Jump to content
  • Registrar
Conéctate  
sodapop

Póngame una tapita de zona G y unas aceitunitas...

Publicaciones recomendadas

XD que alegria da volver a conectarme y ver tanta actualización en tu diario jeje...ya me he leido lo que me quedaba y sin duda puedo decir que vaya ganas tengo ya de irme de erasmus a Grecia jeje. Cada vez que dices un nombre de algún griego me recuerdas a las audiciones que tenemos en griego moderno donde siempre hay algun Estrato, Dimitri, o Giorgo jeje. Se ve que te lo pasaste impresionante por alla...esperaremos al siguiente capitulo :angry:

Saludos!

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Ya he podido leermelo. La verdad es que estos temas de los foros siempre pasan cosas de ese estilo, que hay varias cosas a la vez, y no puedes ir a todas, cosa que fastidia muchisismo porque no sabes por cual elegir ya que ambas son interesantisimas.

 

Tambien me ha llamado la atencion todo lo que cuentas sobre la manifestacion, ya que como bien dices es tristisimo que haya gente que proteste contra la violencia (en este caso el ejemplo que has puesto de la invasion de iran) con mas violencia. Es un circulo vicioso que nunca se acaba.

 

Y por ultimo decirte que no dejes tu diario, aunque tardes en terminarlo, a todos nos interesa muchisimo y podemos esperar hasta que tengas mas tiempo.

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Azaleamar: Lo del Black Block produce una gran impotencia, ya que desvirtúan muchísimo el mensaje que uno quiere dar. Los movimientos anti-globalización son muy variopintos, pero una mayoría abrumadora no acepta la violencia como un medio, y menos la violencia absurda de la quema de mobiliario urbano, coches particulares, etc. Sin embargo ellos son los que siempre salen en la tele, los que hacen la noticia, dejando el verdadero mensaje de los foros en un segundo plano. Es curioso como "luchando" contra lo que más odian les están haciendo un gran favor a los que realmente oprimen y tienen el poder de cambiar las cosas...

 

Beneharo: Me alegro de tu regreso :rolleyes: Pues algún nombre raro todavía queda por salir...

 

Asiram: Bienvenida y gracias por tu interés...

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Día 10. Atenas.

 

Pese a la resaca pertinente decidimos despertarnos relativamente temprano y aprovechar el soleado domingo. Ya llevábamos unos cuantos días en Atenas y era hora de empezar a descubrir sus secretos arqueológicos. Tras un desafortunado desayuno (cosas del idioma) de un souvlaki (pincho de carne) y una ensalada de queso que resultó ser picantísima, iniciamos el ascenso a la colina de la Acrópolis en la que se alza, magnífico, el Partenón.

 

168341319_68dc927d73.jpg

 

Al ser domingo pudimos entrar gratis, y así disfrutar aún más de las colosales columnas del templo y del otro edificio colindante, el Erecteión. Un pequeño museo reúne también bastantes esculturas que fueron encontradas en la zona. Pese a las indicaciones de la Lonely Planet en aquellos momentos uno no puede evitar lamentarse de haberse ido por ciencias y no estudiar Historia del Arte en COU. Desde lo alto de la Acrópolis, alcanzamos a ver la inmensidad de Atenas, que se expande en todas las direcciones, hasta que se encuentra con las montañas o el Egeo.

 

168341315_3d4ebc8b69.jpg

Erecteión con el Monte Licabeto de fondo... Y yo pensando, ¿de qué me suena ese nombre?

 

168341317_d577019d4d.jpg

Las Cariátides

 

168359578_2243e89145.jpg

Atenas y el Licabeto de Marras

 

En una ladera de la colina, paseamos junto a los restos del Teatro de Dionisio, que en su tiempo debió ser inmenso. También de otro teatro que aún se utiliza de vez en cuando para hacer representaciones y cuyas gradas unas señoras se esmeraban en limpiar a manguerazos. Regresando colina abajo nos llevamos unos cuantos gritos por sentarnos sobre algunas piedras en el Agora Antica, centro de la vida social y económica de la vieja Atenas. Desde allí pudimos apreciar también el atardecer tras el templo de Heráclito, un regalo para la vista.

 

168359577_b27e1701ca.jpg

Teatro de Dionisio

 

168359580_2a611c670a.jpg

Templo de Heráclito. Agora Antica.

 

Un poco saturados ya de mármol y ruinas nos dejamos perder por el popular barrio de Plaka, de pequeñas callejuelas llenas de tiendas para turistas, que pese a todo conserva un encanto especial. Mientras tanto, los griegos aprovechaban para salir a los cafés y pubs a tomar el ouzo, un Anís el Mono (que nadie les cuente la verdad, o sufrirán durante generaciones) que sirven muy frío y mezclado con agua. Cerca de una iglesia intentamos sacar una foto a tres chicas de no más de veinte años junto a la enorme estatua de un cura ortodoxo vestidas como bien lo podían haber hecho nuestras bisabuelas. Debieron darse cuenta de que no nos interesaba mucho la foto del cura porque se levantaron y se fueron dejándonos pensando en las posibilidades de un “Cuéntame” a la griega.

