Jump to content
  • Registrar
Conéctate  

Publicaciones recomendadas

Día 14: Flåmsbana y Nærøyfjord

 

Después de desayunar y recoger las cosas, tomamos el tren para Myrdal, donde enlazaríamos con el tren de Flåm (Flåmsbana). El tren iba absolutamente abarrotado de personas, más propio de un tren regional italiano que de un país supuestamente avanzado como Noruega. El viaje es muy bonito, al ser parte del trayecto entre Bergen y Oslo.

 

08:40 - 10:46, Tren Bergen - Myrdal

 

Cuando se sale del tren, el Flåmsbana espera en la vía de al lado. Conviene ser rápidos para pillar un asiento junto a una ventanilla. Es posible comprar el billete allí mismo, y hacen descuento con el billete de InterRail. El viaje en este tren panorámico es muy muy bonito, aunque un poco caótico porque los viajeros están moviéndose alternativamente hacia los laterales para hacer fotografías. Para facilitarlas aún más, hay una pequeña parada en una espectacular cascada de la que en un momento dado surgen unas chicas disfrazadas de ninfas en un espectáculo bastante bochornoso. La verdad es que los 55 minutos del viaje se hacen cortos.

 

Img_1778.jpg

Cascada en el trayecto del Flåmsbana

 

10:55 - 11:50, Tren Myrdal - Flåm

 

P8148093.JPGPaisaje desde el Flåmsbana

 

En Flåm no hay mucho que hacer, salvo echar un vistazo al museo del Flåmsbana (gratuito), ir a la oficina de turismo a comprar los billetes de ferry a Gudvangen (hacen descuento con el billete de InterRail). El trayecto en ferry es también muy bonito, especialmente la segunda parte, en la cual se navega por el Nærøyfjord, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. También conviene correr para pillar un buen sitio. Nosotros tuvimos que luchar, ya que estábamos los segundos en una cola que nadie respetó y se colaron casi todos. Por suerte, fuimos más rápidos y nos sentamos en primera fila.

 

P8148181.JPGEn ferry por el Nærøyfjord

 

13:20 - 15:30, Ferry Flåm - Gudvangen

 

Como curiosidad, el ferry cuesta 255 NOK por persona. Siendo 2 personas con un descuento del 50%, el precio total debería ser de 255. Sin embargo, ellos parten del precio por persona, aplican el descuento (obteniendo 127.5), redondean al siguiente número entero (obteniendo 128), y multiplican por el número de personas, resultando 256 NOK. Lo cuento no porque mi economía se vaya a resentir por esto, sino porque me parece una aberración matemática y una práctica de dudosa legalidad dado que las monedas de 0.50 NOK existen, aunque no las vimos más que en las islas Lofoten (en el resto del país parecen siempre aplicar el redondeo).

 

Una vez en Gudvangen, nos sentamos en un prado que había junto al fiordo a disfrutar del paisaje y almorzar. Después me acerqué a una tienda de souvenirs a preguntar dónde había que coger el autobús a Sogndal. Mis esfuerzos en la pronunciación de la lengua inglesa no fueron suficientes para engañar a la dependienta, que me respondió en español. La parada está a unos 450 metros del puerto, en la carretera E16.

 

Mientras esperábamos el autobús, decidí explorar un poco el lugar dónde unos viajeros habían decidido instalar su tienda de campaña. Sin embargo, pronto dejó de interesarme eso porque me encontré un arbusto de frambuesas salvajes. Recolecté unas cuantas y volví a la parada, para amenizar la espera con esa deliciosa merienda. El autobús llegó abarrotado también y no cabíamos todos los que estábamos en la parada. La solución del conductor fue preguntar quién iba a la última estación, Sogndal (gracias a eso pudimos subir) y parece ser que llamaría por teléfono para que viniera otro autobús de refuerzo a llevar a los demás viajeros. Por primera vez vivimos algo habitual en Noruega: durante el recorrido, el autobús se metió en un ferry para cruzar un fiordo.

 

Img_1895.jpg

Frambuesitas para la merienda

 

18:15 - 20:15, Autobús Gudvangen - Sogndal

 

Una vez en Sogndal, hay que estar atentos (o avisar al conductor) para bajarse en la parada que hay justo al lado del albergue, porque el centro queda algo lejos. Tuvimos la suerte de que el albergue no tenía mucha gente, y a pesar de tener reservadas habitaciones en un dormitorio compartido, nos metieron solos en una habitación de 4 personas. Fuimos a comprar pan en una gasolinera vecina, cenamos y a intentar dormir. Nos asustó el zumbido salvaje de un mosquito gigante, así que encendimos la luz, lo mandamos a mejor vida y entonces sí que pudimos dormir.

