Jump to content
  • Registrar

timofonica

Members
  • Contenido

    349
  • Ingreso

  • Última visita

Todo lo publicado por timofonica

  1. El Okapi!!! Inscrito para esa capitalidad cultural de Córdoba, que vaya maravilla de ciudad, que buenos momentos..... cerveza y tapita, cerveza y tapita
  2. Hecho!!!! Está usted invitada a una tabla de quesos canarios. Y soy de la misma ciudad que beneharo, de La Laguna en Tenerife, que ya de paso hace tiempo que no leo nada de el
  3. ZZzzzZZzzzZZzzz hasta las 9 de la mañana, que vuelve a sonar el móvil, bajo como mejor puedo hasta la entrada y toco, me sale una señora, me imagino que la madre del chico, no habla inglés y me sale otro chico, el hermano del hijo de la señora, a su vez dueña del perro de anoche, condesa del callejón con orden al mérito civil (todo esto último, porque no nos entendíamos hablando). Al final saco 10 euros y todo aclarado, otra noche mas en la misma habitación subo y ZZzzzzzzzZZZzz hasta las 2 de la tarde, y como zombi voy a la ducha en busca de algo frío que despierte los músculos y me de ánimo para salir a la calle, con el champú arremolinandose en el sumidero la ducha, pienso que se puede hacer en Dubrovnik además de pasear por sus calles adoquinadas, una excursión!!! Pero a donde? Seguro que para esto no hay problema habrá miles de agencias que ofrezcan algo, para que la estancia sea divertida, eso ya lo tengo claro, ahora necesito algo para comer, lo del super ya casi no queda, pero me da pereza ir y volver, para ir a donde quiera ir, en fin, toca comer fuera otra vez. No puedo vivir sin cafeína Todo ha cambiado, se ha transformado en vida diurna, los repartidores en sus quehaceres, las escobas frenéticas limpiando aceras, los tenderos afanandose en colocar mercancías y despacharlas, todo es diferente y vuelta a cambiar, la ciudad es pequeña pero hay un ritmo frenético o por lo menos eso percibo, igual es mi cerebro vengativo que va procesando de una manera mas lenta. Torre de la campana Encuentro un restaurante de esos que ponen las fotos de las comidas, y veo arroces, que rico arroz, a sentarse toca y me pido un arroz caldoso con gambas y vino blanco (ya se jodió el presupuesto) pero que mas da, cuántas veces estaré comiendo en Dubrovnik? Ahora ya voy al ritmo de todo el mundo, paso por agencias que ofrecen, de lo mas variado desde tours para ver las secuelas de la guerra hasta buceo en la costa adriática, pesca de altura con fotos de bichos mas grandes que yo y tranquilos paseos en bus guiados, no sé, no hay algo que me llame la atención? Entro en algunas y los horarios para muchas de estas atracciones ya han pasado, 8 o 9 de la mañana y por la tarde no hay nada? Desisto y prefiero ir a la estación de guaguas para ver si hay trayectos hasta Kotor en Montenegro. La caminata es infernal hoy hace un calor de justicia y voy mas lento, en el trayecto no hay mucho mas que ver. No hay destino directo hasta Kotor!!! Y ahora? Pues esto ya es un quebradero, como no hay mucha gente esperando, le comento que opciones tengo para llegar a Kotor en Montenegro. Como no es la primera vez que le preguntan esto, es contundente y precisa a la hora de contestar, hay un bus hasta la frontera Serbia, luego otro bus hasta Herceg Novi y desde allí otro hasta Kotor, tiempo estimado, ni se sabe, compro el billete hasta la frontera que son 8 euros mas suplemento de equipaje 1 euro, hay varias guaguas al día, no es que sea la guagua que te lleva hasta ese punto sino es una guagua local que hace esa ruta y la última parada es la frontera. Vaya papelón!! Pero no hay otra opción dentro de lo económico, con la cabeza metida en la historia de tantas conexiones hay que plantearse donde antes de Kotor me puedo quedar tirado y ver como se sale del paso, otro capítulo mas para Lp. Me voy de compras algún souvenir, una vuelta por el mercado e ir de nuevo a la oficina de turismo, por si hay algún espectáculo nocturno o algo bien entrada la tarde. Primera parada el mercado, no es que sea distinto al esto, pero siempre se ven cosas diferentes y encuentras algo nuevo que comer. En este caso venden unos higos excelentes!!! Y de postre unos higos, deliciosossss, por favor, que emboste!!! Y unos bocatas de pescado con ensalada alucinantes, pero no tengo tanta hambre, paso del mercado solo me abre el apetito, sigo en busca de algo y en la oficina de turismo me sugieren salir en un barco, que hace una ruta al atardecer por la costa de la ciudad y ver las murallas desde el mar, amén de la costa, dura una hora y sale a las 8, por 10 euros. No es mala la idea, me voy a la casa, ducha y ahora viene lo mejor las camisetas están que apestan y se sostienen sin pinzas de la mugre, bueno espero que el barco se descubierto, lo contrario, me tiran a patadas al Adriático. Son las 8 y estoy en el embarcadero que me han indicado y el barco es la típica chalanita cubierta de lona, va un grupo de americanos y yo, no hay guía, solo el patrón y nosotros, arranca el motor, se llena todo de humo y en unos segundos desaparece con la velocidad del barco. El aire, no se puede describir, ni el olor del mar, damos una primera vuelta al puerto y clic “low battery” joder me olvidé de cambiar las pilas, no he hecho las cuentas, pero me he gastado lo mas grande en pilas y precisamente no son baratas por estos lares. Salimos fuera de las aguas del puerto y el mar es tranquilo, el cielo está despegado y ya a estas horas el sol pega sus coletazos sobre la piedra clara de las murallas y hace una vista espectacular de las mismas, los americanos no paran de tirar fotos con cámaras alucinantes, vaya complejo que me pillé, seguimos y vamos hacia el acantilado, desde donde vemos lo imponente que se ve desde abajo y las colonias de gaviotas volando alrededor de ellos, paramos unos minutos a petición del grupo, fotos van y vienen y les tiro fotos. Seguimos en dirección a un saliente y vemos la puesta de sol con la ciudad al frente, maravilloso!! Se hace un silencio para ver esos escasos minutos que nos da el sol todos los días, entramos en una cala donde el agua, según se pierde la profundidad se vuelve mas clara y nítida y vemos que las rocas son de un blanco impoluto, precioso. Oscurece y la barca enciende unas luces a la altura del toldo, de bombillas como las de casa, cada una de un color y solo falta la guitarra y la sangría y montamos la fiesta a bordo, última parada frente a la ciudad iluminada por los focos y es algo todavía mas espectacular que la vista desde lo mas alto de la muralla. Entramos a puerto y los cabrones le aflojan propina al patrón y yo fiuuu (silbido) y tararí que te vi. Ya es hora de volver a la casa, estoy cansado y la brisita del mar me ha abierto el apetito, en realidad todo me lo abre. Bocadillo embutido cerdo grasiento con unas rodajitas de tomate, algo de zumo de piña que ha quedado y listo. Joder que mal huele la camiseta. Me tumbo en la cama algo de escritura y lectura y a dormir, que mañana a las 10 tengo que estar en la parada guaguas.
  4. Buah no falla a la vuelta tortilla de papas con cebollitas, es que a las madres hay que hacerles un monumento, nosotros disfrutamos del viaje y ellas están encendiendo velas por nosotros.
  5. El Red Bus hostel está bien, aunque caro para el precio, habitaciones muyy limpias, cocina ámplia bien equipada, y desayuno incluido. la ubicación es buena. Lo peor, la seguridad por las noches, supuestamente tienes que tocar y abren, pero yo muchas noches entré y la puerta etaba abierta. Y que solo tiene una ducha para las habitaciones en común y dos retretes separados, por las mañanas las colas son kilométricas. Recomiendo en Budapest el mellow Mod Hostel, igual precio, igual límipio, mas céntrico y las duchas de lo mejor. Lo malo tienen dos cocinas por planta, pero mal equipadas y pequeñas, sin mesas, lo único válido la nevera.
  6. Sobre cartografía, pues practicamente nada, un mapa muy general de europa de una cadenas de hostel, pero no lo uso para ubicarme, ni para planificar, solo para ver donde he estado y ver una "ruta lógica" hasta la ciudad de vuelta. Lo que si me llevé fué la guía Lp Eastern Europe (edición Febrero 2005), que tiene un mapa de esa parte de Europa, con los puntos mas interesantes y luego el mapa de cada país que incluye la guía y es bastante completo. Otra cosa es que los mapas de las ciudades tengan fallos garrafales en cuestión de calles, nombres y lo peor que hay cosas que ya no existen y te vuelves loco buscandolas, como estaciones de guaguas que no existen, cambio de servicios (en vez de ir a Torrelodones ahora va a Ajillos del medio) todo esto me ha hecho pensar, que la guía ha hecho u lavado de cara, pero muchos contenidos están obsoletos, sobre todo en Macedonia y Albania hay errores garrafales que te cabrean, porque llegas al punto que te indica la guía y la estación de guaguas llevaba cerrada 4 años, nada menos!!! Pero antes de salir ví varias guías y la mejor es la Lp por goleada. Otra opción es llevar varias, si sois un grupo, yo por razones de peso y espacio, pues tuve que escojer la comentada guía. Sugerencias de algo, muy,muy reciente es la "western Balkan" de Lp es muy completa para viajar a los Balcanes y sí que subsanan los errores de la edición de Eastern Europe (2005) Y en general, en las oficinas de turismo te dan todo tipo de soporte cartográfico, para coche, ciudades, trekking etc... (Claro está, si hay Oficina turismo) Por cierto, si vienes a las islas afortunadas, estas invitada a una botella de ron de caña. Y QUE NO TE ODIOOOOO JODER, SOLO ME CAES BORDE, AHORA DECIR QUE ME RIO JARTA CON ALGUNOS DE TUS POST (Sobre todo aquel de las botas de esquí y los pantalones piratas, juer que bueno )