 

De regreso a casa y habiéndonos ahorrado la entrada a la Acrópolis decidimos cambiar nuestra dieta de bocata de embutido, que además ya empezaba a escasear. Nos aventuramos en una recóndita taberna griega con carta exclusivamente en griego. Tras el cachondeo con las camareras para conseguir pedir algo, nos dejamos sorprender y comimos como reyes por primera vez en varios días. Empezábamos a rendirnos a la sencilla y deliciosa ensalada griega y el auténtico queso feta.

 

Al llegar al piso, pese a que la mayoría de los griegos ya se habían vuelto a Tesalónica, nos encontramos con un tal Costas, recién llegado de su erasmus en Ámsterdam y ansioso en compartir cierta delicatessen afgana con los presentes. Al rato, tocan la puerta, y entran cuatro griegos con exóticos nombres como Xenia o Angelos y la ya conocida Fuyumi, que nacida en Japón, es de Huelva y al cerdo lo llama chancho. Una larga e interesantísima historia que tiene que ver con padres oceanógrafos, ballenas e infancias en Latinoamérica.

 

El resto de la noche la pasamos en una terraza empezando a trazar las coordenadas de nuestros siguientes movimientos por el Peloponeso y las Islas Griegas. La dificultad venía de que cada uno de los presentes quería que pasáramos dos semanas en su pueblo o su isla natal, y se sentían ofendidísimos porque no podíamos quedarnos 2 meses en Grecia para verlo todo como dios manda. Nosotros realmente nos hubiéramos ido el resto de nuestras vidas a una isla con la adorable Xenia, con su castellano de dulce acento griego aprendido de erasmus en Barcelona, pero a su novio no le parecía tan bien y tuvimos que desechar la idea. Tras unas rondas de ouzo y cerveza nos volvimos a casa con más dudas que al principio sobre cómo proseguiría nuestro viaje, pero como hubiera dicho nuestro amigo de Brindisi: “Tutto a posto, non c’è problema”.

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

sodapop gracias por seguir escribiendo, he vuelto a leer tu relato desde que llegaste a Lecce, la verdad es que con las partidas de la escoba, con esos panini, y con las expresiones de Mortacci tue..!!! he vuelto por un momento a estar allí... Gracias...

Sabes hoy es fiesta grande en Lecce, me imagino sus calles, y me muero de ganas de ir...

Pero vamos que te sigo, te sigo... muy buenas fotos estas de Atenas... ainsss :rolleyes:

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Día 11. Atenas.

 

Esta vez elegimos mejor el lugar dónde desayunarnos. Se trata de un tipo de cafetería bastante típica en Atenas que muestra en una vitrina todos los ingredientes con los que te puedes hacer un bocadillo y tú eliges. Señalando y con muchos paracaló, paracaló (por favor) uno consigue más o menos comerse lo que quiere. Para beber, un Nescafé en vaso de plástico grande que te preparan en una batidora, preguntándote antes la cantidad de azúcar que quieres (el expreso a parte de estar por las nubes no se ve demasiado en Grecia).

 

Bajo un solajero impresionante (como diría Manolo Viera, humorista canarión: sol constante e intenso) con valentía y decisión nos dio por subir hasta el Monte Licabeto. A mayor altura que la Acrópolis, desde allí las vistas de Atenas y el Egeo son aún más impresionantes. Eso y todo pese a la nube radiactiva de polución que nos hizo pensar que si un pulmón ya nos lo habíamos dejado en la subida, al otro no le quedaría mucho de vida si nos quedáramos mucho más tiempo en la ciudad.

 

168359582_1c46bb8609.jpg

La Acrópolis desde el Monte Licabeto

 

De regreso nos dimos un paseo por el centro, pasando ante tres edificios impresionantes de aspecto clásico: la universidad de Atenas, la Biblioteca y otro más que ya no recuerdo. La cantidad de tráfico, ruido y caos empañaba en cierto modo las bellezas de la ciudad, a lo que se suma el detestable, irritante y omnipresente sonido de los imanes de los cojones con el que los chinos han decidido poner a prueba la tolerancia, paciencia y cordura de los habitantes de las urbes europeas.

