nunca queríamos que llegara, fuimos a casa de Laura y de Jaime, para recogerlo todo, terminar de hacer la mochila, esta vez sin ninguna ilusión, despedirnos de ellos, y tomar camino al aeropuerto. Salir de Perú es doloroso. Hemos estado en este país durante 15 días, y en tanto tiempo algo tuyo, inevitablemente, se queda ahí. Evidentemente, aunque las vacaciones se acaban y no es algo que nos guste, también vamos con ganas de llegar a casa, y poder contar todas las grandes cosas que hemos vivido. Perú es un viaje a toda prisa, muchos sitios visitados y muchas sensaciones diferentes, la selva, la costa, la sierra, ciudades como Arequipa, Cuzco, pueblos genuinos, climas calidos, frios e incluso gélidos, tantas y tantas cosas, que esto no se puede contar jamás, estas sensaciones no se pueden transmitir entre personas, se viven, y Perú está ahí para eso, para vivirlo.
  3. Día 31 de Agosto de 2008 VALLE SAGRADO Teniamos muchas ganas de concoer el Valle Sagrado. Para poder entrar en los sitios arqueológicos de este valle es necesario, al menos, el boleto turístico parcial son 17 €, la entrada a cada uno de los lugares son 9,5€. Sobre el boleto turístico aprovecho para comentar, que es necesario hacer bien las cuentas, e informarse, o tratar de informarse, porque en Cuzco nadie sabe nada, de que museos están abiertos y cuales cerrados. En cualquier caso si solo se visitan los sitios arqueológicos del Valle Sagrado, es mejor el parcial, si se visitan los yacimientos cercanos a Cuzco ya interesa el completo, aunque no se vean museos, ya os digo que los mejores no entran en el boleto, y a lo peor, los que si entran, se encontraran cerrados. Pues hecho el inciso, el Valle paisajísticamente es muy bonito. Primero paramos en una especie de mercadito, ¿por qué? pues porque si, para sacar pasta y punto, aunque nosotros nos limitamos a charlotear con algun compañero de "viaje". Volvemos al bus y llegamos a Pisaq, el mercado que tienen aquí esta chulo, aunque es más de lo mismo, llevo viendo chullos, guantes, chompas y demás 10 días, ya empiezo a cansarme, ¿eh?. Enseguida subimos a la antigua ciudadela inca. Pisaq, es enorme y no hay tiempo para verlo todo, vemos el antiguo templo, y disfrutamos de las vistas del valle. Vamos a Urubamba, hablando claro, y perdón si os ofendo, ¡¡vaya mierda de ciudad!!, sucia, maloliente, desordenada,un asco… La gente que iba con nosotros y comió en el restaurante estarían encantados, y con 5€ menos en el bolsillo) nosotros buscamos sitio donde comer finalmente en la plaza de Armas, mientras la gente miraba, preguntándose de que árbol nos habíamos caído, es obvio que alli los turistas salen del autobus, se meten en el restaurante, y de nuevo al autobus y nada mas. Nos vamos hacia Ollantaytambo, menos mal que también hay pueblos bonitos, y además en este caso adornado con una bonita vista sobre el yacimiento. Impresionante la forma de construir en unos taludes realmente inclinados, que notamos sobre nuestras piernas al subir y bajar por las escaleras. Perfecto ensamblaje Bueno, pues ya de vuelta hacia Cuzco, última parada en Chinchero, esto es… para entrar en el pueblo te tienen que sellar el boleto turistico… que alguien me lo explique, ¿si voy sin boleto no me dejan entrar en el pueblo?. La verdad es que en la parte superior del pueblo, donde está la iglesia construida sobre el templo inca, es bastante interesante, con muchos guiños místicos, aunque más modesto que Andahuaylillas. Tras 45 minutos más, y un par de adelantamientos kamikazes “made in Perú”, llegamos a Cuzco. Aquí nos encontramos con David y Vanesa, (que fueron los que nos vendieron la “vuelta” al Valle Sagrado”, por cierto a muy buen precio, 4,7€ cada uno (cuando algunas agencias pedían 30 $,), finalmente decidimos coger también con ellos el “city tour” y visitar los sitios arqueológicos cercanos a Cuzco, por otros 3€. Buscamos una camiseta para llevar un recuerdillo, y no encontramos gran cosa, menos una a 8€, aquí se han vuelto locos, les intentamos bajar el precio pero ni de coña, encima ¡que borde!. Hacía mucho frio, y en Cuzco por la noche hace muuuucha rasca, por el día como apriete el sol, cerca de 40º, por la noche 5º o menos. Nos tomamos algo mientras planificamos la mañana del día siguiente y nos buscamos un sitio para cenar pizza, capricho personal que para eso estamos de vacaciones. Hoy poco más, con el calor de todo el día, lo que hemos caminado, y los madrugones antipersona que nos pegamos, dormimos como niños. Día 1 de septiembre de 2008 CUZCO-CITY TOUR Al margen de la indisposición de Mónica del otro día, hay que decir que el viaje va sobre ruedas, casi nada ha salido mal. Pero hoy la cosa se pone fea, hay movilizaciones y paros por los precios en transportes, aunque aun no sabemos si nos afectará. Perú profundo Lo primero que hacemos es acercarnos a la casa del Inca Garcilaso de la Vega, esto entraba en el bono turistico: “CERRADO POR OBRAS”, ponemos cara de tontos, y nos vamos al mercado de artesanía que está bastante lejos, a comprar regalitos para la gente, ya que no sabemos si tendremos tiempo después. Hay que bajar casi toda la Avenida El Sol. La galería está desierta, solo los vendedores, que dicho sea de paso, son pesadísimos, las palabras más oídas estos últimos dos días son: “señorita, chompa, chullo, amigo, llévese,… ¡¡que lo va a necesitar!!", jeje, lo dicho son pesadísimos, es un acoso continuo, agobian mucho vayas donde vayas. Bueno, conseguimos algunas cosas más o menos interesantes, aunque hay que decir que normalmente no es necesario regatear, ellos mismos se regatean a sí mismos, te dicen precio, a veces hasta sin preguntar, no les dices nada o les dices que no, que no te interesa, y bajan precio, a veces un mogollón, esto es algo generalizado, excepto la de la camiseta…… ¿8€? anda que… Seguimos bajando por la Avenida, hacía tiempo que dejamos la zona turística y se nota, el caos que se ve y se respira, pues el aire es asqueroso, es monumental. Pachacutec Llegamos al monumento a Pachacutec, aquí hay un museo que entra en el boleto turístico, Museo CERRADO, ¿veis porque hay que preguntar y hacer cuentas? Asique volvemos a subir por la Avenida El sol y ¡oh, sorpresa!, nos encontramos una manifestación, preguntamos, y nos dicen que es por los precios de transportes, esto se pone feo. Subiendo un poco más, entramos una tienda y encontramos la misma camiseta que aquella señora tan “amable” nos quería vender a 8€, pero esta vez por 5,5€, nos hacemos con ella, jeje En fin, volvemos a comer en el Tomatissimo, otra vez todo rico y vamos hacia las “ruinas vespertinas”. Son bastante diferentes a lo que hemos estado viendo estos días, Qenqo, Puca-pucara, Tambomachay y sobre todo Sacsayhuaman, donde hacen Inti Raymi el 23 de junio. Sacsayhuaman En un principio puede parecer más interesante ir por libre y ver las ruinas a tu aire, pero creo que se tardaría el doble y no se comprendería ni la mitad. De esta manera la verdad es que estamos aprendiendo mucho sobre el mundo incaico. Tenemos la suerte de después de que todos, incluido la guía con la que hemos estado, se han bajado del bus, el conductor nos ha dejado en el centro de arte nativo para ver unas danzas populares, si no , no hubiéramos llegado a tiempo. Esto entra en el boleto turístico, para mí es un rollo insoportable, y creo que para Mónica también porque en el descanso nos escapamos, y a dos asientos a mi derecha una chica pegaba cabezazos, si es que lo tengo dicho, que estos madrugones no son buenos. Damos un último paseo por Cuzco, cenamos y nos volvemos a la habitación, al día siguiente toca camino inca y quisiéramos descansar. A la llegada Fredy, nos comenta un poco como esta el tema de las protestas por los transportes, y nos dice algo que hace saltar las alarmas, hay paro de transportes el miércoles, y nosotros necesitamos un tren que nos traiga de nuevo a Cuzco ese mismo día porque si no perderíamos el avión a Lima que sale el jueves a las 8:00, ¡oh! ¿quién dijo miedo? Esperemos que no tengamos tan mala suerte y que la agencia tenga esto “controlado” porque como no estemos el jueves por la mañana en Cuzco… ¿Cómo llegamos a Lima? y quizá ¿cómo llegamos a Madrid? ya veremos. Día 2 de Septiembre de 2008 CAMINO INCA HACIA MACHUPICCHU Casi se puede decir que ha llegado el día que da razón a este viaje. Hoy llega el Camino Inca y una pequeña visita a Machupicchu. Aunque tampoco queremos restarle importancia al resto, que ha sido impresionante. Habíamos quedado a las 6:30 de la mañana, aunque al final se plantan a las 6:15 en la puerta de nuestra habitación, metiendo prisa, yo creo que me deje media cara sin afeitar. Salimos del hostal casi con la manta de la cama encima. Luego, no se para que corremos tanto porque el tren salió con algo de retraso y además había gente que llego más tarde que nosotros. PERURAIL, el timo mejor montado, son trenes viejos, lentos (el ejemplo es clarificador: 4 horas para 100 km), incómodos y lo peor de todo: carísimo, trayecto