Jump to content
  • Registrar
Conéctate  

Publicaciones recomendadas

Bien bien, ya me he puesto mas al dia! muy guapo, si señor, me recuerda mucho a mi viaje, y ya las fotos ni te cuento.

por cierto, algunas buenisimas. La ultima de la torre de Dubrovnik version "los Pajaros" me ha encantado.

 

Ya te va quedando poco, animo!

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

 

 

Y hablando de masificaciones, tienes parte de razón en lo q dices, deberían exterminar a los que van a un sitio sólo a hacerse la foto sin interesarse de lo que estan visitando. Yo en Venecia lo pasé fatal y no vi nada romántico, y eso que iba con mi pitufita, jejej, menos mal que callejeamos y entonces sí disfrutamos más de la ciudad, con sus rincones ocultos.

 

Ah! Carbayon, que pasa con Pisa?? Que yo NO me hice la de sujetar la torre pero SÍ la de apoyarme en ella (yo soy mas chulo q todo eso :cool: ) jejej, y eso no significa que sea un borrego, sino que me descojono de mi mismo. :) A los que hay que vetar es a los malditos padres que llevan a sus hijos por la solana sin gorrito.

A mi no me pasa nada con Pisa lo puse como ejemplo. Me refiero exactamente a lo que te pasó a ti en Pisa. Yo cuándo vaya a Pisa, posiblemente me sacará la mítica foto con la torre, pero sabiendo porque la torre está así y no por hacer el paripé de ir como un corderín como todo el mundo se saca la foto aquí pues yo tambíen.

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Bueno, asi q por fin he aparecido!!! Yo soy una de esas "chicas" de Dubrovnik.... Pero no te pienses q me estoy leyendo tu diario por egocentrismo....o si! jejeje. Así q adelante con el!

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Bueno, asi q por fin he aparecido!!! Yo soy una de esas "chicas" de Dubrovnik.... Pero no te pienses q me estoy leyendo tu diario por egocentrismo....o si! jejeje. Así q adelante con el!

:cool:

 

Heyyy, me alegro de que me sigas leyendo, sea o no por egocentrismo :wacko: Espero seguir pronto con el capítulo de Mostar, que también salís. :P

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

20 de Julio de 2006. Día 15 (parte II).

CAPÍTULO VIGÉSIMO SEGUNDO:

“EL PUENTE DE MOSTAR”

 

Unas horas después llegábamos a Mostar, donde nos bajamos todo el personal interrailero. Para que no me reprochen luego los que aparecen en este diario que siempre los refiero con gentilicios, esta vez pondré los nombres, más que nada porque con tanta gente y tanta ciudad luego me hago unos líos de cojones. Junto a nosotros, pisando suelo bosnio por vez primera (parezco un puto locutor), estaban Bea y Julia (las chicas de la estación de Dubrovnik); y Álvaro, Jaime y Villa (los madrileños).

 

No tardaron mucho en reclutarnos para dormir en una casa particular, y tras el pertinente regateo nos dirigimos hacia allí a dejar las mochilas para aprovechar lo que restaba de mañana en empezar a recorrer la ciudad.

 

Caminamos hacia la parte antigua, encontrándonos con un banco donde cambiamos nuestras últimas kunas y algunos euros a la moneda oficial de Bosnia-Herzegovina, el km: konvertibilna marka o marco convertible. En aquel momento no teníamos ni puta idea de cómo se llamaban los kms éstos, así que los llamábamos kilómetros o simplemente movidas.

 

Las secuelas de la guerra se dejaban ver en las calles de Mostar, con algunos edificios semiderruidos e impactos de metralla en muchas de las fachadas, aunque los restos del conflicto eran aún más palpables en los rostros de algunas de sus gentes. Aún había soldados y camionetas de la OTAN por sus calles, recordándonos lo reciente de la cruenta guerra que ha padecido el país, donde permanecen abiertas muchas heridas de las que Bosnia aún tardará en recuperarse.

