Jump to content
  • Registrar
Conéctate  
SuperNova

Ég tala ekki íslensku

Publicaciones recomendadas

¡Rerrecórcholis!

Pues yo pensaba que estaba a 180 (vamos, de hecho antes lo estaba... ¡¡llegó a estar algún día a 300!!). Pues qué curioso, porque con esa "leve" devaluación, pensé que no se compensaría la inflación, que había oído que llegó en unos meses al 30%.

Quizá ahora hayan caído algo los precios, como aquí.

 

En cualquier caso, estoy de acuerdo en que Islandia no es "tan cara".

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

mireya, vas a seguir algún día o q?? ¬¬

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Sábado 14 de marzo

 

Después de la rutina de cada mañana, salimos a dar un paseo por la parte este de la ciudad, que aún no conocíamos porque hasta ese momento nos habíamos centrado en ver la parte oeste, donde está el centro de la ciudad. Llegamos hasta el puerto nuevo. A lo lejos, aunque no demasiado, se ve la isla de Viðey, a la que planeamos ir al día siguiente.

 

CIMG2530.jpg

Muelle del puerto nuevo y Viðey de fondo

 

 

Después volvemos al hotel y me preparo la mochila de asalto porque a las 11:30 tiene que venir el autobús de la excursión a buscarnos al hotel (al final llegó a las 11:50). Esta compañía de excursiones (Iceland Express) trabaja de una forma que nos parece un poco absurda. Cuando llega el bus a buscarnos, el conductor se baja, nos pide los nombres y nos hace subir a nosotras y a otros clientes del hotel que también van a hacer la misma excursión. En el autocar ya hay muchas personas que vienen de otros hoteles. El autocar arranca y a los dos minutos de trayecto aparca en la sede de la compañía de excursiones, que estaba prácticamente al lado de nuestro hotel, nos hacen bajar, nos dicen que entremos en la oficina a recoger los billetes de la excursión y nos dicen que luego nos subamos a otro autocar. Total, una pérdida de tiempo increíble, porque en la oficina había una cola impresionante. Si llegamos a saber que la oficina estaba tan cerca del hotel y que podíamos empezar la excursión allí, hubiéramos ido por nuestro propio pie y nos hubiéramos ahorrado la espera en el hotel y la cola en la oficina.

 

Aparte de ese problema de organización, la excursión está muy bien. El guía que tenemos es muy majo y nos va contando cositas sobre Islandia y sobre los lugares que vamos a visitar. Muchas de las cosas que dice ya las sabemos, gracias al Museo Nacional de Islandia y gracias a la Lonely Planet, pero otras no y son bien curiosas. Una de las cosas que más me llamó la atención de lo que dijo es que los islandeses son muy informales y se tratan por el nombre de pila aunque se acaben de conocer o aunque sean gente de negocios. Tan informales son, que en la guía telefónica los nombres aparecen ordenados alfabéticamente, pero no según el apellido, sinó por el nombre de pila. Otra cosa curiosa que contó es sobre lo tradicional que es el idioma islandés y lo protegido que está para que no aparezcan palabras extranjeras en su vocabulario. Cuando aparece en la sociedad algún concepto nuevo, el idioma islandés no usa el término internacional, sino que recurre a palabras islandesas que ya no se usan y les da un nuevo significado. Por ejemplo, ordenador significa literalmente "mujer profetisa" y electricidad es "poder ámbar". Tan puritano es el idioma islandés que hasta le cambian el nombre al Google y al Facebook (no me acuerdo de los nombres que dijo el guía).

 

Bueno, al tema de la excursión. El primer lugar que visitamos es el Parque Nacional de Þingvellir. Este sitio, además de ser Patrimonio de la Humanidad, es muy especial para los islandeses porque aquí se fundó el Alþing, el primer parlamento vikingo (y del mundo) allá por el año 930. Otra característica de Þingvellir es que aquí coinciden dos placas litosféricas, la Norteamericana y la Euroasíatica. Estas placas se están separando a un ritmo de 2 cm por año y han dejado el terreno marcado con numerosas fisuras.

 

CIMG2459.jpg

Bloques de lava a lo largo del borde de la placa Norteamericana. Lago Þingvallavatn de fondo.

 

 

CIMG2456.jpg

El valle

 

 

CIMG2463.jpg

Otra fisura mucho más amplia.

 

 

La segunda parada del viaje fue para visitar Gullfoss, una doble cascada en el recorrido del río Hvítá.

 

CIMG2486.jpg

Gullfoss (que significa Catarata Dorada)

 

Esta es la parada más larga de la excursión porque es la hora de comer y "casualmente" hay un restaurante cerca. Allí entramos en calor gracias a la Kjötsúpa (sopa de cordero típica de Islandia).