 

HI Sogndal Vandrerhjem (****). Albergue sencillo pero correcto de la red internacional. A cierta distancia del centro pero con parada de autobús enfrente. Personal muy amable, tiene pistas deportivas (fútbol y voleibol) y una amplia cocina. Desayuno buffet incluido (muy bueno); también preparan almuerzos para llevar.

 

Gastos

  • Flåmsbana: 170 NOK
  • Ferry Flåm - Gudvangen: 128 NOK
  • Autobús Gudvangen - Sogndal: 154 NOK
  • Albergue Sogndal: 178.5 NOK
  • Pan: 16 NOK

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

increible diario, me encanta!!! sigue asi!!! una pregunta, hay suficiente trabajo como para que tantos españoles vayan a ganar esos sueldos tan altos que hay por esa zona? :o:O:O

 

investiga sobre noruega, un país q tiene una densidad de población ridícula (son 5 millones para todo lo grande q es) y q de repente se encontró con petróleo... lo malo es el clima, q salvo 2 meses debe dar bastante asquete y en invierno te quieres suicidar. de no ser por eso, la gente se querría ir para allá echando ostias.

 

ah, guay el diario, q no digo ná (pq es clavado al q hubiera hecho yo en cuanto a sitios XDD)

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Me gusta mucho este diario, así que otro que lo va a seguir de ahora en adelante :)

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Madi, fantástico diario!!!

 

Aprovecho para comentar mi experiencia en este mismo trayecto...

En el Flamsbana tuvimos mala suerte ya que hizo un día totalmente nublado!!!

Aunque...las pocas vistas que vimos, impresionantes!!!!

 

En Flam, fuimos a la oficina de turismo a comprar el billete del ferry de Flam a Hellesylt.

No les funcionaba Internet y no lo pudimos comprar, pero nos dijeron que lo podíamos comprar a bordo...

INOCENTES de NOSOTRAS, una vez a bordo, fuimos a comprarlo, pero al bajar en Hellesylt nos dimos cuenta que no pasa ni un revisor y que a la salida nadie nos pidió el billete ni ningun resguardo...

Así que... si lo hubieramos sabido... y hubieramos sido más espabiladas... a lo mejor... nos hubieramos ahorrado el precio de este ferry!!!

Pero bueno... el trayecto increible!!!!!!

Nosotras decidimos ir hasta Hellesylt y no hasta Gudvangen. Así, a la mañana siguiente, cogimos el ferry por el Geirangerfiord!!

 

Ah!!! en Flam hay una pequeña playa, justo al lado de donde salen los ferrys!

Un sitio ideal para comer mientras se espera la salido del ferry!!!!

 

Te sigo!!

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Día 15: Urnes stavkirke

 

El desayuno en el albergue de Sogndal fue genial, sobre todo con la referencia reciente del albergue de Bergen. El plan del día era visitar la iglesia de madera de Urnes (Urnes Stavkirke, que está en el pueblo de Ornes) declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. La iglesia está muy cerca pero las malas comunicaciones en transporte público implican prácticamente invertir todo un día para visitarla. Para llegar hay que coger un autobús hasta Solvorn (donde por cierto hay una playa ideal para bañarse en el fiordo) y, una vez allí, un ferry para cruzar el fiordo. El fiordo es bastante bonito allí.

 

Img_1906.jpgCruzando el fiordo

 

8:45 - 9:05, Autobús Sogndal - Solvorn

10:00 - 10:30, Ferry Solvorn - Ornes

 

Una vez en Ornes, hay que caminar hasta la iglesia, que está en todo lo alto del pueblo. Es un kilómetro de cuesta muy considerable. Afortunadamente, el paseo se hace más ameno cogiendo la fruta que crece en los bordes del camino, principalmente frambuesas. En este caso no siempre son salvajes, sino que hay quien se dedica a cultivarlas y venderlas en un puesto donde no hay gente; solamente hay fruta, un cartel con el precio y el dinero recaudado (para que la gente coja el cambio cuando sea necesario). Parece que los turistas son honrados y el sistema funciona. Nos pareció de justicia comprar unas cerezas y unas frambuesas.

 

Img_1943.jpgPuesto de venta de fruta

 

La iglesia de Urnes. Es realmente flipante; de lo mejor del viaje. Prefiero no contar mucho para que la sorpresa del visitante sea mayor. Solamente aclaro que su tamaño es bastante reducido para que no decepcionen las dimensiones. La visita es guiada y el guía explica de un modo muy ameno la historia y los detalles de su peculiar arquitectura. Curiosamente, habla inglés utilizando únicamente el presente como tiempo verbal, incluso cuando habla en pasado o futuro. Supongo que lo hace para que los visitantes lo entiendan mejor, porque en general los noruegos hablan inglés francamente bien. En la oficina de entradas es posible dejar la mochila gratuitamente.

