Jump to content
  • Registrar
Conéctate  
Xavi_bcn

Diario De Un Interrailero: London

Publicaciones recomendadas

Jueves, 12 de mayo de 2005

 

1. Salida de Barcelona

Salgo de Barcelona sobre las 5.30h. Y en la ronda me pilla caravana. A las 6 de la mañana!!! Y mi padre, pues va a ser ke no llegas, ke te kedas en tierra (el vuelo salía a las 7.30h. de El Prat). Pero hubo suerte y a la altura de Colón ya pudimos esquivar…joder que si hubiera llegado a la Zona Franca como nos pensábamos, anda ke estaría yo ahora contando mis aventuras por la capital londinense. Todo fue bién al final, y embarqué a la hora: a las 7h. Y el avión salió con puntualidad británica, a las 7.30h, en dirección a Heahtrow.

 

2. British Airways

Ésta vez fuí con British Airways. Había pillado una oferta que me salía por 156 eur. i/v tasas incluídas desde Barcelona. No estaba mal. Nada más embarcar, entre el mostrador de embarque del aeropuerto de Barcelona y el avión, había 4 puestos con diarios: El Periódico, El País, y dos diarios ingleses. Yo me pillé un par de diarios (El Periódico y El País), y nada, hacia el avión. Pero todo un detalle tener prensa gratuita a disposición de todos sus clientes.

 

Me senté en mi asiento, un asiento numerado en la tarjeta de embarque del avión. En el aeropuerto había pedido ventanilla y el día estaba claro, con lo que tuve la inmensa suerte de disfrutar de las vistas que me ofrecía un avión a 4000 metros de altura. Ví el circuito de Montmeló, los Pirineos, la costa francesa y la inglesa, los alrededores de Londres. A veces nos encontrábamos con un mantel de nubes y volábamos por encima de ellas, y la luz matutina nos iluminaba, mientras parecía que estuviesemos suspendidos entre esas figuras de algodón. Muy poético al fin y al cabo.

 

En el viaje, nos dieron de comer. A parte de que todas las explicaciones de todo era en inglés (algo que yo ya sabía, porke no era la primera vez que viajaba con British Airways), por lo demás el servicio podemos decir que fue impecable en todos los aspectos. La comida se basaba en un sándwich de una especia de chapata con jamón y queso fundido, una especie de macedonia de frutas, un yogurt de melocotón con sabor a vainilla de danone, y una muffin con sabor a frutas del bosque o algo así. Muy bueno todo. Y después café o té, o zumos. Muy bién. Y en las pantallitas pequeñas del avión salía, como en las largas distancias, el mapa de la situación de dónde estaba el avión, la altitud, la velocidad, la intensidad del viento, la temperatura, el tiempo y la distancia que quedaba para el destino, y la hora en el lugar de destino (que allí los británicos tienen una hora menos, como en canarias…uff, perdón por el chiste fácil).

 

La verdad es que el viaje se me pasó en nada y a eso de las 9 de la mañana (10, hora española) estaba yo en el control de pasaportes del aeropuerto de Heathrow, donde recibí una llamada de casa para saber si había estado bién. El vuelo había ido genial, chapeau por British Airways.

 

3. Heathrow y comienzo de la aventura

El aeropuerto de Heathrow yo ya lo conocía, porque estuve una vez para ir para Irlanda. Es una aeropuerto enorme, pero muy bién señalizado. Lo que primero observas de ese aeropuerto es que está enmoquetado completamente. Eso te hace pensar que debe estar lleno de polvo y, por tanto, de microbios. La verdad que Heathrow es un aeropuerto bastante gris, un poco como el tiempo que hace allí. No tiene muchas tiendas y es más lugar de paso (todos los aeropuertos lo son, pero unos más que otros). Y al ser inmenso, Heathrow parece un lugar bastante inabarcable e impersonal. Es un aeropuerto ke no me gusta, pero bueno, no es un mal aeropuerto, porke los servicios son correctos y las cosas funcionan. Pero es frío e impersonal.

 

Nada, recorrí unos cuantos pasillos, recogí mis bolsas, y seguí los consejos de TOM P. y allí mismo, en la entrada del metro compré una travelcard para tres días. Me costó menos de 20 pauns. Inmediatamente me daría cuenta de que era off peak, esto es, que no se puede utilizar en las horas punta de la mañana. Porque me encontré delante de las puertas del metro con unos trabajadores que no me dejaban acceder a los andenes. Eran las 9.20 min. Only wait a few minutes. Y yo estaba allí esperando mientra cogí uno de esos diarios “Metro”, que también tiene edición londinense, y lo fui ojeando. Hablaba de la comparecencia de Macaulay Culkin en el juicio de Michael Jackson, y me hizo gracia la foto del actor, porke parece ke no haya dejado de ser un niño todavía, y ya debía tener veintitantos años.