Cuzco-Machupicchu en el más barato son 41$, pero esto no es lo único, es una empresa inglesa (creo recordar), cuyos beneficios son para ellos, no para Perú, ya que es una empresa privada, y trabajan peruanos, sí, pero solo revisores, taquilleros y demás, y aun continuan los despropositos, si quieres ir a Machupicchu, por narices tendrás que utilizar el tren, o tratar de ir andando, jeje. Desde Ollantaytambo, será algo más barato, hasta allí se puede ir en bus: Cuzco-Urubamba (recordad, la mierda de ciudad) y allí coger otro bus Urubamba-Ollantaytambo, y una vez en este ultimo pueblo coger el tren (cuyo ticket deberéis comprar con la suficiente antelación pues suelen ir llenos), así, también se puede aprovechar para visitar el valle sagrado, nosotros hemos ido desde Cuzco, porque al hacer Camino Inca, los billetes nos los proporcionaba la agencia. Llegamos al km 104 (nuestro apeadero) y me pilla en el servicio, puedo bajar de milagro, solo para 15 segundos, pero además es que la agencia había olvidado informar a Perurail que nosotros bajábamos ahí, y no nos querían dejar bajar (si hacéis Camino inca, recordad a vuestra agencia que informea Perurail que bajáis en el km 82, en el 88 o en el 104, en el que bajéis, así evitareis líos). Pues después de 104 km a velocidad de mobilette, bajamos, allí nos espera Luisa, nuestra guía en Camino Inca, empezamos a caminar sobre las 11:00, y ya hace mucho calor, además, y aunque estemos en zona selvática, por la primera parte del camino, la subida más fuerte, solo hay plantas bajas aunque ojo, son orquídeas y plantas extrañas que no estamos acostumbrados a ver en España, y el calor nos va quitando fuerzas, llegamos a una cascada, pequeño descanso, y… por fin bosque, sombra y llano, vistas fabulosas del bajo Urubamba (también Valle Sagrado), río sagrado. Luisa, lo cierto, es que camina deprisa, a mí, el ritmo me va bien, y me sorprende muchísimo lo fuerte que va Mónica, no se queja nada, y aguanta muy bien, que engañado me tiene la moza. Wiñaywayna Así, lo que antes se avistaba de lejos, Wiñaywayna, ahora está a nuestros pies, precioso. Además sabemos que poca gente puede ver este yacimiento, solo la gente que hace el Camino Inca puede disfrutar de este lugar, y es una pasada estar aqui solos, dan ganas de sentarte y dejar pasar el tiempo, pero.... Creo que llegamos a comer sobre las 14:00, en 3 horasdesde que comenzamos a caminar, y desde ahí, se supone que en 2 horas más llegaríamos al Inti Punku (puerta del Sol) y tendriamos la primera vista de Machupicchu, las 2 horas al final fueron 1:15h, fuimos fuerte, y Mónica sin quejarse, a tope. Ultimos pasos Fue una lástima, la pésima luz para las fotos, pues las vistas desde allí arriba son indescriptibles, las postales que habéis visto, todo lo que imagináis, no sirve, “esto es pa’ verlo”. Admirando Machupicchu Malditos mosquitos, me relaje, y mientras Luisa nos explicaba sobre el descubrimiento de Machupicchu, ellos aprovecharon para dejarme 2000 picaduras, de las cuales tuve marcas hasta casi dos meses después, y tambien algún picor esporádico, tened cuidado y usar un buen repelente. Bajamos un poco más y Machupicchu cada vez se ve mejor y más nítido. Nos hacemos la foto típica… y seguimos bajando, dejando una vista más extensa al recinto para el día siguiente. Bajamos tranquilos con el tema del transporte de vuelta a Cuzco y demas, Luisa lleva toda la tarde intentando hablar con Cuzco y finalmente parece ser que los trenes saldrán de forma habitual, bueno, eso dicen ellos, yo creo que salir con escolta policial, y decir que es habitual no es muy tranquilizador la verdad, pero por lo menos pensamos que podremos volver a Cuzco para poder cojer el vuelo a Lima. Toca elegir: Bus (9 €) o andando (0 €) hasta Aguas Calientes, nos dicen andando 1h 30 minutos, nosotros queremos bajar andando, una travesía, no es travesía, si no se completa, el problema es que es tarde y se está haciendo de noche, prepara las piernas porque no bajamos ni andando ni en bus, bajamos corriendo…2 millones de escalones… llegamos a Aguas Calientes en ¡¡40 minutos!! y Mónica sin quejas y sin dolor en las rodillas ¡que tía!, me tiene contento…. ¡¡¡he de admitir que, como miembro elitista de la Masokasecta, correr durante 40 minutos bajando escaleras y casi sin luz fue una gozada y bastante divertido!!! una más de las locuras que me hacen hacer mis compañias. El día ha sido largo, intenso y bonito. Una duchita reparadora, una vuelta por el mercadito, que es más de lo mismo. ¡Cena y a dormir!
  4. Día 29 de Agosto PUNO-CUZCO Seguimos madrugando, hoy para poder ver amanecer al completo sobre el lago desde la cama, hoy tiene un color diferente a ayer. Terminamos de recoger lo poco que nos quedar sin recoger, desayunamos y nos despedimos de Ricardo, un gran tipo. Mucha gente, antes de partir hacia Perú nos decía que tuviéramos cuidado con los autobuses, que tuviéramos cuidado con la gente…. Yo creo que está bien, hay que tener cuidado, pero a lo que verdaderamente hay que tenerle miedo es a los taxis, que no tengan accidentes es cuestión de suerte, o de tiempo ¿quién sabe? Yo desde luego, quisiera llegar vivo hasta el último día, pero no sé si lo lograré. Nuestro taxista, otro kamikaze, como decía, nos deja en la terminal terrestre, pagamos la tasa y subimos al bus. Primer bus de día, aquí ya no nos graban por si desaparecemos o por si la liamos, aún no sé muy bien cuál es el motivo de que nos graben, y porque unos si y otros no. Bueno, que me desvío del tema, después tantos kilómetros en bus, nos apetecía hacer un trayecto algo diferente, que no fuera carretera y manta, y esto es lo que ofrecía Inka Express, un viaje parando para ver museos, interesantes la verdad, yacimientos y varias cosillas más por el camino, con un guía, Hugo, muy simpático y bastante profesional, con comida incluida y creo que por 21 € la cosa no sale mal de precio. En la primera parada podemos ver un museo pequeñísimo de una cultura pre inca y aprender cosillas interesantes, a mí, los museos me suelen aburrir, pero estos, lo cierto es que me entretienen bastante. De nuevo, tras esta interesante parada, seguimos rumbo a Cuzco. Pasamos un buen rato haciendo fotos al altiplano rodeado de montañas, esto es increíble de bonito, da igual si miras a la derecha, a la izquierda o hacia atrás, todo impresiona. La guinda es al llegar al punto más alto de nuestro trayecto de hoy, 4335 metros, con una vista del nevado Apu Chimboya asomando a mas de 6300 metros, y un paisaje andino de categoría, 10 minutos que da para un par de fotos. Aquí comenzamos a bajar hacia el lugar donde comeríamos, buffet, obviamente aprovechamos para ponernos las botas, a mí en España ya no me dejan entrar en buffets, pero aquí no me conocen, jeje. Al final nos llamaron para subir al bus y nosotros aun seguíamos comiendo. De nuevo en ruta, llegamos al yacimiento arqueológico de Raqchi, creo que aparte de los paisajes, ha sido lo que más nos ha gustado hoy. Todo un pueblo Inca, con el Camino Inca bien pegadito a el, Nos hacemos un montón de fotos, de nuevo nos tienen que esperar, también porque Mónica se compra una de sus cajitas. ¡¡Vámonos!!. Seguimos bajando hacia Cuzco y a mí me sorprende ver tantísimas casas hechas con adobe (paja, barro y agua), ver los sillares de adobe en el suelo secándose e incluso a algún niño trabajándolo. Decía que sorprendía porque hay pueblos que todas sus casas están construidas de adobe. En España, alguna casa habrá y si la hay será antiquísima, aquí se utiliza como primera opción. Llegamos al pueblo de Andahuylillas, aquí visitamos una iglesia, al menos curiosa por la cantidad de símbolos incaicos existentes en ella, una mezcla curiosa. Andahuaylillas También nos sigue sorprendiendo ver a tantísimas mujeres con el vestido típico de su pueblo, es como si en los pueblos de Madrid, todos llevaran su trajecito de chulapo o de chulapa, o lo que correspondiera en cada provincia. Ya no queda casi nada para llegar a Cuzco, asique aprovecho este momento para poner al día el diario. La verdad es que llegamos satisfechos por el viaje, sobre todo pensando que, en principio, íbamos a hacer este trayecto de noche, yo creo que si se dispone de tiempo, es un trayecto que se disfruta mucho de día por ser muy paisajístico. Cuzco, capital del imperio Inca, capital turística de Perú. El recibimiento en esta ciudad es deprimente. Habíamos hecho la reserva en El artesano de San Blas anoche, pero no habían podido ir a recogernos, asique un señor, engañándonos, nos hizo creer que era taxista para que fuéramos con el, ¿y a donde nos llevo? nos acompañó a coger un taxi, y en el, trato de llevarnos a algún hotel suyo o de algún compi suyo, y además de muy malas maneras. A mí me dio muy mal rollo ese tío, la verdad, si vas sin reserva es posible que te ayude a encontrar una habitación, pero si tienes una habitación ya reservada te hacen creer que eres medio tonto por haber reservado el peor alojamiento del mundo. Bueno, finalmente, con toda la