 

Img_1932.jpg

La iglesia de Urnes

 

Para regresar a Sogndal. Desde Solvorn, hay un autobús por la tarde. Si se desea volver antes, hay que llamar por teléfono (al menos dos horas antes de las 13:40) y te llevan hasta la carretera E55, donde se enlaza con un autobús a Sogndal. En aquellos momentos no teníamos muy claro el sistema y, cuando vimos aparecer un taxi, nos asustamos temiendo el dineral por el que nos iba a salir la broma de lo esperar al bus de la tarde. Cuando nos dejó en la parada de autobús, nos tranquilizamos.

 

Img_1926.jpg

Vista del otro lado de la iglesia (nótese la diferencia en la madera)

 

Para variar, amenizamos la espera cogiendo frambuesas y poco después volvió a aparecer el taxi: el autobús estaba lleno, así que nos llevaban en taxi por el mismo precio: de lujo.

 

12:30 - 13:00, Ferry Ornes - Solvorn

13:40 - 14:25, Autobús Solvorn - Sogndal

 

En Sogndal no hay nada que ver, es simplemente un nudo de comunicaciones. Allí esperamos hasta el autobús que debía llevarnos a Stryn. Fuimos durmiendo todo el camino y nos despertó el conductor, con el autobús ya vacío, a una hora que no era la prevista. Nos preguntó que dónde íbamos, y al decirle que Stryn nos preguntó que cómo no nos habíamos bajado en la estación de Skei, donde había que hacer transbordo. Parece que avisó por el micrófono, pero al ir durmiendo no nos enteramos: esas cosas se dicen cuando uno se saca el billete, digo yo. Pregunté dónde estábamos (en Førde) y cómo salir de allí (en autobús que salía dos horas después). Esto nos obligó a telefonear al albergue para avisar de que íbamos a llegar tarde.

 

16:15 - 18:15, Autobús Sogndal - Førde

 

Azalea calificó a Førde como el pueblo más feo de Noruega y probablemente no le falta razón. El principal lugar de interés del pueblo es una estatua gigante de un salmón a base de piedras. Está en la orilla del río, pero cuesta bastante encontrarla; de hecho pasé por allí y no la reconocí hasta el viaje de vuelta. También aprovechamos para ir a un supermercado (Bunnpris), abierto a pesar de ser domingo. Allí compramos entre otras cosas un chocolate donde lo único que entendimos fue 70%, y fuera el descuento en el precio o fuera el porcentaje de cacao, era lo que estábamos buscando.

 

A las 20:30 hicimos cola para montarnos en el autobús a Stryn. Andaba yo pensando qué contarle al conductor para pagar lo menos posible cuando se acercó un hombre y me guiñó un ojo. Estaba claro que o había ligado o era el conductor del anterior autobús. A pesar de mi evidente sex-appeal, sucedió lo último: el conductor explicó al nuevo conductor en noruego lo que había pasado y entramos sin pagar de nuevo.

 

El viaje fue realmente precioso, atravesando carreteras que cruzaban las vacas obligando a detener los vehículos, y viendo un precioso anochecer en el fiordo. A Azalea le gustó tanto que me pidió que apuntara el nombre del pueblo por el que íbamos. Yo me pegué la vacilada de decir que no necesitaba apuntarlo y me olvidé. Incluso ahora mirando el mapa no estoy completamente seguro de dónde sucedió aquello (¿Torheim?).

 

20:30 - 22:50, Autobús Førde - Stryn

 

El albergue de Stryn está a 1.5 km en lo alto del pueblo, y desde la estación de autobuses hay otra cuesta considerable. Cuando estábamos en pleno ascenso, nos cruzamos con un coche con el logotipo de la HI, que se detuvo y continuó el camino. Cuando llegamos al albergue, vimos que llegaba junto a dos chichas orientales que habían venido en nuestro autobús. Nos explicaron que hay un servicio de recogida de la gente en la estación, y que el del albergue había parado el coche y nos había hecho señas, que no vimos. Como se sentía culpable y llegamos tarde, nos ofreció dormir en una habitación triple a pesar de haber pagado dormitorio compartido, y así no despertábamos a la gente que ya estaría durmiendo,

 

La cena fue de las mejores del viaje: ensalada y de postre frambuesas bañadas con chocolate fundido.

 

HI Stryn Vandrerhjem (*****). Desayuno buffet incluido formidable. Situado lejos de la estación y en cuesta, pero parece que puedes pedir que te recojan en coche. También tenían una tienda propia en la que vendían productos al 50%, por estar en liquidación. Tienen un ordenador conectado a Internet (gratis) con auriculares y micrófono, y alquilar webcams. Limpio y acogedor; es uno de mis albergues preferidos de toda la vida.

