Jump to content
  • Registrar
Conéctate  

Publicaciones recomendadas

Creo que es el momento de ir poniendo por aquí el diario de mi viaje a Cuba. Coloqué algo nada más venir, pero se colgó el servidor y se perdió. Retomaré lo que había puesto y seguiré con el diario compartido que teníamos Jorge y yo.

 

Espero que os guste y os incite a viajar a ese país tan especial.

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Resumen general:

 

 

¡Hola a todos!

 

Maravillosa Cuba. No puedo decir otra cosa. La experiencia ha superado lo imaginable. Cuba ha sido para mí una especie de "turismo social", un viaje en el que el protagonismo ha estado más en la gente que en el lugar, y eso que hemos visitado lugares fascinantes.

 

La verdad es que no paseamos mucho por La Habana Vieja. Los días allí se pasaban yendo de casa en casa de cubanos (que ya conocíamos por correo). Y puedes saber cuándo entras, pero no cuándo sales, ya que su amabilidad es inmensa... y su capacidad de charla, también.

 

Nos alojamos en el Vedado, en una muy buena zona, tranquila y hasta elegante (en el contexto, claro). Un apartamento para dos puede salir por 25 pesos cubanos (+-22 euros) y una habitación, algo menos.

 

Podría decir mucho de La Habana... Lo bueno y lo regular (principalmente, los pesados de turno que te quieren engatusar). Pero me quedo con su vida intensa y, los primeros días, con la sensación de estar viviendo en un decorado (coches viajos, casa en estado penoso)... Aunque no, era todo verdad.

 

 

Otra cosa es la Cuba fuera de La Habana. Según vimos, los guajiros (campesinos) no viven nada mal. Tienen menos gastos y el Estado les asegura unos ingresos fijos. Y todos los niños sanísimos y bien educados. Viñales y sus mogotes impresionan, es Naturaleza distinta a todo lo que había visto. Y esos cielos... Luego, las playas del Oeste. Cayo Levisa, María la Gorda... Paraísos para el buceo... y sobre todo para la vista. Son lugares casi virginales, en los que llegué a sentirme un Robison Crusoe, sin gente, con pelícanos, barracudas, peces aguja, cocoteros y manglares... sin apenas nadie a la vista. Uno de los momentos de mi vida, sin duda.

 

También tuve la oportunidad de hablar mucho de política con gente de allí. Por lo general, reconocían lo bueno y lo malo que les deja Fidel. Eran un país de pobres e incultos, y desde hace 46, sólo son medio pobres. Y tienen miedo, esperanza y expectación por lo que pueda suceder cuando el Hermano no esté. Yo también. En un principio lo pasarán mal, creo. Habrá unos pocos muy favorecidos y una multitud que sufrirá. Ya veremos.

 

Pues... pues que tenéis que ir. Yo fui sólo con Jorge y al aeropuerto me fueron a despedir varias personas... mi "familia cubana".

050613Vinales05.JPG

050613Vinales05.JPG

050613Vinales05.JPG

Editado por alvin

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Cuba 2005. Cuaderno de bitácora.

 

6 Junio de 2005

EL LARGO INICIO DE UN LARGO VIAJE

 

Alberto

Para llegar a Cuba hace falta un largo viaje. O, al menos, 8 horas hasta Santiago de Cuba, otra de escala y otra hasta llegar a La Habana. Luego está el concepto de viaje personal. Para mí son dos semanas de vacaciones. Para Jorge, la culminación de un proyecto personal que durará varios meses. De momento, hemos llegado en plena noche al Hotel Vedado de La Habana, aguantando el efecto del cambio horario e intuyendo en la penumbra lo peculiar de esta denostada y publicitada urbe.

 

 

 

Jorge

¡Vaya sesión de aeropuerto y avión!, ¿verdad, Alber? De todas formas quizá fue mejor de lo esperado porque tuvimos la suerte de colocarnos atrás del Jumbo con la tripulación y estuvimos bastante cómodos con un par de sillones cada uno. Vamos, que casi íbamos en business. Además tuvimos la suerte de conocer a una azafata de Cubana de Aviación majísima que nos dio mucha conversación, tanta que su novio (otro “azafato”) se encargó de especificar que era su hombre. La primera sensación de Cuba es calor, mucho calor húmedo, oscuridad y curtes. Vamos a ver cómo nos adaptamos.

050607Vedado02.jpg

050607Vedado02.jpg

050607Vedado02.jpg

Editado por alvin

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Ayuda: las fotos me salen deformadas. Otras veces es más sencillo, aparecen al tamaño natural: Supernova, Albertus... ¿Se puede hacer algo?

 

...

...

...

 

Vale, supongo que será porque de la otra manera las enlazas a una web, ¿no? Aquí estaba en mi disco duro.

Editado por alvin

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

7 Junio de 2005

LIVING LA HABANA. CAP I.

 

Alberto

Salimos pronto a la calle con la sana intención de arreglar la prórroga del visado de Jorge. Y, tras unos pasos, la primera sensación compartida: “esto no es real, es un escenario”. Como si a la voz de “corten” todo el mundo dejara de actuar y se levantaran los decorados. Pero no. Los cubanos eran cubanos de verdad y la dejadez de los edificios no era de cartón piedra. De piedra hay que ser para no inmutarse ante la pesadez de ciertos “compadres” cubanos. ¿Verdad, Jorge?