 

Caminamos hasta llegar al centro de la ciudad, viendo alzarse frente a nosotros el espectacular puente de Mostar, impresionante estructura arquitectónica y todo un símbolo de la antigua Yugoslavia. Mostar está dividido en dos partes por el río Neretva, situándose los croatas católicos al oeste y los musulmanes al este de de la ciudad, y el viejo puente cruza de un lado a otro, constituyendo desde hace siglos todo un símbolo de unión entre culturas en la sociedad multiétnica de Bosnia. Y por ello, a pesar de no tener ninguna importancia estratégica, en 1993 el puente fue destruido. Años después, con la llegada de la paz, y debido al valor simbólico que tiene en la reconciliación, se reconstruyó y fue reinaugurado en el año 2004.

 

Las calles y casas del centro de la ciudad también habían sido reconstruidas, y paseamos por las inmediaciones admirando aquel lugar, que no se parecía a nada de lo que habíamos visto antes. Cruzamos el empinado arco del puente para llegar al otro lado del río, no sin precaución, las losas resbalaban con amenaza de desnucamientos varios. Yo con mis chanclas del carrefour de agarre extremo y mi pata destruida las pasé un poco putas, pero con agilidad élfica salí ileso de posibles hostiones sucesivos.

 

Poco después me engatusé con una lámpara de aceite, a lo Aladino, y evidentemente tardé poco en hacer la gracia de frotarla y me llené la mano de mugre. Actualmente adorna mi escritorio, pero aún no he probado a encenderla porque puedo liar un pifostio incendiario importante. A lo que iba, allí que íbamos todo contentos entre callejuelas, edificios de piedra y mezquitas, cuando me puse a hacer una foto y me encontré con el mensaje fatídico: “tarjeta sin formato”. “Que no cunda el pánico, reiniciar, reiniciar. Apago y vuelvo a encender. Venga, puta. Mierda, mierda. Mierda, que esto no va.” Efectivamente, aparte de cagarme en la Kodak, las tarjetas, la fotografía digital y las tecnologías informáticas al completo, nada pude hacer ya. Mis espectaculares fotos habían quedado inevitablemente sepultadas entre putos bytes dentro de un cacho de plástico.

 

Allí dentro estaban las fotos de Split, Korčula y Dubrovnik, una de las etapas más espectaculares del viaje y con más bellas fotografías. Cierto es que lo importante es vivirlo, haber visto aquello con tus propios ojos, haber estado allí. Pero en aquel momento pensar eso no consuela demasiado, quedarse sin todas esas fotos de repente suponía un bajón considerable. Pasamos por una tienda de fotografía, y tampoco eran capaces de leer la tarjeta, aumentando el amargamiento por lo sucedido. Eso sí, después del escarmiento ya aproveché para pasar el contenido de la otra tarjeta a cedé.

 

A aquellas horas del mediodía, el intenso sol bosnio no tenía piedad con nosotros, e interrumpimos la caminata para ir a comer a un bar que nos había recomendado la dueña del sobe. Allí reventamos a comer unos bureks, que son una especie de kebabs, pero sin lechugas y sin hostias de relleno, únicamente carne y cebolla a saco, idóneo para cebarse. Engullimos sin compasión y acompañamos la comilona con unas Sarajevskos, la pivo del lugar (la única que hay y que comparte nombre de la marca con el agua). Es un descojono, el agua se llamaba Sarajevska y la birra Sarajevsko. La cerveza no era gran cosa pero se le cogió cariño.

 

Después de comer, y con las penas por las fotos algo diluidas en Sarajevsko, volvimos a la casa para descansar un rato, donde progresivamente se fue sobando a traición todo el personal. Más tarde fuimos Álvaro de los madrileños y yo a acompañar a la estación híbrida de autobuses y trenes a Julia y Bea, que seguían aquella misma tarde hacia Sarajevo. Intentamos enterarnos de paso de los horarios para el día siguiente, pero inexplicablemente en la taquilla no tenían ni puta idea, a pesar de que sólo pasan dos trenes al día por Mostar. Eso sí, un par de revisores se desvivieron mediante señas y el descojone derivado (la mímica solía derivar en jolgorio) explicándonos los horarios.