 

Gastos

  • Bus Sogndal - Solvorn: 32 NOK
  • Ferry Solvorn - Ornes: 30 NOK
  • ½ cerezas y frambuesas: 25 NOK
  • Iglesia de Urnes: 55 NOK
  • Ferry Ornes - Solvorn: 30 NOK
  • Bus Solvorn - Sogndal: 32 NOK
  • Café: 10 NOK
  • Bus Sogndal- Stryn: 221 NOK
  • Compra supermercado: 58,25 NOK
  • ½ refresco: 12,5 NOK
  • Albergue Stryn (2 noches): 425,5 NOK

  • Positivo 1

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Que bonito es Noruega, me esta encantando tu diario, te sigo y por favor, no escatimes en fotos :)

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web
En este caso no siempre son salvajes, sino que hay quien se dedica a cultivarlas y venderlas en un puesto donde no hay gente; solamente hay fruta, un cartel con el precio y el dinero recaudado (para que la gente coja el cambio cuando sea necesario). Parece que los turistas son honrados y el sistema funciona. Nos pareció de justicia comprar unas cerezas y unas frambuesas.

 

no sé de qué te sorprendes si en españa es igual XDDDDDDDDDDDDDDDDDDD

(es ironía, pr supuesto XD)

 

 

HI Stryn Vandrerhjem (*****). Desayuno buffet incluido formidable. Situado lejos de la estación y en cuesta, pero parece que puedes pedir que te recojan en coche. También tenían una tienda propia en la que vendían productos al 50%, por estar en liquidación. Tienen un ordenador conectado a Internet (gratis) con auriculares y micrófono, y alquilar webcams. Limpio y acogedor; es uno de mis albergues preferidos de toda la vida.

 

johan (el propietario) es un tipo fabuloso. nosotras le amamos por su desayuno y por alquilarnos su coche tirado de precio para ir al glaciar. no dejaré de recomendar el HI de string nunca!!!!!

  • Positivo 1

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Día 16: Brikdalsbreen

 

El desayuno fue realmente impresionante, incluso tenían gofres. Con el estómago bien lleno, quizá demasiado, cogemos el autobús hace la Brikdalsbreen, una de las lenguas del glaciar más grande de Europa, el Jostedalsbreen.

 

9:30 - 10:30, Autobús Stryn - Briksdalen

 

Img_1987.jpgEl glaciar a cierta distancia

 

Desde la parada de autobús hasta el glaciar propiamente dicho hay un paseo realmente hermoso de unos 3 kilómetros, pasando junto a una preciosa cascada que te deja mojado sí o sí. Por supuesto, el camino está lleno de frambuesas.

 

Img_1991.jpgPaisaje de los alrededores

 

Junto al glaciar hay una zona que no se debe cruzar por seguridad. Es algo que no respeta absolutamente nadie, ni siquiera los padres con niños pequeños, hasta que algún día pase algo. Nosotros también lo cruzamos y pudimos tocar el hielo con nuestras propias manos.

 

Img_2000.jpgEl glaciar, a menos distancia

 

Es asombroso ver cómo se deshiela en pequeñas gotitas que forman un espectacular lago, y como caen rodando por la pendiente pequeños trozos de hielo. Eso sí, llevad un buen abrigo porque hace un frío de narices.

 

Img_2003.jpgEl lago glacial

 

La llegada a Briksdalen fue fácil, pero no así el regreso. A pesar de que aquello estaba lleno de turistas, los autobuses de vuelta se suprimen después del 14 de agosto. Cuando nos dimos cuenta, nos pusimos a buscar una solución junto a otra pareja de españoles en la misma situación. Ellos se volvieron con una trabajadora del hotel cuando terminó su turno de trabajo, y nosotros nos pusimos a hacer autostop. Me curré incluso un cartelito con el destino deseado que no pudimos utilizar del viento que hacía. Pararon un montón de coches para mostrarnos que no tenían sitio y, cuando empezábamos a desesperarnos, se detuvo una pareja de suizos, que nos llevaron hasta Stryn, que les pillaba de paso. Majísimos los dos y nos salvaron el pellejo, pero fue una situación rara por los silencios incómodos cuando ya no se sabe de qué hablar.

 

Gastos

  • Bus Stryn - Jostedalbreen: 63 NOK
  • Refrescos: 17,5 NOK

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Join the conversation

You can post now and register later. If you have an account, sign in now to post with your account.

Guest
Responder a este tema...

×   Pegar como texto enriquecido.   Pegar como texto sin formato

  Only 75 emoji are allowed.

×   Tu enlace se ha incrustado automáticamente..   Mostrar como un enlace en su lugar

×   Se ha restaurado el contenido anterior.   Limpiar editor

×   No se pueden pegar imágenes directamente. Carga o inserta imágenes desde la URL.

Cargando...
Conéctate  



×

Información importante

Continuando en el sitio, aceptas nuestros Términos de Uso y Normas. Además, hay cookies. Puedes ajustar las cookies o continuar tal cual.