 

De allí vamos a la zona de los géisers, que está a 10 minutos. Desde lo lejos ya se ve el vapor que generan los géisers. Aquí está Geysir, el géiser más antiguo conocido y el que ha dado nombre a este fenómeno de la naturaleza. Geysir es tan famoso que ya a medidados del siglo XX empezó a recibir turistas de forma masiva. Sus erupciones llegaban a alcanzar los 80 metros de altura. Desgraciadamente, el géiser quedó bloqueado por las piedras que algunos descerebrados le lanzaban para intentar provocar su erupción. Allá por el año 2000 un terremoto desbloqueó algo el géiser, pero ya nunca ha vuelto a alcanzar erupciones tan altas. Este géiser, aunque el más famoso de Islandia, no es el más activo, ya que sólo erupta unas tres o cuatro veces al día (nosotras lo vimos eruptar justo cuando estaba llegando el autocar a la zona). Por suerte, cerca de Geysir está Strokkur, un géiser más activo que entra en erupción aproximadamente cada 5 minutos.

 

Strokkur en acción

 

 

En el valle de Haukadalur se concentran gran cantidad de pequeños géisers, que vistos de cerca parecen cazuelas con agua hirviendo.

 

CIMG2509.jpg

Haukadalur

 

 

CIMG2497.jpg

Un geisercito

 

 

Después de ver los géisers volvemos a Reykjavík. La vuelta a los hoteles es extraña. Cuando ya estamos en la ciudad, el autocar se para en una gasolinera y el guía nos dice que nos bajemos y que subamos al autocar que hay detrás. Antes de dejarnos en nuestro hotel, el guía dice que después de ese hotel, el autocar irá a la sede de la compañía y que allí se tendrán que bajar otra vez y subir a un minbús que el propio guía conducirá para acabar el "reparto" de gente por los hoteles. Nuncá llegué a entender para qué tanta bajada y subida de autocares.

 

Continuará...

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Domingo 15 de marzo

 

Salimos del hotel a eso de las 10 de la mañana. Tenemos intención de ir a Viðey ese día, pero no tiene pinta de que va a hacer buen día, así que vamos a la OIT a preguntar si el ferry a la isla sale independientemente del tiempo que haga o sólo si el tiempo es bueno, como el de las ballenas. Nos informan de que sale siempre, haga bueno o haga malo, pero como el primer ferry del día no sale hasta las 13:15, tenemos un rato para pasear por la ciudad antes de ir al puerto. Yo además aprovecho mis 15 minutos gratis de internet de la tarjeta turísitca para conectarme y enviarle señales de vida a la familia.

 

Después vamos a la estación de autobuses urbanos y cogemos uno hasta el puerto. El trayecto en ferry desde el puerto nuevo de Reykjavík hasta el muelle de Viðey dura sólo 5 minutos. Viðey es una pequeña isla deshabitada que tuvo gran importancia en la historia de Islandia en el pasado. Además, tiene un importante valor ecológico porque más de 30 especies de pájaros se refugian allí en época de reproducción. Nos pareció un buen lugar para pasear y disfrutar un poco de la naturaleza.

 

CIMG2436-1.jpg

Primera visisón de Viðey

 

Dimos un paseíto y cuando nos topamos con una zona de barbacoa con mesas de picnic, nos sentamos allí a comer. El tiempo empezó a ponerse peor, se levantó un viento frío tremendo y amenazaba lluvia, así que decidimos hacer un cambio de planes y volver a Reykjavík antes de lo previsto. Para cuando llegáramos a la ciudad, los museos y otras atracciones turísiticas ya estarían cerrados, así que, ¿qué podíamos hacer el resto de la tarde? Pues disfrutar de algo por lo que Islandia es muy conocida y que hasta entonces habíamos estado ignorando: las piscinas geotermales. Sólo en la ciudad de Reykjavík hay 7, y con la tarjeta turística teníamos acceso a todas ellas gratis, así que sería una pena no hacerles una visita.

 

Después de dar otro paseito por la isla, cogemos el siguiente ferry de vuelta.

 

CIMG2549.jpg

Una playa de Viðey

 

Ya en la ciudad volvemos al hotel para coger los bártulos necesarios para ir a la piscina. De todas las piscinas de la ciudad, nos decidimos por Sundhöllin, la única piscina cubierta de Reykjavík, porque con el frío que hace (1º) no nos planteamos pasear en bañador al aire libre. Es también la piscina más céntrica de la ciudad, así que desde nuestro hotel tenemos que coger un bus para llegar allí (con el frío que hace tampoco nos planteamos ir andando aunque llevemos más capas de ropa que una cebolla).

 

Al llegar a la piscina, hay una pequeña recepción donde te dan la llave de la taquilla, que está enganchada a una pulserita elástica para que te la pongas en la muñeca o el tobillo y no la pierdas. En las piscinas de Islandia hay unas normas de higiene muy estrictas, porque las piscinas se abastecen de agua geotérmica (que ya viene calentita del subsuelo islandés gracias a la gran actividad volcánica que hay en la isla) y nos les gusta estropear sus beneficiosas propiedades para la salud añadiéndole cloro y demás productos químicos a las piscinas. Por eso hay que lavarse muy bien antes de entrar al agua. Hay que ducharse de cuerpo entero sin bañador, la cabeza incluida. Y no se puede entrar con zapatos a los vestuarios. Tampoco se pueden llevar sandalias en la zona de la piscina. En la zona de la piscina también hay normas estrictas, como que no se puede bucear, no se puede escupir agua y no se puede uno tirar al agua dando un salto (hay que meterse bajando por las escalerillas).

