Jump to content
  • Registrar
Conéctate  
sodapop

Póngame una tapita de zona G y unas aceitunitas...

Publicaciones recomendadas

Ese sodapop!

 

Viendo tus fotos ha sido como volver a estar por Micenas, Nauplia & Corinto... menudo viaje el de aquél verano.

 

Porcirto, ya te he agregado al blog. Espero que la gente entre al link y curiosee por el tuyo. Solo con entrar una vez creo que será suficiente para que se aficionen a tu diario.

 

Ciao y suerte tomando internet prestado del vecino

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Estuve leyendo tu diario y sí, tiene buena pinta. Sigue así macho, pero a ver si no te tomas con tanta calma el hacer un capítulo y otro.

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Pues vaya hoy me he matriculado en el aula de idiomas y me ha salido la broma 260 euros por 65 horas dos días a la semana, pero bueno vamos a ver que tal sale el sueco :roll:

 

Y de paso comentar que los exámenes de la PAU en la ULL ha sido un peazo caxondeo por una invasión de abejas y la peña ha salido a todo meter de las aulas para refugiarse en los pasillos, en fin, resultado, que no se han anulado y todo el mundo tan feliz de haber intercambiado experiencias

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

impresionantes las fotos!!! jeje hay que hacer un post a parte con los conductores de guaguar y taxistas griegos como ya dije por otro diario XDD son todo un número por lo que cuentan por aquí...lo del poster parece la etiqueta del tipico producto tipo "receta de la abuela" jajaja

 

(abro parentesis jeje)...Wiki pues casi nos vemos en sueco porque se me paso por la cabeza XDDD me apunté en ruso en la EOI porque salia tirao de precio pero tuve que denegarlo porque los horarios me coinciden con las clases de la facultad. En cuanto a griego a ver cómo hago para el segundo cuatrimestre porque no tengo esa pasta pa ahora jeje, asi que me meteré en nivel intermedio (suponiendo que hagan test de nivel en febrero y que haya podido estudiarlo jeje)

 

Saludos :roll:

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Día 14. Creta (La Xania – Garganta de Samaria – Agia Roumeli – Khoros)

 

Con los huesos doloridos y ese nubarrón mental producto del no dormir nos bajamos de nuestro ferry en La Xania. Este sitio nos dio muchos quebraderos de cabeza desde el momento en que intentamos comprobar los horarios de los ferries por teléfono. En español se escribe La Cania, en griego (con alfabeto latino) la Xania, y también lo puedes ver escrito como La Chania… Pero se pronuncia algo así como “Lajañá”, cosa que no averiguamos hasta bastante tiempo después y tras muchas búsquedas frustradas en el mapa. El billete del ferry Atenas-Creta, por cierto, nos costó 22€ por cabeza y creo que no aceptaban descuentos. En las guaguas aceptan descuento de estudiante sólo si perteneces a una universidad griega.

 

168417833_4d8383cd6b.jpg

El gran ferry de "El Venizelos" desde el puerto de la Xania

 

Acabábamos de llegar a Creta, dónde teníamos los días contados para ver una isla enorme, con grandes atractivos. Teniendo en cuenta que habíamos llegado muy temprano aún estábamos a tiempo de hacer la excursión de la Garganta de Samaria. Una guagua nos llevó desde el puerto hacia La Xania (a unos 7 Km.). En cuanto vimos un poco de civilización nos bajamos e intentamos orientarnos por el mapa. Atravesamos una plaza llena de desempleados madrugadores a la espera de algún patrón con trabajo y poco después llegamos a la estación de guaguas.

 

Dejamos las mochilas en consigna y nos metimos en el último momento en la guagua que nos llevaría hasta las montañas del sur de Creta. El paisaje es bastante impresionante, con picos salpicados de nieve en pleno mayo, y los valles cultivados que se extienden hacia la cara norte, dónde se encuentran todas las ciudades importantes. La franja entre la costa sur y la cordillera es tan estrecha que hace que los pueblos de ese lado estén muy mal comunicados, y por tanto, mejor conservados ante la avalancha de turistas. La guagua nos dejó en lo alto de la cordillera, en el punto donde comienza el descenso de la Garganta de Samaria, una profunda brecha en las montañas convertida en parque nacional. La entrada al parque cuesta 5€, lo que no es caro teniendo en cuenta la belleza del paraje.