 

- Go ahead -, oí por ahí. Era el empleado de metro, que ya dejaba pasar a la gente. Y yo, sin picar ni nada, entré y cogí el primer tren que decía: To City Centre, de la línea Picadilly Circus. Próxima parada: Russell Square.

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

jajajja! q ganas tngo de ver el siguiente capítulo!!! :) :( ;)

 

 

x cierto

y una muffin con sabor a frutas del bosque o algo así.

 

 

qué es eso?????

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Gracias dea,

 

Una muffin es una madalena de esas inglesas rellenas por dentro de algo, en este caso mermelada de frambuesas, creo. Ahí va el siguiente capítulo.

 

4. The Underground (“The Tube”)

En la estación de metro de Heathrow cogí un mapa del metro (free, parece raro pero todavía hay cosas gratuitas en Londres). Ví el mapa del metro y realmente era un trayecto largo. No sé exactamente cuantas pero 14 o 15 paradas hasta Russell Square (donde tenía el albergue).

 

El metro estaba bién. Me fijé en el símbolo del metro: el típico círculo rojo cruzado horizontalmente por una barra azul en el interior de la cual está el nombre de la parada en cuestión. Y me fijé también que, dentro de los vagones, hay un espacio reservado prioritariamente para el equipaje, al lado de cada puerta. También otro aspecto a destacar es que en la línea de Picadilly, la línia que atraviesa el centro de Londres, en los vagones, había un mapa de la línia con los dibujos de las principales atracciones turísticas: Harrods en Knighsbridge, Picadilly en Picadilly Circus, Trafalgar Square y la National Gallery en Leicester Sqare, el Bristish Museum en Holborn, …estaba muy bién para situarte. También me fijé que allí las puertas del metro se abren y se cierran de forma automática, a pesar de que hay unos botones para abrir las puertas (unos botones que no sirven para nada porque se abren igual).

 

El metro de Londres está muy bién. Está muy bién señalizado y tiene muchas líneas y paradas. Si te vas a mover por la zona 1, el centro de Londres, te deja a las puertas de los principales monumentos turísticos. Por ejemplo, si vas al Big Ben, te paras en Westminster. Si vas a la National Gallery te paras en Leicester Square (también para ir al palacio de Buckingham). Si vas al British Museum, te puedes parar en Holborn o en Totteham Cort Road. Si vas al museo de Sherlock Colmes o al Madame Tussaud’s Planetariu, te tienes que parar en Baker Street. Si vas a Harrods o al museo de la ciencia y al Victoria and Albert Museum, te paras en Knightsbridge. Si vas a la torre de Londres o a Tower Bridge, pilla el metro y parate en Tower Hill. Y si vas a Picadilly te paras en la parada del mismo nombre, igual que Convent Garden…el metro te deja en la puerta de las principales atracciones turísticas de Londres y de los mejores sitios.

 

Otro aspecto a destacar del metro de Londres es su seguridad. En todas las estaciones hay cámaras de vigilancia por todas partes y trabajadores del metro a doquier. En las taquillas, en los pasillos y en los andenes. Fijaros en un detalle: yo me bajé en westminster y saqué mi cámara de fotos y ya me estaban avisando por megafonía de que no estaba permitido hacer fotos con flash en el metro de londres. Ya os contaré como acabó la historia, pero fue así.

 

También podemos destacar su puntualidad y el servicio al momento. El metro de Londres tiene unas pizarras blancas al entrar en las que te dan información actualizada en ese momento del estado de todas las líneas de metro. Así, te dicen si funciona normalmente, o si va alguna línea con retraso, o si está cortada alguna línea por alguna razón. Hay veces que, en determinadas paradas (yo me encontré con eso una vez), cierran el servicio de metro por un tiempo (una hora, dos), para evitar aglomeraciones o algo así. También existen ciertas paradas que cierran los domingos y festivos, y te van avisando por megafonía. La verdad es que tienes información por todas partes.

Otro aspecto del metro de Londres son las paradas de música. Allí, los músicos en el metro, ya están institucionalizados. Los músicos, en este sentido, tienen su propio espacio ya delimitado y acordado con la dirección del metro, y en el suelo indica el espacio que pueden ocupar estos músicos ambulantes. Así que no es como aquí que ocupan el primer espacio que les venga en gana ni, mucho menos, van tocando por los vagones. Eso allí es totalmente impensable y no duraría mucho debido a la vigilancia y al buen servicio de metro que dan a todos los usuarios.