  7. Que bueno el diario y las fotos, que me estas abriendo el apetito de Francia!!!!!!! Próxima entrega cuando????
  8. 8 de Junio “Caminando a lo zorro por Dubrovnik” Suena el despertador del móvil y no me habitúo a que no entre luz por la ventana, joder!! Le pongo repetir alarma al móvil y cierro los ojos de nuevo, 10 minutos y suena, con lo rico que se está en la cama como para salir a estas horas, son las 2.20 de la madrugada, y ya con las pel… bien hinchadas me levanto y me pongo la primera camiseta que veo, (ya huelen que da asco) cojo la cámara y me llevo el DNI, por si me pilla algún poli pensando que tengo otras intenciones menos nobles que la de sacar fotos y ver la ciudad sin turistas. Con los ojos hinchados aún voy al baño a lavarme la cara y despertar al cerebro, que estará pensando –Que cojones estarás haciendo a estas horas levantado?- Bajo las escaleras de manera sigilosa, para no despertar a los caseros y abro la puerta en el estilo de cuando vivía con mis padres y no quería que supieran a la hora que salgo o entro, ya me olvidaba de un detalle, siempre hay algún perro puñetero que te delata, cuando vuelva a la isla promoveré una campaña en pro del murciélago de compañía. Cierro la puerta y solo se oye el clic del picaporte, bien. Operación zorrocloco iniciada, los callejones están totalmente vacíos y no se escuchan ruidos (excepto el perro que sigue ladrando), es un placer, no hace frío, la temperatura perfecta para dar un paseo, el camino se hace con los ñic,ñic de las suelas de los tenis al tocar el suelo, pero nada mas que silencio. Casco viejo son las 3 de la madrugada y no se ve un alma, me siento y empiezo a pensar como se pueden tomar fotos a esa hora, sobre la luz no hay problema casi todo está iluminado con luces especialmente instaladas para realzar si aún cabe la belleza de los edificios, bien, bien, porque no estoy muy sobrado de pilas para la cámara y el flash se las come que da regalo. Prueba de luz sin flash, he aquí el resultado El casco histórico está perfectamente iluminado con focos para realzar la vista de los mismo Está perfecto, el resultado de las fotos en una distancia no muy larga es bastante bueno y desactivo el flash para captar solo el reflejo de la luz dada por los focos. El paseo es por los alrededores de la catedral y un tramo de la muralla Desde la parte mas elevada de la muralla se capta lo mejor de la parte vieja y el muelle (contad 10 minutos de caminata) que ya puestos a decir, es el lugar perfecto para las parejas, unos miran para el mar y otros para la ciudad, cada cual a su rollo, pero prácticamente el centro es mío!! A excepción de otros mas que también tienen despertador en el móvil. Da igual, yo a mi bola, solo yo y el ñik,ñik de los tenis y el clic de la cámara. Supuestamente el agua es potable y según un guía de uno de los cruceros, quién la bebe vuelve Yo no bebí, pero si que está fresquita para refrescarse la cabeza y las manos Son las 5 de la mañana y puedo decir, que la mejor manera de ver Dubrovnik es a estas horas sin las masificaciones, sin los cruceristas, sin el barullo del mercado, sin guías. Solo queda la brisa del mar, el salitre y los gatos haciendo su ronda nocturna. Ventana iluminada, daría un ojo, por ver con el otro que está pasando en la habitación, pero por qué seré tan cotilla? De vuelta a casa, con la operación “zorrocloco” concluida, solo queda sentarse en un banco para ver el tesoro captado, luego mas ñiks,ñiks de los tenis, mas perros ladrando y la misma operación de apertura de la puerta, y ya veremos mañana quién se levanta antes de las 10 para pagar otra noche en esta mágica ciudad Y a la zorro vuelvo a casa Perdonad para mañana café y tostadas, no muy quemadas, graciasssss
  9. Mas sobre Dubrovnik, ya que no pude incluirlas en el diario. Por 20 Kunas puedes subir a una azotea de alquiler y fotografiar los tejados de la ciudad Vista de la muralla, desde la parte nueva de Dubrovnik Cruceros atracados Solo queda confiar que al final se vea el mar..... Otra vista desde la parte alta de la muralla Perderse es una obligación, entramados de pasajes, puertas, torretas de vigilancia, no hay mapa que cubra esto
  10. 7 de Junio “La perla del Adriático” Suena el despertador del móvil y son las 6 de la mañana, ya estaba todo preparado desde la noche anterior y bajo las escaleras porque el ascensor no funciona, me despido del recepcionista y le pido que me diga algún lugar donde desayunar, además del mismo hotel, me indica un pequeño bar de camino al paseo marítimo. El bar, este bar, hace años que no veo un bar que ponen serrín en el suelo para absorver lo que le caiga y ya tan temprano el ambiente está cargado de humo de tabaco, la barra de granito, y los clientes lo mejor, no sé si vienen de after, o simplemente no se han duchado y están hechos una mierda a tan temprana hora de la mañana, ya dentro del guachinche, todo el mundo me mira y yo los miro, siiiii y que? Llevo una cabra muerta en la mochila, pasa algo? Ahora toca pedir y no hay carta y yo como siempre hago el choni a donde voy, pido la carta y escojone general de los presentes, gracias que hay un chico que entiende inglés, me pido un café y pan con algo de embutido, que suerte son croatas y comen cerdo, un punto mas para los croatas bosnios, risas de nuevo, por la manera de usar la cacharra del café y como lo sirvo, uno de los mas viejos del bar, me aparta de manera educada, y me enseña a que no caigan las borras del café dentro de la taza, risas, y preguntas de donde soy, que hago en Neum, a donde voy.... pienso -Me gusta Bosnia- Después de varios días sin contacto humano, se agradece. Me reafirmo, los Bosnios son una gente maravillosa, educada y siempre servicial para lo que se preste. Pero me tengo que ir, queda unos 45 minutos para la salida de la guagua, me acerco y pregunto Dubrovnik, y la gente asient, señalo el reloj, y me marcan con los dedos 8, bien, es el lugar y la hora. En breve paseo veo las fachadas de los edificios que dan hacia el mar y la verdad que no vale la pena, parar en este lugar, tiendas de postales y demás souvenir, restaurante y así en tal orden, pero no hay supermercado, vuelvo a la parada y me pongo a leer tirado por el suelo y escuchando música. Ya ha llegado la guagua con media hora de retraso, pero ni me inmuto, esta parece ser mas nueva, lo calibro en función a la cantidad de humos negros que expulsa y esta no echa mucho. Efectivamente es mas confortable, pago el billete en euros y subo, me acomodo cerca de la ventana porque el trayecto según el mapa transcurre, a lo largo del adriático, el viaje, no he preguntado, pero al ser temprano, llegaré a una hora buena para encontrar alojamiento, si soy sincero, aquí me asaltan las dudas de encontrar alojamiento, Dubrovnik, es el destino por excelencia en el Adriático, no vaya a tener que recoger las cosas y tirar hacia…hacia…hacia donde? Hacia atrás? Ni de coña, ya tenga que dormir en cualquier sitio. Ultima vista de Bosnia antes de cruzar la frontera En el trayecto a Dubrovnik transcurre por la costa con la vista de las islas Elephite al fondo El viaje ha sido sin ningún contratiempo y ya desde el bus, la entrada a Dubrovnik es espectacular Ultima parada del bus antes de llegar a Dubrovnik La estación está la parte nueva de la ciudad, donde vamos a parar. Sobre el alojamiento sin ningún problema, la avalancha de gente ofreciendo habitaciones es brutal, pero, no vienen hacia mi, sino a los grupos de americanos y aussies, que acaban de llegar en otro bus, bueno mejor para mi, ahora llega mi turno y tengo delante un tío de unos 30 años, ofreciendome una habitación, justo al lado de las murallas de la ciudad, misma situación que con Dinara en Mostar, no pago hasta verla, caminamos, pero esta vez hablamos, algo, este hombre habla inglés con una sorprendente fluidez. Joer, como la habitación esté aquí, es un chollo por 10 euros la noche, la calle está adoquinada y las farolas engarzadas en las fachadas de las casas, y arriba del todo, donde casi el sol no deja ver, asoman las tejas rojas de las casas. Interrumpe el paseo una llamada al móvil, y espero unos segundos que me valen para captar algún detalle con la cámara. Gatos por todos lados y de todos los colores Concluida la llamada, no tardamos en llegar a la casa, la casa: dos plantas, varias ventanas a la calle, dos balcones y el tejado rojo de rigor, bonita y tiene pinta de ser limpia, pero realmente no se donde estoy, bueno, pago por una noche y mañana ya veremos…. En la planta baja vive la familia de este hombre y en la planta superior veo cuatro puertas con números distintos, supongo que son cuatro habitaciones, pero la mía es la mía y punto pelota. Ayyyyy mi madre, mis costillas no están listas para tremenda cama, que lujo, el baño es pequeño pero limpio, buenos 10 euros empleados en la habitación, ahora solo toca saber realmente donde estoy, hemos callejeado por callejones estrechos y no he podido ubicarme. Una imagen de por donde hay que callejear Ducha y a la calle, a ver, que tipo de vida hay ahí fuera, cuando bajo me espera el chico y me explica como ir y venir del casco viejo, me da un mapa fotocopiado y me señala la oficina de turismo y la casa y la mejor manera de llegar, parece que no es complicado, pero ya al segundo callejón estoy perdido y no ves ninguna referencia para guiarte, pregunta de rigor a una doña y chillido, muchacha baja el tono de voz que van a pensar que te estoy atracando, sale un chico de la casa, y nos quedamos como unos segundos mirándonos como dos gatos que se van a pelear, le pregunto como llegar al centro y me contesta en inglés, que es fácil, siempre bajar el callejón, en dirección al mar, pero donde está el mar? Me señala otro callejón y ahí está. La parte histórica de la ciudad es una maravilla, con rincones muy