 

hs009993.jpg

Sundhöllin (foto tomada de internet porque no me llevé la cámara)

 

Una vez realizado el protocolo previo, nos metemos en la piscina. No nos parece que el agua esté calentita, más bien está a temperatura ambiente. Nos decepciona un poco. La piscina también es bastante normal, con sus carriles para carreras de natación, como las piscinas que podemos encontrarnos en cualquier polideportivo de España. Estamos sólo un ratito porque decidimos que queremos probar otra piscina diferente. Cerca de nuestro hotel hay una piscina que vimos al pasar el día anterior cuando íbamos de camino al puerto, así que nos decidimos por esa.

 

Es Laugardalslaug, que resulta ser la piscina más grande de la ciudad. Tiene dos zonas, una cubierta, donde hay gente navegando en kayaks, y una descubierta, que a su vez tiene varias piscinas. Al salir a la zona descubierta, hace tanto frío que nos metemos en la primera piscina con la que nos cruzamos. Es pequeña y poco profunda, pero dentro se está muy bien porque el agua está caliente. Hay que sentarse en unos escalones que hay a lo largo del perímetro y tumbarse para que el agua te cubra por completo. En el suelo hay unos agujeros por los que de vez en cuando sale un chorro de agua caliente (al estar al aire libre, el agua se renueva constantemente para mantenerse caliente), y si resulta que estás encima cuando eso pasa, sientes un gustirrinín muy bueno.

 

hs009851.jpg

Laugardalslaug (también sacada de internet)

 

Una vez recuperado el calorcito, nos atrevemos a explorar el resto de piscinas, pero ninguna está tan calentita como la primera, así que allá que acabamos volviendo. Al ratito de estar allí, empieza a nevar. Mientras los copitos de nieve nos caen sobre la cabeza y los hombros, el resto del cuerpo lo tenemos sumergido en una aguita caliente que no podía estar más buena. Es una experiencia increíble el estar bañándose al aire libre mientras nieva. La cara la tienes fría, pero el resto del cuerpo está en la gloria. Me es imposible describir el placer que se siente en una situación así.

 

Cuando empieza a hacerse tarde y ya tenemos la piel arrugadilla, decidimos salir, aunque nos cuesta. Yo me hubiera quedado allí toda la vida. Volvemos al hotel, dejamos los bártulos piscineros y salimos a buscar un sitio para cenar. Nos metemos en el primer restaurante islandés que encontramos y después de cenar volvemos enseguida al hotel porque ha sido un día agotador y al día siguiente nos espera un largo viaje.

 

Continuará...

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

joe, vaya con las normas de la piscina.....no tirarse a ella bueno......pero no bucear....en fin , son sus normas...

 

por cierto una curiosidad,¡que tal alli con el idoma, os fue bien? ;)

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Joe, lo de nevar mientras estás sumergido en agua caliente....qué bonito! y qué envidia ;)

 

Islandia...como han dicho por ahí, hay que ir sí o sí

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web
por cierto una curiosidad,¡que tal alli con el idoma, os fue bien?

Sin problemas en ese aspecto. En Islandia todo el mundo habla inglés (y algunos hasta castellano, como ya he contado y contaré más adelante). Y cuando digo todo el mundo, me refiero a todo el mundo. Estando en el restaurante de la estación BSÍ Terminal, se me acercó un vagabundo borracho y me empezó a decir no sé qué en islandés mientras señalaba el plato de comida que tenía en la mesa. Yo pensé que me iba a librar de él al decirle "Ég tala ekki íslensku" (= "no hablo islandés), pero la cagué al añadir "I don't understand", porque entonces el señor empezó a hablarme en inglés y a contarme que ese era su plato favorito, que siempre se lo pedía cuando podía, que tuviera buen provecho, etc.

 

En Islandia, hasta el vagabundo más borracho y solitario sabe inglés, mientras que en España, ni siquiera el presidente del Gobierno o el de un banco importante (le estoy mirando a usted, señor Botín) son capaces de pronuciar una oración inteligible en inglés. ¡Qué triste!

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Join the conversation

You can post now and register later. If you have an account, sign in now to post with your account.

Guest
Responder a este tema...

×   Pegar como texto enriquecido.   Pegar como texto sin formato

  Only 75 emoji are allowed.

×   Tu enlace se ha incrustado automáticamente..   Mostrar como un enlace en su lugar

×   Se ha restaurado el contenido anterior.   Limpiar editor

×   No se pueden pegar imágenes directamente. Carga o inserta imágenes desde la URL.

Cargando...
Conéctate  



×

Información importante

Continuando en el sitio, aceptas nuestros Términos de Uso y Normas. Además, hay cookies. Puedes ajustar las cookies o continuar tal cual.