 

168364610_fcbaeba6cf.jpg

Universidad de Atenas

 

168364611_b919cf3f31.jpg

Reflejo del Monte Licabeto

 

A modo de agradecimiento a nuestros sacrificados anfitriones habíamos decidido cocinar para ellos. Así que con mucha paciencia, paracalós, evgaristós, y una nueva bancarrota del fondo común nos aprovisionamos de los ingredientes necesarios en un supermercado. Unas buenas chuletas al ajo y perejil, papas con mojo, ensalada, pan con tomate y nuestras últimas existencias de jamón serrano, todo ello remojado en cerveza local.

 

168364613_6bc7d3b2e5.jpg

 

Lygia, el Moretti y su amigo Dimitris disfrutaron de lo lindo de las viandas, mientras charlábamos de nuestros planes para los siguientes días. Dimitris resultó ser cretense, y mientras discutíamos de nuevo que 4 días no era suficiente para recorrer la isla, hizo una llamada telefónica y tan tranquilo nos suelta: “Bueno, ya está arreglado. Un amigo mío les hospedará cuando lleguen a Creta”. Y punto. Pues vale, evgaristó, y requeteevgaristó, y muchos thank you y por favor, Moretti, dile que gracias y que se venga a España cuando quiera. Y nosotros que aún ni nos habíamos aprendido el nombre de este tipo…

 

De camino al Museo Nacional de Arqueología Tià y yo nos seguíamos preguntando: ¿Cómo estamos? Como queremos… Aún flipando de la hospitalidad de nuestros anfitriones griegos recorrimos decenas de salas repletas de arqueología de todas las etapas de la cultura helénica, disfrutando que los estudiantes de la Unión Europea no pagan un duro en los museos nacionales. Ah, Europa…

 

168364615_b6d731e696.jpg

 

Regresamos entonces al barrio de Exarhia, dónde habíamos quedado con la tropa para tomarnos un inocente frappé antes de recogernos y descansar para nuestra madrugadora salida al Peloponeso. Como de costumbre, no fue posible. El frappé, por cierto, es una especie de batido de café y leche que se sirve frío y que tiene un aspecto muy apetitoso bajo el calor ateniense. Visto lo bueno que estaba, Fuyumi nos apuntó como pedirlo a nuestro gusto: “ena frappé me gala metrio glicó” (un frappé con leche y medio de azúcar). Allí, por casualidad nos encontramos con una soriana que conocía de algo a Fuyumi que se nos unió hasta que el Moretti y Dimitris nos secuestraron con la excusa de que no podíamos irnos de Atenas sin conocer de verdad la noche ateniense.

 

168364616_c111ab6669.jpg

Risas, frappé y el Moretti

 

168392862_e8b6edf391.jpg

Dimitris, Tià y Fuyumi

 

Tras cruzar a pie y medio acojonados algunos de los barrios más chungos del centro llegamos a la zona de bares de Thisio, con vistas a la imponente Acrópolis iluminada. Allí se juntan cientos de esas terrazas en las que los atenienses beben y charlan hasta que les venga en gana y los camareros nunca saben a qué hora podrán volver a casa. En una de ellas a Dimitris le pareció que era el momento de iniciarnos en el rakí: una poderosa bebida tipo orujo que se suele acompañar de tapas de comida griega, para que entre mejor. Al tercer o cuarto rakí Dimitris ya dudaba de nuestra idea de salir temprano al Peloponeso y empezó a compartir con nosotros algunas perlas de su sabiduría: “Dios oyó hacer planes a un hombre y se rió”, “yo si una noche no quiero beber, bebo cerveza”.

 

168392869_c485ef6361.jpg

Iamas! con los vasos de rakí "regalo" del Moretti

 

Muchos iamas! (¡salud!) más tarde regresábamos a pie tambaleante a casa, mientras yo me empeñaba en leer en voz alta cada cartel y letrero en griego, que poco a poco y rakí mediante, empezaba a parecer menos indescifrable. Cuando ya estábamos a punto de llegar nos tropezamos con Lygia y su amiga Nanna, que bebían ouzo en otra terraza y no nos quedó más remedio que quedarnos hasta más o menos la hora que habíamos previsto coger la guagua hacia el Peloponeso. De aquella parte de la noche queda constancia en mi diario que hubo una clase de griego de supervivencia: malaka (cabrón), ai gamisu (a tomar por culo), gamato (de puta madre), ise orea (eres guapa) y algunas de las habituales perlas españolas de Lygia: “uno, dos, tres, cuatro, cinco, sexo”, “quiero zuparte la poja”, etc.

 

Aún hubo tiempo al llegar al piso de tener una conversación con Nanna sobre cine y las Islas Griegas (se empeñaba en que fuéramos a la isla de su familia pese a que nos quedaba fuera de la ruta y nos ofrecía incluso las llaves de su casa). Al amanecer, y antes de caer muertos, el Moretti nos dio una clase magistral sobre la mujer griega y los sufrimientos y satisfacciones de quien como él, había caído bajo las redes de una de ellas.