bohemios, creo que es un lugar para venir “con alguien especial” pero como no es mi caso, os jodeis parejitas haciendo morros, yo a tirar fotos, no falla primera foto y se las abren del lugar. Y mas callejuelas!!! Las mejores vistas y fotografías se captan desde la muralla Algo que me llamó poderosamente la atención es la perfección en la unión de la piedra Vista de la catedral Ya pasas del mediodía un rato y el estómago cruje y pide nutrientes, por esto no habrá problema hay restaurantes por todas partes, cual será el menú? Pues pescado, para no variar; los camareros-relaciones públicas son insistentes y no paran uno detrás de otro, pues ahora me propongo entrar en donde no me salga uno, pues joder, que me muero de hambre todos tienen uno, en fin, ya sentado, la carta está en varios idiomas, y veo “octopus” que rico pulpo, con lo que me gusta, y encima pone que es frío, mejor con el calor que hace. Salpicón de pulpo en versión Croata Dubrovnik por lo que he pagado es mas caro que el resto de Croacia y con diferencia a bosnia, pero todo estaba rico (ya sacaré las cuenta de lo que llevo gastado esta noche y me tiraré de los pelos palomerooooo) Mas pata por el casco viejo y mas fotos, la muralla, el puerto, callejuelas, iglesias, da para mucho esta ciudad con diferencias al resto. Para la vuelta a casa, ya cansado y con ganas de una segunda ducha, no recuerdo el camino de vuelta y a preguntar, uno que si era noruego, el otro que vive donde el demonio perdió los calzones, hasta que veo a un policía y le pregunto y bueno, por lo menos se que la casa se ubica para el norte. Después de una media hora me suenan cosas y encuentro el callejón de subida y tras una tortuosa subida de escalones, llego a la puerta de la casa. Subo y una de las habitaciones está abierta y miro en plan cotilla, para ver quién está dentro, un chico, hi! Y me meto a la mía. Como he tenido madrugón solo falta una buena siesta tras la comida y la pateada y así cuaja. Son las 6 de la tarde y he dormido unas horitas bastante reponedoras, pero sigo atontado, por dormir? Por el viaje en guagua? –No- por falta de una ducha y cafeína, esto tiene fácil solución, a la ducha! Las duchas son compartidas, eso sí, separadas en género. A la calle, a buscar donde tomar un café, pero esta vez, uno normalito, tipo espreso, encuentro mi lugar, una cafetería en plena plaza de la torre del reloj, 2 euros el café, como siga así, me veo haciendo pinitos, para llegar al final del viaje. Con los remordimientos de haber gastado muchos euros, busco super donde comprar cosas para desayunar mañana, y aprovechar la vuelta, para auto convencerme de que estar otra noche mas en Dubrovnik vale la pena, bueno lo que veo me gusta, ahora toca el factor mas importante, me aburriré, no sé es cuestión de ver donde se junta el meollo y meter las narices. Fuera del casco hay varias calles bastante animadas y me animo a salir del circuito, porque ya le he pillado el truco para volver a casas, hay pubs bastante animados y con gran cantidad de ingleses, alemanes y americanos, por la similitud en las identificaciones al cuello tienen que ser de un tour organizado o algo por el estilo, como veo que montan jaelo y bastante ruido, me meto a ver que sale. 1ª O´chusco, nada 2ª O´chusco, nada 3ª y sucesivas, nada, pues eso nada pasó, no conocí a nadie y nadie me conoció, en fin, me vuelvo al hostel, con mis bolsitas del super a prepararme algo para zampar y luego lo que el cuerpo pida, esta noche toca fruta, pan y mermelada, con zumo de piña. Ya desde la mesita veo a través de la ventana que cae la tarde y la luz se difumina para dar paso al ocaso, por la ventana entra un aire cálido, de noche de verano que invita a tirarse a la calle, hago caso omiso a las sensaciones y me quedo mirando las fotos que he hecho en el viaje y a recordar lo caminado, pero con la ilusión de lo que aún queda por ver, e intento recordar con cada foto las situaciones que la rodean, para después de una calada al cigarro pasarlas al diario, el diario, es algo que nunca me ha gustado escribir, porque es escribir para recordar algo ya pasado, pero así son las cosas, Dubrovnik me ha cautivado y la decisión está tomada, me quedaré una noche mas, sorbo al brik de piña y me quedo mirando como cambia la luz que entra por la ventana y las tonalidades que toma conforme el día cede paso a la noche, me quedo un día mas. Con los pies ya encima de la mesa y la silla inclinada hacia atrás, tentando a Newton, pasan las horas y recuerdo cosas, ya no del viaje, sino de la vida, de lo que me pasa en mi isla y en mi entorno e intento componer piezas, en esos momentos de claridad que nos viene, tal vidente con su bola. Ya, ya!! Pasado el momento, me cargo las pilas y pienso –que momento será el mas adecuado, para disfrutar de la ciudad?- Sencillo la madrugada, pues eso, con la ventana abierta, abro la cama y me meto, pondré el despertador a las 2 de la mañana y vamos a ver, como será empezar otra jornada de una manera diferente. Dejadme dormir unas horas y vamos a ver Dubrovnik de noche
  11. Son monedas que no "dan juego" con lo cual no hay cambio. Mas que preocuparte de cambiar euros, que NO tendrás ningún problema, yo me centraría mas en como guardarlos y un plan B por si pasa algo. Yo lo organicé así: Efectivo 600 euros 2 tarjetas (débito y crédito mastercard) 600 euros a alguién de confianza, para ser enviado por Money Gram o Western Union en caso de algún problema gordo, ambas funcionan a las mil maravillas. Ahora, el tema, sobre los cajeros, no me funcionaron en todos lados o se pegaban una eternidad en hacer la conexión. No me funcionaron en: Eslovenia (ambas) y Bosnia (ambas) Muy lento en: Serbia y Macedonia. Con el tema de duplicar las bandas magnéticas, estaba un poco acojonado, otra opción a los cajeros, es hacer reintegros en efectivo con tarjetas dentro del mismo banco, es mas seguro y solventas el problema de los cajeros, que te puedo asegurar hay muchos excepto en Albania y algunos pueblos de Montenegro, obvio Eso sí, cambia acorde los gastos del día, porque de euros a "cualquier" moneda los cambios son estables y no fluctúan mucho entre establecimientos, el problema viene cuando esas divisas las quieres cambiar a otra moneda, el cambio es nefasto, con lo cual o te serruchan o te las llevas de souvenir. Lo de la riñonera interior, ya está mas que visto y escuchado, yo me la puse al muslo, no es incómoda, pero te da algún que otro susto, pensando que la tienes al pecho, ahí llevo la pasta en efectivo y la documentación no necesaria, pero que tenga validez como identificación DNI (en caso de utilizar western union necesitas algo con foto) También me llevo una cartera señuelo, una cartera con una tarjeta de crédito mastercard, que no vale nada (pero ellos no lo saben) y otras tarjetas con banda magnética, y algo de dinero, y algunos billetes de poco valor, si te roban, se llevan eso, miran y si ven tarjetas y dinero se van. Y sobre seguridad no tuve ningún problema, otra cosa, es que te timen, pero eso en el capítulo de "Fiesta balcánica" Macedonia
  12. 6 de Junio “Frustración y cambio de planes sobre la marcha” Son las 6 de la mañana y hoy me he despertado mas temprano de lo normal, bien, así aprovecho el día, compro el billete para Korcula y me informo de las guaguas para Dubrovnik. Hidrofoil entre Ploce y trpanj, la red de Jadrolinija, es ámplia y cubre todo el litoral Croata y conexiones a Italia En la ciudad hay infinidad de agencias que tienen excursiones hacia las islas del adriático, barco+hotel+excursión y así en un largo rosario de ofertas, pero yo solo quiero barco, el alojamiento lo buscaré por mi cuenta, el viaje hasta trpanj son 10 euros trayecto, y hay varias conexiones al día, luego un bus y otro pequeño barco, según me comentan en la oficina, pero, me advierten que encontrar alojamiento va a ser casi imposible, hay un campeonato de lanchas, ya me huelo a que me quieren empetar alguna habitación por un precio desorbitado, pregunto si ellos reservan habitaciones y me comenta que si, que tienen pero a 70 euros la mas barata, con un gracias por lo bajo, salgo de la oficina y sigo buscando, entro en otra y me comentan que si voy a ver el campeonato de lanchas, vaya, pues que va a ser verdad, me muestro interesado y me dan un folleto con la información y efectivamente es verdad una competición de fuera bordas, le cuento la misma cantaleta, buscarme la vida, solo barco y otro par de lo mismo, sobre 70 euros noche, está casi todo lleno, bueno, no puedo salirme del presupuesto y creo que voy a desistir de ir a Korcula, con la de maravillas que me han contado sobre ella, me perderé la isla donde nació Marco Polo, o eso dicen ellos. Bueno, me queda dar una vuelta por la ciudad e ir a la estación de guaguas a ver los horarios y el precio del billete hasta Dubrovnik, de estación, nada de nada, se compra en una oficina de la compañía de “autotrans” esta compañía ya la había visto en Zagreb, vuelvo a la ciudad y la verdad es que solo hay algo que me gusta de esta ciudad, el puerto, con un mogollón de veleros amarrados y la brisa del mar que refresca el calor que hace hoy. La oficina de autotrans no es difícil de localizar está junto al puerto, hay tres servicios al día y el próximo para salir es a las 17.00, y son las 11 de la mañana, perfecto, 12 euros, me aseguro de donde sale la guagua, de la estación, me confirma la chica y del atraque 3, ya está todo, ahora solo queda, dar una vuelta y pasar a recoger la mochila. Puerto pesquero Ploce, Ploce, no hay nada peor que no saber que hacer en un lugar, no hay algo que me llame la atención y eso me jode cuando tengo unas horas por delante y no tengo ni pajorera idea que hacer, doy vueltas por los embarcaderos recreandome la pestaña con los mega yates, con los veleros alemanes y sus