educación que pudimos, nos deshacemos de el, cuando llegamos al barrio de San Blas y a nuestro hostal. El barrio es bastante agradable, no está al lado mismo de la Plaza de Armas y hay que subir una cuestecilla, es lo malo, pero si hay una reserva, a mi me gusta quedar bien. Después de dejar las mochilas salimos a tratar de ubicarnos y a intentar organizar nuestros días por esta zona. Y aquí fue donde se derrumbo de verdad la capital del imperio turístico de Perú. Para empezar esta el bono turístico, no puedes decidir ver un solo museo, a no ser que este fuera del bono (como el museo Inka), tienes que comprar el bono para poder entrar en los yacimientos, aunque al menos hay uno parcial para Pisaq, Ollantaytambo, … la verdad que es un buen jaleo y además abusivo pues son 31 euros. Luego nos dicen, al ser festivo al día siguiente que los museos están cerrados, después nos dicen que no, ¡VAYA JALEO!. Ya no sabemos qué hacer con el bono, si ir dos días al Valle Sagrado por nuestra cuenta, ir con una agencia… que lio. A mí, después de tanto viaje en bus, el madrugón, y que no puedo dormir en los buses, me abandonan las fuerzas, yo hoy no puedo decidir nada. Aunque al final vamos a la oficina de turismo y vemos posible hacer Valle Sagrado sin agencia, y veríamos los museos que pudiéramos sin comprar el bono. Después de este desastroso “aterrizaje” en Cuzco, y después de visitar la oficina de información turística 3 veces, ya damos una vuelta un poco más tranquilos y ubicados. A mi Cuzco me parece una ciudad muy comercial, para que solo haya tiendas y restaurantes, la zona turística parece planificada al dedillo para este propósito, dar al turista lo que quiere. Imagino que fuera de esta zona la ciudad será muy parecida al resto de ciudades que ya hemos visitado, al menos en cuanto al ambiente. Es fácil pasear por el centro y la Plaza de Armas, pues se presta a ello. Toda la zona está llena de turistas aunque los peruanos siguen llevando ventaja en cuanto a cantidad, menos mal, jeje. Buscamos un sitio para cenar, aquí es donde nos damos cuenta de que Cuzco es una ciudad cara, por lo menos más cara de lo que veníamos viendo en otros lugares del país. Finalmente acabamos en un sitio llamado “La bodeguita cubana” un rincón de Cuba muy apañao con un menú a 2,4€. Probé el rocoto relleno, creo que es mi plato preferido de Perú. Poco más hacemos, porque como decía antes las fuerzas ya iban ausentándose. A pesar de este comienzo duditativo en esta ciudad, Cusco promete!!! Día 30 de Agosto de 2008 CUZCO Este día nos levantamos y vamos directamente a la Avenida el Sol, y fue donde vi por primera vez desde que estábamos por Perú a los cambiadores de moneda por la calle, se les reconoce porque llevan más pasta en la mano de la que yo haya visto junta en mi vida. Paseamos buscando el museo Inka, 2,4€ por persona, además no entra en el bono turístico y por lo que he podido ver, es el museo más interesante de los de Cuzco, lo del bono es una porquería…. Solo te compensa para ver los yacimientos, porque si vas a ver museos.... yo creo que no merece la pena. Este museo en concreto es muy interesante sobre la vida de los quechua y el imperio Inca, hasta su desaparición, la verdad es que siento un poco de vergüenza ajena, supongo que sabreis porqué. Vemos manuscritos, vasijas y trajes regionales expuestos y a personas visitando el museo con el mismo traje puesto, pero que lo llevaba porque era su ropa, no porque fueran “disfrazados”. Después de esto y buscando no se qué convento, encontramos una procesión. Mónica se vuelve loca haciendo fotos. Hombre, pues si, los museos casi ninguno merece demasiado la pena, pero tenemos la suerte al coincidir que es día de fiesta en Cuzco, las calles están muy animadas y le da un ambiente especial. Vamos para Qorikancha, que está justo al lado, pero no podemos bajar por el camino más corto, porque a causa de la procesión, no se puede pasar, además es preferible evitar las multitudes, ya se sabe… asique damos la vuelta al mundo para ver Qorikancha desde fuera. Nos quedamos un buen rato pues la verdad es que el sitio esta chulo, en medio de la ciudad. Nos vamos a comer, encontramos un sitio (tomatissimo) con menú a 1,5€, buena comida, buena cantidad, y buen trato, pero como pasa en todos los viajes en algún momento, Mónica se empieza a encontrar mal, tanto que al final ni come, y tenemos que coger un taxi hasta la plazoleta para ir a la habitación, ella duerme casi por 2 horas, yo algo menos ¿Qué voy a hacer si no? Y por suerte ya se levanta mejor. Ya que hemos perdido casi una tarde completa, y al final no hemos podido ver Cuzco, decidimos para ganar un día, coger una agencia para visitar Valle Sagrado al día siguiente y no ir por libre, por libre iríamos en 2 días, muy justo para hacerlo en un solo día. No recuerdo porque, volvemos a la oficina de información turística, al final podrán una foto nuestra, por pesaos, para que no entremos, una última vuelta por la plaza de Armas donde le compramos unas postales a un niño ¿de dónde las habrá sacado? No quiero ser mal pensado y subimos a cenar a la Bodeguita, que buen sitio oye… jeje. Allí quedo nuestra firma para siempre en sus paredes. Mientras, subimos para ir a dormir porque al día siguiente toca de nuevo madrugón (madrugo mas estando de vacaciones que currando), vimos una chica sola borrachísima, bajando por una calle verdaderamente inclinada y además adoquinada, de lado a lado, no sé si tuvieron que echarle una cuerda, porque lo mismo aun esta allí sin poder bajar. Si los guiris en Salou se la cogen gorda, imaginaros aquí, que el alcohol es 4 veces más barato, jeje. Mónica es la más original, para no pasar frío, se mete en la cama, con….. ATENCION: Chándal Calcetines gordos Camiseta manga larga Forro polar Jersey de lana Gorro Guantes Saco de dormir ¡¡3 mantas!!
  5. 28 de Agosto Titicaca Después del palizón de ayer, el cuerpo bien merece un poco de descanso. Aunque seguimos levantándonos temprano, a las 5:50, sin despertador, que estaba a las 6, ya nos estamos acostumbrando, abrimos el ojillo y… oooooh!, el Sol, como una inmensa bola roja asoma en el lago, un bonito amanecer sí, señor. Vistas desde la cama, jeje Puno y Titicaca Tras asearnos un poco, y digo esto porque nos hemos dado cuenta de que estos últimos días apenas hemos tenido tiempo de ducharnos tranquilamente, la necesidad de aprovechar el tiempo prima sopor encima de todo, bajamos a esperar al autobús que nos bajará al puerto, y nos informan de un terremoto de 6 en Richter en la zona de Pucallpa, lo primero que pienso es en Gustavo y compañía, espero que no haya pasado nada aunque parece ser que hay daños materiales, intentaremos ponernos en contacto con ellos. Bueno, pues bajamos al puerto y nos meten en un barco a toda prisa. Con esta agencia visitamos la isla de los Uros y la isla de Taquile, aun no sé cómo se podría hacer sin agencia, aunque también supongo que se necesitaría algo más de tiempo, pero seguro que bajando al puerto y preguntando (recordad hay que preguntar 3 o 4 veces y quedarse con la respuesta más repetida, si no, os lían y tener cuidado y desconfiar de según que personas) hallareis la forma de ir a vuestro aire. El barco avanza entre totora (juncos) hacia las islas flotantes de los Uros. Lo cierto es que al llegar, da la impresión de estar en un parque de atracciones, sus casitas, sus vestiditos, todas las islas unas enfrente de toras, sus habitantes saludando con la mano, la verdad es que es muy curioso, esta chulo, pero demasiado preparado ¿no?. "Urolandia" Rosa, nos enseña a cantar del 1 al 10 en aymara, el grosor del suelo de la isla flotante y la profundidad del lago en ese sitio, también aprendemos algunas cosas más. Después damos un pequeño paseo por la isla, y digo pequeño porque la isla es diminuta, debe tener 100 metros cuadrados. Y después nos vamos en un barco hecho de totora hacía otra isla. Este barco es, aunque en pequeño, como aquel de Kontiki que, tripulado por un noruego, viajo para demostrar que pobladores de Sudamérica podían haber llegado hasta la Polinesia, y que pude visitar el pasado año en Oslo (atando cabos, jeje). Mi sensación, aparte de lo bonito o diferente que pueda parecer el lugar es de sentirte incómodo, porque parecen monitos que están haciendo las gracietas para que les eches cacahuetes, pregonan subsistir por sus propios medios en estas islas, pero lo cierto es que viven aquí (los que vivan, porque no me creo que vivan todas estas personas) por y para el turismo, y en 2 horas de trabajo, pues luego la gente marcha a visitar Taquile, sacan bastante soles, es por esto que han cambiado por completo su forma de vida y sus costumbres, quizá en alguna de estas islas no vayan turistas… y quizá sean las verdaderamente interesantes, aunque sinceramente, no creo que haya mas de 20 o 30 "lugareños". Aun así es un buen lugar para visitar, al menos es curioso. Después, como decía, se parte hacia Taquile, por el camino disfrutamos del navegar por el Titicaca