 

Fuimos al andén, y allí me encontré con Carlota, Laura, Esther, Ona y Carles (a.k.a. “los catalanes”) con quienes llevábamos intentando quedar varios días sin coincidir a lo largo de nuestro periplo por Croacia y ya viajaban también hacia la capital bosnia. Nos despedimos y volvimos a la casa, donde la mayoría de la gente dormitaba, incluyendo Alex, que estaba inmerso en una de sus hibernaciones vespertinas.

 

Cogí la cámara y salí a buscar un cibercafé con la esperanza de recuperar las preciadas fotos de la pérfida tarjeta de memoria. Después de entrar en dos donde el personal no tenía ni idea, al fin encontré uno donde el jefe estaba más enterado, y me dejó buscar en un ordenador programas de recuperación. Pusimos uno a funcionar y mientras me fui a dar una vuelta por la ciudad.

 

Me perdí de nuevo por las callejuelas del centro de Mostar, esta vez en solitario. Caminé con tranquilidad entre los viejos edificios, crucé de nuevo el puente y me alejé de las zonas más transitadas con afán de conocer a fondo la ciudad, que me había fascinado. Mostar fue sin duda una de las sorpresas más agradables de todo el viaje, realmente merecía la pena haber llegado hasta allí. Anochecía cuando decidí volver sobre mis pasos, no sin antes detenerme en lo alto del arco del puente, observando las casas y mezquitas iluminadas a orillas del río Neretva mientras los cánticos llamando al rezo resonaban por el valle. La imagen era impresionante, siendo de las que permanecen grabadas en la memoria por siempre.

 

Volví entonces al cibercafé a por mi tarjeta de la cámara, de la que pude recuperar bastantes fotos de Split, alguna de Dubrovnik y unas pocas de la mañana en Mostar, pero absolutamente ninguna de las de Korčula. Una pena, pero era algo. Regresé a la casa, cansado y con la pierna dolorida, pero contento tras la caminata y pensando en todo lo que había pasado por mis ojos aquel día. No tuve fuerzas siquiera para cenar algo y directamente perecí en la cama (en sentido figurado, que esta historia continúa).

 

 

 

dia15001bc3.jpg

Equipo del periplo ex-yugoslavo al completo

 

 

dia15006sd8.jpg

Centro de Mostar

 

 

dia15007ny2.jpg

Stari Most

 

 

dia15010ti6.jpg

Secuelas de la guerra

 

 

dia15009md7.jpg

Mostar desde el puente

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Es increíble como con tanto diario de la zona D, ciudades que no sabía ni que existían me están entrando unas ganas enormes de conocer. Fish tenía la boca seca, pero me la llenaste. A ver si puedes acabar este precioso diario antes de que te marches a Escocia.

Por cierto, ¿Sabes por qué se te jodió la tarjeta?

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web
Caminamos hasta llegar al centro de la ciudad, viendo alzarse frente a nosotros el espectacular puente de Mostar, impresionante estructura arquitectónica y todo un símbolo de la antigua Yugoslavia.

 

Perdóname Fish, no he podido resistirme. Estructura ingenieril, no arquitectónica.

 

Por cierto, a los marcos convertibles nosotros los llamábamos "bosnitos" XD

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

bueno bueno fish, x fin m he peusto al día con tu diario, es buenísimo!

lo que me he podido reír de la puta vieja loka esa, del fiti y de tu amigo, q x cierto tiene unos pantalones iguales q los míos, jajajajajaj

en fin, sigue q pronto ok???

q putada lo de las fotos!

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

A ver si puedes acabar este precioso diario antes de que te marches a Escocia.

Por cierto, ¿Sabes por qué se te jodió la tarjeta?