 

168426756_911552118e.jpg

La entrada al Parque Nacional

 

La caminata comienza entre pinos, por la ladera de la garganta, pero una hora después ya caminas por la base, junto al agua que corre en dirección al mar de Libia, al sur de Creta. La visión de la garganta, con paredes elevándose a 300 metros por encima de nosotros es sobrecogedora. Los únicos sonidos perceptibles eran los del agua corriendo entre las rocas y los pájaros que surcan el cielo de una pared a la otra. Durante el camino encuentras muchas indicaciones para no perder la ruta, formadas por piedras puestas una encima de otra en equilibrio, pero llegado un momento comienzan a multiplicarse hasta que forman un bosque de estas columnas. Como no podía ser menos también nosotros dejamos una en recuerdo de nuestro paso.

 

168426757_f24a7eed1b.jpg

El bosque de señales, Garganta de Samaria

 

168426758_0e3875070b.jpg

El punto más estrecho de la garganta. Tres metros de una pared a la otra.

 

168426760_0cef906ea8.jpg

Y más garganta...

 

168426762_7274165513.jpg

El cielo en la distancia

 

168450888_4d84127a21.jpg

 

Las seis horas de descenso se nos pasaron volando, pese al cansancio acumulado y la noche sin dormir. La garganta se abre al mar junto al pueblo de Agia Roumeli, en medio de la costa accidentadísima, que sólo permite el acceso por barco. Afortunadamente nuestro barco salía una hora más tarde, por lo que pudimos darnos un baño revitalizante en las aguas cristalinas y secarnos al sol en la playa de piedras al rojo vivo. Los cuatro largos en el agua y la siesta posterior fueron un regalo del mismo Poseidón, que debía andar por allí cerca.

 

168450889_cc7a99692f.jpg

Final del trayecto

 

Más tarde desde el barco pude disfrutar de los fondos azules, los acantilados y las pequeñas calas de la costa. Nuestra compañía era una horda de turistas anglosajones en su gran mayoría (mucho canadiense, estadounidenses, inglés, neozelandés…), que hacía pensar cómo se podría poner la isla cuando se les sumaran los españoles e italianos en verano. El barco nos llevó hasta el pueblo de Khoros (por el “módico” precio de 6.50€) desde el que cogimos una guagua que nos llevó de regreso a la Xania, en la costa norte.

 

La que fue la antigua capital de Creta, y ocupada durante siglos por los venecianos tiene un casco antiguo bastante agradable y con cierto encanto, pese a las calles repletas de joyerías, tiendas de souvenirs, restaurantes y “rooms for rent”. En uno de estos encontramos una pequeña habitación doble con baño por 25€. La influencia veneciana se deja notar y la bahía de la ciudad recuerda en cierto modo a la Serenissima. Eso sí, más allá de las viejas murallas la ciudad es sucia, caótica y ruidosa, con carnicerías de higiene cuestionable, gente muy auténtica e inquietante y muchos locales de streeptease.

 

Ya no estábamos para muchos trotes, así que después de un gyros nos fuimos a dormir apaciblemente a nuestra pensión. Al fin un colchón mullido...

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Vaya paisajes soda, y justo despues de recorrer esa garganta aparecer el mar ante tus ojos tiene que ser impresionante, la verdad es que merece la pena pagar ese dinero solo por llegar hasta ahi y poder contemplar esos paisajes y ese mar tan azul.

 

Sigue con tu diario, aunque sea poco a poco.