a 3900 metro de altitud, da la sensación de navegar por mar, hay momentos que el horizonte se pierde. Llegamos a la isla de Taquile, y empezamos a subir tranquilamente por un sendero cruzándonos con muchos de sus habitantes, algún niño, que sin ningún pudor, pide 1 sol directamente, por no potenciar la mendicidad no le damos dinero claro. El paseíllo esta interesante, tenemos buenas vistas del lago de las islas y penínsulas que nos rodean y avistamos la cordillera Real, ya en Bolivia. Terminamos la subida y se llega a una plaza donde hay más turistas que locales. De nuevo el circo, volvernos a sentirnos incómodos, aunque tratamos de escapar del bullicio y perderos por alguna callejuela. ¿Qué queréis que os diga? es un pueblo, un pueblo en una isla, vale que no hay coches, no hay carreteras o cosas así, pero que no os engañen diciéndoos, como a nosotros, que no tienen TV ni luz, porque es mentira, si tienen, pues las antenas de TV se ven y bastantes, que conste que no me parece mal, al contrario, ¿por qué no van a tener TV o luz? lo que me parece mal es que nos engañen y traten de hacer de esta “falsa incomunicación” o de esta forma de vivir antigua un filón turístico. La pregunta es…… ¿por qué hay que visitar un pueblo en el que viven peruanos como los hay millones en este país, que solo ofrece una plaza y vistas al lago, y unas callejuelas como las de cualquier pueblo en el campo? yo tengo mi respuesta, porque se ha montado un circo para el turista. Mi reflexión es que se quiere sacar dinero y ya está. Si no se promocionara este lugar como un sitio estupendo para visitar seguramente si sería estupendo visitarlo, pero así, irían menos personas y no sacarían tanto dinero. En definitiva, una visita quizá prescindible, cuestión de gustos una vez más. Como a muchos, me molesta que me mientan, y es que atención: nos llevan a un “restaurante” y no nos podemos escaquear como siempre, porque nos dicen que no te atienden si no vas con un grupo, lo cierto es que intentamos comprar para comer algo y quedarnos en la plaza, pero no lo conseguimos, si quereis no pagar los 24 soles del menu de la comida, comprad algo en Puno, y llevaroslo, luego quedais con vuestro guia para bajar de nuevo al barco y listo, tendreis mas tiempo libre, y disfrutareis mas seguro. El tema de la comida resulto ser una casa con patio, muy bien atendido y muy rico todo, con vistas geniales… pero una pasta. El guía nos dice que el dinero se lo queda la familia… no se yo!!. Nuestra comida La marabunta De vuelta al barco bajamos los 560 escalones famosos y después 2,5h hasta el puerto de Puno, en el que sigue el acoso para vendernos millones de cosas, ya empiezo a estar un poco harto de esto. Me siento como un famoso al que le piden autógrafos, acosado con los microfonos del tomate y al que llevan en volandas hasta la furgoneta con las lunas tintadas… jeje, de hecho es hacia donde íbamos, hacia la furgoneta. La cual se supone que nos tendría que haber dejado en el hostal. Pero el conductor no se entera del nombre, ni de la calle que le decimos, al final nos deja unas calles más abajo… como a nosotros nos parece todo igual… menudo jeta y que kamikaze. Como es pronto, vamos a preparar nuestra llegada a Cuzco, tenemos que pagar el Inka exprés, que teníamos reservado pero no pagado por si no llegábamos a tiempo y así no perder dinero, luego vimos que no estaba lleno el autobús y no hubiera hecho falta hacer reserva pero bueno…. Teníamos un montón de dudas, pues yo vi que costaba 40 dólares en internet, la reserva que me enviaron ponía 45$ como precio, y finalmente la chica nos dijo 30$ por cabeza, evidentemente, solo nos falto ponernos a silbar y a mirar al techo para disimular, jeje, ¿veis? la contra información peruana, jeje, ¡cómo funciona!. Una cosa menos. Búsqueda de alojamiento. En el Duque Inn, aparte de simpatía y buen trato nos ofrecen un alojamiento de un amigo igualmente por 40 soles por noche, aunque buscamos algo más interesante no encontramos nada, asique ellos mismos nos hacen la reserva sin problemas. Además mantenemos una conversación muy interesante sobre el turismo en esta zona, y el porqué se promociona mucho unas zonas y nada otras bastante más interesantes. A bote pronto, y basándome en lo expuesto sobre Taquile no puedo estar más de acuerdo. Bueno, ya tenemos alojamiento en Cuzco, asique por fin voy a poder confirmarles el hotel a los cansinos de Perú Chasquitur, que llevan pidiéndome que les diga el alojamiento donde estaré meses, y vaya, ahora no hay forma de hablar con ellos, y solo eran las 19h ¿será posible?. Poco más, paseamos un rato por los alrededores de la Pza. de Armas, hay muchísima gente. Y buscamos un sitio para cenar, tras esto a dormir pronto, mañana madrugamos… una vez más, para viajar hacia Cuzco.
  6. 27 de Agosto de 2008 Chivay-Colca-Arequipa-Puno Si, no me he vuelto loco, todo esto, por eso nos hemos pegado este madrugón infame. Bueno, lo cierto es que no solo que para que nos dé tiempo a hacer todo el trayecto que tenemos para hoy nos hemos levantado tan temprano, también porque gracias a este madrugón hemos podido disfrutar del cañón del Colca, el segundo cañón más profundo del mundo con 3600 metros de profundidad, sus andenes y sus montañas y ver volar al Cóndor, el ave carroñera voladora más grande del planeta que sale bien temprano y por esto hay que llegar pronto a su “casa”. Aquí es donde la cultura popular toma fuerza y cuan razón tiene al aseverar que “al que madruga Dios le ayuda”, aunque yo más creo que lo que te ayuda es el madrugón no Dios que para algo te lo has currao ¿no?. Salimos de Chivay, y cogemos una carretera de tierra en bastante mal estado, no sé cómo no se desmontan autobuses tan destartalados como en el que vamos nosotros. Pegamos botes de medio metro sobre el asiento, aunque lo que vemos merece la pena. Pasamos pueblos cada vez más pequeños y cada vez con menos recursos, da pena la verdad, mala gestión del turismo en el valle pues todos o casi todos los ingresos van a parar a Chivay, los demás poco se benefician de esto, y se nota. Una pena. En cada parada sigue habiendo un tinglao para el turista, eso sí. Una maqueta de los andenes esculpida en la piedra A las 8:45 ya llegamos a la cruz del Cóndor tras casi 2 horas de tortuosa y polvorienta pista. Anduvimos un poquito para llegar a los miradores aunque es opcional porque el autobús también te sube, es solo para los culos inquietos. Una vez en los miradores esperamos un poco y enseguida el cóndor se muestra ante nosotros, incluso volando de 4 en 4 y a muy pocos metros de nosotros, de hecho pareciera que nos estaban esperando. Impresionante, de verdad, pocas veces he visto respetando la naturaleza a tantísimas personas juntas, permaneciendo en silencio, solo roto con el silbido del aire rozando en las alas de este ave cuando se paseaba delante nuestra y nos miraba desde el aire y el “oooooh” que esto provocaba, sobrecogedor. Para mi gusto, una de las mejores experiencias vividas en el Perú, será porque pocas cosas en la vida hacen que se te ponga la piel de gallina. Un consejo, nosotros nos llevamos los prismáticos y la verdad es que con el cóndor fue donde más los aprovechamos, aunque hubo momentos que estuvieron bien cerquita de nosotros, pero es que veiamos hasta como giraba la cabeza y como nos miraba. De vuelta a Chivay, llegamos a las 11:45h, el grupo va de nuevo a un restaurante turístico y nosotros repetimos dónde comimos ayer, además tampoco teníamos tiempo de buscar más pues en una hora salíamos de regreso hacia Arequipa. Podríamos pensar que comer a las 12h de la mañana no es posible, pero teniendo en cuenta que llevábamos desde las 5:30 en pie, uno come lo que le pongan en la mesa, y más si estaba rico como fue el caso. A la vuelta el autobús ya no para, más que en unos baños par los necesitados y se va directo hacia Arequipa. Escupitajo al canto, esto me pasa por sobrepasar los limites Por la carretera seguimos pegando botes, mi culo ya pide un descanso, hasta que por fin nos dejan en el hostal Sta. Catalina, nos despedimos de Dina, que maja. Aun no es muy tarde, 4:30, y el autobús hacía Puno que nos habían reservado desde el hostal por 15 soles (3,5 €), no salía hasta las 19h, asique después de reorganizar las mochilas, salimos a dar la última vuelta por Arequipa, aprovechamos para comprar algo para cenar en el bus, pues íbamos a estar viajando de 19:00 a 00:00. Lo malo de la Pza. de Armas en Arequipa es la caza del turista que se práctica, sobre todo si vas por los soportales, nosotros tratamos de evitarlo, es imprescindible atravesar la Pza. para poder ir más tranquilos, si no te acosan de forma insoportable. Entramos en el “Súper” en la misma plaza y compramos algo para desayunar y cenar esa noche en el autobús, esta hasta arriba de gente, casi más extranjeros que peruanos. En el hostal recogemos mochilas y en taxi por 3,5 soles (0,8 €), vamos a la terminal terrestre, no sé porqué pero hoy la veo caótica y un jaleo insoportable, debo