mesas preparadas para comer, joer que envidia, hacer un crucero por el adriático en uno de esos barquitos tan estupendos, en fin, viva los pobres!! Ferry Marco Polo que une Split,Korcula y Dubrovnik, no es mala idea, plantearse cojer uno de estos ferries en plan crucero y bajar la costa, seguro que es mas cómodo y mejores vistas Encuentro un restaurante que huele a fritanga pescado, justo al lado la lonja de pescado, y fresco tiene que ser, porque veo como entran las cajas en el restaurante Y este bicho que es? y el tufillo me abre el apetito y no me queda mas remedio que obedecer a mi cerebro, veo la carta y la tienen en varios idiomas, pero aunque esté en inglés tampoco voy mas allá ya que no entiendo que tipo de pescado es, pero huele bien el aroma que sale de la cocina. Me pido un pescado a la plancha, que viene con una salsa verde muy condimentada y unas papas guisadas, delicioso hacía algun tiempo que no comía tan bien, ahora podéis serrucharme de lo bueno, pero nadie me quita mi plato de pescado y siempre quedará el correr. Sorpresa el plato no pasa los 10 euros y el vino son 3 euros, mas los impuestos unos 15 euros, no me parece excesivamente caro, pago y con la barriga llena, el mundo se ve de otro color. Ya es la 1 de la tarde y doy vueltas por una ciudad, que me tiene estancado, pero descubro que hay un pequeño castillo, bordeando la orilla, pregunto como llegar y el tiempo estimado, según explicación dada, la caminata son unos 30 minutos por el paseo marítimo, pero siempre tengo la buena costumbre de preguntar dos veces a ver si concuerdan las dos informaciones, no vaya a ser que me estén mandando a tomar por culo y pierda la guagua, efectivamente, así es 30 minutos, paseo marítimo. La caminata se hace bajo unas palmeras, que dan una sombra agradable, bordeando el adriático con su inconfundible color y la escandalera que montan las gaviotas sobre uno. Ya estoy en el castillo, pero, esto es coña? O se han aliado los “Plocheros” para joderme el día, es un castillo, efectivamente que lo es, pero es como los cuartelillos de la guardia civil, solo que con un toque más medieval, pero esto no pasa de los años 60 para atrás, en fin, toca volver de vuelta, con el gaznate seco y 30 minutos de pateada para volver. A tomar por saco, la mala leche no me va a vencer y me tumbo un rato a medio camino a ver el mar, bajo la sombra un árbol y a buscar algo interesante que sacarle una foto. Las gaviotas, si quieres reirte un poco, lanza pedazos de pan al aire.... El Adriático en turquesa Tiro algunas fotos, pero no me convencen, borro, que hay que dejar espacio en la tarjeta, todo decir, que voy a tener que utilizar el Mp3 para cargar fotos porque con la media de fotos que llevo, no me va a aguantar la tarjeta. Repuesto del cabreo, entro en la ciudad con cara de todos sois mis enemigos y jamás y aquí escupo, volveré, mas todavía, no seréis recomendados. Ya en la estación de guaguas o eso le llaman a un armazón cubierto por planchas Estación de guaguas me dedico a leer y a escuchar música, hasta que llega la guagua, y vaya, lo que me sorprende es que haya llegado, otra reliquia con ruedas, queda mas de una hora para salir y pillo los víveres para aguantar el trayecto, agua, galletas y chocolate, todo esto deferencia para el resto de los pasajeros, ya que no huele. Hora de subir e inicio del viaje para Dubrovnik, que nervios, todo el mundo coincide en remarcar que no hay que pasar por alto esta ciudad. El viaje hasta Dubrovnik según el chofer son 4 horas, las primera horas son agradables vamos bordeando la costa y la vista es muy buena, durante el trayecto paramos en un restaurante para tomar un café y al baño. Seguimos y llegamos a la frontera Bosnia, todo sin problemas, anotan el número de pasaporte y preguntan si hay algo que declarar. –nada- les contesto y otra vez de nuevo en Bosnia, por poco tiempo, o eso es lo que pensaba, ya en medio de la nada, la guagua se jode, vaya papelón, lo que me faltaba, entre ruidos de engranajes, humos y maldiciones en varios idiomas, la guagua no arranca, estamos tirados en una cuneta y el chofer se dedica a llamar por el móvil y por el tono la cosa está jodida, y a unos 20 Kilómetros se encuentra la ciudad costera de Neum, eso me cuenta una chica croata que va a Dubrovnik, tras dos horas tirados en la carretera llega una furgoneta de unas 15 plazas que es totalmente insuficiente para llevarnos a todos, consigo hablar con la chica de nuevo y me dice que van para Neum y esperar hasta que llegue la guagua de Ploce de la misma empresa. Y a que hora llegaremos a Dubrovnik? –Pues ni idea- contesta la chica. Van 15 sentados y el resto como mejor podemos, equipajes, apelotonados en los bajos del furgón y como mejor se puede dentro de el, es indescriptible lo mal que hicimos esos 20 kilómetros, entre sudores, frenazos, curvas, joder, como se puede torcer las cosas tanto. Ya estamos en Neum y son las 9 de la noche, Neum es “verano azul” con Bea,Guille, el piraña, solo me faltó chanquete por ver. La gente pasaba y preguntaba y es que pareciamos que estabamos en una mani, por algo que todavía estoy por enterarme, ya con los mismisimos hinchados, le comento a la chica que me quedo en Neum y si le puede preguntar al chofer, si conoce algún alojamiento barato en la ciudad, como por arte de magia al chofer se le cambia la cara y viene hacia mi junto con la chica y ella traduce-No te van a devolver el dinero- pero si sabe de un hotel en una de las calles traseras al paseo marítimo donde estamos, precio de 15 a 20 euros aproximadamente. Ok estoy de acuerdo, después de preguntar donde parará la guagua mañana y el horario de la misma, pillo mi mochila y a preguntar a la gente donde está tal calle, no es difícil de localizar y me pongo en menos de media hora en la recepción del hotel “helios” (flores plásticas para recibirte, genial) La recepción es pequeña y el recepcionista lo pillo cenando, habla inglés, le pregunto el precio de la habitación y son 20 euros sin desayuno, caro, para el nivel pero no queda otra opción, pillo la habitación y subo está en un cuarto piso, con el ascensor mas viejo que maría castaña, la habitación, como en España, pero sin la versión mueble castellano, aquí deben ser versión yugoslava con detalle de cubrecamas terciopelo rojo putón. Como peor no ha podido ir el día, solo queda ducharse y dar una vuelta por Neum, para gastar la tarjeta de los 500 impulsos en llamar a casa y cenar algo. Tarjeta los 500 impulsos, ellos se refieren a los bips que oyes cuando hablas Neum es un paseo marítimo más o menos mono, pero sin nada que no se encuentre en cualquier parte de la costa española, muchas parejas Bosnias e Italianos montando bulla y ostentando que son ricos y tienen poderío, no puedo con ellos. La cena, toca pescado y calamares de primero, el pescado sin novedad a la plancha, con una salsa muy parecida a la de ploce y papas guisadas, pero los calamares son distintos, están rebozados con un toque de ajo, están buenos, un poco de vino blanco bien fresquito y todo por 15 euros, y me dan 10 Km de vuelta ya que he pagado con 20 euros. Ya está todo el mundo tranquilo he llamado a casa y saben que sigo vivo y entero, ahora a escribir un poco en el diario y a pillar la guagua a las 8 de la mañana, toca madrugar. Querido diario: Hoy a sido un día de mier….. he perdido casi dos días sin ver lo que quería
  13. 5 de Junio “Hacia Ploce” La guagua es otra “chatarratrans” que me va a llevar a Ploce, por imperativo, si no encuentro algo para llegar a Korcula , tendré que pasar noche en esa ciudad portuaria, para seguir al día siguiente hasta la isla, aprovecho el viaje en la guagua para dormir un poco en intentar reponerme de lo mal que me levanté hoy, aunque las molestias han remitido el estado anímico no es el mejor. Ya reposado unas 3 horas, estamos entrando en Croacia y hay cola en la frontera, por lo que veo están revisando minuciosamente la guagua de delante y creo que vamos a llegar muy tarde a Ploce, paciencia, leer y esperar a los polis fronterizos, desde Eslovenia, no he tenido problemas, por qué habré de tenerlos aquí. Nuestro turno, dos policías suben al bus, uno va delante mirando pasaportes y otro revisando los equipajes de mano, ya con los policias fuera, abren los maleteros de la guagua y nos piden bajar, veo que cada uno pilla su equipaje y lo pone enfrente de uno, esto suena a registro, vamos a perder mucho tiempo, pero bueno, el registro es sorpresa en mayúscula, unos que traen fruta, no se puede entrar, otros mucho tabaco, en fin, vaya pachorra, ya son las 7 y esto va a durar otro buen rato, me toca, abro la mochila por ambos lados (arriba y abajo) para que el “fronteras” mire lo que le de la gana, abre todo y saca todo y especialmente se ceba conmigo porque no entiendo nada y no debe ser muy frecuente ver pasaportes españoles en esa frontera, ya subimos a la guagua y son las 19.45 y vamos a llegar muy tarde a Ploce. Efectivamente llegamos tarde a Ploce son las 9 de la noche y la estación de guaguas es un descampado, sin mas infraestructura que unas planchas de uralita, me bajo y hago “la vuelta bailarina con la mochila” pero no hay gente ofreciendo habitaciones ni relaciones públicas ni nada, de nada, toca buscar, el camino hasta el centro de la ciudad no es mucho, pero con la mochila a cuestas y con el estómago algo revuelto se hace pesado, busco en la guía Lp, alguna información sobre Ploce, pero no hay nada, a estas horas ya se hace un poco difícil, encontrar algo donde dormir, pregunto, donde hay algún hotel o pensión y me envían a una calle donde hay una especie de oficina de turismo aún abierta, al entrar ya veo que no es una oficina de turismo sino una agencia de viajes, le comento que no tengo alojamiento, y ya me huelo "el te voy a serruchar pero de bien" saca una