Jump to content
  • Registrar
Conéctate  
vaninka

¡Y yo sin mi agente naranja!

Publicaciones recomendadas

Armando el dummy roto que era nuestra anatomía, y recogiendo todos nuestros enseres, nos preparamos, con gran entusiasmo, a bajar del avión. Yo estaba muy dolorida, en parte porque la noche anterior había recibido un codazo de Pucca en la mejilla al haberse girado bruscamente cuando le incrustaba mis piños en su lorza izquierda. No sólo mordí a una diosa (del mal, por supuesto), sino que vi las estrellas, y las estuve viendo por unos cuantos días.

 

Abandonamos el avión donde verdaderamente creímos que encontrarían nuestros cadáveres en una postura indigna e incómoda y con la bolsita con patucos de la turkish airlines entre las manos, como nuestro último equipaje para la vida eterna. Eso siempre y cuando no hubiera explotado el avión, en cuyo caso los patucos antideslizantes y nuestros hermosos cadáveres se hubieran desintegrado en la luminosa tormenta turca mandándonos derechos a la dimensión de Tíndalos como poco, que está por ahí, por la periferia de a tomar por culo. Pero como no pasó nada de esto, fuimos felices de pisar por fin el aeropuerto. Aunque creímos que al turco se le había pirado la pinza y nos había dejado en Helsinki. Aquel aire acondicionado era de otro planeta, y bastante alejado del sol, diox!! Empezamos a flipar de ver chinorris por doquier, estábamos en Tailandia!!!!!! Y de repente nos topamos con unas estatuas tremendas que luego descubrimos q eran las del palacio real, q chulas!! A mí q toda esa parafernalia de bicharrales con espadas me vuelve loca, no puede sustraerme a hacer la primera foto, mientras descubríamos q la recogida de mochilas estaba después del control de pasaportes, q estaba después de la congregación de todos los extras de Ben-Hur q les había dado por irse de vacaciones a Tailandia. Así q dimos nuestras mochilas por ayuda humanitaria durante la media hora de cola q esperamos y en la q había una macedonia de nacionalidades q iba de talibanes a suecos pasando por esquimales y por paisanos de la serranía de Cuenca. Ale!! Tós pa Tailandia!

282.jpg

Es lo q tiene hacerte una foto con un bicho feo mientras comes chicle y te pillan masticándolo con la cara más fea q el bicho q quieres sacar ¬¬

 

Cuando nos tocó y llegamos nos pusimos todos a rodear a la tailandesa q nos indicó con cara de dragón cabreado q no nos podía hacer una foto de grupo para el visado, así q decidimos pasar uno a uno como estipula la ley xD.

 

Una vez fotografiados y sellados... estábamos en BANGKOK!!! Joder, vaya subidón!!!!!

 

Nacho fue volando a fumar todo lo q no había fumado en 18 horas donde vio su vida en diapositivas varias veces. Cambiamos pasta y este fue nuestra primera aproximación al jeto del rey tailandés, que debe tener la polla como una avellana porque si no no entendemos esa megalomanía que hace que el menda se empeñe estar en cada lugar del horizonte, mires donde mires. Con el bolsillo repleto de baths tailandeses nos fuimos investigar el bus que nos llevara a... ni puta idea. Iker, además de una chancla identificatoria (me imagino al CIS devanándose los sesos para reconocer su cadáver disuelto tras la explosión y lográndolo al final gracias a la oportuna aparición de su chancla XDDDDDD) se había llevado unos miniapuntes de Bangkok. Así que decidió que Kao San sonaba bien porque decían que había un hostal fetén y para allá nos dirigimos preguntándonos si ese barrio sería donde las pavas te abren las cocacolas con el chete.

 

Así que salimos del aeropuerto para comprar los billetes del bus. Eso no era calor, habíamos salido de Helsinki en enero para entrar en un horno crematorio nazi en 1941. Con esa humedad así les crecen las cosas a esta gente de grandes, q plantas una calculadora y te crece una secuoya de ordenadores Macintosh (bueno, en realidad allí crece todo menos ellos, q son bastante poly pocket). Al minuto 2 de espera estábamos empapados de sudor.

 

bus.jpg

Fumando espero el bus mientras me muero...

 

Al minuto 15 vino el autobús y todo ese sudor volvió nuevamente a congelarse y al rato de salir empezó a licuarse para condensarse posteriormente con lo cual ya teníamos todos un complejo de libro de ciencias naturales de no te menees y el organismo sentíase como en una película de Lars Von Trier.