 

También me fijé en las barreras de entrada y de salida (aquí sí ke hay, y si pillas un billete sencillo la máquina se te traga el billete al salir), así como en la publicidad, que está por todas partes en el metro de Londres. Especialmente, durante los días que fuí, la ciudad estaba adornada con un montón de carteles referentes a la candidatura olímpica de Londres 2012, cuyo lema era: “Back the bid”, qué exactamente no sé lo que significar, pero se veía a atletas saltando Tower Bridge o el Palacio de Buckingham. Y, finalmente, por megafonía no paraban de hacer referencia a lo que se ha convertido en un lema del metro de Londres, del que se hacen camisetas y todo: Mind the gap (“cuidado con el hueco”).

 

 

Bueno...luego sigo.

Un Saludo.

Xavi.

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Buenas a todos,

 

Ahí va el siguiente capítulo, y por hoy creo que ya está bién. Venga, un saludo.

 

5. Primer contacto con Londres

Una vez en la estación de Russell Square ví una máquina de chocolatinas y me compré una. Pensé en aquél momento en que le tenía que preguntar a un amigo mío que había estado en Londres hace poco cómo se llamaban unas que él me recomendó y que dijo que eran brutales (se lo pregunté días más tarde y se llamaban “creme egg”, de cadbury). En aquél momento no las encontré, y me subí al ascensor colectivo que hay desde el andén. Que raros que són estos ingleses -, pensé.

 

Y nada, una vez arriba, salí a la calle. Estaba en Londres. La sensación de pisar por primera vez las calles de una ciudad o de un sitio en el que nunca has estado es una sensación muy especial. Te quedas con aquella primera impresión que te llega. Yo en lo primero que me fijé fue en las barandas que hay en las aceras e islas peatonales, así como en los pasos de peatones, en las indicaciones que hay para el ciudadano de a pie (que si “look left” o “look right”). Estas palabras pintadas sobre el asfalto en los pasos de cebra van muy bién para los turistas occidentales, porque como los ingleses conducen al revés que nosotros, se te hace difícil perder la costumbre adquirida en tu país y siempre acostumbra a mirar al lado contrario del que vienen los coches. Es curioso, pero esa costumbre, por más que estuve allí 5 días, no la perdí y era el quinto día y miraba siempre al suelo al cruzar porque sino miraba en la dirección equivocada. No sé, supongo que con el tiempo te acostumbras, pero con el montón de cosas que tenía que hacer y el montón de sitios que tenía que visitar en 5 días no me propuse cambiar mi esquema mental en cuanto a por dónde venían los coches y miraba siempre para el suelo. Muy práctico esas indicaciones, la verdad.

 

Pues nada, lo primero que ví al salir de la parada de Russell Square fue un Tesco. Uno de aquellos supermercados que interraileros consumados me recomendaron para salvarme parcialmente de la sangría económica que supone Londres. Estaba abierto las 24h. y eso me interesó. Pero iba muy cargado y tenía que encontrar el albergue, y decidí inspeccionarlo más tarde. No me lo podía creer: recorría aquellos callejones con esas típicas casas inglesas con verjas y escaleras que van a dar al sòtano de la casa. Y veía las típicas tiendas inglesas con sus fachadas de madera antigua, algunas de muy mal gusto. Estaba en el barrio de Bloomsbury, un barrio del que me habían comentado que había sido un barrio de intelectuales y estudiantes. Pues nada, recorrí algunos metros y allí, escondido en un callejón, se encontraba el albergue, que tenía el nombre de “the generator”. Entré y dejé el equipaje en el “luggage room”, una habitación enorme atestada de mochilas. Posteriormente, en recepción, me comentaron que hasta las 2 o las 3 no podía entrar, o sea que nada, me fuí a dar una vuelta por Londres.

 

 

 

6. Paseo por el centro de Londres

Volví a la estación de Russell Square y, esta vez sí, inspeccioné el Tesco. Era un super muy completo y tal, sobretodo en lo que hacía referencia a comida preparada, o sea que me iba a servir. Y había una nevera con Dunkin Donuts en la ke te podías servir allí mismo, de varias especialidades. Aún no lo sabía, pero para mis desayunos utilizaría bastante aquello.

 

Bueno, sin más, me metí en el metro y decidí bajarme en Hyde Park Corner. Quería seguir la ruta de viaje que me había marcado y desde allí dirigirme al Palacio de Buckingham. Pero cuando salí del metro en aquella parada lo ví todo inmenso (especialmente Hyde Park), y fui caminando hasta que encontré uno de esos buses turísticos que te dan un recorrido por la ciudad y se van parando a todos sitios, mientras te van explicando cosillas de la misma. Pues nada, que ni pintado me iba, me subí (16 pauns, si no recuerdo mal), y duraba un día (y además tenía incluído un crucero por el Támesis con ese billete). Me subí arriba y el guía que iba dando señales de los sitios turísticos me habló:

 

- Where are you from?