estar cansado. Mientras esperamos para poder subir al bus (Cía. Flores) nos abordan tres personas del patronato de turismo, Mónica se deshace de dos de ellos echando leches. Solo querían que rellenáramos una encuesta sobre el Valle del Colca. Muy majos joe, ya que cuando terminamos nos regalan un brochecito, aquí en España haces una encuesta y a veces, solo a veces, simplemente te dan las gracias. Las 19h, subimos al bus. Nos temíamos lo peor cuando en la TV había puestos videos musicales de cumbia, con mujeres moviendo el culo, y el audio a todo trapo, esto es Perú profundo……… ¡5 horas así y muero!, yo saque los tapones para los oídos por si acaso, pero tuvimos suerte de que bajaron el audio y dejaron solo los culos… ahora sí, ¡PERFECTO! El momento más caótico, pero también el más gracioso del viaje lo protagonizo una señora que, vestida con uno de esos trajecitos típicos llenos de colores vivos, con su sombrerito y cargada a la espalda como una mula utilizando como mochila una manta peruana y de pie en el pasillo justo a nuestra altura, reclamaba un asiento que decía ser el suyo, mientras bloqueaba el pasillo y no dejaba pasar a nadie ni para adelante ni para atrás, el chico decía que se bajaba enseguida, nuestra compañía hacia una parada para recoger y dejar viajeros en una estación propia, y él se bajaba ahí, aquí vino el momento “dramático” puesto que el autobús se puso en marcha y teníamos como a 20 personas dando tumbos de un lado para el otro en el pasillo, fue como ver “El camarote de los hermanos Marx” en directo. Mientras, la señora seguía de pie, cuando podía haberse sentado en cualquier lado, reclamando su asiento. Mónica y yo nos partíamos de risa, pensé que nos mataban y más en un autobús repleto de peruanos, éramos los únicos no peruanos. Respecto al viaje, una vez que la señora consiguió su asiento, nada reseñable, de Arequipa a Puno son 5 horas, el autobús esta vez no es gran cosa, pero por 3,5€ ¿qué más podemos pedir? las carreteras tampoco están en buen estado, la película que pusieron fue una porquería, por fin, consigo dormir en un autobus, toda una proeza. Casi siempre soy incapaz de dormir en los autobuses, ademas, no me fio demasiado de nadie y el autobús hace unas cuantas paradas abriendo y cerrando la compuerta de los equipajes, hago una plegaria por nuestra mochilas, pues de buena tinta sabemos que hay veces que llegas tu, pero tus mochilas se "pierden" por el camino. Nos tapamos con el saco (bendito saco) pues la temperatura baja sin piedad, y como decia por fin duermo algo. Otro gran momento es cuando despierto y veo un bulto en el pasillo del autobús… lo palpo medio dormido ¿qué es esto? ¿un perro? ¿un niño?... lo destapo. El pobre señor, que estaba durmiendo en el suelo, harto de mi y de mis collejas,decide levantarse e irse… uups!, ya te digo yo, al final no nos mataron, pero seguro que nos libramos por poco. Después de tantas horas en un autobús en el día de hoy, ya se hizo pesado. Ricardo, dueño del hostal “El duque Inn” que nos recomendaron en Arequipa, nos recoge en la estación y nos lleva en un taxi hasta el hostal por 4 soles (0’95€). Está un poco en cuesta, sí, pero ojo….¡hospitalidad total! y recomendable 100%. Nos enseña un par de habitaciones, para que elijamos la que más nos guste, y nos decidimos por una con una panorámica fantástica de Puno y del lago Titicaca, el que podríamos ver amanecer sobre el lago ¿quizá mañana?.
  7. Pues ya sabes Old que tienes que volver, aunque creo que lo tienes claro. Puede ser una tonteria pero para mi ver el condor casi atizandome con el ala en la cabeza fue de lo mas especial del viaje, la verdad es que me pongo en tu situación y despues del viajecillo tener que volverse, joe, menuda faena. Además tambien tienes que ver a Juanita, tampoco se cual momia verías pero la Juani... es la Juani...
  8. Jeje, este diario lo lei antes de verano, antes de ir a Perú, me gusto, y me ayudo en ciertas cosas, la verdad. Ahora he querio leerlo de nuevo, por el tema de recordar lo que sienten otras personas que han estado donde tu ya has estado tambien, y lo cierto es que me parece un diario completamente diferente a mi anterior lectura, es como verse la pelicula y despues leerse el libro. Solo queria puntualizar una cosa respecto a esto: realmente no es la bandera de la ciudad si no que es la bandera del Tahuantinsuyo, Imperio incaico en lengua quechua, y, ciertamente, la sede imperial fue Cuzco por eso se habla de la bandera de Cuzco, y como tal la adoptaron como propia de la ciudad, cambiandola por la que ya tenian. Yo pude ver esta bandera en algun otro pueblo por Perú, pero no recuerdo donde. Actualmente un organismo público de Cuzco, ha recomendado un cambio en el diseño por ser lo mismo que la badera gay, que ya tiene guasa, porque la bandera del orgullo gay es posterior a esta del tahuantinsuyo. Sinceramente, y no tengo nada de homofobo, me parece injusto.
  9. 25 de agosto de 2008 AREQUIPA Llegamos a Arequipa y hace calor, no tanto como en la selva, pero más de lo que imaginamos. Tratamos de ver las opciones para el Colca y para ir a Puno, pero es un jaleo. Mientras esperamos en la cola de una de las compañías de bus (que aquí si están todas juntas en una estación) hablamos con un chico catalán que también andaba buscando un bus y estaba recorriendo Latinoamerica. Es un poco complicado poder compaginar horarios para hacer el colca por libre en solo 2 días, un pequeño fallo de precisión y perderíamos demasiado tiempo, tiempo del que no disponiamos, asique casi nos convencemos de hacerlo con una agencia, no es lo mismo pero…. Coger un taxi en esta terminal es muy sencillo, basta con salir a la calle y encontrarnos carteles con las tarifas a cada zona, seguridad total. Cogemos uno de los taxis y enseguida estamos en la puerta del hostal Sta. Catalina. La primera impresión es buena, hablamos con el señor de recepción y nos ayuda a planificar los próximos días, el cañón del Colca, y vemos posibles opciones para Puno, decidiremos durante el día. Arequipa, ciudad blanca, rodeado de 3 volcanes, Picchupicchu, Chachani y el, todavía activo, Misti. Es una ciudad muy agradable, nada que ver con Lima y de estilo colonial, muy similar a una ciudad española, por aquello de que fueron españoles los que la fundaron. Lo primero que visitamos es el mirador de Yanahuara, interesante para ver los volcanes que rodean la ciudad y ver esta desde lo alto. Mirador Un pequeño paseo, algunas fotos, y bajamos de nuevo hacia el centro. La Pza. de Armas bien podría haberse llamado Pza. Mayor, con soportales incluso, muy parecida a cualquiera de nuestras plazas mayores. Vamos paseando por las calles de alrededor, hay muchísima gente. Antes de comer, cogemos hora para la visita guiada en el museo santuario andino a las 17:30h más que nada porque si no lo hacemos corremos el riesgo de quedarnos sin guía en español. No recuerdo muy bien el nombre donde comimos, creo que era “Granada” (pero puede que ni se le parezca), muy cerca de la plaza, un completo acierto, 1,5 € por un 1º, un 2º postre, pan y bebida, todo en buena cantidad y rico. La Plaza de Armas Visita del monasterio de Sta. Catalina, una ciudad dentro de la ciudad, lo llaman, y razón no les falta, es gigante, sobre todo acogía a monjas españolas de buena clase social, con pasta vamos, solo hay que ver algunas de las celdas. La visita es interesante, con guía no puedes entrar o “perderte” por donde te apetezca, por libre sí, es cuestión de gustos. En uno u otro caso, recomendable 100%. El monasterio de Santa Catalina, ¿aqui no hacian voto de pobreza? Y después íbamos a conocer a Juanita al museo santuario andino, muy instructivo sobre la cultura incaica y los sacrificios que hacían con niños y niñas para evitar desastres como terremotos. La momia de Juanita impresiona mucho, eso que tenemos delante es una momia congelada, de alguien que, estando viva, fue entregada al dios Sol en sacrificio… impresiona. Otra pequeña vuelta por los alrededores de la Pza. y nos acercamos al hostal a dejar la mochila y a ponernos algo más de ropa, nos habíamos informado del tiempo y aunque por el día hace calor de noche refresca mucho (0ºC) por estar a casi 2500 m de altura. Damos 40 vueltas buscando un buen sitio para cenar y compramos unos sellos para enviar postalitas ¿es necesario 30 minutos para comprar 2 sellos? Que lentitud!. Aquí me pueden los nervios por primera vez en este viaje, advertido del ritmo de Latinoamérica, hasta llegue a adoptarlo en cierta ocasión, pero sale en mi el occidental que llevo dentro… solo quiero 2 sellos… Al final cenamos en una especie de bocadilleria que parecía no estar mal, pavo con queso y bistec con queso, Mónica pide una salsa que no pica, y yo pido ají, que debería picar como el demonio. Pues nada, a mi me ponen su salsa y a ella la mía, y nos quieren liar haciéndonos creer nosotros estamos equivocados y que no sabemos que hemos pedido…… UFFF!! No me gusta nada que me traten como “turista estúpido”. Pues nada más, decidimos caminar hacia el hostal y ya notamos el frio. No hay que fiarse puesto que a las 18:00h se va el sol, y aunque aparentemente debería bajar la temperatura, lo hace muy lentamente asique es fácil caer en el error de no coger ropa de abrigo, pero cerca de las 21:00h la temperatura baja bruscamente y hace una rasca del carajo. Hoy titulo el dia como: “Día cultural”. Arequipa y lo que hemos visitado me ha encantado, la verdad es que no me esperaba que todo estuviera tan cuidado para el turismo, la ciudad limpia, los edificios históricos e iglesias bien conservados en general, el museo con guía incluido y tan interesante todo… bueno, y estar rodeados de volcanes hace que esto me guste más, ya se sabe que la cabra tira pal monte. 