agenda y mira y todo lo que mira no baja de 60 euros, que va demasiado caro para mi, le comento si tienen algo mas barato o habitaciones particulares, me dice que no que ellos solo operan con hoteles en la ciudad o la zona, pues mal las llevo, dejo la agencia de viajes con intención de buscar algún cartel de habitaciones por la ciudad, Ploce es mas bien feo, pero es lo que toca. En una de las calles veo un edificio de varias plantas, que pone habitaciones en varios idiomas, toca y me sale la maruja Croata, no english!!! Vaya contratiempo, pero entiende algo de italiano, y con esa mezcla de Itañol nos apañamos, la habitación cuesta 25 euros (aprovechando la situación de que son casi las 10.30 de la noche y parece que va a llover) pillo la habitación, la habitación es indescriptible, da a un patio interior y en los bajos hay una pizzería, el aroma a pan de ajo es mas que notable, que mas da, ya solo quiero ducharme, comer y meterme en la cama, mañana quiero salir hacia la isla de Korcula. La ducha es de coña, el agua sale a “plazos” un minuto sale y el otro no, pero la gracioso es que cuando vuelve, viene haciendo un ruido, que parece que van a salir los jinetes del Apocalipsis por ese mango y luego una presión, que el depilar se va a acabar. Entre la ducha y el olor a pizza, me entra el hambre y bajo a la pizzería a pillar una pizza para comerla en la habitación, algo que odio en los viajes es que tengo que comer solo y prefiero pillarme la comida y buscar un sitio para mi mismo. En la habitación con una cuatro estaciones, escribo algo para el diario, pero el cansancio me vence y prefiero irme a la cama, joderrrrr!!!! La cama no tiene sábanas, solo el edredón, y ya no es hora de despertar a la doña, varias camisetas y a tomar por…..Hasta mañana
  14. 4 de Junio “fatal, fatal…..” Amanece en Mostar y la luz se tamiza por las cortinas, y ya oigo a Dinara, traquinando en la cocina, todo hay que decir que las paredes son papel de fumar. No me apetece ducharme, me siento algo mal y no he tenido buena noche, molestias en el estómago y creo que algunas décimas de fiebre, o esa es la impresión que tengo, me suele pasar en los viajes, desgaste? Mala alimentación? No sé, pero siempre me pasa, soluciones, pues un complejo vitamínico y aspirina, espero no tener que depender de un retrete. Aun así, no tengo muchos ánimos, salgo de la habitación y Dinara me hace el gesto de ir a desayunar, huele bien, pero no me apetece y como puedo le intento decir, que no me siento bien y que creo que tengo fiebre y malestar en el estómago, creo que no me entendió mucho, pero es hora de buscar una farmacia y comprar algunas vitaminas y de paso comprar el billete de guagua, hago una señal hacia mi reloj y le intento explicar a Dinara que volveré sobre las 11 de la mañana, con otro gesto hace un ademán de Ok, de todas maneras mi mochila está preparada y lista para cargarla. La mañana fuera es apacible, hace sol, pero se nota un pelín de fresco y bastante humedad, ahora veo que además de las vitaminas necesito algo para los mosquitos, estoy totalmente acribillado a picotazos de los infames insectos y pica que da regalo. Paso de preguntar por una farmacia, no estoy de paciencia de intentar explicar a lo pictionary que busco una farmacia, en esta ciudad seguro que se encuentra una farmacia, a lo tonto y a lo bobo salgo del casco histórico y me adentro un poco mas en una parte mas nueva de Mostar (llámese parte nueva en los Balcanes, a bloques de edificios sin ninguna gracia ni color) y veo detalles de los restos de la guerra, y hacen que solo verlo se le ponga a uno los vellos de punta. Supuestamente esto era un hotel y a golpe de mortero se quedó como muestra la foto La foto cubre como medio metro de soporte metálico, y si contamos hay 13 impactos de bala de distinto calibre, que cantidad de munición se ha empleado en una ciudad completa? Por momentos, cuando ves el diámetro de los impactos, no es posible, no es posible ni cabe imaginación, ni mente para por lo menos imaginarse el pellejo de todos aquellos que vivieron o viven una guerra, las imágenes trasladadas de aquellos transeúntes corriendo y buscando un refugio para la letal lluvia de balas y morteros me hace sentirme peor. No hay farmacia y ya he perdido bastante tiempo en su busca y paro a una pareja de chicas y les pregunto, por una farmacia, apotheke? –Me contestan que hay una cerca, me explican y la encuentro sin mayor problema, compro las vitaminas, vitaminas parece ser una palabra bastante internacional, pero como le explico que las quiero efervescentes, pues fácil….pssschhhh ¡!! Funciona!! Y aspirina es un nombre comercial mundialmente conocido y para los mosquitos con solo enseñarle los brazos, ya se imagina y me vende una pomada. Me voy a una cafetería en el casco viejo, a buscar algo de agua y algo que comer, aún sin ganas, pero hay que “meter carbón” para que la locomotora siga tirando millas. Sorpresa la cafetería parece ser un casa normal, pero cuando entras alucinas en colores, por todo!! Una imagen vale mil palabras, y lo anteriormente dicho lo aplico. En determinadas cafeterías se separan hombres de mujeres, es frecuente ver a hombres fumando "shisha" en los bares, la mejor con sabor a manzana Pruebo un delicioso cuenco de yogurt casero con fruta natural y a esto se le añade miel, para endulzar el yogurt, que rico, me largo dos pastillas de vitaminas y una aspirina y a esperar el efecto, en la cafetería escribo un poco en el diario y me relajo sentado en unos curiosos cojines, eso si, hay que entrar descalzo!! Y yo sin ducharme. Vuelvo a casa de Dinara y ya es una hora mas tarde de lo acordado, y creo que no está muy feliz por verme llegar, porque señala el reloj insistentemente y no para de parlamentar, bueno, me cojo mi mochila le dejo las llaves y hasta la vista corista. Con el mochilón a la espalda, me voy a la estación de guaguas y dejo la mochila en consiga una miseria 1 euro por día, me informo de los buses hacia Ploce y demas destinos, los hay hasta Dubrovnik(pero no tengo esta ciudad en mente, por ahora), y son unas tres horas, pero quiero a la isla de Korcula y la mejor opción es ir hasta Ploce y luego se pilla un ferry que te planta en la isla, este punto si que no tengo idea, solo he escuchado en el hostel de Sarajevo, en la reunión de la tasca cocina que tienen montado, y las maravillas de la isla me han cautivado la oreja. La guagua hasta ploce son 8 euros, y 1 euro en concepto de mochila, bueno, que mas remedio, el billete, o bueno lo que ellos llaman billete, yo le daría el estatus de “vale por” el “vale por” es una anotación en una hoja de libreta que luego arrancan y lo sellan y escrito a mano, ponen la fecha, la hora el origen y el destino, que valor!!! Pero es lo que hay, y según me mira el tío que vende los “vale por” entiendo que no tengo ni que rechistar, guardo el “vale por” y de vuelta al centro. Es la 1 de la tarde y la guagua sale a las 4, llegaré a Ploce sobre las 7 de la tarde. Joder, hace calor y la peña se está bañando en el río, que envidia, si lo hubiese visto antes me apuntaba a tan refrescante chapuzón, en el camino, veo puestos callejeros de frutas y verduras, y un puesto que hacen zumos de naranja y pomelo y le añaden mucho hielo picado y una cucharadita de algo canelo, que se bate todo y a beberlo, resulta que lo canelo es canela y queda muy rico el zumo de naranja con esta especie, por solo 1Km, son ridículos los precios en este país. Compro mas cosas en el super de anoche, y ya tengo para comer en la guagua. Mostar es mas que suficiente, con un día, pero es agradable caminar por la calles y ver la tranquilidad que hay en sus calles, entro en una tienda de artesanía y veo verdaderas obras de arte en alfarería y madera, compro un pequeño plato, ricamente decorado con unos grabados de influencia turca,una cacharra para el café y unas cholas de levantar y algunas postales para escribir a los amigos y ponerles los dientes largos un poquito mas de lo que ya lo tienen, las siguientes horas, las pasaré en una terraza, escribiendo las postales, y leyendo. Y aquí acaba una visita a una ciudad que jamás en la vida pensé estar, cosas de la vida. Algunas fotos de Mostar. Cuando nacen no se sabe, pero casi todos murieron en 1993 A falta de mas espacios en los cementerios, se crearon otros en la misma ciudad Algo que me llamó mucho la atención, es que todo el mundo tiene sus casa abiertas y hueles la comida, oyes la televisión, miras de reojo, en fin, este punto es muy latino No desaprovecheis para comprar artesanía hacen verdaderas filigranas con cualquier material, yo compré una cacharra para el café (abajo a la izquierda) Tambien pillé varias cholas de levantar, monissima mi madre cuando sale a la venta a comprar con las cholas encarnadas y la talega el pan amarilla (3 euros par)
  15. Ayyyy la puntuación, es algo que me vence Ulises, sobre la jerga canaria, está bastante suave para como yo hablo, tipo culebrón de Luis Alfonso Sobre Mostar puntualizo, no es una ciudad impresionante, creo que hay que tener ojo para entender las cosas, a diferencia con Sarajevo, Mostar es mas genuina y resalta los valores Bosnios, influencia turca, diversidad cultural y las diferencias entre ellos. Quién vaya con idea de buscar lo espectacular, se ha equivocado de ciudad, quién vaya con idea de buscar y desenterrar las historias de guerra, va equivocado. Mostar es pararse y ver, saber descubrir los rincones mas sabrosos de la ciudad. A ver que os parece, imagen sacada de una fotografía en Sarajevo y que ahora voy a hacer unas camisetas como recuerdo de mi paso por Sarajevo
  16. Felicidades el mejor diario, que he leido con diferencia, largo, pero me he reido lo mas grande. Melocotón tiene pinta de ser mas dulce que un toffe. Y ya de paso, buén viaje a Rumanía!!!!