 

La entrada a Bangkok por carretera desde el aeropuerto es increíble. Empiezas a ver las obras del sky-train y detrás unas chabolillas de pobres, y detrás unos rascacielos inconmensurables y todo ello salpicado de pagodas y criaderos de mosquitos de dengue. Estábamos con la boca abierta (y los dientes castañeteando).

Llegamos a Kao Sanh Road, y justo la parada estaba al lado de un cartelón con el nombre del hotel al q íbamos, q coña!!! Estaba en un callejón q parecía pequeño (y lo era) y lleno de maleantes y era larguísimo y estaba lleno de tiendas para turistas y puestos callejeros de comida tailandesa para llevar.

 

callejn.jpg

El callejón, dentro del callejón que conducía a la pensión del señor Miyagi,

también conocido como el "callejón de las cucas"

 

Olía como si metes en un frasco de ambientador el cadáver de Gandhi, un kilo de curry, salchichas vegetarianas y la bso de Reservoir Dogs, alternando todo ello. Toda esa explosión de Tailandia en nuestra cara nos flipaba a cada segundo, a la par q nos íbamos empapando de sudor.

 

Fuimos al hotel de la guía y era un infierno de temperatura y de aspecto. Huímos. Encontramos el fabulosísimo D&D Inn y no había sitio!! Así q acabamos en un callejón dentro del callejón donde había una típica casita Thai de maderita de 2 pisos, y era un hostal q estaba regentado por la versión Thai del Sr Miyagi de Karate Kid. Pagamos los 7 dólares por habitación doble (unos 3 euros por persona) y nos encontramos una habitación super chula, en el segundo piso de una de las casitas, con un super ventilador, todo lleno de mosquitera y todo de maderita, y una cama gigante!!

 

Dejamos los bártulos y al señor Miyagi, muy afanoso, con un cachorrito de perro q tenía muy majetón, mientras teníamos en la cabeza la imagen de un frasco de insecticida del tamaño de una bombona de butano q vimos por allí. Salimos a la caótica Kao Sanh Rd a empezar a disfrutar de la prometedora y titánica ciudad q nos abría, de momento, sus callejones.

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web
allí crece todo menos ellos, q son bastante poly pocket
:bleh:

 

al minuto 2 estábamos empapados de sudor. Al minuto 15 vino el autobús y todo ese sudor volvió nuevamente a congelarse y al rato de salir empezó a licuarse para condensarse posteriormente con lo cual ya teníamos todos un complejo de libro de ciencias naturales de no te menees
:P :blink:

 

 

Olía como si metes en un frasco de ambientador el cadáver de Gandhi, un kilo de curry, salchichas vegetarianas y la bso de Reservoir Dogs, alternando todo ello.
:cool: :huh: :huh:

 

 

¡Buenísimo! Pero no puedo ver la foto. ;)

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Tronka, ¿pero no tenías que currar hoy muchísimo? Así no tengo yo muy claro que me vayas a mantener XDDDD. Bueno, ya he añadido un par de cosas a toda hostia, porque no avisas, zorrón. Por cierto, flipé de que os acordárais del nombre del viejo del hostal y pensé que es que se lo habíais preguntado, y ahora resulta que es de una peli XDDDDD.

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

estoy currando muchísimo, pero tengo abiertas varias ventanas y voy añadiendo, juassss, q estoy más estresada y más aburrida q una mona.

 

ps. estás fatal!!! mira q no haber visto karate kid ¬¬

ps2. quieres q te los mande al correo antes de subirlos o no? sino me contestas no sé q hacer, putaza ¬¬

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web
Tronka, ¿pero no tenías que currar hoy muchísimo? Así no tengo yo muy claro que me vayas a mantener XDDDD.
;)

 

Vanin, pásale los capítulos a Pookie por mail antes de ponerlos en el foro.

 

Por cierto, flipo con que Pucca tenga tan poca cultura popular. ¿O será que no había nacido aún cuando se hizo Karate Kid? :bye2:

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

¡Ay cómo me he puesto de cuscus, falafel y berenjenas! ¡Y mañana pannekoekens! No puede ser, me va a dar un ataque de calorías en cualquier momento.

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Crear una cuenta o conéctate para comentar

Tienes que ser miembro para dejar un comentario

Crear una cuenta

Regístrese para obtener una cuenta nueva en nuestra comunidad. ¡Es fácil!

Registrar una nueva cuenta

Conectar

¿Ya tienes una cuenta? Conéctate aquí.

Conectar ahora
Conéctate  

×

Información importante

Continuando en el sitio, aceptas nuestros Términos de Uso y Normas. Además, hay cookies. Puedes ajustar las cookies o continuar tal cual.