26 de Agosto AREQUIPA-CAÑÓN DEL COLCA Partimos esta mañana de Arequipa con la sensación de no haberle sacado a esta ciudad todo lo que ofrece, aunque satisfechos, ya se sabe que llevaríamos un ritmo frenético, y por esto mismo ya sabíamos que podíamos dejarnos cosas en el tintero, 15 días no dan para mucho. Nuestro rumbo se dirige ahora hacia el valle del Colca, para esto habíamos contratado una excursión de 2 días y una noche que el señor del hostal nos había ofrecido por 16€ por persona. Vinieron a recogernos hacia las 7:45, como no teníamos despertador aun, pedimos que nos despertaran pero lo hicieron tarde, menos mal que fuimos rápidos. Esto es un poco turistada, pero bueno al fin y al cabo, por no disponer de demasiado tiempo era lo más práctico, seguro, sencillo y no creo que más caro para poder llegar a la Cruz del Cóndor y ver el Cañón del Colca. Como decía es un poco turistada porque todas paradas están muy planificadas, y en ellas siempre hay alguien dispuesto a venderte algo, lo que sea, un recuerdo o una botella de agua o algo de artesanía, también porque es un grupo y se come, se cena y, casi, se duerme con un grupo de turistas, aunque ya veréis como al final conseguiremos darle un poco la vuelta, quitarle lo malo y rellenarlo con momentos muy positivos, jeje. Salimos de Arequipa por una carretera que atraviesa zonas casi desérticas, con los volcanes, el Chachani, el Misti y el Picchupicchu vigilándonos en todo momento desde los 6000 metros de altura, El Misti El Picchupicchu nosotros seguíamos subiendo mientras Dina, la guía, muy maja, nos iba contando historias sobre Arequipa, los volcanes y nos enseñaba a distinguir entre vicuñas, Llamas y Alpacas. Turistada si, pero enterarse de cosas gracias a que llevas guia es un punto. Pudimos ver estos animales y algunos más en el imponente altiplano peruano, una llanura a unos 4000 metros de altura, en el que la vista se pierde, con la perpetua imagen de los volcanes, con otro invitado: el Ampato, donde encontraron a Juanita. Vicuñas y el Misti Nuestro recorrido hacia Chivay continúa y pasamos por el punto más alto de nuestro viaje: 4900 metros. Una de las pocas carreteras en buen estado que "rodamos" Aquí encontramos muchos montones de piedras apiladas unas sobre otras, a modo de ofrenda a las montañas, creencia ancestral para que sus dioses fueran benevolentes y no les enviaran tragedias a sus tierras en forma de terremotos y demás. Por supuesto y siguiendo con esta tradición nosotros hicimos la nuestra. Una de las paradas y sus puestos Pegamos una carrerilla porque el autobús esperaba (casi siempre éramos los últimos) y os aconsejo que si a subir alguna vez a esa altura no corráis, solo fueron 20 metros pero me tuvieron el corazón a tope durante un buen rato. Comenzamos a bajar hacia Chivay. Chivay está a 3651 metros de altura, la bajada es muy pronunciada, muy rápidamente se descienden 1300 metros. Mientras bajamos se divisa el pueblo desde lo alto, rodeado de montañas, para mí es un espectáculo. Lo cierto es que no esperaba demasiado de este pueblo, ni las guías, no los comentarios que había leído sobre el, lo ponían muy bien, no sé cómo serán el resto de pueblos del valle, pero Chivay me sorprendió, aunque haya perdido algo de identidad para adaptarse al filón turístico, es un pueblo de sierra muy animado, con un ambiente especial, las mujeres caminan con el traje típico de la zona, con 1000 colores y con sus hijos de caras rollizas y redonditas a la espalda, que parecen que se van a caer de cabeza al suelo, aunque la verdad es que deben ir bien a gusto, porque ni se mueven. Calle típica en Chivay Las llamas se pasean por las calles como si nada fuera con ellas, se respira tranquilidad, en fin, un ambiente especial. La guía lleva a comer al grupo a un restaurante turístico por 20 soles por persona, y Mónica y yo, hacemos la 1ª escapada y vamos a investigar un poco y a mezclarnos con la gente. En la Plaza de Armas, encontramos un restaurante con el curioso nombre de “teléfono snack” con un menú a 4 soles, en el que comemos un 1º, un 2º, refresco de maracuyá y postre, y todo muy rico, menos mal que me gusta el arroz mogollon si no... Sienta bien esto de comer bien y barato, no entenderé nunca que haya gente que, por pereza, prefiera pagar mas, comer peor, perderse la autentica vida del lugar que se visita, y además descubrir el pueblo más alla de un restaurante. Se nota la sensación de paz que solo te puede dar un pueblo, y nosotros que somos de ciudad lo valoramos muchisimo. Después de dar una vueltecilla por los alrededores de la plaza, acudimos al restaurante donde comían los demás a esperar para que nos llevaran a los hoteles. Eso si, el baño lo utilizamos, que no habiamos podido utilizarlo donde comimos por encontrarse en obras jeje. Nuestro alojamiento no tenía ni nombre, ni tan siquiera estaba terminado de construir. Y en la habitación hacia fresco, por decir algo, y eso que en la calle estábamos en manga corta y con calor, me da por mirar la cama y tiene puestas ¡3 mantas y un edredón! jeje, "me da a mi que esta noche nos vamos a cagar de frío" pensé en voz alta. Como aún era pronto, habíamos quedado a las 4 para ir a La Calera, fuimos al mercadito a cotillear un poco. Mónica que es dura regateando, no consiguió buen precio por unos estuches aunque finalmente se llevo 4. Y aquí, por fin, conseguimos un despertador. Es un mercadito estilo todo a 100 de los chinos, encuentras de todo, pero casi de todo de mala calidad, y entre los dueños de los puestecillos habia uno que estaba literalmente frito y los demás no perdian ojo de la telenovela, vamos que les preguntabas cuanto costaba esto, y sin mirarte a ti y por supuesto sin mirar el objeto por el que preguntabas te decian 10 soles... Subimos las escaleras hacia la habitación corriendo por eso de “tonto el último” y notamos los rigores de la altura, esto no mola, cuando os dicen, "tomaroslo con calma", "no hagais esfuerzos inutiles", haced caso, no os creais que lo dicen por decirlo. Veníamos a por el bañador y a por las toallas, y fuimos a la pza. desde donde iríamos a los baños termales “La Calera”. Que agustooooooooo!, son 3 piscinas, aunque hay más pero no nos dejan utilizarlas por ser para la gente local, están rodeadas de montañas y lo mejor es que están a 38ºC gracias a la actividad volcánica y mineralógica de la zona, algo que no hay que perderse, lástima que pudimos estar muy poco tiempo, aunque el verdadero problema es que el tiempo pasa muy deprisa cuando estas a gusto. Me llama la atención que hay una piscina exclusiva para la gente local…me pregunto ¿porque separarnos?, a mi me gusta mezclarme, pero pensándolo un rato llego a la conclusión que somos muchos los turistas y apuesto lo que sea que estaba así establecido porque la gente local no se debe sentir a gusto ante nuestras miradas de curiosidad en algunos casos y de reproche en otros ante sus costumbres, porque si es cierto, que mientras que nosotros estabamos tranquilamente reposansdo, hablando y disfrutando del paisaje, ellos estaban saltando, gritando y salpicandose, vamos que diferencia si que habia. No me resisto a tomar un jugo de Papaya… con el agua calentita, las montañas al frente, el jugo fresquito. El grupo queda emplazado para la cena en una peña regional donde ver unos bailes tradicionales y participar en ellos. Nosotros vamos a pasear y a tomar algo caliente. Hacía mucho frío y solo eran las 19:00. Té de coca, buen remedio para el soroche (mal de altura). Buscamos un lugar donde poder comer alpaca, Lobo’s un restaurante en la pza. muy apañao y baratillo, fue un buen sitio, que amabilidad, aun me cuesta creer que eso exista en algun lugar del planeta. Menos mal que al día siguiente teníamos que madrugar y no podíamos estar allí toda la noche, porque si no Mónica habría querido probar todas las mesas y sillas, aun no sé si estuvo a gusto en la que estuvimos. Nada más, nos fuimos a dormir pronto, a las 5:30 teníamos que estar listos para ir a ver el cóndor. Por cierto, que frio pasamos esa noche!! Y encima yo aguantando que mi ilustre compañera de viaje me quitara las mantas, ya que si pasa frio tira de la manta sin ninguna compasión. Eche de menos mi saco, que se quedo en Arequipa… que friooooo!!