 

Jorge

Hay que ver qué pesados son algunos por la calle con los turistas. Hasta que uno no es descortés o maleducado no se los quita de encima. La sensación de decadencia es absoluta. Un paseo largo por el Vedado hasta la Plaza de la Revolución basta para darse cuenta de la ruina urbanística en la que esta ciudad se ha convertido. Es tal la sensación de dejadez y pobreza que parece como andar por el Bronx de Nueva York o por una ciudad que hubiera estado asediada por un ejército invasor durante años. Es algo impresionante, algo único. La burocracia nos ha ganado la partida hoy. No conseguí nada después de dedicar el día a ir de un sitio a otro bajo un calor sofocante. ¡Bienvenidos a Cuba!

050608Autobus02.jpg

050608Autobus02.jpg

050608Autobus02.jpg

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

foto

050607Vedado01.jpg

050607Vedado01.jpg

050607Vedado01.jpg

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

8 Junio de 2005

HACIÉNDONOS HABANEROS

 

Alberto

Primer objetivo del día: llamar a nuestros “contactos”. Cada uno viene con su lista de “amigos”, a quien dar los paquetes que nos encargaron colegas o familiares españoles. Nuestra agenda diplomática es digna de los Príncipes en viaje oficial: pueden dar fe nuestras abultadas mochilas. El segundo objetivo era buscar un apartamento o habitación para la próxima semana, ya que sólo tenemos hotel hasta el domingo. Tras mucho caminar por el asombroso barrio del Vedado (¡qué mansiones!, ¡qué árboles!), Jorge parece haber encontrado algo que le cuadra en precio y calidad.

 

 

 

Jorge

Vaya mansiones coloniales que hemos visto. Es una pena que estén en un estado tan lamentable. Algunas con la insignia del CDR cochambrosa, roída y media caída en la puerta, parecen casa de juegos de ordenador cuyos escenarios son barrios en ciudades en guerra donde se esconde la “resistencia”. Me ilusiona la idea de alojarnos en una de estas mansiones. La primera que vimos, la de Gisela Ibarra, es impresionante, preciosa. Muebles y esculturas antiguas y todo el suelo y las columnas de mármol, techos altísimos y una casera tan vetusta como la casa. Sólo nos pidió que si nos quedábamos en una habitación compartida no subiéramos con dos chicas. ¡No podemos escaparnos del paradigma de turismo sexual que hay en este país!

050609HabanaVieja01.jpg

050609HabanaVieja01.jpg

050609HabanaVieja01.jpg

Editado por alvin

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Suficiente por hoy. Mañana sigo.

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

9 Junio de 2005

POR LA HABANA VIEJA

 

Alberto

Con un poco de suerte conseguimos la prórroga del visado a la primera. Nuestros cálculos horarios se cumplieron (lo cual no es norma en este país), así que nos premiamos con la primera visita a la Habana Vieja. Allí observé grandes diferencias. Por un lado, la Habana más y mejor conservada, claro guiño del Gobierno al turista. Pero, apenas a unos metros, encontramos unas calles de aire arrabalero, oscuras y descuidadas, pobladas por el sector menos favorecido (o lustroso) de los habaneros. Allí dimos unos caramelos a unos juguetones niños a los que hicimos una foto. Luego, la vuelta al Vedado en un auténtico taxi cubano. Y la noche, con Ernesto y Dunia. Jorge, ya va siendo hora de que hables de ellos.

 

Jorge

Qué gustazo coger un taxi cubano, de esos coches antiguos que se caen a trozos, y pagar en su moneda. Todo un orgullo. Para mí, el mejor momento del día, y muy satisfactorio. Integrarse no es fácil y esto es un logro. Ernesto y Dunia son un matrimonio joven, ambos superan la treintena, y esperan un bebé para noviembre. Ernesto trabaja en el Centro Hispanoamericano y Dunia en la Casa de las Américas. Podría parecer que por donde trabajan tienen una vida económicamente desahogada, pero la realidad es bien distinta. ¡Ernesto no llega a ganar 1 euro al día! Son de lo mejor que hemos conocido por aquí. Muy amables, atentos y siempre dispuestos a ayudarnos. Amigos de Alfonso Gallardo.

050609HabanaVieja16Chicos.jpg

050609HabanaVieja16Chicos.jpg

050609HabanaVieja16Chicos.jpg

Editado por alvin

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Join the conversation

You can post now and register later. If you have an account, sign in now to post with your account.

Guest
Responder a este tema...

×   Pegar como texto enriquecido.   Pegar como texto sin formato

  Only 75 emoji are allowed.

×   Tu enlace se ha incrustado automáticamente..   Mostrar como un enlace en su lugar

×   Se ha restaurado el contenido anterior.   Limpiar editor

×   No se pueden pegar imágenes directamente. Carga o inserta imágenes desde la URL.

Cargando...
Conéctate  



×

Información importante

Continuando en el sitio, aceptas nuestros Términos de Uso y Normas. Además, hay cookies. Puedes ajustar las cookies o continuar tal cual.