  17. Como no me ha permitido colgar mas fotos, pondré un par de ellas aquí sobre Mostar. Puente viejo en Mostar, como curiosidad comentar, que desde lo alto se lanzan saltadores, que luego pasan una gorra y se ganan unos KM Orilla del río Neretva, que separa a Bosniaks y Croatas, el Neretva es el alma de Mostar, a sus orillas hay de todo, desde mini playas para refrescarse, cafés, puestos de artesanía, todo está al lado del río Vista desde el minarete de la mezquita, entrada 5 Km, pero solo para subir, la entrada a la mezquita es gratuita Otro detalle desde el minarete Mezquita Mostar Interior de la mezquita, descalzo sobre la alfombras un placer Casco viejo Otra curiosidad son los tejados, de teja? no de piedra, casi me mato, para sacar la foto y todo porque pregunté en una cafetería, sobre el material de los tejados, a respuesta de: Wanna see it? Otra mención a las cafeterías, lugar de reunión y charla para los "Mostarianos" desde la cafetería, se ve una vista preciosa sobre el río y parte de la ciudad Frente a frente,creo que esta foto define muy bien a Bosnia (foto iglesia católica croata y mezquita musulmana) Mañana habrá otro capítulo
  18. 3 de Junio “El camino a Mostar” Curiosamente, Sarajevo tiene varias estaciones de guaguas, según para que, destino y quién viaje en las guaguas, por ejemplo para la zona Serbia, hay que ir hasta Lukavica, que está a unos quince kilómetros de Sarajevo, al loro, con la lista de la recepcionista, porque si le pides, que llame un taxi, llamará a uno que ya tienen concertado, con un precio cerrado, pero extrañamente si giras la esquina hay unos cuantos parados y esperando clientes, mi conclusión, es que este hostel está preparado, para venderte lo que sea. Bueno que se me va la pinza. Ya con todo preparado para salir veo al suizo, un tonto er…(bueno omito), que estaba todo despelucado, porque decía que le habían robado, un no se que, de su moto que estaba aparcada fuera y que en el hostel solo había una panda de ladrones, en fin, te encuentras cada amargado de la vida, que mejor es huir de ellos como las cacas de perro. En la calle, ya no hace tanto sol, pero no llueve y eso, ya por lo menos, me hace feliz. La estación de guaguas está justo al lado de la estación de tren, esto quiere decir que hay que pillar el tranvía, sobre el viaje a Mostar, hay frecuencias casi cada hora y sale barato unos 5 euros, por lo que me han dicho, donde me lo han vendido tardará unas tres horas y corre a cargo de la empresa centrotrans sarajevo "Chatarratrans" para emociones fuertes sus oficinas están en el centro de Sarajevo y en la propia estación. La estación no es nada que no se haya visto en otras estaciones, pero las colas son increíbles, y hace un poco desesperante comprar el billete, no hay mas que unos puestos ambulantes de agua, tabaco y alguna que otra de golosinas, pero……yo ya he comprado algo en la ciudad antes de salir del centro de la ciudad, unas galletas de barquillo con sabor a chocolate, agua y unos plátanos ,que todo hay que decir, me gustan mas las bananas, que los plátanos de mi tierra, en Canarias no como uno y aquí me hincho (por esto me destierran, pero esto es lo que hay) La guagua, pues comprada en Alemania de los años ochenta, que no pasaría la ITV ni por un deseo del genio de la lámpara.No va llena, y casi todo son marujas, que por las pintas y cercanía del destino van a visitar a parientes, bolsas llenas de comida (el tufillo delata), regalos y las mejores galas para subir a “chatarrotrans” El viaje va sin novedad por unas carreteras que pondrían los pelos de punta a cualquiera, adelantamientos inverosímiles con camiones cargados de madera, en subida o bajada, no hay piedad, hay que adelantar!! En una de estas curvas hechas por un ingeniero que odiaba Yugoslavia, se levanta el “copiloto” y dice algo por la megafonía bucal, y todo el mundo asiente y se alegran, joder, que será? –Pienso- Somos los pasajeros 15.000.000 de la guagua? Nos reembolsaran los 5 euros por tal suerte? No, simplemente va a haber una parada en un bar de carretera, por petición popular. Bar de carretera, hay que ver la niebla, que junto a la avanzada tecnología de la "Chatarratrans" y las carreteras, hace que te vuelvas católico practicante Que rico, un café bosnio, suave con ese toque de borras de café en la lengua si eres tan estúpido de bebértelo hasta el final como servidor y luego un vaso de agua para disimular que te has metido todas las borras en la boca. El café (habló del café porque soy un amante del mismo) Es servido en una cacharra de latón y luego lo viertes en la taza, pero no hasta el final, sino dejando el final en la cacharra, que es donde están las borras (que no se beben) y el azúcar no se echa después, sino en el vaso y luego el café encima, para que el café caliente, disuelva el azúcar (si lo haces después y revuelves, subes las borras y es horrible) La prepación del café en todo los Balcánes es similar, con pequeñas diferencias, pero siempre al estilo "turco" Charla de los presentes y miradas de curiosidad por saber mas de mi, pero a mi pli, yo a mi bola y salgo a fumarme el cigarrito después del café, ahora ya hace una niebla bastante preocupante, por los antecedentes de conducción del chofer, y algo que me llama poderosamente la atención, algo cuelga de una estaca, pero joer, que es? Es como canelo.. tiene ojos, puaffff es un cabrito, abierto a la canal y colgando boca abajo, pero que coño es esto? Ayyy que me metí en una excursión de satánicos. Que fuerte, que alguién me lo explique Pero lo curioso es que sucede, en todas las casas que ví, en esa zona, desagradable Bueno, mejor ir a mear, que estas historias de animales no me van y otra sorpresa, pero y esto? De malabaristas, apoyas la piernas en las ranuras indicadas, con una mano sostienes "la chorra" y con la otra atrancas la puerta, digno de un contorsionista chino como harán para situaciones mas “sólidas” como mejor puedo, coloco ambos pies en las zonas señalizadas para tal fin y a relajarse, que son dos días. Ya fuera del curioso meadero-ajugero, me acerco otra vez al cabrito, y la gente como que se acerca, y mira y ríe, y pienso, esta es la mía, como puedo pregunto, que significa eso? Me quedé con la duda, pero, que mal rollo. Ya en la “chatarratrans” me entra el hambre y saco mis galletas de limón de la marca “primus” bueno primero, las galletas estaban blandas de lo viejo, segundo el sabor a limón venía dado por algún agente químico, qu convertía el sabor a limón en algo ácido, y ya por último que las galletas tenían seis meses de caducadas, espero, que las que me he comido no me sienten mal, recordad “primus” o será una indirecta para llamarte “primo” en fin, quedan los plátanos, de los cuatro dos están podridos, vaya suerte, espero que al agua no sea de la marca Kinder… Que decir del paisaje hacia Mostar, impresionante, sobre todo con las brumas en los valles, ya no debe quedar mucho llevamos como unas dos horas de viaje y en este punto mas o menos, caigo en los brazos de Morfeo, y adiós, sueña. Trayecto Sarajevo a Mostar Otra toma del trayecto Sarajevo Mostar La llegada a Mostar es agradable sobre las 5 de la tarde y no tardan en interceptarme para ofrecerme habitaciones, no falla, cuando bajéis de tren y/o bus, dad una vuelta de 360º y “voilá” ya tenéis relaciones públicas de hostels o gente que simplemente ofrece habitaciones. El papa besaba el suelo según llegaba a un país, pues a mi me gusta quedarme en stand by por unos minutos, como si me diera un pasmo, luego lo que venga. Ya durante la fase de trance, tenía a un tío de unos 40 dando caña en inglés y un segundo, empezando a meter brasas, para que me fuera con el. Paso de ambos, con la mejor excusa que hay, la indiferencia, camino en dirección hacia la puerta, hasta que llega Dinara, una ancianita de aspecto angelical, que solo me habla en croata –Sobe? (habitación) y le contesto –Da- Me ha dado buena impresión la anciana y al mismo tiempo, pena y ternura, pena, por tener que estar a esa edad buscándose la vida y recordé lo mal que se vive en la afueras de Zagreb y ternura, por la calidez de su voz, aunque no entendiera ni “j” perooooooo al mismo tiempo pensé y si vive retirada del pueblo, y le enseño el mapa del Lonely y una señal con los dedos, haciendo entender si vivía lejos o cerca, le costó a Dinara, primero coger la guía y segundo ver donde estábamos y luego señaló algo que me pareció bastante centradito en el mapa y me cobra 7 euros mas desayuno, está muy bien. Efectivamente, vive en Marsala Tita, el mismo centro, el piso es un tercero, pero es amplio y luminoso, y no hemos caminado mucho, el camino hasta la casa en pleno silencio, como no nos entendemos, pues que ella camine que yo la sigo. La habitación es confortable y la decoración típica de una anciana, pero huele a todo tipo de productos de limpieza y se hace imperioso abrir la ventana, la vista desde la ventana, es bonita, se puede ver un poco del Neretva y una montaña Vista desde la ventana Ya solo en la habitación, saco las cosas de aseo, y a la ducha. Mostar es algo mas desconcertante que Sarajevo, aquí se nota que hay una mayor separación entre Bosniaks y Croatas y cada cual vive en zonas determinadas de la ciudad, el puente el famoso “Stari Grad” ha sido reconstruido y es uno de los puntos para cruzar el río Neretva. Primera visita al bazar de la ciudad, no es mayor que el de Sarajevo, pero si que es más auténtico, o por lo menos esa es la idea que me viene a la cabeza Bazar de Mostar Por mi apariencia no paso desapercibido por los comerciantes, y ya empiezan a invitarte a tomar un café, o cualquier otra excusa, para meterte en sus negocios y que veas la mercadería, todo un plan comercial, para que sueltes euros, y a pesar de que he visto, cosas bonitas, la mochila ya tiene mucho de sus litros de capacidad ocupados con lo cual, tararí que te vi. Las callejuelas de Mostar, son francamente para perderse, escalinatas, puertas de madera y la piedra de las casas con su musgo, amén de las cicatrices de la guerra que va ser imposible de esconder. Son las 8 y el tiempo, no está frío, ni hace calor, es simplemente agradable para patear la zona antigua. Encuentro un pequeño super y pillo algo de comer, pan, fiambre y un zumo, eso si, controlando las fechas de caducidad, esta vez no me pillan y después de caminar un poco encuentro un lugar ideal para tomar el aperitivo y tomar algunas fotos. Ya refresca, pero, tengo que pensar como me voy a mover mañana, guagua o tren? Hay guaguas hasta Ploce con mas frecuencias que el tren, que sale en la tarde y llega a las 10 de la noche, esto implica pasar noche en Ploce y prefiero salir temprano y desde allí ver alguna conexión hasta Dubrovnik, que obviamente tiene que ser en guagua. Pasan grupos de turistas para sacar fotos del puente, y se monta el típico barullo de gente, dando voces y buscando el mejor punto para sacar la foto, ahora si que me voy a dar una vuelta, es prácticamente imposible perderse en Mostar, ya que la principal mezquita se encuentra en el mismo casco histórico, voy por pasajes, paso por casas con puertas abiertas y las televisiones a toda pastilla y como curiosidad, decir que los bosnios entienden palabras sueltas de español por los culebrones venezolanos y de otros sitios y están subtitulados, y tanto dinero para los institutos Cervantes, que bueno. Y encuentro una pekara donde venden burek y me pido uno de queso y una cola, es todavía mas barato que en sarajevo 1,50 increíble. De camino a casa compro un pequeño souvenir en una de las tiendas que previamente había visto, un pequeño colgante para una amiga y ya si que me siento cansado, mañana, levantarse temprano y patear la ciudad hasta coger la guagua.
  19. Me alegro que te guste, pero te puedo decir que lo mejor está por venir.... Serbia, Bulgaria,Macedonia,Albania esto si que fué la aventura
  20. A pasarlo de escándalo y seguro que traes mil y una anécdotas de Italia, que aunque haya mucho escrito sobre este páis, siempre,siempre ocurren situaciones dignas de contar, lo dicho a disfrutarlooooo!!!!!