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Impresionante!!! :) me recuerda al Barranco del Infierno de aquí pero a lo bestia....muy a lo bestia xD jejeje...pensé que el ferry a Creta sería más caro, pero el precio parece estar bien si estás por Grecia y te quieres dar una vueltilla jeje...y como dice Azaleamar, impresionante la caminata y luego que te esté esperando al final esa playita, vale mucho la pena jeje

Saludos :lol:

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Día 15. La Xania – Rethymnon

 

Por la mañana nos fuimos a dar una vuelta por el puerto. De camino nos agenciamos un melón, unos plátanos y unas naranjas que degustamos en el muelle. Ya con las fuerzas repuestas empezamos a preguntar por diferentes agencias de viaje el modo de continuar nuestra ruta en los próximos días hacia Turquía, pasando por las Cicladas. No parecía muy fácil, y teniendo en cuenta que no nos encontrábamos en temporada alta, había que andarse con ojo con las fechas de los ferrys entre islas, que no son diarios. Las dependientas guapas y muy poco simpáticas nos intentaban confundir aún más, así que nos organizamos vagamente la salida de Creta hacia Santorini para dentro de unos días y dejamos el resto para otro día, como buenos españoles.

 

262543873_1a857ba3b9.jpg

Bahía de la Xania

 

De camino a la estación de guaguas nos pasamos por el mercado dónde hicimos un buen avituallamiento para los próximos días. Un buen trozo de queso semitierno un poco ahumado, unas empanadas de espinacas riquísimas y pistachos, muchos pistachos. Allí había gente de lo más auténtica, como demuestra la foto.

 

168450890_98564c5587.jpg

Mercado de La Xania

 

Regresamos a la estación de guaguas y nos fuimos dirección este, hacia Rethymnon. No recuerdo los precios de las guaguas en Creta, pero me suena que no eran muy caras. Allí habíamos quedado con Costas, un amigo de un amigo (Dimitris) del compañero de piso (el Moretti) de una amiga (Lygia) de una amiga (Ada), que amablemente se había ofrecido a hospedarnos y al que ni siquiera conocíamos.

 

Teníamos tiempo para explorar un poco la ciudad, así que nos dejamos perder por sus callejuelas agradables, que sin ser tan hermosas como las de la Xania tenían su encanto. Deambulando llegamos al puerto y nos acercamos hasta un precioso faro de piedra muy porosa de color beig que lo preside. Nos dejamos caer un rato bajo el sol intenso a disfrutar de la vista de la bahía de la ciudad, desde la que podíamos percibir el ruido de las grúas de descarga del muelle y ver a los turistas que se podían permitir el precio de las terrazas de la avenida marítima. Nosotros, en cambio, nos preparamos un buen bocata viajero sin complejos.

 

168450892_e4cb1fb343.jpg

Pescadería de Rethymnon

 

168458132_05ae1134dc.jpg

EL queso

 

168450893_f64848a35c.jpg

Típico bocata mochilero

 

262544815_b7b9608865.jpg

El faro de Rethymnon

 

Al poco rato llegó Costas con su coche, que no tuvo problemas para identificar a los dos mochileros que, quien le mandaba, iba a meter en su casa. El tío era simpatiquísimo y por el camino nos fue hablando de su trabajo: director de nutrición para una empresa que cría cerdos. Al principio creía que era coña, pero no, y por lo visto era de lo mejorcito en su trabajo, del que nos contó algunas anécdotas curiosas. Afortunadamente, tras algunas historias de cerdos empezamos a descubrir que era un melómano sin remedio, y empezamos a hablar de música. De hecho tiene un programa en una radio local.

 

Nos llevó a casa, nos aseamos un poco y salimos a ver la ciudad y alquilar un coche para el día siguiente. Gracias a sus habilidades de negociación conseguimos un buen precio: ya teníamos solucionado el cómo explorar Creta en los próximos días. Desde allí fuimos a casa de un amigo suyo a convencerle para que se viniera a cenar con nosotros. Era un tipo de lo más peculiar, grande y ancho, serio y hospitalario, con un nombre bastante contradictorio, Babys. El pobre andaba deprimido, y con razón, porque había perdido su trabajo y con ello la casa maravillosa en la que vivía, con vistas al mar y a la Fortezza Veneciana de Rethymnon, y estaba haciendo la mudanza para volverse a Atenas a buscar mejor suerte. No lo convencimos para que se viniera, pero nos habló de sí mismo mientras degustábamos un rakí y un dulce de fruta en almíbar hecho por su abuela (Dios la tenga en su Gloria). Su familia es descendiente de los refugiados de Asia Menor (en Turquía) que tuvieron que “regresar” a Grecia tras el intercambio de población del final de la guerra con Turquía. Digo “regresar” porque muchos de ellos no habían estado en su vida en Grecia, ni siquiera sus más remotos antepasados. Habló del espíritu de hospitalidad de la gente de Asia Menor y no tuvo que darnos muchas explicaciones, ya que lo demostró con creces en el poco tiempo que pasamos con él.