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

;) wuoo impresionantes las fotos de la Acrópolis y del Licabeto!! jeje el "parakaló" es internacional cuando estas empezando a aprender griego...y el oúzo..jeje después de habernos bebido más de media botella, descubrí que se suele rebajar con agua XD (esto me pasa por hacer vida de griegos sin salir de Canarias jejeje). El soublaki que tal? es que en la mitad de las conversaciones que tenemos en el temraio de griego moderno, se ponen a comer soublaki o kotópulo (pollo) y me lo han definido como "pincho de carne" igual k dices tu, pero me los imagino a lo pinchito de romeria en Canarias XD y no se si son asi jeje

Seguiremos leyendo!!!

Saludos :wub:

Editado por Beneharo

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Buenas Soda

Encantando de volver a leerte,me encanta tu narracion

Aunqe sea dentro de 6 meses pero acaba este diario,es de los que mas me gustan

Un abrazo

Peet

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Rutty: La verdad es que Lecce me gustó bastante, además Puglia era mi espinita clavada del Erasmus... Tiene pinta de que en fiestas puede ser un sitio bastante bastante cachondo. A me manca tutto de l'Italia... ma sopratutto quelle piccole cose come il caffè, i gesti delle mani, le italiane quando si incazzano (come sono belle...) e così via.

Beneharo: ;) Lo de la media botella de ouzo sin agua es muy bueno. Y a todas, estas, ¿cómo te dio a ti por el griego moderno? El souvlaki viene a ser exactamente eso, un pincho, como en las romerías, como los de carne de fiesta, vaya. Lo que pasa es que está el pita souvlaki que es como un pita gyros pero con la carne del pincho (que por cortesía para tus encías extraen cuando meten la carne en el pan pita), a la que añaden yogurt, ensalada y a veces, papas fritas. A todas estas, quizás en los próximos días debería detenerme un poco más en la gastronomía griega, que he pasado de puntillas sobre ella... Bueno, cuando llegue a Creta, mejor, que allí sí que nos pusimos a tono :unsure:

 

Peet: Bienvenido y gracias, de hecho si no fuera por mensajes como el tuyo hace tiempo que habría dejado de escribir este diario, que a veces pienso: ¿a quién coño le importa lo que estoy contando?

Editado por sodapop

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web
Beneharo:[/b] :( Lo de la media botella de ouzo sin agua es muy bueno. Y a todas, estas, ¿cómo te dio a ti por el griego moderno? El souvlaki viene a ser exactamente eso, un pincho, como en las romerías, como los de carne de fiesta, vaya. Lo que pasa es que está el pita souvlaki que es como un pita gyros pero con la carne del pincho (que por cortesía para tus encías extraen cuando meten la carne en el pan pita), a la que añaden yogurt, ensalada y a veces, papas fritas. A todas estas, quizás en los próximos días debería detenerme un poco más en la gastronomía griega, que he pasado de puntillas sobre ella... Bueno, cuando llegue a Creta, mejor, que allí sí que nos pusimos a tono ;)

 

jeje, bueno, a mi siempre me ha gustado la historia y la cultura griega y hace dos años me planteé el irme de erasmus a Grecia, pero fue un jaleo porque mi facultad no tiene convenio con Grecia. Cuando conseguí un apaño por medio de otra facultad, vino el quitarme las dos que me quedaban de primero (condición en La Laguna para poderte ir jeje)..y desde entonces aqui sigo sin poderme ir por las dos de primero. Como espero por fin irme el próximo curso (el que viene no, el siguiente) pues me apunté a clases de griego moderno y así no me perdería cuando llegue allí jeje. La verdad es que me ha venido de lujo, porque a parte de aprender el idioma, hemos aprendido mucho sobre la cultura griega...y este año a seguir jeje. Wuou sobre Creta, estaremos atentos si te quieres detener en la gastronomía jeje, que lo que pongas seguro que lo leemos sin falta jeje

Saludos :huh:

Editado por Beneharo

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Join the conversation

You can post now and register later. If you have an account, sign in now to post with your account.

Guest
Responder a este tema...

×   Pegar como texto enriquecido.   Pegar como texto sin formato

  Only 75 emoji are allowed.

×   Tu enlace se ha incrustado automáticamente..   Mostrar como un enlace en su lugar

×   Se ha restaurado el contenido anterior.   Limpiar editor

×   No se pueden pegar imágenes directamente. Carga o inserta imágenes desde la URL.

Cargando...
Conéctate  



×

Información importante

Continuando en el sitio, aceptas nuestros Términos de Uso y Normas. Además, hay cookies. Puedes ajustar las cookies o continuar tal cual.