  21. 2 de Junio “El tour del túnel” Me levanto temprano tengo que estar en la recepción para pagar el tour del túnel unos 12 euros, desayunar en la pekara del al lado del hostel, que prepara cosas deliciosas y haciendo caso a Urim, me atiborro a croissant de chocolate por solo 0,20 euros cada uno de chiste y luego otros con mermelada, me encuentro con los dos chicos ingleses que también vienen al tour y charlamos un rato sobre la borrachera de anoche risas, y ya llega el minibús que nos va a llevar al tour, junto con otros americanos que ya vienen en la furgoneta, la guía es una “Bosniak” (bosnia musulmán) maquillada como una puerta y perfumada hasta el mareo, su inglés es bueno y pausado con lo cual podré entender bien todo lo que diga, el tour del túnel, es lo siguiente, durante el sitio de los Serbios a Sarajevo la ciudad fue rodeada totalmente por las tropas Serbias y no había de que nada entrara en la ciudad y en su defecto saliera, excepto una pequeña franja en el aeropuerto, que comunicaba Sarajevo con la parte musulmana de Bosnia, los militares bosnios decidieron hacer un túnel bajo el aeropuerto, de 1.50 de altura y unos 60 centímetros de ancho, por donde se transportaba absolutamente todo durante la guerra. Para llegar hasta la casa donde secretamente se había excavado, hay que llegar hasta Lukavica el barrio Serbio de Sarajevo y que se encuentra a unos quince kilómetros de la capital (desde aquí es donde salen las guaguas para Belgrado) Los comentarios de la guía es un ataque constante para los Serbios y aquí se nota que aun existe esa tensión entre ambos pueblos, hay que comentar que bosnia, aun siendo un país, tiene dentro dos repúblicas, la bosnia propiamente dicha que compone a los musulmanes y los croatas y la república Srpska (Serbios) cada uno tiene su policía, sus rótulos y sus servicios públicos diferentes y eso se nota cuando se entra en Lukavica (Lucabicha) todo está escrito en cirílico y se ven banderas de la antigua Yugoslavia y de Serbia por todos lados y la ausencia de la bandera Bosnia. Ya en la casa, el tour comienza con un video de la guerra y la visita al propio túnel, increíble como la gente podía ir con mochilas de unos 40 kilos, agachadas y recorriendo un buen trecho con esa carga, dentro de la casa museo se pueden ver fotos, minas antipersonales y demás curiosidades. Ya de vuelta al furgón te llevan al cementerio judío desde donde los soldados Serbios disparaban a los transeúntes en el famoso puente de Sarajevo, que está a unos escasos 500 metros, que sangre fría. Cementerio judío Desde el cementerio te llevan hasta una de las colinas de Sarajevo para tener una vista de la ciudad y ver donde se apostaban los cañones y ametralladoras de los serbios. La ciudad estaba totalmente rodeada por baterías y soldados serbios, excepto, la franja desde el aeropuerto a la ciudad y las montañas Desde aquí se pueden ver la cantidad de cementerios musulmanes, que hay a lo largo de las colinas de Sarajevo. Para los musulmanes el blanco es el color de la muerte Este es el último punto a visitar y de vuelta al hostel e ir a comer, un buen döner, al lado de la mezquita, ojo, conseguir cerveza, no es tan fácil, y en casi todos los puestos de comida rápida no las sirven, hay que ir a un super y comprarlas allí. Pues que a lo tonto y lo bobo nos hemos metido un burek y un döner, que de paso son exquisitos, los ingleses y yo nos vamos de turistas por la ciudad hace un calor de espanto, y ahora veo las cosas de manera distinta, es una ciudad con unos rincones encantadores, callejones con casas bajas de tejado, paseos peatonales llenos de gente, muy animada. Nos paramos un rato en un parque en pleno centro de Sarajevo y vemos como unos viejos juegan al ajedrez, con las lozas del suelo pintadas a efectos de tablero y como bien describió Urim en su diario discuten, y todo el mundo tiene una opinión a la siguiente jugada, todo un lugar para dedicarle unos minutos. Sin roaming, no hay opción de recibir sms, de la familia y los amigos y tengo que comprar una tarjeta telefónica, que aquí curiosamente no va por minutos sino por impulsos, y claro, a saber cuantos impulsos hacen falta para hacer unas cuantas llamadas a España, todo un espectáculo en la oficina de correos, donde venden las tarjetas, otro tema será validar la tarjeta y llamar, y si, ya entiendo lo de los impulsos, es por los “bip,bip” que hacen los telefonos en Bosnia. Como no tenemos mejor cosa que hacer nos vamos caminando hasta el río y nos damos una vuelta, y todavía se ve los disparos y los impacto de metralla en los edificios. La gente es muy amable y bastante curiosa al ver turistas fuera de los típicos lugares y conocemos a Merck, un bosnio nacido en Alemania, que trabaja de mecánico, en un taller cercano y nos invita a tomar un café, en un garito cercano con mesas a pie de calle, pasamos un rato bastante bueno, oyendo historias y aventuras sobre la vida en Sarajevo, antes, durante y después de la guerra. Nos despedimos de Merck y le agradecemos la atención que ha tenido con nosotros, de vuelta al hostel, es curioso oír la llamada al rezo desde los minaretes y al mismo tiempo ver gente rubia caminando por la calles, algo que tiene Sarajevo son los contrastes. Imperativa la parada en la “pekara” del al lado, que ya de paso en Sarajevo todo cierra muy tarde. Y para no variar tenemos a un gato que siempre aparece cuando huele a comida y que lo hemos bautizado mischa, el gato Bosnio. El hostel, hay unos sosos canadienses hablando en francés y nos encontramos con los australianos, que están muy fiesteros y nos animan a salir de marcha, con este buen tiempo no hay dios que duerma-buena idea pienso- ducha, me arreglo y nos vamos de fiesta por Sarajevo. Toda la "tropa" saliendo de marcha, todavía es de día, lo mejor terracitas y luego pubs Sentandos en una terracita, vemos que hay cantidad de gente para el día de la semana y la gente super guapa y animada. Damos cuenta de las “pivo” con gran rapidez hace calor y la cervecita baja que da regalo, hablando con los australianos, me cuentan que estarán de viaje hasta Octubre de este año!! Y luego a trabajar a Londres, otro americano, vive en Londres y los dos ingleses, que son del mismo pueblo y están en ruta por los Balcanes y que seguro nos veremos ya que casi, casi, hacemos la misma ruta. Ya tarde y bien de noche vamos apurando las cervezas hasta que nos para la policía, a decirnos algo, ni los entendemos ni nos entienden, pero señalan la cerveza y hacen un gesto negativo con la cabeza, de que no se puede beber cerveza en la calle. Sorpresa cuando saca un talonario y nos pone una multa de 30 Km (15 euros), caras de sorpresa, y nos hacemos los remolones, hasta que uno de los policías agarra a uno de los ingleses en clara actitud de arrestarlo, la situación es algo desagradable, porque ya hay un corrillo de gente alrededor, no están de coña, pagamos y de muy mala ostia nos vamos, vaya broche para la última noche en Sarajevo, en fin. Mas tarde sabremos que está terminantemente prohibido consumir alcohol fuera de los establecimientos con licencia por motivos religiosos, que doble rasero tiene esta gente para ciertas cosas, en fin. Ya en el hostel, hay mas fiesta, esta vez mas animada, los polacos, una pareja croata, un suizo, vamos que ni naciones unidas, muy buen rollo ver gente de tantos paises y con cada historia alucinante, así hasta por lo menos las 3 de la mañana, y dentro de unas horas a pillar la guagua para ir hasta Mostar y luego hasta Ploce, ya en Croacia. Mas fotos de sarajevo
  22. 1 de Junio “El tren de Zagreb a Sarajevo” Son las 6.30 de la mañana y ya anoche acordamos levantarnos todos a la misma hora para tomar un café los tres juntos y luego cada uno por su lado. En frente del hostel hay una cafetería y tomamos algo para coger fuerzas, Dionisio es un chico algo reservado y creo que es la primera vez que sale de mochila, por la cantidad de cosas que lleva encima, Dorne lleva una pequeña maleta y yo mi mochila azul, harta de banderitas y etiquetas de controles de seguridad. Dionisio ya ha cogido su tranvía para la estación de guaguas, y Dorne puede esperar un poco mas, vamos a un super y compramos agua y otras cosas para comer durante el viaje, nos sentamos en unos jardines justo enfrente de la estación y hablamos unos diez minutos mas antes de que cada uno coja su camino y tal vez, no nos volvamos a ver, última foto y adiós. Ya en la estación, el tren sale del andén 5, ya está listo, es algo viejo, pero por dentro está limpio, y los asientos amplios, todas mis cosas bien colocadas y dejo fuera el diario, la cámara, un libro y lo que compré en el super, me esperan como unas 10 horas de tren para un trayecto tan corto, increíble, pero cierto, el tren parece que no va lleno, salimos en punto y de aquí hasta Sarajevo, pasarán algunas cosas simpáticas, revisores celosos de la seguridad de su pasaje, Javier Clemente (seleccionador de fútbol) los chicos de Banja Luka, la pirámide y un sinfín de historias que solo pasan en un tren.Ya hemos salido de Zagreb y voy solo en la cabina para 4,escribo un poco en el diario y ojeo la guía, para ver el trayecto del tren, en un principio, vamos a entrar por el norte de Bosnia, parando en Banja Luka, como primera ciudad importante de Bosnia, y que es la capital serbia del país, el paisaje, hasta la frontera Bosnia, son pequeñas colinas verdes con casas dispersas y enormes zonas de cultivo. Los valles se combinan con suaves montañas, toda una delicia.... El tren va en parte bordeando el río Bosna Río Bosna La entrada a Bosnia se hace en una pequeña estación adornada de banderas Bosnias, con su bonito amarillo y sus estrellas, el control de pasaportes es lento, y solo anotan el número de pasaporte en una libreta y punto. Desde el tren aun se ven recuerdos de la guerra, casas con agujeros de bala en las paredes, casas quemadas, pero la gente que sube y baja del tren parece no tener ningún recelo entre los unos y los otros, desde chicas musulmanas con sus velos, hasta las que van vestidas de una manera mas informal, todo tiene una extraña normalidad que me choca. Llegamos a Banja Luka, y