  10. Acabo de terminar de leer este diario. Lo mio ha sido al reves que lo que le ha pasado a la mayoria, vamos que un día me levanté, y me dije... "estaría bien hacer el transiberiano", no me costo nada meter el gusanillo a algunos amigos, asique compañía ya llevo, y luego me acorde del diario que habia por aqui, y que aun no habia leido, "tengo que leerlo, ya!", me dije, y ahora si que si, tengo que ir, tengo que ir, tengo que ir.... mi único problema es coordinarme con mi gente para las fechas de las vacaciones, ¿realmente se necesitan más de dos meses para conseguir visados y permisos? porque es posible que entonces no nos de tiempo, porque hasta que no haya fechas definitivas.... estara chungo empezar a moverlo. No puedo más que felicitaros por la forma de contar vuestra aventura y por la forma de vivirlo.
  11. 24 de Agosto de 2008 PUCALLPA-LIMA-AREQUIPA Un día tranquilo en el que no hemos hecho demasiado. Hoy es un día de viaje, nos despedimos de la selva para comenzar una nueva fase en este viaje. Pero antes para despedirnos, Elvis nos tienen preparado un viajecillo por la parte que aun no habíamos visitado de la laguna y llegar así hasta una reserva de animales. En fin, nos levamos sobre las 7h de la mañana, y con todo nuestro dolor, recogemos y vamos a desayunar, para, después de hacernos unas fotos con la gente del albergue que tan bien nos ha tratado, partir hacia nuestro último viaje por la laguna de Yarinacocha. Los unicos habitantes del albergue Como decía, fuimos hacia el lado que todavía no habíamos visto, la verdad es que es un poco más de lo mismo, con la diferencia de pasar por Puerto Callao y de que hace un sol y un calor torraero, que a mí, me tuvo todo el día sudao. Hemos vuelto a ver los delfines, también vinieron a despedirse de nosotros. La reserva de animales, ciertamente no tiene demasiado que mostrar, de hecho se ve con un poco de tristeza, en unas condiciones un tanto deprimentes, cierto es, que son animales que de otra manera sería casi imposible ver. Pudimos estar en la jaula de la anaconda y verla moviéndose a medio metro sin nada de por medio…. UUUUFFFF. Menudo bicho Puerto Callao Después de nuevo camino al puerto, donde dimos un pequeño paseo con Elvis y fuimos a que nos sacaran una foto a papel para regalar a Elvis y otra a Gustavo y cía. Aquí a nos despedimos de ambos, incluido Gustavo, que apareció de repente ¿¿?? buscándonos un mototaxi para ir al reloj público y poder usar internet hasta la hora de ir al aeropuerto. En el aeropuerto comimos, bebimos algo fresco que sentó fenomenal porque hacía un calor insoportable y descansamos un poco. El vuelo por suerte salio con adelanto y llego también con algo de adelanto a Lima, lo cierto es que el trayecto se nos paso rapidísimo. Al llegar a Lima, esperamos a Jaime (que gran ayuda, jeje) y enseguida a toda prisa fuimos a buscar un bus hacía Arequipa, después de comparar precios, horarios y servicios nos decidimos por “Enlaces” (T.T: Av. Javier Prado Este, 1093). En la pequeña estación de esta compañía, aquí cada compañía tiene su estación, no hay una para todas (un poco incomodo ciertamente), esperamos hasta las 20:30h, que sale el bus, montamos un jaleo bestial vaciando las mochilas para cambiar las cosas de la pequeña a la grande y viceversa, que lástima que no haya fotos. Y nada, ya hacía el autobús. Curioso el tema de que te graben con una cámara de video al entrar ¿para qué es?, ¿por si la lías? ¿por si te pasa algo? bueno, no sé, el caso es que las guías de viajes desaconsejan viajar de noche en bus, y esto de que te graben asusta un poco… o un mucho. Pero se te pasa enseguida al ver el cacho de autobús, que al entrar piensas “me he equivocado, he entrado en una tienda de sillones orejeros que se hacen sofá cama” y quieres salir, pero al salir, vuelves a pensar “que no, que no, que esto es un autobús", y vuelves a subir ya te sientas y quieres que te den la vuelta al mundo… uuuuf, que cóooooooomodo, nada que ver con los autobuses de Alsa, vamos una pijada ciertamente innecesaria en este punto del viaje. Nos sirven hasta la cena, y mientras que ponen pelis, mi cuerpo pide descanso. 14 horas más tarde llegaremos a Arequipa.
  12. Pucallpa esta de paso hacia el norte, pero creo que solo puedes ir desde Lima en avion (55 minutos) o en bus (20 horas en la estación seca, no se las que podrian ser en la humeda), y para salir de alli tendrias que ir de nuevo hasta Lima en bus o avion, hacia Iquitos por el río Ucayali (no estoy 100% seguro) o en avión, o hacia Tarapoto tambien en avión, es decir, que llegas a Pucallpa y lo cierto es que no te deja muchas alternativas para continuar el viaje. Pucallpa, Iquitos, .... no se, quiza sí sea mas de lo mismo, pero quiza tambien no lo sea, no estoy muy puesto al día de Iquitos, pero desde luego lo que si te encontraras es muchisimo mas turismo que en Pucallpa y creo que, por esto mismo, será algo mas caro, a no ser que tengas mala suerte y llegues a Pucallpa cuando haya un grupo o algo asi, estaras solo, nosotros estuvimos alli 2 dias y 2 noches en el albergue solos, mas solos que la una, no os imaginais la paz y tranquilidad que se respiraba y encima en la selva, poco mas se puede pedir, ya vendría el gentio despues. Creo que todo depende de que busqueis, que cosas querais hacer, la variedad de excursiones y actividades es muy buena en los dos sitios, quiza ahi este un poco la diferencia, pero desde luego, yo os sugiero que os informeis, pregunteis, Pucallpa bien merece una visita, desde luego, la laguna enamora, y los delfines.. aaaaay!. Si necesitas algun tipo de ayuda, ya me avisas.
  13. 23 de Agosto de 2008 PUCALLPA Como llovia señores Se tiro toda la mañana lloviendo muy fuerte, desde la cama oíamos el agua, y, aunque Mónica dijo que ella estaba tranquila porque suponía que dejaría de llover, yo no estaba tan seguro, agonias que es uno, aunque finalmente dejo de llover un poco antes de salir a desayunar, y aunque al irnos a preparar para salir hacia la selva, arranco de nuevo a llover con fuerza, "veras como se nos fastidia la excursioncilla", la cosa duro poco y pudimos ir. Las monas de Yarinacocha, que listas son las jodias Estuvimos, antes de entrar en la ¡selva!, dando de comer a unas monas muy simpáticas que nos hacian monerias para que les dieramos mas platanos, las jodias se los quedaron todos. La caminata de unas 3 horas es muy interesante, casi todos los sonidos, eran nuevos para nosotros. Pudimos jugar con las lianas, beber agua del tronco de la uña de gato (un tronco con mogollon de agua dentro) y conocer un montón de medicinas naturales. Barra libre en la selva Es alucinante entrar dentro de la selva y no ver la luz el sol, porque toda la vegetación lo tapa. Lo más llamativo fue un árbol gigantesco, con raíces enormes con unas formas muy curiosas. Vaya peazo de arbol Supuso algo muy especial poder andar por la selva y conocer un poco sobre ella, dicen que conocer es respetar ¿no?. A la vuelta, viento y marejada en Yarinacocha. Al llegar ya teníamos a Gustavo pendiente de nuestra comida, tanta atención a veces me hacía sentir algo incomdo la verdad, comeríamos pollo y como siempre rico, rico, acompañado de un zumo de una fruta que se llama carambola, me resulta familiar pero aun no se a que exactamente. No pudimos resistirnos a una pequeña siesta para recuperar un poco las fuerzas. Y al despertarnos... Mónica está muy convencida de bañarse en la laguna, aunque a mí, no es lo que más me apetece. Y mientras ella se baña, llega Gustavo, y me convence a mí también, la verdad es que tampoco hacia falta mucho para convencerme. Y allá vamos, en una barquita de chapa, hacía el centro de la laguna. Al aguaaaaa Nos tiramos al agua, que todo sea dicho, está en su punto justo de temperatura, se está a gusto la verdad, además nos cogimos unos flotadores, y nos dedicamos charlotear mientras flotábamos y mientras la corriente nos llevaba. El Sol se iba marchando y coloreaba tímidamente el cielo de rojo. Y de repente... una experiencia genial.... unos cuantos delfines rosados saltaban y jugaban a 5 metros escasos de nosotros, ¡BRUTAL! jeje, no habia nadie embarazado, no vayais a preguntar y.... Nos recogimos con los dedos como garbanzos y por fin pudimos ducharnos, pues estuvimos sin agua hasta ese momento. Poco hicimos hasta las 20:00 h. Y solo unas cartas, con Mónica como aprendiz que ganaba casi todas las partidas, después de cenar, y despues de ver unas arañas de tamaños desafiantes nos fuimos a dormir. Respecto al delfin rosado, decir que una leyenda cuenta que el delfín habría sido un joven guerrero que desagradó a un "dios" envidioso de sus dotes masculinas, quien lo transformó en cetáceo, condenándolo a vivir en los ríos y lagos de la Amazonia. Sucede que ese "dios" vengativo y despiadado le dejó al Delfín bellos atributos masculinos, visibles para los que navegan en las grandes arterias fluviales. Y le dejó, también, la picardía y el poder acentuado de aproximarse a las mujeres y seducirlas. El Delfín es un ser encantado, amante insaciable, que deja a las mujeres fuera de si, haciéndoles olvidar todas las normas para seguir solamente el impulso ardoroso de ese ser de puro gozo y seducción, de amor sin ayer ni mañana. Aparece misteriosamente en los bailes, siempre de blanco, baila maravillosamente y ninguna mujer se le resiste. "Ellas en este caso esbozan una sonrisa, aceptan silenciosas y bailan...". En tal caso su pareja se ve obligado a volver a la amazonia en busca de su querida.