- I’m from Spain, Barcelona, - le respondí.

- Oh, beatifoul city, I was in Barcelona at December. I love Barcelona.

- Thanks, - dije.

- Bienvenido, - me dijo.

- Thanks, - repetí.

 

Y me senté. Estábamos entonces por Hyde Park a la altura de Marble Arch. El autobús iba recorriendo Londres y el guía iba hablando y, de vez en cuando, hacía algún chiste que yo no entenía (normalmente). Pero la mayoría de los que tenía detrás eran norteamericanos, con lo cual ellos sí que lo entendían. En lo que entendí, recorrimos un hotel donde siempre se hospedaban los Beatles, nos explicó el cambio de guardia a las horas que son en el Palacio de Buckingham (lo vismo desde lejos, porque era la hora), y nos enseñó el sitio donde vivía Margaret Thatcher, en una de las zonas más exclusivas de Londres. Nos dijo que distinguiríamos su casa porque siempre había un policía en la puerta, pero en aquél momento no había ninguno, o sea que no debería estar o algo así.

 

Yo me bajé en la parada de Westminster, y el guía me dirigió un:

 

– Adiós, vuelva cuando quiera. Y yo:

– Thank you very much. - Pero pensé, claro, pagando pagando.

 

Y entonces ví por primera vez el Big Ben y la abadía de Wesminster. Pero esto ya forma parte de otro capítulo.

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

bueno, a ver para cuando el siguiente, supongo q tendrás fotos no???

tú eras el q tenía las fotos en el space ese del msn??q tenías de irlanda tb?? y salías cn el doble de van gogh??

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Una narración muy completa, como siempre. Sigue así. :P

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Hola dea,

 

Sí, soy el de las fotos de Irlanda y salía con el doble de Van Gogh. Ahí va mi espacio web para que puedas ver las de London:

 

http://spaces.msn.com/members/xavi-bcn/

 

Gracias Super. Intentaré cada día publicar uno o dos capítulos.

 

Un saludo.

Xavi.

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web
Pues nada, lo primero que ví al salir de la parada de Russell Square fue un Tesco. Uno de aquellos supermercados que interraileros consumados me recomendaron para salvarme parcialmente de la sangría económica que supone Londres.

 

Muy hábil te he visto ahí Xavi en tu contacto con el universo TESCO, a mí realmente ma parecen la caña esos supermercados. Yo creo q tengo en 1 altar al q inventó la fotocopiadora y en el otro al d los TESCO xq... madre! q gran paraiso, y encima 24 horas!! fetén macho!! Lo q no sé es cómo no los descubriste allí en Irlanda cnd estuviste xq yo la 1ª vez q ví 1 TESCO fue allí y... super impresionado, d hecho fijaté q les promociono (gratis) cada 2 x 3 en el Foro.

 

Muy bien tb la toma d LONDON Xavi, opino igual q tú, la 1ª impresión en 1 ciudad en cuanto pones los pies en ella marca y condiciona mucho. Mi primera parada en LONDON fue Marble Arch en el Bus q venía del Aeropuerto y, evidentemente t imaginarás lo q ví: 1 calle llena d tiendas y grandes almacenes. Conclusión, Londres es: El paraiso de las compras!! yo tengo 1 sinónimo d Londres q es: CONSUMISMO. Lo utilicé todo el viaje y todavía lo sigo creyendo, pero aún así... me gustó Londres. Me parece 1 ciudad interesante que vivir, no en la q hay q vivir, sino 1 ciudad q merece la pena vivir.

 

Y si claro! me gusta el relato Xavi, pero necesito más!! 1 saludo

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Gracias Licabeto,

 

Para mí London es increíble. Una ciudad para disfrutar. ¿Consumismo en London?

Creo que es imposible no comprar en London. Más si vas a Oxford Street y a Camden Lock, o si paseas por Covent Garden.

 

Intentaré cada poner uno o dos capítulos de mi viaje.

Un Saludo.

Xavi.

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Join the conversation

You can post now and register later. If you have an account, sign in now to post with your account.

Guest
Responder a este tema...

×   Pegar como texto enriquecido.   Pegar como texto sin formato

  Only 75 emoji are allowed.

×   Tu enlace se ha incrustado automáticamente..   Mostrar como un enlace en su lugar

×   Se ha restaurado el contenido anterior.   Limpiar editor

×   No se pueden pegar imágenes directamente. Carga o inserta imágenes desde la URL.

Cargando...
Conéctate  



×

Información importante

Continuando en el sitio, aceptas nuestros Términos de Uso y Normas. Además, hay cookies. Puedes ajustar las cookies o continuar tal cual.