lo que se ve de la ciudad son fábricas abandonadas, escombros y edificios de la era de Tito, en pésimas condiciones. En Banja Luka paramos una media hora, y en esa media hora sube un grupo de chicos que ocupan los asientos de la cabina, la verdad que los Bosnios son gente bastante amable, y siempre buscan algún tema de conversación, para saber de donde eres y que vas a hacer en Bosnia y por qué has venido a Bosnia, este es el caso de dos chicos y una chica Serbo-bosnios, que viven en Banja Luka, están bastante animados y no tardamos en hablar, a mi, que no me gusta y a ellos tampoco, tenemos como unas dos horas de conversación bastante interesante, dos de ellos no tienen trabajo y la chica es profesora en una escuela de la ciudad, hablamos de muchas cosas, y de manera bastante diplomática, les pregunto acerca de la vida hoy en día en Bosnia y la relación entre los Bosniaks, croatas y serbios, y resulta, que la gran mayoría no tiene problemas con sus vecinos y la guerra fue orquestada por unos cuantos, para sacar tajada del río revuelto en que se convirtió Bosnia, en los años noventa. Ya les llega su parada y solo faltan tres horas para llegar a Sarajevo, paramos en una ciudad bastante fea y en la que no me gustaría ni pasar cinco minutos de mi viaje, aquí conoceré a Javier Clemente, o su doble en Bosnia, ahora estamos en la cabina una tía muy gorda sudando como una cochina y Javier Clemente, que de coincidencia habla un español, bastante aceptable, ya que regenta un restaurante en Mostar, al que van muchos soldados españoles allí estacionados, hablamos y hablamos, y pasamos por lo que llaman “la pirámide” una montaña que realmente es una pirámide, pero verde y ellos creen que debajo del manto de bosques hay una pirámide auténtica y que se forraran con la visitas de turistas, que graciosos son, de repente y antes de llegar a la piramide todos los que venían en la cabina conmigo estaban avisando a Javier Clemente para que me avisara de la piramide, cuenta atrás, foto y orgasmo colectivo, porque el "guiri" le ha sacado una foto a la piramide La pirámide o el cuento la lechera? tengo que mencionar al desagradable del revisor, no me acordaba de este personajillo, que además de acosar a todo lo que lleve falda, se extremaba en preguntar a todo el mundo si yo les molestaba y me pedía el billete, cada vez que pasaba, chiquito papa frita. A estas alturas ya estoy harto de tanto tren y tanta gente que sube y baja y falta muy poco para llegar hasta Sarajevo, preparo las cosas que tengo por todos lados después de casi 10 horas en un tren, son las 6 de la tarde y llegaremos sobre las 7 a Sarajevo, si no surgen paradas imprevistas, que retrasen mas el tren, ya a estas alturas el tren se ha convertido en un cercanías lleno de gente, que con el calor asfixiante se hace imposible estar por mas tiempo en ese tren del demonio. Por fin!!! Estamos en Sarajevo la estación es relativamente grande para la ciudad, pero funcional y aquí conozco a Ivanna la relaciones públicas del hostel, que ya había visto por Internet, la verdad que la imagen que da esta mujer es pésima, pero bueno, se la ve buena gente, y como ya se a donde me lleva, pues no hago reparos si ella se lleva una comisión y encima me lleva hasta la puerta del hostel y el precio que me había dicho es el mismo que había visto, pues vamos a hacernos un favor mutuo, de la estación hasta el centro hay un pequeño trecho, que es preferible hacerlo en tranvía, mas con el calor y el peso la mochila. salida estación de tren -Sarajevo- Ivana es un ser encantador para los cinco minutos que nos conocemos y su rostro da entender, que no ha tenido una vida fácil, en fin, a lo que vamos, me compra el billete de tranvía y llegamos hasta la misma puerta del hostel, previa inspección de un revisor del tranvía y previo ostión a la “guapa” se Sarajevo, que le dejé caer toda la mochila, bien merecido se lo tenía por zorrón (que pena no haberle tirado una foto). El hostel, es el Ljubicica ya conocido por alguno de nosotros, la entrada parece deslumbrante,pero ya veremos, porque los comentarios leídos acerca de el, no han sido muy buenos, pero es lo mas barato que he visto y eso basta para quedarme en el. El dueño del hostel es quién atiende la recepción del hostel, y me comenta las “bondades” de Ivanna como relaciones públicas del hostel, pago las dos noche en el hostel por adelantado y me voy a ver el palacete, cuelgo unas fotos para que veáis la joya. Y aquí es donde organizan las fiesta la espuma? Vistas desde la terracita, ahora toca abrir la puerta Ya en el hostel las habitaciones si no recuerdo mal son de 8 camas y hay dos baños con una cocina, que bien se pudiera bautizar como la tasca, porque solo sirve para beber y para encontrar a todos los americanos reunidos, sobre higiene deja algo que desear, pero se han visto peores. Ducha y para la calle, que en el hostel no hay nada interesante. Sarajevo, para ser una capital pequeña es bastante bulliciosa y gente por todos lados, tiendas, pekaras, döner y un largo etc. De tiendas para cada cosa. Joderrr, no funcionan las tarjetas de nuevo ni la de débito ni la de crédito ambas master card y no funciona el roaming del móvil fantastico… Bueno llevo euros y hay bancos por todos lados, tranquilidad al respecto, en Sarajevo no hay oficina de turismo o por lo menos yo no la ví, pero en la oficina del hostel, te dan un mapa y ofrecen excursiones, yo cogí para mañana la del tunel de Sarajevo, que todo el mundo recomienda y yo también lo recomiendo. Es tarde y hay que cenar, cambio dinero en un banco ya a punto de cerrar y la tía me cambia euros por Marcos convertibles, es fácil un euro dos marcos, los billetes son de asco porque los hay hasta de 1 marco y ya bastante pasados, fijaros en que no os los den chafados o medios borrados y esto no es coña. Ya con mis KM (marco convertibles) me voy a cenar a los muchos sitios de Döner y de Bureks, que son bastante económicos (sobre unos 2 euros con bebida) y cunden bastante, recomiendo el de espinacas con queso, que ricos, bueno para describir un Burek, que en lo Balcanes es el fast-food por antonomasia, pues es una masa de hojaldre que a primera vista y al ser redondo, parece una tortilla, te cortan una porción como una tarta y dentro está relleno de distintos ingredientes como espinacas y queso, carne, queso solo y solo verduras para los vegetarianos. Esta es la comida que tendré en casi todos lados en los Balcanes. Ya bien cenado, última vuelta por la ciudad, sin perderme, que no tengo ganas de pillar taxis ni preguntar, la primera impresión es que es una ciudad zoco, sin mas que ofrecer que el mercadeo turco que veo por todos lados, pero mañana ya la veré con mejores ojos, vuelta al palacio y a dormir. En el hostel, me voy a la tasca y hay fiesta montada, 2 australianos, dos ingleses, dos americanos y varios polacos y hay cerveza, vino y demás bebidas alcohólicas no definidas, pero alcohol, no se que habilidad tengo para ser invitado a todas aquellas reuniones donde se sirve alcohol, y así es, me presento y vamos español igual a fiesta y empezamos a beber hasta que llega el dueño del hostel, a contarnos las bondades del brandy de ciruela que hacen en Bosnia y lo fuerte que es y lo machos que son ellos para beberlo. El dueño nos empieza a contar las historia de la guerra en Bosnia y las matanzas ocurridas allí, no se, no tengo el cuerpo para escuchar tantas miserias juntas y me dedico a darle asalto a las botellas que tengo por delante, y bueno, empezamos a hablar de cosas mas animadas y se decide a traer una botella de “loza” el brandy de ciruela tan famoso, y empezamos a brindar por todo y por todos, y cada vez nos vamos engrillando mas hasta el punto de que cada uno canta lo que quiere y en la lengua que sabe, en fin, el desbarajuste total, y fotos van y vienen, hasta el punto de que la gente de las habitaciones se despierta y un grupo de francesas bastante bordes empieza a protestar y se monta una media trifulca con los polacos, que risa las pobres gabachas. Bueno este es el apogeo de la mini fiesta, describo: de izquierda a derecha, roger (UK) Daswani (Aussi, pero a quién vas a engañar ) Fe (Spain), John (UK), Martin (Aussi), el dueño del hostel y los dos polacos (vaya caxondos, estos son los de la bronca con la francesa, que valor el de la gabacha) una botella de tequila (primer plano) dos botellas de 2 litros de "pivo" Lasko, la botella de "Loza" (licor de ciruela), zumo de pomelo a falta de limón para el tequila, y paquete de sal, abajo a la derecha....vaya cebollón mas guapo!!! Pasamos hasta altas horas de la noche hablando y comentando nuestros viajes, y por lo que escucho la costa adriática desde Croacia hasta Serbia es maravillosa, y cada vez me reafirmo mas, en dejar Rumania de lado, que bien se merece un viaje junto a Moldavia y Ucrania, y seguir la costa y subir hasta Belgrado, cambiando los planes iniciales de ir desde Sarajevo hasta Bucarest, nos pasamos información sobre hostel, vemos fotos, toda una reunión de foreros!! cada cual, intentando explicarse en Inglés. Ya estamos envolcados y todas las botellas vacías es hora de irse a acostar y mañana será otro día. Useful tip for Bosnia: Dividir por dos los marcos convertibles y tendremos el cambio en euros, OJO!! con los billetes, que no esten rotos, ni gastados, ni enmendados, luego no te los aceptan en otros lados, aceptan euros en todos lados, solo billetes y el cambio en marcos convertibles (KM), cambiar lo necesario para el día, se pueden cambiar fuera de Bosnia, pero el cambio es nefasto y a veces es mejor llevartelos de souvenir, que cambiarlos Billete de 5 KM
  23. Yo volví desde Grecia, perooooo, saliendo desde Atenas me salía por 200 y pico, pero desde Tesalonika, hasta Madrid, vía alemania, por 120 euros, lo reservé a través de rumbo.es con la compañía LTU, probad a ver, si sale mas barato, el tren hasta tesalonika costó 35 euros, pero era un intercity, los hay mas baratos.....por mirar no cobran
×

Información importante

Continuando en el sitio, aceptas nuestros Términos de Uso y Normas. Además, hay cookies. Puedes ajustar las cookies o continuar tal cual.