 

262545347_30590e3219.jpg

Fortezza de Rethymnon

 

Dejamos a Babys con su mudanza y nos fuimos a poner las botas a una taverna fuera de la ciudad donde comimos hasta reventar y despalillamos una botella de vino. La comida era deliciosa, champiñones, verdura asada, pan tostado con tomate y queso feta, carnes tiernas y especiadas, papas con salsa de yogurt griego… Durante la cena Costas nos explicó con todo lujo de detalles la desastrosa guerra contra Turquía tras la I Guerra Mundial y las consecuencias que tuvo para Grecia. Es una historia demasiado larga para contar aquí, pero fue genial como nos hizo ver ambas partes del conflicto de una forma objetiva, asumiendo el gran error que supuso el ansia expansionista griega de aquel momento. De los conflictos entre Grecia y Turquía ya podré hablar más en otro momento.

 

Aún nos faltaba por conocer la vida nocturna de Rethymnon, que se demostró una ciudad muy animada, con muchos estudiantes y menos elitista que las que habíamos visto anteriormente en Grecia. Fuimos a un local llamado Le Figaro dónde ¡sorpresa! la gente estaba de pie, aunque sin bailar. Me sorprendió que sonaban grupos como Gotham Project, Amparanoia, Ska-P, Ojos de Brujo, Bebe, Jarabe de Palo… y empezamos a sentirnos como en casa.

 

168458133_d2f3471adb.jpg

"Ena Mythos Paracaló!"

 

Dos o tres Mythos después Tià creyó ver a alguien conocido y para nuestra sorpresa nos encontramos con la chica soriana conocida de Fuyumi que habíamos encontrado en Atenas cuando tomábamos un frappé hace apenas unos días. Casualidades del destino, ella era erasmus en esta ciudad, y precisamente habíamos entrado en el pub con mayor número de erasmus y leonardos por metro cuadrado de Rethymnon. Pasamos el resto de la noche de cachondeo entre otros con Patricia de Mataró, Julie de Tolouse, una alemana arquitecta, Carmen de Huesca, un italiano de Siracusa y un friky cuarentón de Madrid que nadie tenía muy claro que hacía allí, y tampoco quién se lo iba a llevar.

 

168458135_090af364a1.jpg

Costas, Patri "la de Mataró", yo y Tià

 

A las 5:00 AM nos dispusimos a regresar a casa con nuestro divertido anfitrión, quien a lo zorro, nos había pagado las cervezas que nunca dejaron de pasar de mano en mano. Aún sudo de pensar cuanto le pudo salir la broma. Lo más increíble es que Costas tenía que entrar a trabajar a las 7:00 AM, pero como ya nos estaban demostrando, en Creta la hospitalidad es lo primero.

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Ese sodapop!

 

Sigo viendo que os lo montais de lujo tiá y tu. Siendo bien acogidos por autoctonos y las fotos y los lugares que visitais la verdad es que dan muuucha envidia!

 

Seguire leyendote!

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Join the conversation

You can post now and register later. If you have an account, sign in now to post with your account.

Guest
Responder a este tema...

×   Pegar como texto enriquecido.   Pegar como texto sin formato

  Only 75 emoji are allowed.

×   Tu enlace se ha incrustado automáticamente..   Mostrar como un enlace en su lugar

×   Se ha restaurado el contenido anterior.   Limpiar editor

×   No se pueden pegar imágenes directamente. Carga o inserta imágenes desde la URL.

Cargando...
Conéctate  



×

Información importante

Continuando en el sitio, aceptas nuestros Términos de Uso y Normas. Además, hay cookies. Puedes ajustar las cookies o continuar tal cual.