Gracias carbayon, tranquilo que no pienso dejar el diario sin terminar antes de marcharme, me pondré las pilas.

 

Tengo mi teoría sobre lo de la tarjeta, a ver si lo puedo explicar de forma que se entienda. Este tipo de tarjetas no tiene un sistema llamado journaling que lo que hace en cierto modo es "bloquear" el contenido de la tarjeta cuando se van a hacer cambios para que en caso de fallo no se quede todo a la buena de dios. El caso es que si en el momento en que la cámara está actualizando la fat (algo así como un índice del contenido de la tarjeta), se interrumpe la corriente (se apaga la cámara), la fat queda corrupta y adiós fotos. Eso es más o menos, no sé si se entenderá.

 

El caso es que cuando se jodió la tarjeta mi cámara tenía pocas pilas y se me apagaba la cámara todo el rato, y yo venga a encenderla a ver si me dejaba hacer una foto más. En el momento en que estaría almacenándose la foto, apagón de la cámara y tarjeta corrupta. La moraleja: si te estás quedando sin pilas en la cámara, no intentes aprovecharlas al máximo porque la puedes joder. Es muy raro que ocurra algo así, pero puede pasar. Inconvenientes de la vida digital.

 

 

Caminamos hasta llegar al centro de la ciudad, viendo alzarse frente a nosotros el espectacular puente de Mostar, impresionante estructura arquitectónica y todo un símbolo de la antigua Yugoslavia.

Perdóname Fish, no he podido resistirme. Estructura ingenieril, no arquitectónica.

 

Por cierto, a los marcos convertibles nosotros los llamábamos "bosnitos" XD

:bleh: Te perdono I don't, pero explícame el porqué de ingenieril y no arquitectónica si no es mucho pedir ;)

 

jajaja bosnitos, me gusta. Es que lo de marcos convertibles queda muy soso. :lol:

 

 

bueno bueno fish, x fin m he peusto al día con tu diario, es buenísimo!

lo que me he podido reír de la puta vieja loka esa, del fiti y de tu amigo, q x cierto tiene unos pantalones iguales q los míos, jajajajajaj

en fin, sigue q pronto ok???

q putada lo de las fotos!

Me alegro mucho de que te hayas reenganchado al diario y que te esté gustando dea, un placer :lol:

 

 

Mañana sigo :lol:

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web
Caminamos hasta llegar al centro de la ciudad, viendo alzarse frente a nosotros el espectacular puente de Mostar, impresionante estructura arquitectónica y todo un símbolo de la antigua Yugoslavia.

Perdóname Fish, no he podido resistirme. Estructura ingenieril, no arquitectónica.

 

Por cierto, a los marcos convertibles nosotros los llamábamos "bosnitos" XD

:lol: Te perdono I don't, pero explícame el porqué de ingenieril y no arquitectónica si no es mucho pedir :bleh:

 

Es que los puentes los hacen (hacemos :lol:) los ingenieros de caminos (puede que los de obras públicas también, eso lo desconozco), no los arquitectos. Por tema de competencias, un arquitecto no puede firmar el proyecto de un puente. Y antes de que alguien me diga "pues Calatrava es arquitecto y hace puentes" lo digo yo y me contesto que es que Calatrava es arquitecto e ingeniero de caminos.

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Join the conversation

You can post now and register later. If you have an account, sign in now to post with your account.

Guest
Responder a este tema...

×   Pegar como texto enriquecido.   Pegar como texto sin formato

  Only 75 emoji are allowed.

×   Tu enlace se ha incrustado automáticamente..   Mostrar como un enlace en su lugar

×   Se ha restaurado el contenido anterior.   Limpiar editor

×   No se pueden pegar imágenes directamente. Carga o inserta imágenes desde la URL.

Cargando...
Conéctate  



×

Información importante

Continuando en el sitio, aceptas nuestros Términos de Uso y Normas. Además, hay cookies. Puedes ajustar las cookies o continuar tal cual.