  14. El ceviche, jeje, si, claro, joe, ¿como no voy a comerlo? y ademas lo hicimos el último dia de viaje, pero me puse hasta el culo, vamos que cojimos tres platazos ENORMES con su inka cola, jejeje. Cuzco, o Cusco, segun como de cariñoso con esa ciudad querais ser... es la pera... A ver si hoy puedo poner el siguiente dia saludos
  15. La verdad es que vine alucinando, aun no puedo parar de ver las fotos que hicimos, jeje. Lo malo fue la falta de tiempo, en solo 15 dias queriamos visitar medio pais, y teniendo en cuenta el tamaño de Perú... asique nos ayudamos de vuelos internos, no demasiado caros, y de alguna agencia, que nos llevo por el camino de la amargura, pero que para ganar algo de tiempo nos vino bien, la verdad. Estuvimos en Lima, Pucallpa, Arequipa, Colca, Puno y Titicaca, Cuzco, Valle Sagrado y Machupicchu. Solo por el sur, es cierto que es muy turistico, y además lo tienen demasiado bien montado, y el acoso al turista es insoportable. Perdonadme si entro en detalles demasiado personales, que quiza no os aporten nada pero, aparte de todo, este diario es para mi tambien un buen recuerdo de este viaje. Día 22 de agosto de 2008 LIMA-PUCALLPA Suena el despertador, por decir algo, porque no hay despertador, a las 8:30, tomamos el desayuno y a las 9:30 salimos hacia el aeropuerto. El primer contacto con Lima, puesto que la noche anterior de noche apenas pudimos hacernos ninguna idea, me hace ver una ciudad caótica, más de lo que imaginaba, un tráfico insufrible, con unas particulares normas de circulación en el que las principales son "primero pasa el más valiente" y sobre todo la de "sálvese quien pueda". Aunque tiene ese algo que imaginamos cuando se hablan de ciudades de este continente. Lo primero que me choca son las combis, ese medio de transporte desordenado, polvoriento y a veces peligroso que es toda una radiografía de la sociedad limeña. Comercios, coches muy viejos, y un aire putrefacto a causa de su CO2, casas, calles muy diferentes, bastante destartaladas, con un desorden inherente, pero con un punto de gracia, ¿ellos son capaces de vivir así y sin morir? parece ser que sí. La diferencia a lo que estamos acostumbrados a ver es tan grande que enseguida caes en la cuenta de estar donde estas........¡¡¡CHICOS, BIENVENIDOS A PERÚ!!!. Pues lo dicho, llegamos al aeropuerto de Lima a las 10:30h, con las 2 horas reglamentarias de antelación, no facturamos equipaje, puesto que solo llevamos una mochila pequeña y a las 13:10, estábamos despegando rumbo a Pucallpa. En el trayecto pudimos disfrutar de una variedad de paisajes casi única, de la costa a la selva pasando por la cordillera andina, con su mar de nubes atrapado entre las montañas, ESPECTACULAR!!. Tengo que volver a visitar Andes Llegamos a Pucallpa y lo primero en recibirnos es el calor ¿33º dijeron? a mi me parecían 40º o 50º, y teniendo en cuenta que veníamos de los 20º de Lima, se noto bastante. Jorge del Amazonian ecolodge nos recibe en el aeropuerto, aunque Mónica decide acosar a un pobre hombre, yo creo que esta chica no sabe leer y aun está disimulando..... "Mónica & Ismael" no es lo mismo que "Svistounov & Kolofniki". Después de recuperar a Mónica que ya había cogido al pobre hombre del brazo y apunto estuvo de cambiarse el nombre, nos llevan, ya en la calle, a un mototaxi, un taxi que es muy habitual en la zona, quiero recalcar la importancia de utilizar un servicio de confianza en los transportes de este tipo, es preferible que alguien te consiga un taxi de fiar a aventurarse con el primero que se vea, si no queda más remedio, bien, adelante, pero si se puede es mejor evitarlo. Disfrutamos de Pucallpa a 30 km/h por callejuelas repletas de comercios y de gente, por fin siento la verdadera sensación de estar de viaje, de estar de vacaciones. Aquí las personas son un poco más morenitas de lo que hemos visto hasta ahora, y por el momento el trato es de 10. En poquito tiempo llegamos al puerto de Yarinacocha, la laguna donde pasaremos los próximos 2 días, Jorge, que venía detrás nuestra con su moto, nos presenta a Elvis, que será nuestro guía, y que nos acercará en barca hasta el lodge al otro lado de la laguna y lejos de la civilización. Al entrar en la barca y ver la laguna desde dentro, empezamos a abrir la boca y la cámara empieza a trabajar de verdad. La laguna es muy ancha, pero es mucho más larga, da más sensación de estar en un río, como los de los documentales de La2, con las orillas repletas de vegetación, en las cuales, de cuando en cuando, se asoma alguna discreta y sencilla casa. Como también de repente apareció el amazonian ecolodge, entre la vegetación y asomando hacía la laguna. La que sera nuestra "casa" los proximos dos dias con sus respectivas noches Nos recibe Gustavo, un chico de 16 años que gesitona el albergue, tranquilísimo, que nos enseña nuestra habitación y nos emplaza a comer en 15 minutos (ya eran casi las 15.00h). Aqui se estaba de lujo y no hacia tanto calor Un vistazo hacia la laguna de Yarinacocha Acudimos al comedor y allí nos esperaban dos platos con un pescado que se llamaba doncella, plátano frito y unas cosas largas y blancas, que finalmente se han quedado con el nombre de "tallarines de la selva". Habíamos quedado con Elvis en ir a caminar por el bosque primario, y conocer un poco fauna y flora selvatica, después de comer durante unas 3 horas, pero ya no nos iba a dar tiempo, asique vamos a ir a ver la comunidad shipibo de S.Francisco, y dejar el pateo para el día siguiente. En la misma barca con la que llegamos fuimos hacia la comunidad. En la "peke-peke" Ya en la comunidad, sinceramente, aunque su forma de vida es realmente austera, pues sus calles son de tierra, las casas sencillas, entre otras muchas cosas, el tinglado que tienen montado en plan mercado para vender a los turistas hace la visita un tanto incomoda, porque parece que te llevan allí solo para hacerte comprar algo, aunque al fin y al cabo son parte de sus ingresos, y yo creo que les hace bastante falta. Hacia la laguna Una vueltecilla y regreso al albergue antes de que anochezca. En la vuelta hemos podido ver un bonito atardecer "Sunset Yarina" lo llamó Mónica, y además una gran sorpresa, delfines de río saltando delante nuestro, bueno, bueno, esto se pone interesante. Ya en nuestra cabaña hemos descansado un poco y después hemos ido a cenar. La cena fue toda una aventura. Cenamos cecina, tacacho, y los "tallarines", pero en medio de la cena, la poca luz de la que disponíamos se fue y tuvimos que hacer media cena con una linternita enana de un móvil que nos prestó Gustavo, y que pusimos en nuestra mesa. Una cena bastante divertida Todo el mundo sabe dónde van los insectos cuando hay una luz encendida ¿no?, pues si nosotros teníamos la única luz en kilómetros a la redonda encima de nuestra mesa.... podéis imaginarlo, todos los insectos habidos en la selva, atraídos por nuestra pequeña luz, se paseaban como si nada por nuestra mesa y por nuestros platos, muy cómico la verdad, aunque finalmente conseguimos cenar, no se si nos llevamos a la boca algun trozo de carne no deseado, y nos fuimos a descansar, no sin antes crear el HIT del verano versionando una canción de Mecano-Mujer contra mujer, titulada esta vez "RELEC sobre RELEC" Nada tiene de especial Los mosquitos que pican la mano, el matiz viene después, cuando lo hacen sin oler nada el RELEC. Luego a solas, sin nada que temer, tras las manos va el resto de la piel. Y lo que piquen los demás esta demás. Quien detiene mosquitos al vuelo, picando a ras del suelo. EL RELEC sobre RELEC Animales vistos: delfines de río, luciérnagas, una rana del tamaño de un cerdo en nuestro baño, y 32.591.279 mosquitos con mochila y DNI (MENUDO TAMAÑOOO). Frase del día: "No he meao toavia, lo he sudao tó'" (Mónica).
×

Información importante

Continuando en el sitio, aceptas nuestros Términos de Uso y Normas. Además, hay cookies. Puedes ajustar las cookies o continuar tal cual.